fbpx

Somos los únicos chipriotas sin ciudadanía, silenciados en la TRNC durante años

El temor a una posible prohibición por parte de Turquía se cierne sobre mí, aunque no tengo intención de ir allí. Si Turquía me veta, podría convertirme en apátrida.

  • 4 meses ago
  • abril 1, 2024
10 min read
Su Sude Dogan advocates for the rights of children born in mixed marriages in Cyprus. | Photo courtesy of Sude Dogan
This Op-Ed is one in a series which is aimed at shedding light on global issues that demand perspective and awareness. This op-ed was authored by Foreign Correspondent Mudassir Haider through a first-person interview with Ms. Sude Dogan and is presented through her first-person perspective.

Sude Dogan
Journalist’s Notes
protagonista
Sude Dogan, chipriota turcoparlante de 23 años, nació en el norte de Nicosia, en la República Turca del Norte de Chipre, un Estado de facto reconocido únicamente por Turquía. Actualmente estudia Derecho en la Universidad de Chipre, en la República de Chipre, Estado miembro de la UE. La trayectoria de Sude como niña nacida en un matrimonio mixto la llevó a convertirse en activista por la paz. Fue testigo de la discriminación y la falta de reconocimiento que sufrían los chipriotas de habla turca nacidos de matrimonios mixtos. Como respuesta, en abril de 2022 fundó el Movimiento para la Resolución del Problema de los Matrimonios Mixtos (Karma Evlilik Sorunu Çözüm Hareketi). Su misión es defender a los turcochipriotas que no son reconocidos en la escena internacional. Sude trabaja incansablemente para tender puentes entre los chipriotas de habla turca y la República de Chipre, con el objetivo último de reunificar la isla.
contexto
La cuestión de Chipre se refiere al actual conflicto y división de Chipre, una nación insular del Mediterráneo oriental. La disputa comenzó en 1960, cuando la República de Chipre se independizó del dominio británico. Desde entonces, la mayoría grecochipriota y la minoría turcochipriota de la isla se han enfrentado en términos de gobierno y territorio. En 1974, un golpe de Estado grecochipriota provocó la intervención militar de Turquía, que ocupó el norte de la isla. Esto dio lugar a una partición de facto, con la autoproclamada República Turca del Norte de Chipre sólo reconocida por Turquía. A pesar de las numerosas conversaciones de paz y la intervención de la ONU, no se ha llegado a una resolución, por lo que la cuestión chipriota es uno de los conflictos políticos más antiguos de Europa. Más información: Cyprus country profile – BBC News 

NICOSIA, Chipre – Como chipriota turcoparlante de 23 años, me siento inseguro en la República Turca del Norte de Chipre (RTCN). Desde las elecciones de la TRNC en 2020, expresarse libremente se ha vuelto más difícil. Muchos de nosotros tememos repercusiones, como agresiones o encarcelamiento, por decir lo que pensamos. Las autoridades también persiguen a los periodistas que critican al gobierno en sus artículos.

[El país insular de Chipre sigue dividido en dos regiones distintas: La República de Chipre al sur y la República Turca del Norte de Chipre al norte. La República Turca del Norte de Chipre es un Estado de facto sólo reconocido por Turquía. Chipre está situada al sur de Turquía, en la cuenca oriental del Mediterráneo. Los nacidos en el norte en matrimonios mixtos tienen derechos y oportunidades limitados. No se les considera ciudadanos de la República de Chipre y muchos de ellos tampoco tienen la nacionalidad turca].

Tras participar en una entrevista en los medios de comunicación sobre mi experiencia, recibí numerosas críticas y ataques en las redes sociales por parte de nacionalistas turcos contra mí. Como partidario de la reunificación del sur y el norte de Chipre, me resulta difícil ver un futuro aquí.

Lea más artículos en Orato World Media sobre Europa y Asia.

Los chipriotas turcoparlantes de Chipre se enfrentan a problemas de reconocimiento y ciudadanía

La República de Chipre garantiza constitucionalmente la ciudadanía a las personas nacidas y criadas en Chipre con al menos un progenitor chipriota. Sin embargo, en 2007, el Consejo de Ministros de la República de Chipre dejó de conceder la nacionalidad a los hijos de matrimonios mixtos. En los cursos undécimo y duodécimo noté que mis oportunidades diferían de las de mis compañeros chipriotas.

