fbpx
There have been widespread allegations of fraud within Colombia's congressional elections, which took place in March 2022
There have been widespread reports o

Trabajadora electoral colombiana habla para denunciar fraude electoral

Cuando me reuní con el supervisor, me sorprendió la calma con la que hablé a pesar de la decepción, la indignación, la ira y la frustración que me atravesaban. “Necesito que vengas a mi mesa, porque el responsable está escribiendo más votos de los que le dicen”.

Woman in shadow
PROTAGONISTA
Mia (nombre ficticio) es una exalumna que fue asignada para trabajar en un colegio electoral en las elecciones legislativas de marzo de 2022 en Colombia. Presenció y denunció un fraude en el conteo de votos durante el ejercicio de sus funciones.
CONTEXTO
En medio de una gran polarización política, Colombia celebró sus elecciones legislativas de 2022 en marzo. Aunque el día transcurrió sin violencia, surgieron múltiples denuncias de fraude cuando el conteo final del partido de extrema izquierda del líder presidencial Gustavo Petro llegó en cientos de miles de votos más que el conteo inicial.

Aunque el presidente Iván Duque estuvo de acuerdo en que hubo “errores” durante el conteo, dijo que no se trataba de un fraude absoluto y que no habría un recuento oficial.

También dijo que el Consejo Nacional Electoral (CNE) y el Registro Civil del país deben aprender y corregir los errores de esta elección previa a la elección presidencial de Colombia, que se realizará el 29 de mayo.

BOGOTÁ, Colombia—Como muchas personas, mi sensibilidad política se despertó en la universidad. Empecé a compartir mis opiniones en las redes sociales y apoyé campañas de diferentes causas sociales. Mi amor por los animales alimenta mi activismo; nunca pensé que ese sería el motor que me llevaría a enfrentarme a la corrupción.

Tuve la oportunidad de estudiar en España esta primavera, y durante el tiempo que estuve allí, descubrí otro lado del activismo en comparación con lo que había visto en Colombia: uno menos violento, más seguro, que garantizaba la protección de mis derechos.

Negarme a aceptar las cosas mal hechas me llevó a tomar una decisión de la que estoy orgullosa. Ser honesto comienza contigo mismo. Como votante, se podría decir que todavía soy joven; Todavía no he cumplido una década de ejercer mi derecho al voto. Sin embargo, ya he mostrado mi devoción por defender nuestra democracia.

Las encuestas en funcionamiento demuestran ser difíciles pero monótonas

Estaba en España cuando recibí la llamada. Fui seleccionada para trabajar en las urnas (también llamado ser parte de un jurado de votación) para las elecciones legislativas de Colombia. Pedí una exención pero no recibí respuesta. Eventualmente, aunque significó acortar mis viajes, razoné que estar en un jurado de votación podría ser una experiencia interesante y reservé un vuelo de regreso a casa.

Debido a mi viaje, me perdí las capacitaciones que ofrece el registro para los trabajadores ciudadanos. Pregunté a mis colegas sobre ese día y lo describieron como una pérdida de tiempo. Creo que si hubiera estado en ese entrenamiento, mi reacción a los acontecimientos que siguieron podría haber sido diferente, tal vez un poco más apática.

El día comenzó a las 7 de la mañana. Nos asignaron una mesa y, a toda prisa, mostramos los paquetes con formularios para el conteo y registro de votos. Aunque no tenía capacitación, me asignaron como vicepresidente de mesa y mis responsabilidades incluían recibir las firmas y huellas dactilares de las personas.

Nuestros roles fueron cambiando a medida que pasaban las horas, ya que teníamos que turnarnos para almorzar o ir al baño, por lo que también repartí boletas y recibí tarjetas de identificación de los votantes.

El día se desarrolló sin incidentes, excepto que no se me permitió usar mi teléfono celular, lo que hizo que cada hora se hiciera más lenta minuto a minuto.

Un colegio electoral en Colombia durante las elecciones al congreso en marzo
Un colegio electoral en Colombia durante las elecciones al Congreso en marzo | Captura de pantalla cortesía de WPLG Local 10

Empezamos a contar los votos

Al final del día de la votación, llegó el momento de contar los votos. Recuerdo que nos trajeron seis formularios diferentes, y en cada uno teníamos que registrar los votos. El proceso estaba tan desactualizado y requería tanto papeleo; aunque no lo dije en voz alta, la cantidad de tiempo y esfuerzo que nos requirió ese día me pareció excesivo.

