fbpx

El dolor silencioso de Groenlandia: miles de mujeres inuit sometidas a inserciones forzadas de DIU, 67 envían solicitudes de indemnización al gobierno danés

La vergüenza me agobiaba y me oprimía la voz. Este silencio asfixiante reflejaba la angustia que sufren muchas víctimas de agresiones sexuales. Mientras luchaba por encontrar palabras, mi dolor persistía, adoptando una forma física.

  • 9 meses ago
  • octubre 14, 2023
9 min read
<b> Picture left is 14 year old Naja Pictured on the left is Naja Lyberth at age 14, the age at which she underwent a forced IUD insertion | Photo Courtesy Naja Lyberth
PROTAGONISTA
Naja Lyberth, psicóloga y terapeuta especializada en traumas, fue una de las miles de niñas y mujeres que recibieron un DIU en Groenlandia. A menudo las niñas eran sometidas a inserciones forzadas a los 14 años o alrededor de esa edad, y algunas incluso a los 12 años. Como psicóloga diplomada en Experiencias Somáticas y Soma Embodiment, fundó un grupo en Facebook para mujeres que compartían sus experiencias traumáticas con el DIU. Muchas de ellas tuvieron problemas de fertilidad después del procedimiento. Desde entonces, Lyberth las ha defendido.
CONTEXTO
En 1953, Groenlandia pasó de ser una colonia a formar parte de Dinamarca. Este cambio de estatus, unido a la mejora de la sanidad, provocó una reducción de la mortalidad infantil y el consiguiente auge demográfico. El historiador Soeren Rud señala que en 1970 la población de Groenlandia casi se había duplicado gracias a los esfuerzos de modernización. El gobierno, que aspiraba a establecer en Groenlandia un estado de bienestar similar al de Dinamarca, se enfrentó a este rápido crecimiento. Como solución, promovieron el uso del DIU Lippes Loop, en particular su variante más grande, para el control de la natalidad entre las mujeres inuit durante las décadas de 1960 y 1970. Sin embargo, existían dudas sobre su idoneidad para mujeres jóvenes y sin hijos. En la actualidad, Dinamarca y Groenlandia han iniciado una investigación de dos años sobre estas prácticas históricas de control de la natalidad. Entre las afectadas estaba Naja Lyberth. Sesenta y siete mujeres de Intuit han presentado este mes demandas de indemnización al gobierno danés.

NUUK, Groenlandia – En 2017, rompí mi silencio sobre el desgarrador dolor que me produjo la inserción forzada de un DIU en mi cuerpo cuando era una joven adolescente. Recuerdo el día en que mi escuela me envió al hospital de Maniitsoq. El recuerdo de un médico vestido con un uniforme blanco me persiguió durante años. En aquel momento, sus intenciones no estaban claras, pero cuando recuerdo lo que me hizo, todavía siento como si me hubiera cortado con un cuchillo desde dentro. La atroz experiencia estaba envuelta en la vergüenza y me dejó sin habla.

El año antes de empezar a hablar, había empezado a formarme en educación sobre el trauma y eso me recordó mi trauma de control de natalidad olvidado durante cuarenta años. De algún modo, mi cuerpo lo recordó. Los músculos crónicamente tensos alrededor de mi útero y mi vejiga alerta hablaban por mí. Cuando los recuerdos se agolparon en mi memoria, pensé que sólo mis compañeros y yo habíamos soportado la inserción en espiral sin nuestro consentimiento o el de nuestros padres. Busqué recursos y empecé a trabajar con mi trauma, y compartí valientemente mi experiencia en Facebook.

La resonante respuesta me asombró: casi 200 mujeres revelaron historias que reflejaban las mías. Their voices magnified my resolve. Sintiéndome poderosa, me acerqué a un periodista de AG/Sermitsiaq [one of the two national newspapers in Greenland] decidida a sacar nuestras historias de las sombras y llevarlas a los medios de comunicación.

Lee más historias sobre los derechos de la mujer en Orato World Media

Una infancia marcada por el cambio a medida que mi estilo de vida se transformaba en el moderno bienestar danés.

Durante mis años de juventud, fui testigo de un torbellino de cambios en Groenlandia. Como nativa, vi cómo nuestro ancestral estilo de vida de cazadores-recolectores se transformaba en un moderno Estado del bienestar danés. Las estructuras de hormigón contrastaban con los vastos paisajes nevados de mi tierra natal. Escuelas, hospitales y fábricas reflejaban la peculiar arquitectura de Dinamarca.

