fbpx
Víctimas del ataque del Garissa University College en la región noreste de Kenia. | File photo

Un escape milagroso de las fauces de los terroristas

Los gritos y los disparos eran ensordecedores, así que seguimos corriendo en busca de un lugar seguro. Corrí descalzo porque no tuve tiempo de buscar zapatos.

Kennedy O. Emailuk
Protagonista
Kennedy O. Emailuk es un sobreviviente del ataque terrorista en Garissa University College.

Él era un estudiante de Licenciatura en Administración de Empresas en ese momento. Después del ataque, se mudó a la Universidad de Moi, donde se graduó.

Hoy vive en Nairobi, pero el desafortunado ataque aún permanece en su mente.
Contexto
El 2 de abril de 2015, hombres armados irrumpieron en Garissa University College en Garissa, Kenia, matando a 148 personas e hiriendo a más de 80.

El ataque fue llevado a cabo por el grupo militante Al-Shabaab, afiliado a Al-Qaeda. Se informa que los pistoleros tomaron más de 700 rehenes y mataron a los cristianos mientras liberaban a los musulmanes.

Los cuatro atacantes murieron ese día y otros fueron arrestados más tarde.

Fue el peor y más mortífero ataque terrorista en Kenia en 17 años.

GARISSA, Kenia – El 2 de abril de 2015, me encontré cara a cara con terroristas.

Miré a los ojos a la muerte, pero no digo que sobreviví. Mi vida es un milagro, por eso vivo para contar la historia.

Nunca antes me había visto envuelto en una invasión, y el pánico se apoderó de mí.

En ese fatídico día, me desperté temprano y se sentí un poco aletargado. Me había ido a la cama temprano la noche anterior, tenía poca energía.

Mientras amanecía, sentía que el día sería aburrido. Me mantuve confiado, pensando que necesitaba algo para animarme. Me quedé en mi alojamiento con mis amigos mientras decidíamos qué haríamos ese día.

Lo que no sabía es que sobreviviría al ataque de la Universidad de Garissa, uno de los peores ataques terroristas en suelo keniano, que dejó 148 muertos y al menos 70 heridos.

Los movimientos estridentes encienden el miedo

Era de mañana y estaba escondido en mi alojamiento con mis amigos. De repente, escuchamos movimientos y sonidos guturales.

De inmediato, nos dimos cuenta de que algo extraño estaba sucediendo; estábamos en una situación que amenazaba nuestra vida y exigía que reaccionáramos rápido. Mientras temblábamos de miedo, actuábamos instintivamente.

Los estudiantes comenzaron a correr en busca de seguridad mientras los disparos de terroristas sonaban por el aire. Salimos corriendo del albergue, que de inmediato se había convertido en una zona de peligro.

Seguimos a otros estudiantes que escapaban de la amenaza sin pensarlo dos veces.

Era necesario encontrar un escape al tenso entorno que nos rodeaba. No sabía si la dirección que estábamos tomando era segura.

Los gritos y los disparos eran ensordecedores, así que seguimos corriendo en busca de un lugar seguro.

Corrí descalzo porque no tuve tiempo de buscar zapatos.

Teniendo en cuenta el terreno y el clima del noreste de Kenia, donde se encontraba ubicada la universidad, era insoportable correr descalzo.

A pesar del profundo dolor de mis pies, corrí a un lugar seguro. La agonía era abrumadora, pero el coraje y la determinación de estar fuera de peligro me mantuvieron en movimiento.

Encontrar un refugio

La fuga fue tediosa, pero salvó la vida de muchos estudiantes, incluida la mía. Huimos de los terroristas a través de una puerta cerca de un sitio de construcción en el campus. No pudimos usar la entrada principal porque los terroristas ya la habían invadido.

Los terroristas atacaron y mataron a los guardias de seguridad que operaban la puerta principal y atravesaron las aulas disparando a cualquier persona que se cruzaran. Desde las aulas, los atacantes corrían hacia los albergues, pero afortunadamente algunos de nosotros ya estábamos huyendo.

La pequeña puerta nos facilitó la huida del terror. Nos dirigimos al cercano campamento de las Fuerzas de Defensa de Kenia, a unos 2,8 kilómetros (1,7 millas) de la universidad, sin detenernos.

