fbpx

El vestido rojo de gira: un lienzo bordado recoge las historias de mujeres vulnerables de todo el mundo

En una exposición en Varsovia, mi emoción se desbordó al escuchar a mujeres refugiadas de Ucrania y Polonia cantar canciones tradicionales mientras bordaban en el vestido.

  • 2 meses ago
  • mayo 26, 2024
10 min read
Lekazia Turner of Jamaica  models The Red Dress, a social movement in which people (mostly women) from vulnerable communities around the world embroider their stories on a living canvas. | Photo courtesy of Kirstie Macleod Lekazia urner_Jamaica_Photo_Mark_Pickthall_2022 copy
Kirstie Macleod conceived of and stewarded The Red Dress project for the last 14 years.
NOTAS DEL PERIODISTA
Protagonista
Kirstie Macleod creció en varios países, expuesta a culturas, lenguas y experiencias contrastadas. Para dar sentido a su viaje, se sumergió en el dibujo, la pintura y la costura. Durante 14 de sus 20 años de carrera, ha trabajado en el proyecto El Vestido Rojo. Lo que empezó como un boceto en el reverso de una servilleta se convirtió en una colaboración global en la que participaron cientos de personas de todo el mundo. Kirstie se inspiró en la diversidad y el potencial de expresión inherentes al bordado y estudió su historia y su práctica: en la vida cotidiana, como forma de arte y como fuente de curación y meditación. En 2002, viajando por el sur de la India, pasó muchas horas cosiendo y bordando junto a mujeres de Karnataka para crear juntas una chaqueta. Aunque no podían comunicarse con palabras, conectaron a través del acto mutuo de coser. El proyecto de El Vestido Rojo (The Red Dress) comenzó en 2009 como una investigación sobre la identidad y el deseo de conectar con mujeres de todo el mundo sin fronteras ni límites. A medida que pasaban los años, también lo hacía el potencial de la prenda para convertirse en un vehículo de expresión y una plataforma para que se oyeran voces.
Contexto
Desde la antigüedad, el bordado ha sido una forma de expresión artística y cultural, y hoy sigue cautivando a personas de todas las edades. El bordado es mucho más que un simple trabajo manual; es una forma de arte que permite plasmar diseños, colores y texturas en distintos tipos de tejidos. A través de hilos, agujas y paciencia, las bordadoras dan vida a exquisitas creaciones, desde delicados encajes hasta intrincados tapices y bordados con motivos tradicionales y contemporáneos. El tejido, desde una perspectiva histórica en relación con la cosmovisión de los distintos pueblos, es un factor fundamental de las identidades de las culturas. En estas culturas, el uso del tejido se ha considerado una narrativa de comunicación, porque en su proceso se construye una metáfora de la vida cotidiana que perdurará para siempre. Al repasar los tejidos de las culturas, vemos que sirven para comprender su pensamiento.

LONDRES, Inglaterra ꟷ El proyecto Red Dress (Vestido Rojo) une las historias y culturas de artistas de 28 países en una sola pieza de seda color rubí. Empecé el proyecto llena de humildad y buenas intenciones, sin tener ni idea de en qué se convertiría El vestido rojo. Trabajé duro durante nueve años, luchando por mantener el proyecto en marcha, generar interés, obtener cobertura mediática y programar exposiciones.

Hoy, entre las bordadoras del proyecto hay mujeres refugiadas en Palestina y víctimas de la guerra civil de Kosovo, Ruanda y la República Democrática del Congo. Hay mujeres mejoradas de Sudáfrica, México y Egipto, y de más de 20 países más de todo el mundo.

Lea más artículos sobre arte y cultura de todo el mundo en Orato World Media.

Mujeres de todo el mundo bordan El Vestido Rojo en exposiciones vivientes

Cuando recibí un encargo financiado por el British Council para crear una pieza para Art Dubai 2009, quise apoyar a las mujeres. Imaginé un vestido confeccionado mayoritariamente por comunidades empobrecidas, que ofreciera a las mujeres un medio de ganar un salario razonable al tiempo que fomentaba su independencia.

En la primera versión del vestido, servía como instalación artística. Me senté dentro de un cubo fijo con el vestido puesto mientras lo bordaba. Cortaba y enviaba los paneles a las bordadoras y, cuando terminaban el trabajo, me devolvían el panel por correo y yo los cosía. Con el tiempo, el proceso comenzó a cambiar.

