fbpx

Abogado y activista de derechos humanos herido de bala en el ojo durante una protesta contra el programa de extrema derecha

Miré, [the 15 police officers encircling us] y uno de los agentes me apuntó directamente con su arma. En el instante siguiente, sentí el impacto de la bala de goma en mis ojos.

  • 4 meses ago
  • marzo 14, 2024
7 min read
Matías Aufieri, left-front activist, shot in the eyes by police officers during a peaceful protest at the National Congress. | Photo courtesy of Matías Aufieri, left-front activist, shot in the eyes by police officers during a peaceful protest at the National Congress. | Photo courtesy of Matías Aufieri,
journalist’s notes
protagonista
Matías Aufieri, de 42 años, es un experimentado asesor del Frente de Izquierda de Argentina y un consumado abogado de derechos humanos. Es miembro del Centro de Profesionales por los Derechos Humanos. Con más de dos décadas de experiencia, ha dedicado su carrera a apoyar a organizaciones de izquierda en Buenos Aires. Durante una protesta en febrero de 2024 en el Congreso Nacional de Argentina, la policía desató una oleada de agresiones contra los manifestantes y Matías recibió un disparo en el ojo con una bala de goma.
contexto
La Ley Omnibus, oficialmente titulada «Bases y Puntos de Partida para la Libertad de los Argentinos», fue propuesta por el Presidente Javier Milei. Pretendía modificar o derogar normativas de diversos sectores, como la cultura, la economía, la educación y la seguridad. Los aspectos clave incluían la reducción del control estatal sobre cuestiones medioambientales, la privatización de empresas estatales y el recorte de fondos públicos en distintos sectores sociales. La ley se enfrentó a la oposición de grupos de izquierda y algunas facciones centristas. En respuesta a las protestas, la ministra de Seguridad argentina, Patricia Bullrich, en consonancia con el presidente Milei, introdujo un protocolo para gestionar los cortes de calles y los bloqueos, con el objetivo de «garantizar el orden público». El protocolo autorizaba la intervención de las fuerzas federales en caso de «delito» y ordenaba despejar las calles bloqueadas con «la fuerza mínima necesaria y suficiente». Una de las normas insistía en que los manifestantes permanecieran en las aceras y, según Aufieri, cuando la policía empujaba a los manifestantes a la calle, respondía con la fuerza. Lea más sobre el protocolo aquí.

BUENOS AIRES, Argentina – Con el ascenso de un gobierno de ultraderecha y la erosión de los derechos en mi país, nos enfrentamos a tiempos turbulentos. Muchas organizaciones e individuos se encuentran inmersos en protestas. Me considero activista, pues llevo más de 20 años apoyando causas de izquierdas. Asisto a todas las protestas que puedo.

El 1 de febrero de 2024, asistí a una protesta pacífica frente al Congreso Nacional, y pagué el precio con mi vista. Cuando la protesta se volvió violenta en lo que parecía una emboscada, un agente me disparó en el ojo izquierdo con una bala de goma, cambiando mi vida en un instante. Aunque acepto las consecuencias de mi activismo, no las tomo a la ligera. Como abogado y defensor de los derechos humanos, pediré justicia por lo que me ocurrió. Tales acciones no pueden quedar impunes.

Lea más historias de conflictos en Orato World Media.

Activista del Frente de Izquierda observa la aparente represión coordinada de la policía durante una protesta

Recientemente, [a legislator in Argentine President Javier Milei’s coalition] José Luis Espert [backed the President’s suggested police crackdown on protests] cuando tuiteó tres simples palabras sobre el tema: «Cárcel o bala». Al hacerlo, incitó a la violencia contra el movimiento del Frente de Izquierda, algunos de los cuales son clientes míos. El 1 de febrero de 2024, presenté una denuncia en nombre de los actuales y ex miembros de la Cámara de Diputados Myriam Bregman y Nicolás Del Caño.

Mientras trabajaba en el archivo ese día, numerosos partidarios de la extrema derecha amplificaron la incitación de Espert en las redes sociales, apuntando aún más a los miembros del Frente de Izquierda. Ese día, después del trabajo, me uní a un grupo de izquierda que se dirigía al Congreso Nacional para protestar. En el interior, los diputados debatieron una ley para desregular varias actividades. Nos opusimos firmemente.

Cuando llegué al Congreso Nacional, el ambiente represivo era palpable. Aunque estoy acostumbrado a asistir a este tipo de actos, esta vez algo me pareció diferente. La noche anterior, habían detenido a cuatro mujeres simplemente por cantar el himno. Enseguida me percaté de que la policía desalojaba a un pequeño grupo de manifestantes sin motivo aparente.

La hostilidad de las fuerzas de seguridad fue en aumento, al parecer como parte de un plan coordinado. En virtud de un nuevo protocolo para disuadir las protestas, se nos exigió permanecer en las aceras. Sin embargo, la Gendarmería [Argentina’s national force of border guards], armada con escudos, porras y gases, nos obligó a salir a la calle. En cuanto nos bajamos de la acera, desataron una gran crueldad.

