Major Jonathan Bossie of the United States Marine Corps, planning with members of the Afghan National Army.
Major Jonathan Bossie of the United States Marine Corps, planning with members of the Afghan National Army.

Exmarino estadounidense reflexiona sobre el servicio en el “Valle de la Muerte” en Afganistán

Si los ciudadanos afganos cooperaban con nosotros, el enemigo los intimidaba o los mataba. Durante el día, nos pedían protección. Por la noche, cuando ya no estábamos en servicio, se la pedían a los talibanes.

Protagonista
Durante 18 meses entre 2008 y 2009, Jonathan Bossie, un comandante del Cuerpo de la Marina de los Estados Unidos de Portland, Oregón, dirigió un equipo de entrenamiento integrado de 21 marinos en la provincia de Kunar, Afganistán, cerca de la frontera con Pakistán.

Fue asesor de varios líderes en una unidad del Ejército Nacional Afgano (ANA), y el equipo asesoró, entrenó y ayudó a los comandantes de la compañía ANA de siete bases de operaciones avanzadas en los valles de Pesh y Korengal en sus misiones.

Bossie los asesoró sobre operaciones de combate y funciones de guerra, como logística, comunicaciones y protección de la fuerza. También trabajó para ayudar a hacer de la ANA una fuerza más profesional a través de la educación y la implementación de procesos y procedimientos.
Contexto
Después de que las fuerzas estadounidenses y extranjeras comenzaran a retirarse de Afganistán, tras un acuerdo entre los Estados Unidos y los talibanes, los talibanes tomaron Kabul, la capital de Afganistán, el 15 de agosto de 2021. La ofensiva puso fin a una guerra de 20 años que mató a más de 2.400 militares estadounidenses, 66.000 militares y policías afganos y 46.000 civiles afganos.

Los talibanes tomaron su principal capital de Zaranj el 7 de agosto y, en siete días, estaban en Kabul. El presidente Ashraf Ghani huyó del país y el presidente estadounidense, Joe Biden, admitió que la toma de posesión de Afganistán por los talibanes ocurrió “más rápido” de lo previsto.

DISTRITO DARA-I-PECH, Afganistán – Una vez viajé a áreas remotas de la provincia de Kunar para realizar un censo, junto con la Asociación del Ejército Nacional Afgano (ANA).

Allí vi a niñas caminando hacia el pueblo con grandes y relucientes cubos de hojalata en busca de agua. Su día comenzaba con tareas arduas y laboriosas y continuaba así hasta la noche. Durante el censo, una mujer de la provincia informó que su nombre era “esposa de Assad”. Le insistí para que me dijera su propio nombre, y ella respondió que este era el único que tenía.

Pude apreciar un marcado contraste con lo que había visto en Jalalabad (la quinta ciudad más grande de Afganistán, a sólo unos cientos de millas de distancia), donde enjambres de colegialas caminaban con uniformes mientras cargaban sus libros.

El llamado “Valle de la Muerte”, siguió siendo el hogar de prominentes e influyentes líderes talibanes.

Trabajando con el Ejército Nacional Afgano

Un día, poco después de que dejé el valle de Pesh en la provincia de Kunar y regresé a la base, el comandante del batallón de ANA se sentó afuera bebiendo té sin equipo de protección personal puesto. Como la base era propensa a ataques de mortero, se lo advertí.

Con valentía, insistió en que nunca lo golpearían. Quería hacer lo que más amaba: sentarse afuera y disfrutar de la naturaleza.

Poco después, un proyectil de mortero lo golpeó directamente. La metralla le atravesó el pecho y lo mató junto a su guardaespaldas.

Muertes como esta ocurren a nuestro alrededor a diario, pero también vemos muestras de valentía.

En otra ocasión, enfrentamos disparos mientras patrullábamos con la ANA. Como soldados estadounidenses, viajábamos en vehículos de combate con armadura mejorada. Los soldados afganos, sin embargo, viajaban en camionetas pickup sin blindaje.