Viajando por París, Italia y Londres, recogí piezas y colaboré con muchas comunidades y personas. Sabía que había llegado el momento de reorganizar por completo toda la presentación del proyecto. A partir de ese día, las bordadoras trabajaron directamente en el vestido. Esto significaba que tenían que estar con él. Empezamos a exhibir El vestido rojo en un maniquí en las exposiciones mientras las bordadoras trabajaban, dando protagonismo a su voz y sus historias sin distracciones.

La gira Red Dress se transformó en algo verdaderamente significativo, más poético y cada vez más colaborativo. Mi corazón me llamaba a implicarme más con las comunidades vulnerables; a mostrar el vestido en espacios de difícil acceso. Aunque me encantaban los museos y las galerías, soñaba con llevar el vestido a espacios donde todo el mundo tuviera acceso sin importar fronteras ni barreras.

Los mejores momentos llegaron cuando empecé a visitar a varias de las mujeres que bordaron el vestido, y tengo intención de visitarlas a todas. Conocer por fin en persona a una mujer con la que conecté durante tantos años, abrazarnos, mirarnos a los ojos y compartir historias y una taza de té, es mágico.

En México, dos mujeres transforman sus comunidades a través del bordado

En las montañas de Chiapas, en México, visité a las bordadoras Hilaria López Patishtán y Zanaida Aguilar. A medida que nos íbamos conociendo y visitaba sus comunidades, escuchaba historias increíbles de superación. A los 17 años, Hilaria empezó a participar en el proyecto The Red Dress. Vivía en el pueblo tzotzil de San Juan Chamula y ya trabajaba como artesana profesional del bordado. De hecho, aprendió con sólo siete años, viendo las manos de su madre trabajar tejiendo su historia con hilos de colores, igual que sus antepasados.

Zenaido vio en el bordado una oportunidad para rehacer su vida y ayudar a su comunidad. Tras abandonar una relación abusiva con su marido, Zenaida encontró en el bordado el valor y la fuerza necesarios para reinventarse. Se aferró a cada hilo y puntada, trazando un camino hacia su libertad. Hoy, Zenaida no sólo es una de las bordadoras con más talento de su comunidad, sino que aplica sus conocimientos para enseñar a bordar a otros miembros.

Un día de aquella visita, en casa de Zenaida, un círculo de bordadoras se reunió en su cocina. Las jóvenes de la comunidad llegaron para dejar su huella en El Vestido Rojo. De repente, me di cuenta de que una de las chicas tenía la misma talla que el vestido. Le pregunté si quería probárselo. La chica dudó al principio, pero aceptó y se puso el vestido. Cuando salió, otra mujer le preguntó cómo se sentía llevándolo. «Como una reina», respondió, «y me siento unida a todas las mujeres que han trabajado en este vestido».

Entre los olores de la comida cocinándose en las sartenes y la tetera, y entre risas y lágrimas, lo que esa mañana eran mujeres entre las costuras se convirtió en un tesoro que guardo en mi corazón.

Las víctimas de la guerra de Kosovo crean un espectáculo impresionante

En Kosovo me reuní con las hermanas Feride y Fatima Halili. Expusimos el vestido en el ayuntamiento y el alcalde pronunció un discurso en honor de las mujeres. Vi cómo sus rostros se llenaban de felicidad mientras las lágrimas resbalaban por sus mejillas. Al ver su reacción ante la exposición y al ser honradas públicamente por sus bordados, me sentí conmocionada. Por fin entendí lo que significaba para su comunidad contribuir a este proyecto.

Para las mujeres de Kosovo, la memoria colectiva y el arte se convirtieron en una herramienta para superar el trauma de la guerra. Sobre el vestido, las dos hermanas bordaron pájaros y las palabras libertad y paz. El panel sirve de llamada a la libertad. Su contribución es sorprendente. Siguieron muchas experiencias increíbles. En el desierto del Sinaí, me uní a la comunidad beduina de Fancina en su celebración con danzas tribales en torno al Vestido Rojo.

Gisèle, Esther y Espérance del Congo bordan un panel para el proyecto El Vestido Rojo. | Foto cortesía de Kirstie Macleod

En una exposición en Varsovia, mi emoción se desbordó al escuchar a mujeres refugiadas de Ucrania y Polonia cantar canciones tradicionales mientras bordaban en el vestido. Cuando pienso en estas historias, se me saltan las lágrimas y, sencillamente, me quedo boquiabierta. Entrar en una habitación y ver el vestido expuesto crea una sensación de asombro. Me llama la atención la iluminación que han elegido y el tipo de pedestal sobre el que lo han colocado.