Vi a mis amigos del instituto que eran ciudadanos de Chipre viajar libremente por la Unión Europea. Se matricularon en universidades de la UE y obtuvieron préstamos europeos que les eximían de pagar las elevadas tasas académicas. Los que eran como yo carecían de esos beneficios.

Al crecer, conocía la historia de mi familia. Yo tenía una madre de raíces turcochipriotas y un padre nacido en Chipre de madre turca que se convirtió en colono después de 1974. Me sorprendió que, a pesar de que mi familia era chipriota en un 75%, yo siguiera sin tener derecho a la ciudadanía, lo que me privaba de derechos.

A menudo pienso en mis abuelos de Pafos, que huyeron durante la intervención militar turca de 1974, dejando atrás sus propiedades. Mi condición de no ciudadano me impide heredarlos. Cada día me enfrento a obstáculos financieros, con tasas universitarias internacionales cinco veces superiores a las de mis compañeros y sin acceso a préstamos de la UE. También necesito visado para viajar a países de la UE. No estoy sola. Somos 15.000 afectados por el problema de los matrimonios mixtos. La mayoría de nosotros somos constructores de paz.

Considero la posibilidad de trasladarme a la República de Chipre, pero carezco de ciudadanía. Solicitar la ciudadanía turca parece arriesgado, ya que Turquía prohíbe los activistas pacifistas y los periodistas que promueven la paz en Chipre. El temor a una posible prohibición por parte de Turquía se cierne sobre mí, aunque no tengo intención de ir allí. Si Turquía me prohíbe, podría convertirme en apátrida, lo que significa que no tendría ninguna nacionalidad.

Defensa de los derechos de ciudadanía: Movimiento para la Resolución del Problema del Matrimonio Mixto

Sobresalí en el instituto, pero evité la enseñanza superior en la República Turca del Norte de Chipre debido a las universidades no acreditadas. Las elevadas tasas académicas de la UE y el presupuesto de mi familia me llevaron a elegir Turquía para la universidad, un país que nunca había visitado y en el que no tenía parientes.

Pasé dos años como estudiante de medicina en Turquía, que se vieron interrumpidos por la pandemia de COVID-19. A menudo me he encontrado con turcos que no reconocían a los ciudadanos de la República Turca del Norte de Chipre como turcos. Me consideraban extranjera y, a veces, les costaba comprender mis conocimientos de turco debido a mi dialecto chipriota. Con el tiempo, modifiqué mi dialecto para garantizar una comunicación eficaz.

Desde muy joven me impulsó el activismo por la paz. A los 16 años participé en mi primer campamento bicomunal y contribuí a los esfuerzos de consolidación de la paz en Chipre. Tras sufrir numerosas discriminaciones, en abril de 2022 fundé el Movimiento para la Resolución del Problema de los Matrimonios Mixtos (Karma Evlilik Sorunu Çözüm Hareketi), que defiende los derechos de ciudadanía de los hijos de matrimonios mixtos.

Al principio, el miedo se apoderó de mi familia por lo delicado del asunto y las posibles amenazas futuras. Sin embargo, a medida que se daban cuenta de mi optimismo y dedicación para servir a mi país y a sus ciudadanos, sus preocupaciones iban disminuyendo. Como hija de un matrimonio mixto, fui la primera en poner de relieve esta cuestión en la República de Chipre, en Chipre del Norte y a escala internacional.

Ahora estudio Derecho en la Universidad de Nicosia, en la República de Chipre, pero se me considera estudiante internacional porque no tengo nacionalidad. Este estatus me resulta extraño porque me convierte en un estudiante internacional en mi propio país.

Reacción violenta y amenazas de los medios de comunicación y los nacionalistas turcos

Hace unos 8 meses, el canal France 24 ENTR organizó una audición para una entrevista. Junto con chipriotas de habla turca y griega, participé. El objetivo era elegir a jóvenes chipriotas comprometidos con los intereses de su país.