Cuando me adentré en el nuevo sistema educativo danés, me sentí como un ser imperfecto, atrapado entre culturas e idiomas muy diferentes. Cuando entré en la escuela a los cinco o seis años no sabía hablar danés. Todos nuestros profesores eran daneses aquellos cuatro primeros años y en nuestras aulas resonaban palabras danesas. La lengua me resultaba extraña en medio del viento helado de mediados de invierno.

No tuvimos profesores que hablaran groenlandés hasta que cumplí ocho años, y luchaba a diario con las lecciones en esta lengua desconocida. Las historias de Dinamarca dominaban nuestros libros, eclipsando los cuentos y tradiciones de la rica cultura de Groenlandia. Cada lección y cada palabra en danés iban minando mi identidad. Una sensación de hundimiento se apoderó de mí, convirtiéndome en una nota a pie de página en mi propia tierra. Parecía que mi lengua y mi cultura no eran reconocidas en absoluto. Cada día se convertía en un acto de equilibrio, intentando armonizar la abrumadora influencia danesa con el latido de nuestra esencia groenlandesa.

Esa niña necesitaba que se reconocieran su identidad y su cultura, pero se esperaba que nos asimiláramos. Afortunadamente, hoy mi identidad inuit resuena en mi interior. Tengo un gran corazón para mi gente y orgullo de mis orígenes. Me siento capacitada para ser inuit en la sociedad moderna, lo que me permite reconocer y respetar otras culturas y mentalidades, incluida la danesa. Más que nada, quiero que el gobierno reconozca y admita el trauma causado por la campaña del control de natalidad.

La escuela nos envió del aula al hospital uno por uno

En la tranquilidad de los años setenta en Maniitsoq, el aire flotaba pesado mientras la escuela nos enviaba a mis compañeros y a mí a un hospital cercano, uno por uno. El médico danés que nos atendió nos implantó el DIU sin pedirnos permiso ni avisarnos. Con sólo 13 y 14 años, deberían haber pedido el consentimiento a nuestros padres. Estos dispositivos, diseñados para el control de la natalidad en mujeres adultas, se sentían grotescamente mal colocados dentro de mí.

Antes de ese momento, yo era intacta, inocente y joven. Todas las sensaciones de aquel día punzaban como puñales que invadían mi cuerpo. La vergüenza me agobiaba y me oprimía la voz. Este silencio asfixiante reflejaba la angustia que sufren muchas víctimas de agresiones sexuales. Mientras luchaba por encontrar palabras, mi dolor persistía, adoptando una forma física.

Cada mes, volvía una agonía menstrual paralizante. El DIU extraño y sobredimensionado transformaba mis ciclos naturales en pesadillas implacables. La vergüenza y la culpa me perseguían mientras guardaba este secreto a mis padres. Aunque pasaban los años, el pasado se negaba a desvanecerse. Sentía una tensión perpetua en los músculos uterinos, y una vejiga siempre alerta interrumpía mis noches. Sin embargo, un rayo de esperanza acabó abriéndose paso. A los 35 años, después de enfrentarme a dificultades para concebir, di la bienvenida al mundo a un niño. Mi hijo era como un milagro para mí.

Me enfrentaba a problemas de salud a largo plazo, pero afrontar mis traumas resultó fundamental.

Más adelante, durante la menopausia, me enfrenté a muchos problemas, como hemorragias abundantes y sensaciones extrañas en el bajo vientre. Los médicos sugirieron una histerectomía. Además, empecé a experimentar sequedad severa y grietas en la zona genital. Estas cuestiones despertaban constantemente recuerdos traumáticos de la intervención del DIU a la que me vi obligada cuando era una joven adolescente.

Finalmente, en 2016, me formé como practicante en «Experiencias somáticas» en Dinamarca. Al realizar un trabajo somático sobre mí misma, me di cuenta de que la menopausia me devolvía el trauma del DIU. Constantemente sentía como si un dispositivo no deseado permaneciera dentro de mí. Me vinieron a la memoria recuerdos que tenía guardados.

Más tarde, surgió otro problema: Me diagnosticaron liquen escleroso, una enfermedad autoinmune. Mi formación insinuaba que este nuevo diagnóstico podría estar relacionado con un traumatismo. Sus síntomas, que incluyen ardor, dolor y grietas, reflejaban lo que yo ya había sufrido. Para entonces, cualquier forma de intimidad provocaba hemorragias y dolores que duraban semanas. Mi sexualidad, antes fácil, se sentía enjaulada y ensombrecida por el recuerdo del DIU forzado.