Cuando el fuego enemigo destruyó los dos neumáticos delanteros de mi vehículo, me quedé atascado. Los afganos devolvieron el fuego desde sus camiones a pesar de no tener protección blindada. No tenían miedo.

Los afganos con los que trabajé eran buenos luchadores y estaban relativamente bien entrenados. Podían manejar la mayoría de las funciones diarias requeridas para dirigir un batallón, como realizar patrullas de reabastecimiento de combustible, alimentos y municiones, y podían defenderse si eran atacados y brindar primeros auxilios a sus soldados heridos.

También, sabían dónde encontrar a los talibanes en las montañas.

Sin embargo, cuando la pelea se intensificó hasta el punto de necesitar el apoyo aéreo liderado por Estados Unidos, los afganos parecieron perder interés en la pelea.

Mientras tanto, los ciudadanos afganos de la provincia de Kunar permanecieron estancados en el medio. Si cooperaban con nosotros, el enemigo los mataba o los intimidaba. Durante el día, nos pedían protección. Por la noche, cuando ya no estábamos en servicio, se la pedían a los talibanes.

Uno de los miembros del equipo de Jonathan interactúa con niños locales en su visita a Afganistán
Uno de los miembros del equipo de Jonathan interactúa con los niños locales en su visita a Afganistán | Foto cortesía de Jonathan Bossie

Un intento inútil de centralizar la nación

Durante más de 18 meses, mi unidad permaneció en los valles de Pesh y Korengal. Los soldados afganos se cansaron y se hizo más difícil motivarlos para que llevaran a cabo operaciones ofensivas agresivas.

El entorno extremadamente peligroso y el salario mínimo, sostenido durante años, desgastaron visiblemente su deseo de luchar. Los soldados de ANA se opusieron claramente a la insurgencia y querían interrumpirla, pero perdieron el celo. La cultura debía ser leal a la familia y al pueblo, no al país.

Proporcioné paquetes de asistencia humanitaria a la ANA y ellos, a su vez, los distribuyeron a las aldeas locales. A menudo, intenté persuadir al comandante del batallón para que se uniera a mí en las bases y “liderara desde el frente”.

Después de semanas de abordar el tema, día tras día, finalmente accedió a hacer rondas para visitar a sus soldados en cada base.

Esperaba que se convirtiera en una tarea de larga data que se repitiera al menos una vez al mes. En nuestra primera excursión, visitó tres de las siete bases, de cuatro pelotones diferentes.

Para mi sorpresa, se fue de licencia al mes siguiente. Después de eso, insistió en que sabía lo suficiente sobre lo que estaban haciendo sus soldados desde lejos. Se comunicó con ellos a través de llamadas telefónicas y conversaciones por radio.

Sentimientos de consternación por la caída de Afganistán

Basándome en mi experiencia en la provincia de Kunar, me quedó claro que sería un desafío, casi imposible, mantener un gobierno afgano centralizado. Sin embargo, todavía me sorprendió ver que el Ejército Nacional Afgano deponía las armas y entregaba la nación a los talibanes en agosto de 2021. Se me rompió el corazón al ver cómo el país por el que trabajaba para liberarlo volvía a encadenarse nuevamente en pocos días.

A menudo, me pregunto si perdí mi juventud sin sentido, si mis compañeros soldados murieron en vano. Me pregunto si todo Afganistán se convertirá en lo que vi a diario en los valles más remotos.

Me temo que así se ve.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

Stefano speaks 5 languages ​​and has more than 10 years of experience working on communication strategies for private companies, government entities and political personalities. He also worked in mass media from Argentina, Italy, United States, Australia and Canada.

Stefano habla 5 idiomas y tiene más de 10 años de experiencia trabajando en estrategias de comunicación para empresas privadas, entidades gubernamentales y personalidades de la política. También trabajó en medios de comunicación de Argentina, Italia, Estados Unidos, Australia y Canadá.