Mi selección dio lugar a una entrevista con motivo del vigésimo aniversario de la adhesión de Chipre a la UE. La entrevista grabada, que se emitió más tarde, trató de la historia y los retos actuales de Chipre. Entre varias preguntas, el entrevistador preguntó si los chipriotas se identificaban como europeos. Lo afirmé, haciendo referencia a la ciudadanía del Estado miembro de la UE, la República de Chipre.

Sude fundó el Movimiento para la Resolución del Problema de los Matrimonios Mixtos para defender los derechos de ciudadanía de los hijos nacidos de matrimonios mixtos. | Foto cortesía de Sude Dogan

A pesar de la situación geográfica de Chipre en Oriente Medio, políticamente nos alineamos más con Europa. Además, en la entrevista me referí a la parte norte de Chipre como un Estado de facto que no está bajo el control de la República de Chipre, evitando cuidadosamente las opiniones personales debido a lo delicado del tema y a la posibilidad de ofender.

No obstante, el segmento atrajo una considerable atención de los medios de comunicación turcos y dio lugar a numerosas críticas y ataques en las redes sociales por parte de nacionalistas turcos contra mí. Parece que el vídeo se expuso intencionadamente de forma selectiva, posiblemente para disuadirme de hablar del problema de los matrimonios mixtos. Aunque me abstengo de revelar el contenido exacto de mis declaraciones en la entrevista, quiero reiterar que mis comentarios no reflejaban mis opiniones personales. No obstante, para evitar más reacciones y amenazas de los medios de comunicación y los nacionalistas turcos, he decidido no profundizar en este incidente.

Sólo un día después, logré un gran avance en el tema del matrimonio mixto. El Presidente de Chipre, Nicos Christodoulides, introdujo 14 medidas para integrar a los chipriotas de habla turca, dando prioridad a los matrimonios mixtos. Este éxito, que marca casi dos años de mi dedicación, ha cosechado el orgullo de familiares, amigos y dirigentes políticos de toda la República de Chipre y el norte de Chipre. La gente reconoce mi valentía al poner de relieve este asunto en escenarios tanto internacionales como locales.

Chipre no es Turquía; pertenece a los chipriotas, y nosotros debemos decidir su futuro

La vida en la República Turca del Norte de Chipre está llena de retos, como el aislamiento internacional que nos impide hacer pedidos al extranjero y la ausencia de marcas internacionales de alimentos y ropa. La falta de acreditación de las universidades hace que el reconocimiento internacional de los títulos siga ausente, salvo en Turquía. Nuestra economía, ligada a la lira turca, sufre la inflación y la volatilidad de la moneda. Además, nuestros servicios sanitarios estatales reflejan una baja calidad.

La política en la RTNC sigue siendo dura y corrupta. El Sr. Tatar, actual dirigente turcochipriota, apoya la solución de los dos Estados. Sin embargo, esto significa que la RTNC no sería reconocida, ya que su planteamiento no es realista según el derecho internacional. Lamentablemente, la postura del Sr. Tatar no habla realmente en nombre de la comunidad chipriota de habla turca.

Los chipriotas de habla turca han sido silenciados durante años en este Estado de facto. Merecemos mejores condiciones de vida, por eso trabajo por la paz y la reunificación. Quiero aclarar que Chipre es un país separado de Turquía y, aunque no tengo nada en contra de Turquía ni de su pueblo, debo proteger la integridad de mi país. Mi intención no es ofender a nadie, sino defender a Chipre, que pertenece a los chipriotas y sólo nosotros debemos decidir su futuro.

Me preocupa lo que pueda ocurrir en la RTNC en el futuro. No se sabe si las cosas mejorarán o empeorarán, especialmente en lo que respecta a la libertad de pensamiento y expresión. A pesar de ello, debemos seguir trabajando por una solución que respete los derechos e intereses de todos. Tengo esperanzas, pero mantenerme optimista con la situación actual empeorando cada día es difícil. Aun así, seguiré esforzándome al máximo por el futuro de Chipre.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

¡NUNCA TE PIERDAS UNA HISTORIA!

Recibe cada semana tus noticias en primera persona.

PERIODISMO LITERARIO CON TOQUES ÚNICOS

APLICAN TERMINOS Y CONDICIONES.
ÚNETENOS

Relacionado