fbpx

La penosa vida de una inmigrante filipina en el Reino Unido, que crea un camino para sus hijos

En un país extranjero, luché durante meses para encontrar una casa para nosotros. Para una familia de cuatro miembros, nada se ajustaba a mi presupuesto. Cuando por fin conseguí una propiedad sin amueblar, empecé poco a poco a adquirir artículos de primera necesidad, electrodomésticos y muebles. Pasaron semanas sin apenas una cama donde dormir.

  • 3 meses ago
  • marzo 9, 2023
5 min read
Kara Mallonga, a mother of three, with her two youngest children. Kara had to leave her kids behind for a year in order to give them a better life elsewhere. She worked as a nurse in the U.K. during the Covid-19 pandemic. | Photo courtesy of Kara Mallonga Kara Mallonga, a mother of three, with her two youngest children. Kara had to leave her kids behind for a year in order to give them a better life elsewhere. She worked as a nurse in the U.K. during the Covid-19 pandemic. | Photo courtesy of Kara Mallonga
PROTAGONISTA
Kara Mallonga es enfermera diplomada y matrona. En 2010 obtuvo un certificado de posgrado en Cuidados Críticos en el Hospital General de la Universidad de Filipinas y en 2017 obtuvo el título de Profesional de Salud y Seguridad en el Trabajo.
En Filipinas era muy difícil llegar a fin de mes con el sueldo de un trabajador sanitario. Se licenció en una época en la que los hospitales te obligaban a pagar para adquirir experiencia laboral. Emigró al Reino Unido, dejando temporalmente a sus hijos, para crearles una vida mejor. Al final se reunieron con ella en Londres.
CONTEXTO
Sólo en el Reino Unido, más de 18.000 filipinos trabajan para el Servicio Nacional de Salud (NHS). Según un estudio, Filipinas también aporta más enfermeros y personal de apoyo clínico que cualquier otro país fuera del Reino Unido. Filipinas intentó limitar la salida de sus enfermeros en 2021, pero la medida no duró mucho y fue levantada.

LONDRES, Inglaterra – Durante años, luché por llegar a fin de mes en Filipinas. Después de que mi pareja nos abandonara a mis hijos y a mí en 2019, nos enfrentamos a una pobreza constante. Trabajaba como enfermera, pero apenas ganaba lo suficiente para mantenernos. Necesitaba una solución. Cuando me mudé al Reino Unido en busca de una vida mejor, me fui primero, dejando a mis hijos con su abuela. Con planes de enviar a buscarlos, la pandemia de Covid-19 golpeó con ferocidad. Me vi separada de mis hijos durante demasiado tiempo.

Sin mis hijos, una parte de mí se desvaneció

Dejar atrás a mis hijos me desgarraba el corazón cada día. Sabía que no tenía elección si queríamos una vida mejor, pero sentía como si una parte de mí se desvaneciera. La pandemia de COVID-19 no hizo sino empeorar estos sentimientos. Como padres, hacemos sacrificios por nuestros hijos y mi sacrificio fue dejarlos temporalmente. No podíamos soportar el estrés constante de la pobreza en Filipinas.

Dejar atrás a mis hijos me desgarraba el corazón cada día. Sabía que no tenía elección si queríamos una vida mejor, pero sentía como si una parte de mí se desvaneciera. La pandemia de COVID-19 no hizo sino empeorar estos sentimientos. Como padres, hacemos sacrificios por nuestros hijos y mi sacrificio fue dejarlos temporalmente. No podíamos soportar el estrés constante de la pobreza en Filipinas.

Ver más artículos de Filipinas en Orato World News

La salud en Filipinas sigue privatizada, así que pagamos por todo. Sin embargo, las enfermeras de hospital no ganan casi nada. En un momento dado, el gobierno llegó a sugerirnos que trabajáramos gratis como voluntarios durante la pandemia, a pesar de los riesgos que corríamos. Mientras buscaba soluciones, mucha gente me aconsejó que me fuera al extranjero. Era evidente que no podría salir adelante como madre soltera en Filipinas.