Cuando llegamos al campamento, encontramos a algunos estudiantes que ya estaban allí. Fue una suerte que supiéramos dónde estaba el campamento. Nos ofreció un refugio ya que la seguridad en la universidad estaba quebrada.

Por fin, sentimos algo de seguridad. Aunque todavía estaba tenso, los valientes soldados nos protegieron.

Un suspiro de alivio para mis padres.

Cuando la noticia del ataque terrorista en mi universidad llegó a los medios, los padres, familiares y amigos comenzaron a llamar. Aquellos que escaparon con sus teléfonos celulares hicieron llamadas rápidas o las recibieron y les aseguraron a sus seres queridos su seguridad.

Desafortunadamente, había perdido mi teléfono celular y estaba inquieto. No me pude comunicar con mis padres de inmediato. Cuando logré hacer contacto con ellos, respiraron aliviados.

Mis padres me dijeron que intentaron contactar a mis amigos para averiguar si habían hablado conmigo. Mi familia había estado preocupada por mí y deseaban encontrarme con vida.

Finalmente, para el deleite de mis padres y familiares, hice una llamada a casa. Pedí prestado un teléfono celular y rápidamente llamé a mis dos hermanos para asegurarles que estaba a salvo. Fue un alivio significativo para todos, levantando el estado de ánimo sombrío que los había tragado.

Algunos estudiantes se quedaron atrapados en el albergue.

Debido al miedo y al malestar que se apoderó de la universidad, algunos estudiantes se escondieron en el albergue. Fue una decisión desafortunada.

Los terroristas hirieron a algunos y mataron a otros.

Mi decisión de huir no estaba predeterminada; sucedió sin pensarlo dos veces. Por tanto, no se puede culpar a los que se quedaron en el albergue. No era que ellos fueran ignorantes. Ellos no sabían qué hacer en una situación como esa.

Nuestros corazones latían con fuerza y ​​fue un desafío tomar una decisión racional. Los instintos nos guiaron. Incluso aquellos que se escondieron en el albergue debían haber esperado que fuera seguro. Este incidente fue una situación de vida o muerte, y nadie sabía qué hacer. La única esperanza que teníamos era nuestro creador.

El personal de seguridad no pudo salvar a mis amigos de inmediato. Llegaron después de que se perdieron muchas vidas, pero su respuesta fue rápida dada la velocidad del ataque.

No habíamos realizado ningún simulacro sobre cómo responder a un ataque de este tipo. Cualquier adversidad que golpeara a mis amigos en los albergues era algo ineludible. Nosotros éramos vulnerables.

Amigos y compañeros perdidos

Cuando recuerdo a los amigos cercanos que perdí, duele.

Perder a mis amigos, a quienes consideraba hermanos, es insoportable. Fueron personas que me apoyaron en cualquier desafío que enfrenté. Es profundamente doloroso recordar este horrible evento.

Días después del ataque, también supe que mataron a algunos de mis compañeros y dejaron a otros luchando por vivir con cicatrices y heridas permanentes.

Aunque sobreviví, la carga de perder a mis amigos y compañeros de clase recae sobre mis hombros. Intento olvidar tanto como puedo, pero cada vez que me siento pensativo, los recuerdos se vuelven frescos.

El dolor al que todavía me enfrento no es sólo mío. Algunos de mis amigos sufren una agonía similar. Espero que por fin nos curemos y nos hagamos más fuertes.

Violación de la seguridad

El terrorismo es un problema mundial y ningún país o comunidad está a salvo de él. Requiere esfuerzos en el intercambio de inteligencia.

Mi universidad no tenía una seguridad consolidada para neutralizar a los atacantes antes de que lanzaran un asalto implacable contra estudiantes inocentes y personal empleado en la institución.

Puedo recordar que teníamos cuatro policías administrativos manejando la universidad por la noche. Durante el día, sólo había dos guardias de seguridad sin armas sofisticadas.

No soy un experto en seguridad, pero mirandola de mi universidad, no era fuerte, muy por el contrario, era vulnerable.

Los guardias de seguridad no recibieron la formación adecuada para protegernos de los terroristas armados. Los policías desplegados en la universidad no pudieron defendernos lo suficiente de un ataque terrorista.