Una de las cosas que más me llamó la atención fue que las casillas que se dejaban en blanco tenían que marcarse con asteriscos, supuestamente para evitar el fraude electoral. Pero, ¿de qué sirven unos pocos asteriscos cuando, como pronto descubrí, el fraude ocurre en un microsegundo al cambiar un par de números?

Me impactó darme cuenta de que el fraude electoral ocurre en pequeñas cantidades. El conteo no pasa de 10 a 200 votos; pasa en menor escala, como cambiar un 38 por un 41. Casi imperceptible, pero suma en los muchos colegios electorales del país. Al final, suma cientos, si no miles, de votos fantasma.

Presenciando el fraude con mis propios ojos

El sistema de conteo de votos colombiano funciona entre varias personas. En mi mesa, una persona le dictaba a otra el número de votos de cada partido o candidato. Mientras estábamos en ese proceso, escuché a mi colega decir “32 votos”, pero la pluma de la persona que registró el número dibujó un 41.

Mi primera reacción fue asumir que había escuchado mal, porque el sonido de “30” y “40” no son similares. No dije nada, pero decidí prestar más atención a los números.

Sucedió de nuevo. No fui yo quien entendió mal. La persona que escribía estaba cambiando los números en el registro oficial.

Recuerdo haberle dicho: “Oye, estás anotando más votos de los que hay”, con toda la calma del mundo. Respondió que se había equivocado, pero no corrigió el número.

Me quedé mirando la hoja esperando que cambiara el número o le pidiera ayuda a un supervisor para corregirlo por un par de segundos, pero no lo hizo. La persona que dictaba los números continuaba su trabajo.

El problema de la corrupción en Colombia empieza en esas pequeñas acciones.

Siguiendo mis instintos, manteniéndome fiel a mis creencias

En ese momento, no pensé en las posibles consecuencias; mis piernas se movieron solas por la habitación mientras buscaba al supervisor a cargo. No suelo ser una persona conflictiva, pero en ese momento, mi rabia y sentido de injusticia se apoderó de mí. Mi respiración se aceleró y mi cerebro dio vueltas, tratando de armar oraciones sensatas para contar lo que había sucedido.

Cuando encontré al supervisor, me sorprendí con la calma con la que hablé a pesar de la decepción, la indignación, la ira y la frustración que me atravesaban. “Necesito que vengas a mi mesa, porque el responsable está escribiendo más votos de los que le dicen”.

Mi corazón latía más rápido mientras caminábamos de regreso a la mesa. ¿Será que cambió los números cuando me vieron salir? ¿Van a llamar a la policía? ¿Tengo que dar una declaración, o hay algo disciplinario en el que se registrará mi nombre? Solo me dije a mí misma que respirara.

Sin embargo, era demasiado tarde para cambiar de opinión. El supervisor solicitó los formularios, y luego de verificar que el registro estaba alterado, sacaron a la persona de la habitación. El silencio de los que también se habían dado cuenta solo me preocupó más. No podía creer que fingieran no darse cuenta.

Haciendo mi parte para prevenir más corrupción

La falta de reacción me hizo desear poder leer la mente y saber si planeaban seguir alterando votos. Para prevenir lo que pudiera, tomé las riendas de la vigilancia. No iba a permitir que me hicieran cómplice.

Si una persona no da un paso al frente para denunciar la corrupción, nada cambiará. Tenemos que seguir luchando para construir este país.

No sé qué pasó con la persona que denuncié. Aunque compartí brevemente lo que sucedió en mis redes sociales después de ese día agotador, solo necesitaba descansar.

La experiencia me decepcionó, pero también siento que ese día me abrió los ojos a una realidad que el país vive desde hace mucho tiempo.

No quiero dejar que esa fuerza que descubrí ese día se apague. Vive como un motor alojado en mi pecho, listo para cobrar vida propia.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

A trilingual journalist who specializes in relevant international stories; from economic issues to human rights, I like stories that inspire others.