Guiaron a los manifestantes hacia una de las plazas situadas frente al Congreso. Mientras los manifestantes se apiñaban, fui testigo de una operación a gran escala. Cientos de miembros de las fuerzas de seguridad equipados con camiones cisterna nos rodearon. Otras brigadas con chalecos azules empezaron a señalar a individuos para detenerlos fácilmente. Entonces, de repente, la policía federal en motocicletas se abalanzó sobre ellos. La intensificación de las protestas en el exterior desvió la atención de los medios de comunicación de lo que estaba ocurriendo en el interior durante los procedimientos parlamentarios.

Atrapado en el fuego cruzado, un abogado de derechos humanos herido en la cara con balas de goma

Recuerdo a los agentes avanzando sobre nuestro grupo incluso cuando la manifestación seguía siendo pacífica. Al ponerse el sol y oscurecerse el alumbrado público, los manifestantes se desorientaron, lo que aumentó su necesidad de agruparse. Cualquiera que se aventurara solo fuera de la plaza se convertía en blanco fácil de las detenciones. Permanecí en alerta máxima. Como abogado de derechos humanos, me sentía preparado para reaccionar y denunciar cualquier detención o lesión.

Justo cuando las tensiones se relajaban y sentíamos una sensación de calma, un grupo de policías federales motorizados empezó a rodearnos provocativamente. Aceleraron sus motores, aparentemente para intimidarnos. Entonces, sin previo aviso, empezaron a disparar balas de goma contra la abarrotada plaza llena de manifestantes. El impacto fue devastador.

Cientos de personas nos refugiamos detrás de marquesinas de autobús y postes de la luz. Vi un número creciente de personas heridas por las balas de goma, sobre todo en las piernas y el torso. Entonces, un grupo de unas 15 motocicletas conducidas por dos agentes giró hacia la plaza. Cuando les miré, uno de los agentes me apuntó directamente con su arma. En el instante siguiente, sentí el impacto de la bala de goma en mis ojos. La confusión se apoderó de mí y luché por encontrar seguridad. Busqué desesperadamente a alguien que me ayudara a escapar.

Una descarga de adrenalina y el instinto de supervivencia eclipsaron el dolor, alejándome a mí y a los demás de la implacable represión. Entre los gritos de los heridos, alguien me cogió de la mano y me guió hacia delante. Cuando intentábamos cruzar la calle, sonaron disparos en la dirección en la que nos dirigíamos y alcanzaron a la persona que me estaba ayudando. Caímos y buscamos cobertura detrás de un poste de luz, uniéndonos a otros que intentaban esquivar las balas. En cuanto la policía cambió de objetivo, aprovechamos la oportunidad para escapar.

Recibir un disparo durante una protesta no disuadirá a los activistas de seguir luchando

Sentí que la sangre me chorreaba por la cara mientras huía. Incapaz de abrir los ojos, me consumía la incertidumbre de si mi globo ocular seguía intacto o no. Sin ser consciente del alcance de mi lesión, me centré únicamente en llegar a un centro asistencial para salvar la vista. En esos segundos, las conversaciones que tenían lugar dentro del Congreso se volvieron irrelevantes para mí.

Rápidamente me vi inmero en un mar de pruebas médicas y diagnósticos preliminares, aún sin saber si volvería a ver por el ojo izquierdo. Al día siguiente me operaron por primera vez en mi vida. En las próximas semanas me someteré a continuas intervenciones y los médicos se han reservado su pronóstico por ahora.

Cuando por fin se calmaron las cosas, me di cuenta de algo muy profundo, [As I exercised my right to protest that night]mi vida cambió para siempre. La primera vez que abrí mis redes sociales tras el atentado, cientos de mensajes habían inundado mi bandeja de entrada. Como activista y abogado, viajo a menudo a distintas partes de Argentina para ayudar a personas detenidas. Muchas de las personas a las que ayudé me ofrecieron consuelo y apoyo. Me invadió una ola de afecto y solidaridad en un momento de necesidad.

Hoy necesito ayuda para casi todo. El proceso de recuperación sigue siendo lento, largo y complejo. Mi ojo izquierdo sigue lleno de sangre y no veo nada. Utilizo colirios a diario y mantengo el ojo cerrado. Todavía no me veo como una persona discapacitada y mantengo la esperanza de que me devolverán la vista. Quizás esta situación sea temporal. A pesar de la experiencia vivida [at the hands of the federal police of Argentina], no pueden mermar mi deseo de continuar esta importante labor. Seguiré adelante, como antes.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

¡NUNCA TE PIERDAS UNA HISTORIA!

Recibe cada semana tus noticias en primera persona.

PERIODISMO LITERARIO CON TOQUES ÚNICOS

APLICAN TERMINOS Y CONDICIONES.
ÚNETENOS

Relacionado