fbpx

Pilotos de paramotor forman organización de rescate, viajando a lugares a los que nadie llega.

A diferencia del vuelo libre, el paramotor requiere un sistema de propulsión auxiliar, como una hélice, para permitir que la aeronave vuele sin una pendiente. El piloto lleva el motor y la hélice como una mochila, conectada a una aeronave de ala flexible específicamente diseñada para vuelos con motor. Con sólo 15 a 18 metros de pista para despegar, el paramotor puede alcanzar hasta 67 kilómetros por hora una vez en el cielo. La experiencia de despegar se siente emocionante cada vez. Siento una intensa oleada de adrenalina en el momento en que despegamos.

  • 12 meses ago
  • abril 20, 2023
6 min read
PROTAGONISTA
Tedy Woodleyes un piloto de paramotor de 57 años. Ha trabajado sobre el terreno durante más de 15 años y es el actual secretario del Cuerpo Argentino de Búsqueda y Rescate en Parmotor. (CABURE). De niño siempre quiso ser piloto de avión. Una vez que conoció el paramotor, se convirtió en amor a primera vista.
CONTEXTO
El paramotor es la forma más ligera, fácil y sencilla de aviación motorizada que existe. Se considera una de las más seguras y también la más económica.
CABURE es una organización formada por pilotos profesionales que desean embarcarse en misiones de rescate por toda Argentina. El grupo se formó junto con las fuerzas de seguridad y las organizaciones de defensa civil.

BUENOS AIRES, Argentina – En 2018, me uní a un grupo de apasionados pilotos de paramotor de Buenos Aires. [Un paramotor es un parapente motorizado.] Nunca imaginamos que nuestro amor compartido por volar nos llevaría a la formación de una organización de rescate.

Poco a poco, nos encontramos asistiendo a personas en situaciones urgentes. Localizamos personas desaparecidas o rescatamos víctimas de barcos volcados, pero nos faltaba la capacitación adecuada. Determinados a combinar nuestra pasión por volar con nuestro deseo de ayudar a otros, fundamos el Cuerpo de Búsqueda y Rescate en Paramotor de Argentina (CABURE).

Los casos sin resolver de personas desaparecidas.

He sido piloto de paramotor durante los últimos 15 años y actualmente me desempeño como secretario de CABURE. Me siento increíblemente orgulloso de ser parte de una organización que marca la diferencia en la vida de las personas. Cuando recibimos una llamada de emergencia, primero evaluamos las condiciones orográficas del terreno, localizamos una ventana meteorológica que nos permita buscar e identificamos a cualquier piloto registrado en las cercanías. Trabajamos en estrecha colaboración con las autoridades relevantes para formar una mesa operativa y coordinar nuestros esfuerzos en vuelo. Desafortunadamente, nuestras búsquedas no siempre tienen finales felices.

Recuerdo cuando Tehuel, un joven trans, desapareció en Alejandro Korn. Volamos desde una propiedad de UPCN, bastante cerca del área de registro, donde la familia de Tehuel nos esperaba. Cuando llegamos, estaban llorando. La esperanza surgió cuando descubrimos un rastro, pero no encontramos a Tehuel. Después de 15 días de búsqueda, nos unimos a cien oficiales de la Policía Federal y de la Policía de Buenos Aires en una búsqueda masiva. No encontramos nada. La investigación recibió una gran atención de los medios de comunicación, y me sentí desolado al pensar en tener que volver y decirle a la familia que no encontramos a su hijo.

También participé en la búsqueda de un anciano pescador que desapareció en la zona de Pipinas. La mayor parte del terreno estaba compuesto por pantanos y hábitats de cangrejos. La Prefectura Naval no podía acceder a la zona por agua y la Policía de Buenos Aires no podía llegar por tierra. Necesitaban apoyo aéreo. Tres pilotos de mi grupo volaron en formación, desafiando difíciles condiciones climáticas, en un intento por localizar al pescador desaparecido. Lamentablemente, una vez más, nos enfrentamos a la familia. No encontramos rastro de su abuelo. Casos sin resolver como este me persiguen durante mucho tiempo.

