fbpx

Una periodista escapa de Ucrania y relata su angustioso viaje por la frontera

La gente se impacientó rápidamente y empezó a empujarse. La situación se volvió peligrosa, ya que corríamos el riesgo de ser aplastados. Oímos gritos de madres y niños.

  • 11 meses ago
  • abril 8, 2023
5 min read
Hundreds of thousands of people wait for hours on end at the border, in the cold. With only two guards at the gate, waiting times often exceeded 24 hours. | Photo courtesy of Maria Romanenko Hundreds of thousands of people wait for hours on end at the border, in the cold. With only two guards at the gate, waiting times often exceeded 24 hours. | Photo courtesy of Maria Romanenko
PROTAGONISTA
Maria Romanenko es periodista, escritora y presentadora en Ucrania. Actualmente vive con su pareja en Manchester, pero su hogar está en Kiev (Ucrania). Durante su estancia en Inglaterra hizo campaña para recaudar fondos para Ucrania. María y su compañero Jez Myers están escribiendo un libro sobre su experiencia al salir de Ucrania.
CONTEXTO
Rusia atacó Ucrania el 24 de febrero de 2022. Mientras muchos optaron por luchar en la guerra, otros decidieron huir del país. La frontera entre Ucrania y Polonia se llenó de cientos de miles de refugiados. Además de las largas colas de espera, algunos refugiados no tenían acceso a comida ni agua. Muchos perdieron la paciencia y empezaron a empujarse, lo que provocó heridos y muertos.

LVIV, Ucrania – El 24 de febrero de 2022, mi pareja y yo nos despertamos con el ruido de las bombas que caían por todo el país. Aterrorizado por nuestra seguridad, me instó a que lo acompañara a su casa en Manchester, Inglaterra. Planeaba cruzar la frontera de Ucrania a Polonia y luego ir a Inglaterra. No quería que nos quedáramos atrapados en un país en guerra. Una vez que llegamos a la frontera, las cosas se complicaron mucho, ya que se desató el caos.

Ver más artículos sobre Ucrania en Orato World Media

Nos encontramos atrapados en un mar de coches, todos tratando de escapar

El mismo día que oímos las bombas, decidimos abandonar Ucrania. Sin perder tiempo, hicimos las maletas y le pedimos a mi padre que nos llevara de Kiev a Lviv. Durante el trayecto, vimos tanques y vehículos militares ucranianos en dirección contraria. Otros miles de coches atascaban la carretera en un trayecto que nos llevó 10 horas.

Finalmente, llegamos a Lviv y nos alojamos en casa de un amigo. Dormimos un par de horas, pero nos despertamos bruscamente al oír aviones militares sobrevolando la casa. Nos apresuramos a bajar al refugio antiaéreo y nos escondimos allí, aterrorizados. Cogí mi teléfono y entré en Flight Radar, una aplicación que te dice qué aviones están en el cielo. Por desgracia, mi teléfono no recibía señal abajo, así que volví a subir las escaleras para comprobarlo de nuevo. Cuando me di cuenta de que los aviones que teníamos encima eran ucranianos, sentimos un gran alivio.

Después de descansar, un amigo nos llevó en coche hasta la frontera de Polonia. El trayecto suele durar una hora y 30 minutos, pero tardamos seis horas en llegar. El intenso tráfico provocó el retraso. A veces, los coches apenas se movían. Parecía interminable. Algunas personas intentaron formar otro carril para llegar más rápido a la frontera, lo que sólo empeoró las cosas.

Intentamos atravesar el pueblo. Las dos primeras veces que lo intentamos, la policía nos devolvió. La tercera vez, revisaron nuestros pasaportes. Vieron que teníamos pasaportes del Reino Unido. Agradecieron la ayuda del Reino Unido y nos dejaron pasar.

Esperamos durante horas sin comida ni agua.

Fue como un milagro. El pasaje nos permitió ir directamente a la frontera, donde nos dejó nuestro amigo. En la frontera polaca había que pasar por tres etapas diferentes. La primera parte era el proceso de filtrado, donde miles de personas esperan detrás de una valla. Parecía tan abarrotado; la gente apenas tenía sitio para bajar los brazos. Teníamos la sensación de quedarnos sin aire por la falta de espacio. No recibimos agua ni comida, y nadie tenía acceso a los baños.

Estuve allí ocho horas y mi compañero diez. Salí pronto porque me sentí muy mal y con náuseas, incapaz de seguir de pie. Gracias a un grupo de mujeres a las que seguí, abriéndome paso entre la multitud, conseguí salir. Sólo dos trabajadores ocupaban la puerta, dejando salir a una persona cada vez. Al otro lado, me tumbé en el suelo durante 15 minutos para recuperar el aliento. Tras un par de horas más, empecé a sentir miedo por mi compañero.

Los conductores podían ver tanques y otros vehículos militares que se dirigían en dirección contraria. | Foto cortesía de Maria Romanenko

Volví cerca de las puertas para buscarlo. Parecía estar lejos de salir de Ucrania. Intenté llamar a la embajada para pedir ayuda, pero nadie lo atendió. En un momento dado, encontré una maleta fuera de la valla y me subí encima de ella para gritar el nombre de mi compañero. Mi ansiedad aumentaba al ver que sacaban a gente inconsciente o muerta por las puertas. Los peores escenarios cruzaron mi mente y me llené de preocupación. Por fin, tras gritar su nombre repetidamente, me respondió. Inundado de alivio, el guardia accedió a dejarle salir. Corrimos el uno hacia el otro y nos abrazamos.

Por fin logramos salir de Ucrania y entrar en Polonia

La segunda parte del paso fronterizo incluía otra larga cola. Tardamos unas 12 horas en pasar. La gente se impacientó rápidamente y empezó a empujarse. La situación se volvió peligrosa, ya que corríamos el riesgo de ser aplastados. Oímos gritar a madres y niños. En total pasaron 23 horas desde que llegamos a la frontera, y seguíamos sin beber agua ni ir al baño.

Por fin pudimos cruzar la frontera. Una vez que llegamos al lado polaco, las cosas fueron más rápidas. Vimos a un grupo de voluntarios ofreciéndonos ayuda. Nos dieron comida, agua y café. Muchos se ofrecieron a llevarnos gratis a cualquier sitio que necesitáramos ir. Algunos incluso ofrecieron alojamiento gratuito. Aceptamos que nos llevaran a Cracovia y reservamos un Airbnb con dos hombres amables.

Packs of water and other supplies awaited refugees on the other side of the border. | Photo courtesy of Maria Romanenko

Nos quedamos en Polonia cuatro noches para arreglar mis documentos para el vuelo al Reino Unido del 26 de febrero de 2022. El viaje se retrasó, pero finalmente volamos a Inglaterra el 2 de marzo. Aunque sentí un inmenso alivio, sigo atormentada por las horribles escenas que presenciamos. Vimos a gente morir aplastada, ser sacada en camillas y niños llorando.

Durante algún tiempo, dudé de que pudiéramos salir adelante. Me siento muy afortunada de haber tenido a mi compañero Jez a mi lado. Nos apoyamos mutuamente durante todo el viaje. Mi corazón estaba con los que seguían esperando detrás de esa valla. Espero que también hayan conseguido salir.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

¡NUNCA TE PIERDAS UNA HISTORIA!

Recibe cada semana tus noticias en primera persona.

PERIODISMO LITERARIO CON TOQUES ÚNICOS

APLICAN TERMINOS Y CONDICIONES.
ÚNETENOS

Relacionado