Cada vez, me enamoro de las caras de las personas que pasean o se paran delante del vestido con cara de estar profundamente sumidas en sus pensamientos. Nunca he visto a nadie ponerse delante con cara de aburrimiento. El vestido provoca alegría, felicidad y entusiasmo. Para muchos, resulta muy estimulante.

El Vestido Rojo se convierte en emblema de la paz en todo el mundo

Muchas veces vi a gente llorando, abrumada por El vestido rojo. Parecía como si leyeran cada centímetro de su seda parecida al papel, adornada con abalorios. Con cada puntada descubrían la intención. En diferentes idiomas, entienden el mensaje oculto y, una a una, caen las lágrimas. Algunos sostienen su rostro entre las manos, generando una energía única y poderosa parecida a una vibración. Se convierte en algo sagrado para los sentidos.

A medida que pasaba el tiempo, llegaban mensajes con palabras de agradecimiento por la creación del proyecto. Algunos describen El Vestido Rojo como un «emblema de paz». El Vestido Rojo seguirá recorriendo el mundo hasta 2026, mientras busco fondos para archivarlo profesionalmente, elaborar un libro y un largometraje documental. Mientras tanto, sigo impartiendo talleres de bordado desde mi estudio, en contacto con organizaciones benéficas y con quienes trabajan por la emancipación de la mujer.

La egipcia Farhana Gabaly crea un panel para The Red Dress. | Photo courtesy of Kirstie Macleod

El vestido permanece actualmente expuesto en el Fuller Craft Museum de Boston (Massachusetts). Pronto volverá a Inglaterra, Sudáfrica, India y regresará para un nuevo espectáculo en Estados Unidos. Su viaje me llevará a muchos países lejanos, ya que voy donde me lleva el vestido. Cuando pienso en estos 14 años trabajando en el proyecto El vestido rojo, lo siento como una persona; como el trabajo de mi vida. Creo que es la razón por la que estoy en esta tierra. Cada puntada de El vestido rojo conecta las historias de las personas que lo cosieron.

Cada cuenta y cada diseño añaden un punto geográfico a su tapiz. Juntos, crean un mapa, una visión general de la vida de las personas marginadas en este mundo.

El proyecto refleja justicia social, igualdad e identidad

El Vestido Rojo a menudo me parece un cuento de hadas. Desde muy joven me gustaron el diseño artístico, la costura y el bordado. Mientras no encontraba en las palabras el medio de expresarme, utilizaba mis manos para crear las visiones de mi imaginación. Soñaba con colores brillantes, enérgicos y vibrantes.

A los cuatro años anuncié a mis padres: «Voy a ser artista», y así lo hice. Pasaba horas todos los días dibujando y pronto me enamoré de los tejidos. Con una pasión secundaria por la antropología, El vestido rojo me permitió unir ambas cosas.

Mujeres refugiadas de Ucrania bordan el Vestido Rojo en la exposición Traces of Sisterhood, en la Galería Salon Akademii de Varsovia (Polonia). | Foto cortesía de Kirstie Macleod

Con el tiempo, mi preocupación por la igualdad, la justicia social y los derechos de la mujer pasó a primer plano. Viví mi infancia en varios rincones del mundo, desde Japón a Nigeria, pasando por Barbados. Al estar inmerso en culturas extremadamente diferentes -cada una única y vibrante a su manera- vi cosas. Fuera donde fuera, había un denominador común: la desigualdad y la falta de respeto hacia las mujeres.

Con el tiempo, al hacerme mayor, quise hacer una obra que celebrara la individualidad y reflejara diferentes culturas e identidades, pero que también contuviera el elemento de la colaboración global. Con el tiempo, sin fronteras, límites ni prejuicios, a través de mis propias experiencias, creé el proyecto El Vestido Rojo. Empezó en mi corazón y captó mi propia identidad, al tiempo que retrataba la esencia de las mujeres de todo el mundo.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

¡NUNCA TE PIERDAS UNA HISTORIA!

Recibe cada semana tus noticias en primera persona.

PERIODISMO LITERARIO CON TOQUES ÚNICOS

APLICAN TERMINOS Y CONDICIONES.
ÚNETENOS

Relacionado