fbpx

Una mujer zimbabuense da de comer a miles de personas en medio del confinamiento del Covid-19 e inspira el cambio

Empecé a hacer trueques de artículos que no utilizaba en ese momento, como vaqueros, zapatillas de deporte y chaquetas, a cambio de maíz, aceite de cocina, sal y mano de obra.

  • 3 meses ago
  • abril 30, 2024
7 min read
Children queue at Samantha's relief kitchens for food. | Photo courtesy of Kuchengetana Trust Children queue at Samantha's relief kitchens for food. | Photo courtesy of
Samantha Shingirai Muruzoki serving food at her Chitungwiza Kitchen.
NOTAS DEL PERIODISTA
PROTAGONISTA
Samantha Murozoki, de 38 años, es abogada de inmigración de profesión y cofundadora de un comedor social que alimenta a miles de niños vulnerables en Zimbabue. Creció en una familia económicamente estable y siempre sintió que podía llevar esperanza a los más vulnerables de su comunidad. Creó el comedor Kuchengetana Trust en abril de 2020, durante el primer bloqueo nacional por COVID-19 en Zimbabue. A pesar de dar positivo por Covid-19 dos veces en 2020, Samantha tuvo que hacer malabares con dos realidades: el bloqueo por Covid-19 y alimentar a la gente.
contexto
En 2020, casi la mitad de la población de Zimbabue cayó en la pobreza extrema debido a la subida de los precios de los productos de primera necesidad, las repercusiones COVID-19 económicas y las malas cosechas. Esto dejó a la gente necesitada de ayuda alimentaria urgente, con las personas más vulnerables de las zonas rurales ya al borde de la inanición. El cierre en 2020 trajo consigo la agitación en medio de una inflación desorbitada, ya que la mayoría de los zimbabuenses sobreviven con un estilo de vida precario. A medida que aumentaba el número de zimbabuenses que pasaban hambre cada día, Samantha ayudó a unos pocos con sus ingresos y, sorprendentemente, el número aumentó a miles en pocas semanas. Incluso tras el levantamiento del bloqueo y su fin, Samantha sigue alimentando a los vulnerables hasta la fecha.

HARARE, Zimbabue – En el punto álgido de la pandemia de Covid-19, me enfrenté a dos duras realidades: cumplir los protocolos de aislamiento y garantizar que la gente tuviera alimentos suficientes. El miedo a contraer el virus o a ser detenida por infringir los protocolos también resultaba desalentador. Reconociendo la necesidad de una solución sostenible para empoderar a la gente, puse en marcha el Kuchengetana Trust para ayudar a los necesitados.

Al darse a conocer mis esfuerzos, se formaron colas frente a mi casa. Con unas cuantas ollas, sartenes y un viejo hornillo, un grupo de voluntarios y yo dimos de comer a un número cada vez mayor de personas. Preparé gachas para el desayuno de los niños y distribuí paquetes de alimentos para las cenas de las familias.

In less than two weeks, the number of people coming to eat swelled to 867. When times got tough, I sold my belongings to ensure everyone was fed. I soon realized I ignited a flame beyond my control. I began bartering items I was not using like jeans, sneakers, and jackets, in exchange for maize, cooking oil, salt, and labor. This strategy kept us afloat and allowed us to continue serving people to this day.

Lea más historias de visionarios en Orato World Media.

El legado de la bondad: continuar la tradición familiar de generosidad

Un día, miré a los ojos de 15 personas hambrientas y vulnerables y sentí una profunda impotencia y empatía. Derramé lágrimas, al ser testigo directo de su difícil situación, y permití que esas lágrimas hidrataran mi propósito. Criado en una familia económicamente estable, nunca he pasado hambre antes de acostarme. Sentí como una obligación moral seguir cumpliendo con la esperanza que encendí en esta gente encantadora, especialmente en los niños.

I come from a family with deep-rooted traditions, including the principle of lending a helping hand to our neighbors when we have the means to do so. We hold the belief that God, angels, and our ancestors guide and influence our actions and decisions. Therefore, I see myself as merely carrying out a duty assigned to me—to serve others and, in the process, discover my life’s path.

Además, al crecer en un hogar siempre abierto a la familia extensa, aprendí desde muy joven el valor de ayudar a personas de diversos orígenes. Esta práctica se convirtió en algo natural para mí. La perdurabilidad de esta tradición refleja la creencia de que si mi familia puede compartir nuestro espacio con otros durante largos periodos, entonces seguro que lo haremos.