Los países de todo el mundo experimentaron una escasez de ayuda médica durante la pandemia, y yo tuve la oportunidad de aportar mi granito de arena a la vez que ponía comida en la mesa. La decisión de marcharme fue la más difícil de mi vida. Impotente y con el corazón roto, recé cada día por la seguridad de mis hijos y llamé cada vez que pude. Sabía que mi madre cuidaba bien de ellos, pero la preocupación me atormentaba.

Como inmigrante, dormía en un apartamento vacío, enviando dinero a casa

Meses antes de mi vuelo al Reino Unido, hice todo lo posible por explicar la situación a mis hijos. Tenía que ir primero y reunir dinero suficiente para encontrarnos un hogar. Repetía esa frase constantemente para tranquilizarlos. Aunque mi intención era irme en 2020, retrasé el viaje un año porque no podía separarme de mis hijos. Cuando por fin me fui, cada día se me caían las lágrimas. Me moría por abrazar a mis hijos. Antes de partir, trabajé turnos extra, trabajando como una esclava para asegurarme unos ahorros para el Reino Unido.

En un país extranjero, luché durante meses para encontrar una casa para nosotros. Para una familia de cuatro miembros, nada se ajustaba a mi presupuesto. Cuando por fin conseguí una propiedad sin amueblar, empecé poco a poco a adquirir artículos de primera necesidad, electrodomésticos y muebles. Pasaron semanas sin apenas una cama donde dormir. Sola en un lugar extraño, sin mis hijos, pronto sentí el dolor de mi trauma no procesado. Mis últimas relaciones me causaron un gran daño y el cansancio se apoderó de mí a medida que el dolor volvía en volúmenes. Trabajé para distraerme.

A medida que llegaban mis cheques, enviaba dinero a casa para mis hijos en Filipinas, mientras ahorraba algo para futuros vuelos, alquileres y necesidades. La presión de mantener yo sola dos hogares con un solo trabajo tenía un peso inmenso. Cada día me esforzaba por cumplir con mis responsabilidades. Con mil cosas que hacer cada día, siempre me quedaba sin tiempo.

Cuando mi hijo salió del aeropuerto, no podía creer lo que veían mis ojos.

En aquella época, ser enfermera en plena pandemia de COVID-19 supuso un reto especial. El personal intentaba seguir el ritmo de la carga de trabajo lo mejor que podía, pero se acumulaba. Tuve que adaptarme a las normas de enfermería británicas, que presumen de un enfoque más colaborativo de la atención al paciente. En Filipinas, como enfermeras, dependíamos mucho de los médicos, y sólo llevábamos a cabo las instrucciones específicas que nos daban. En el Reino Unido, las enfermeras dirigían las salas y las unidades. Tenían más poder en la toma de decisiones y dependían menos de los médicos. Entré en un mundo completamente nuevo.

También me enfrenté a una tendencia inquietante. Algunas personas, e incluso pacientes, creían en las teorías conspirativas sobre COVID. Pensaban que era un engaño y, lamentablemente, rechazaron nuestra ayuda. Yo seguí adelante. Con toda la presión y los retos, el alivio llegó cuando ocurrió algo emocionante en julio de 2021. Mi hijo mayor, Bryce, que ahora tiene 19 años, se reunió conmigo en Londres. Rompí a llorar en cuanto le vi salir del aeropuerto. No podía creer lo que veían mis ojos. Durante varias horas después de su llegada, lo tuve en mis brazos.

Mis dos hijos menores se quedaron en Filipinas un tiempo más, y acabaron uniéndose a nosotros en mayo de 2022. El reencuentro fue surrealista. Pasamos juntos las 24 horas del día poniéndonos al día, compartiendo historias y visitando nuestro nuevo hogar. En la campiña inglesa, nos encontramos rodeados de aire puro y amplios espacios verdes. Siempre echo de menos Filipinas y su gente cálida y apasionada, pero ahora Inglaterra me parece mi hogar. Al mismo tiempo, mantengo viva nuestra cultura hablando filipino en casa, cocinando platos auténticos y recuperando nuestras tradiciones.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

¡NUNCA TE PIERDAS UNA HISTORIA!

Recibe cada semana tus noticias en primera persona.

PERIODISMO LITERARIO CON TOQUES ÚNICOS

APLICAN TERMINOS Y CONDICIONES.
ÚNETENOS

Relacionado