Un medio más efectivo para responder a emergencias.

Ser parte de CABURE me permite crecer como ser humano. Formamos una comunidad de pilotos capacitados, listos en cualquier momento para ayudar a aquellos que lo necesitan. Con más de doscientos pilotos registrados de todas partes de Argentina, desarrollamos protocolos, procedimientos de seguridad y adquirimos los mejores equipos para garantizar excelentes intervenciones. Una de las mayores ventajas de estas aeronaves sigue siendo su capacidad para responder rápidamente a emergencias. Se tarda minutos en llegar a la escena y volver a subir. Controlamos la velocidad con un acelerador de mano. Esto significa que las personas heridas reciben atención médica casi inmediata mientras llegan otros equipos de rescate.

Un grupo de cinco pilotos puede despegar desde un campo de fútbol y comenzar una búsqueda que dure más de dos horas, cubriendo más de mil hectáreas de superficie. A diferencia de los drones, que tienen solo 15 a 20 minutos de autonomía, estas aeronaves pueden volar durante tres horas seguidas. Me permiten analizar el terreno con mi ojo desnudo.

El costo operativo es infinitamente menor que el de un helicóptero y no requiere una infraestructura importante para operar. Al volar, utilizamos diferentes técnicas de escaneo y volamos a diferentes alturas según el objetivo de búsqueda. Por seguridad, usamos chalecos inflables al volar sobre el agua y registramos nuestros vuelos con cámaras deportivas y sistemas de seguimiento. Después de completar nuestra misión, preparamos un informe final y lo presentamos a las autoridades, junto con el registro completo de la película de los pilotos y las pistas de vuelo.

Al final del día, el trabajo se siente más gratificante que cualquier cosa en el mundo.

Tomamos muchos riesgos en nuestro trabajo, lo que requiere concentración y control. En una búsqueda, vuelo relativamente bajo para ver, lo que me da menos tiempo de reacción si surge una emergencia. Priorizamos la participación de pilotos locales porque tienen conocimientos previos del área. Cuando vuelo, una vez que la adrenalina se asienta, una sensación de calma se apodera de mí. Descubro lugares que nunca habría visto, lo que hace que el trabajo se sienta mágico. Puedo haber pasado por la misma pared mil veces caminando, y luego un día, vuelo sobre ella. La veo desde una perspectiva completamente nueva – viendo lo que está más allá de la pared y lo que la rodea. Se siente como un juego.

A diferencia del vuelo libre, el paramotor requiere un sistema de propulsión auxiliar, como una hélice, para permitir que la aeronave vuele sin una pendiente. El piloto lleva el motor y la hélice como una mochila, conectada a una aeronave de ala flexible específicamente diseñada para vuelos con motor. Con sólo 15 a 18 metros de pista para despegar, el paramotor puede alcanzar hasta 67 kilómetros por hora una vez en el cielo. La experiencia de despegar se siente emocionante cada vez. Siento una intensa oleada de adrenalina en el momento en que despegamos.

Desde arriba, tengo una perspectiva única del mundo, con las casas y las personas que aparecen como pequeños puntos debajo de mí. A través de nuestro trabajo, los pilotos forman un vínculo entre sí que nunca puede ser roto. Sabemos que podemos contar el uno con el otro y compartimos la misma pasión. Ayudar a extraños solo hace que sea mucho más significativo. Nunca habría imaginado que la vida podría ser tan maravillosa.

Todas las fotos cortesía de CABURE.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

¡NUNCA TE PIERDAS UNA HISTORIA!

Recibe cada semana tus noticias en primera persona.

PERIODISMO LITERARIO CON TOQUES ÚNICOS

APLICAN TERMINOS Y CONDICIONES.
ÚNETENOS

Relacionado