El viaje de Kuchengetana Trust desde sus pequeños comienzos hasta servir a miles de personas en medio de la pandemia de Covid-19

Initially, I aimed to help a small group within my community, but as the Covid-19 Pandemic unfolded, I founded the Kuchengetana Trust supporting people confined during the lockdown. Kuchengetana means «looking after one another» in the Shona language. To my surprise, the initiative blossomed into an oasis, offering sustenance to thousands in Chitungwiza’s Seke Unit A.

Cuando empecé a cocinar, recibí el apoyo tanto de gente corriente como de empresas, que aportaron donativos y permitieron que el plan prosperara. Nuestro éxito también llamó la atención del ayuntamiento, que cerró temporalmente nuestro comedor social debido a la normativa sanitaria. Esta medida intensificó las tensiones políticas y exacerbó las divisiones existentes. Aunque comprendía la preocupación del Consejo por los protocolos de Covid-19, no podía limitarme a cerrar nuestras puertas. En cambio, obtuve la licencia necesaria para seguir operando.

Samantha puso en marcha la cocina de socorro de Kuchengetana Trust en abril de 2020, durante el primer confinamiento de COVID-19, para alimentar a la gente. | Foto cortesía de Kuchengetana Trust
Samantha puso en marcha la cocina de socorro de Kuchengetana Trust en abril de 2020 durante el primer confinamiento de COVID-19
para alimentar a la gente. | Foto cortesía de Kuchengetana Trust

Por desgracia, contraje Covid-19 dos veces durante este periodo. El segundo combate me afectó mucho y me dejó incapacitado durante unas tres semanas. Afortunadamente, mi madre intervino para asegurarse de que la gente tuviera algo que comer. El Kuchengetana Trust se amplió y ahora gestionamos cuatro cocinas de socorro que atienden a grupos vulnerables, como niños y ancianos.

Cuando me mudé a mi casa de Mount Pleasant Heights, noté una desconexión significativa con las realidades a las que se enfrentan muchos. En consecuencia, decidí ampliar a esta comunidad el mismo programa que tenía en Chitungwiza. En esta nueva ubicación, sirvo gachas por la mañana y una cena temprana, asegurándome de atender bien a las cuatro cocinas

La visión de Kuchengetana Trust para los jóvenes de Zimbabue con dificultades económicas

Nuestra misión consiste en proporcionar recursos esenciales, como agua potable y alimentos, y garantizar la educación de los niños. En la actualidad, nos centramos en ayudar a los grupos más vulnerables, cambiando nuestro amplio enfoque inicial durante la pandemia de Covid-19. Mediante un cuidadoso análisis de las necesidades, identificamos a los niños que necesitan nuestra ayuda, reduciendo así nuestra base de beneficiarios.

Niños hacen cola en las cocinas de socorro de Samantha para recibir alimentos. | Foto cortesía de Kuchengetana Trust
Los niños hacen cola en la cocina de Samantha, sosteniendo sus ollas y platos para comer. | Foto cortesía de Kuchengetana Trust

Nuestra visión incluye establecer un proyecto de explotación porcina y pesquera en un terreno, que generaría fondos para construir un hogar para los niños a nuestro cargo. Esta iniciativa no sólo les proporcionará un entorno estable, sino que también cultivará una generación de zimbabuenses emprendedores. Sin embargo, el camino hacia la autosostenibilidad es empinado y carecemos de los recursos necesarios para ascender.

Lamentablemente, el número de voluntarios ha disminuido considerablemente, debido sobre todo a la falta de incentivos. Al principio, vimos un entusiasmo y un apoyo generalizados a nuestra causa, con generosas donaciones que nos permitieron alimentar a miles de personas. Ahora, con menos ayudas, nos enfrentamos a mayores retos para cumplir nuestros objetivos. Esto puede atribuirse al cansancio de los donantes o a los cambios en el interés público. A pesar de perder algunas donaciones, el Proyecto Kuchengetana persiste.

Además, el requisito de tener personal, en el que insisten muchos donantes, obstaculiza nuestros esfuerzos por conseguir financiación. En consecuencia, dependemos de contribuciones esporádicas de particulares, pequeñas empresas y ocasionales ayudas corporativas. Incluso ante los retos, sigo comprometido con esta causa. A menudo surgen preguntas sobre mi implicación continuada, especialmente después de una pandemia. La respuesta está en mi educación, que me inculcó los valores que me impulsan a la longevidad de este proyecto.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

¡NUNCA TE PIERDAS UNA HISTORIA!

Recibe cada semana tus noticias en primera persona.

PERIODISMO LITERARIO CON TOQUES ÚNICOS

APLICAN TERMINOS Y CONDICIONES.
ÚNETENOS

Relacionado