Mi viaje hacia la curación personal me da nuevas fuerzas

Durante mi formación en traumatología, trabajé las emociones no resueltas del trauma de control de natalidad que sufrí años antes. Mediante ejercicios terapéuticos específicos, practiqué la resistencia y la huida de situaciones simuladas, lo que se convirtió en un punto de inflexión hacia el empoderamiento. Durante décadas, mi trauma permaneció congelado en mi interior. Desencadenantes aparentemente inocentes, como ver a un médico con bata blanca, hacían que se me acelerara el corazón.

El objetivo principal del tratamiento del trauma es desbloquear y liberar los impulsos reprimidos de enfrentarse a situaciones angustiosas o huir de ellas, lo que permite al individuo recuperar la sensación de seguridad y control. Este viaje terapéutico me permitió reafirmar el control sobre mi vida. Ya no soy una víctima, sino una superviviente.

Desde entonces, he aprendido a poner límites y a confiar plenamente en mis instintos. Además, esta nueva fuerza va más allá de la curación personal. Ahora puedo defender con pasión cuestiones importantes, como abordar los traumas relacionados con el DIU y promover la igualdad entre Dinamarca y Groenlandia, todo ello sin el temor inminente a ser juzgada o a las reacciones violentas.

De un comentario en Facebook a un podcast, miles de víctimas dan la cara

En 2017, después de compartir mi traumática historia de colocación de DIUs en Facebook, alrededor de 200 mujeres revelaron experiencias adolescentes similares. Me asocié con un periodista de AG/Sermitsiaq y, en abril de 2019, nuestras historias se hicieron públicas. Las respuestas fueron mayoritariamente empáticas.

En junio de 2021, la revista femenina de Groenlandia, Arnanut, publicó mi relato junto con el de otra superviviente. Al mes siguiente, la periodista danesa Celine Klint, inspirada por mi artículo sobre Arnanut, unió fuerzas con Anne Pilegaard Petersen. Indagaron en los archivos estatales y desenterraron los motivos de estos procedimientos coercitivos. Su investigación se prolongó desde 2021 hasta principios de 2022.

Durante ese tiempo, mientras estudiaba en Dinamarca, me uní al podcast Spiralkampagnen, presentando a cuatro víctimas más. En abril de 2022, salió a la luz una verdad espeluznante: miles de niñas, así como mujeres adultas que habían dado a luz o abortado, fueron presa de una campaña de DIUs respaldada por el gobierno danés durante la transición de Groenlandia de colonia. La revelación resultó chocante.

Darme cuenta de que éramos peones en la estrategia de control de natalidad más amplia de Dinamarca encendió mi reflejo de lucha. Es bien sabido que muchas mujeres groenlandesas tenían problemas de fertilidad. Varios se quedaron sin hijos, un destino que ahora relaciono con el DIU. Si no, ¿por qué aproximadamente una de cada cuatro mujeres groenlandesas que conocemos padece infertilidad? Esta idea impulsó mi activismo. Me convertí en la voz de innumerables mujeres estériles o con ovarios dañados, histerectomías forzadas y embarazos ectópicos.

Con feroz resistencia, mi identidad groenlandesa brilla con fuerza

Mis seres queridos, especialmente mi marido, mi hijo y mi familia, apoyan firmemente mi activismo. Aunque Groenlandia es igual a Dinamarca sobre el papel, las inserciones forzosas del DIU se convirtieron en una invasión personal. Espero ansiosamente los resultados de la investigación, con la esperanza de que desenmascare las extralimitaciones del gobierno danés.

Revelar esta verdad irá más allá de los hechos; se hará eco de la feroz resistencia de las mujeres groenlandesas como yo. Hoy, mi identidad groenlandesa brilla con luz propia. Celebro nuestra cultura y nuestra lengua, no sólo por mí, sino por toda nuestra comunidad.

A pesar de los retos históricos, nuestro sentimiento de unidad y nuestros lazos de corazón siguen siendo fuertes. Nuestra lengua se hace eco de nuestro espíritu y es testimonio de nuestra increíble resistencia.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

¡NUNCA TE PIERDAS UNA HISTORIA!

Recibe cada semana tus noticias en primera persona.

PERIODISMO LITERARIO CON TOQUES ÚNICOS

APLICAN TERMINOS Y CONDICIONES.
ÚNETENOS

Relacionado