Seguridad laxa

Cuando miro el ataque pienso que si hubieran reforzado la seguridad, no hubiéramos perdido tantas vidas.

Aunque algunos estudiantes tuvieron que encontrar una salida del peligro rápidamente, siento que muchos de mis amigos no habrían perdido la vida si nos hubiéramos preparado para tal eventualidad.

Además, algunos estudiantes no sabían qué hacer para protegerse. Quizás por eso algunos sintieron que refugiarse en el albergue era más seguro que huir.

Sin embargo, aquellos que entendieron adecuadamente el entorno de nuestro campus, conocían los posibles caminos que podían utilizar para evadir el peligro.

Algunos estudiantes se escondieron detrás del albergue mientras buscaban una manera de escapar. Los terroristas atacaron el frente del albergue y dispararon a algunos estudiantes que usaron las puertas principales para evadirlos.

Sin embargo, mis amigos en el patio trasero podrían encontrar una forma un poco más segura de escapar ilesos del campus.

Fue la educación lo que me llevó a la volátil región

La educación me llevó a esta parte de Kenia. Mi país ya estaba registrando una serie de ataques en la zona, pero tenía que irme.

El noreste de Kenia es una zona en peligro debido a su proximidad a la República de Somalía. Los terroristas que causan estragos en Somalia se infiltran en Kenia a través de las débiles fronteras para desestabilizar la región.

Solía ​​encontrar noticias de terroristas deambulando por la región. Sin embargo, como estudiante, estaba indefenso y no había forma de que pudiera tomar medidas para mantener segura la universidad a nivel individual.

Como joven inocente del oeste de Kenia, mi único deseo era adquirir una educación. Además, yo era un estudiante patrocinado por el gobierno sin la discreción de tomar una decisión final para mi universidad.

Cuando recibí una carta de admisión para inscribirme en Garissa, que para ese entonces era un colegio constitutivo de la Universidad de Moi, estaba aterrorizado.

No había visitado la región, pero mi deseo por la vida y la educación en el campus me inculcó un espíritu de determinación y perseverancia. Este espíritu me convenció de ir con la esperanza de que todo saldría bien.

Creí que iría a la universidad y volvería a casa con éxito. Mis padres se sintieron diferentes. Querían que me uniera a una universidad alejada de los lugares considerados susceptibles a los terroristas.

Nuestro estado financiero no nos lo permitía, así que me uní a la universidad para hacer realidad mis sueños.

Me convencí de que siempre estaría a salvo. Desafortunadamente, esta horrenda invasión hizo añicos los sueños de los kenianos que venían de todas partes del país.

Mudarse a la Universidad Moi

Después de un poco de asesoramiento y curación, se nos permitió unirnos a la Universidad de Moi mientras el gobierno aceleraba los esfuerzos para reanudar las operaciones en la Universidad de Garissa.

Estaba feliz por la decisión de trasladarnos. Habría sido traumático y devastador si el gobierno nos hubiera ordenado regresar al mismo lugar que nos había puesto en peligro.

Recibimos una recepción heroica en la Universidad de Moi. Los estudiantes fueron comprensivos y estaban listos para ayudarnos a aclimatarnos. El abrazo de mis compañeros fue increíble y me dio la esperanza de estar seguro.

Aunque los recuerdos del ataque vuelven, el apoyo que recibí me ayudó a sanar. Me concentré en mis estudios en la Universidad de Moi hasta que me gradué.

Fortalecimiento de la seguridad en las instituciones de aprendizaje

Si bien ya no soy un estudiante universitario, siempre abogaré por una mayor seguridad en las instituciones de aprendizaje. Los estudiantes sólo pueden concentrarse si están libres del miedo a ser atacados.

Animo a las administraciones universitarias y al gobierno a asegurar estas instituciones.

El ataque a la Universidad de Garissa fue desafortunado y espero que no haya tales ataques en ninguna otra institución de aprendizaje.

Los estudiantes están indefensos y las autoridades deben tomar las medidas necesarias para reforzar la seguridad y proteger a los estudiantes.

Mi vida estaba en juego, y la forma en que viví ese ataque terrorista seguirá siendo un milagro para mí de forma permanente.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

Obwin Owen Benjamin, a Kenyan author, and journalist with a background in electronic and digital media. He has experience in research and fact-checking, news editing, and reporting.