fbpx

Un incendio forestal amenaza una ciudad de la Columbia Británica, cientos de personas huyen

Besé a mi marido y me despedí antes de irme con mi hijo. Descendiendo la colina, el paisaje parecía una zona de guerra, el horizonte iluminado por las llamas, arrojando una luz espeluznante. Un espeso humo lo envolvía todo y la ceniza caía del cielo sin cesar.

  • 10 meses ago
  • agosto 6, 2023
7 min read
<b>Wildfire smoke is in sight from Cristal Macor's backyard.</b> Wildfire smoke is in sight from Cristal Macor's backyard.
PROTAGONISTA
Cristal Macor se encuentra en la zona de Kilpoola, en la Columbia Británica, entre colinas onduladas a sólo cinco kilómetros al oeste de Osoyoos, que se extienden desde la frontera entre Canadá y Estados Unidos hacia el norte, aproximadamente cinco kilómetros hasta Blue Lake.

Junto con su marido Stephen Macor, ambos son empresarios visionarios y cofundadores de Humdinger Designs. Este equipo creativo se especializa en la creación meticulosa y artesanal de piezas únicas de arte mural en metal, que ponen de manifiesto su destreza artística. Sus piezas reflejan la belleza y la creatividad de la región.
CONTEXTO
El sábado pasado, una alerta de evacuación trastornó la vida de los residentes de más de 700 propiedades situadas en el extremo occidental de Osoyoos. Mientras las llamas cruzaban la frontera entre Oroville y Osoyoos, invadiendo suelo canadiense, dominaban el paisaje de Eagle Bluff. Sin embargo, un repentino cambio de viento nocturno alivió el peligro inminente.

Alrededor de 50 personas lucharon incansablemente contra el fuego. Apoyados por 11 robustas unidades de maquinaria pesada y una atenta asistencia aérea, formaron una defensa unificada. En la actualidad, el Equipo de Gestión de Incidentes de Columbia Británica supervisa el incendio de Eagle Bluff, fomentando la colaboración con sus homólogos estadounidenses en la frontera sur.

KILPOOLA, Canadá – Cuando llegó la alerta, nos quedamos dentro del garaje. La urgencia era palpable. Sabíamos que el incendio forestal cerca de nuestra casa se estaba moviendo rápidamente. A las siete de la tarde, llegó a la frontera entre Oroville y Osoyoos, dispuesto a consumir el campo de golf local. Sin dudarlo, alerté a otros residentes a través del grupo de Facebook de Kilpoola y me preparé para evacuar.

Recogimos los artículos esenciales de nuestra checklist y los depositamos en nuestra motorhome. Besé a mi marido y me despedí antes de irme con mi hijo. Descendiendo la colina, el paisaje parecía una zona de guerra, el horizonte iluminado por las llamas, arrojando una luz espeluznante. Un espeso humo lo envolvía todo y la ceniza caía del cielo sin cesar.

Refugiados en casa de una amiga, observamos desde su terraza cómo el humo cubría el cielo, probablemente procedente de estructuras situadas en las colinas o al otro lado de la frontera estatal. Nuestra preocupación aumentó al vigilar el campo de golf, temiendo posibles pérdidas de viviendas. Sorprendentemente, no se quemó ni una sola casa. La experiencia fue surrealista, ya que nos subimos a una montaña rusa de emociones. Todos han trabajado juntos apoyándose en las ayudas que llegaban de todas partes. Se nos unieron equipos de varias provincias y de California.

Lee más sobre medio ambiente en Orato World Media

Los bomberos rastrean la propiedad y las nuevas medidas garantizan la protección

Nuestra casa, situada en el monte Kruger, está a sólo dos minutos cuesta abajo de la autopista y a siete minutos del centro. El día de la alerta vimos una densa humareda que ocultaba las llamas de un incendio forestal. Sin embargo, no podíamos ver las llamas. Ese sábado por la noche, nuestros amigos del pueblo sonaron la alarma a las 21:00. Observaron el rápido avance del fuego e iniciaron la evacuación.

Después de marcharnos, hacia las 23:00, el viento se calmó y giró hacia el norte. Sin ese cambio repentino, nuestro barrio no existiría. El turno permitió a los bomberos intervenir y salvaguardar nuestra comunidad.

Cuando la situación se calmó a la mañana siguiente, volvimos a casa y pasamos los tres días siguientes limpiando el jardín. Caminamos junto a los bomberos, escuchando sus sugerencias para mejorar la protección de nuestra casa.

Cada mañana llegaba un nuevo equipo, intercambiábamos portapapeles y explorábamos nuestro entorno. Aconsejaron podar las ramas más altas, reubicar los depósitos de propano exteriores y retirar los escombros. Habíamos pasado por alto dos de nuestros depósitos de propano exteriores.

Llegaron expertos en estructuras contra incendios y nos ayudaron a instalar rociadores para fortificar nuestra casa. Tenemos un tejado muy inclinado, y mi marido ideó un medio para elevar los aspersores. Desde que instalamos los aspersores, el humo y el polvo los han obstruido tres veces. Mi marido permanece en el lugar, resolviendo obstrucciones y asegurándose de que los aspersores funcionan correctamente.

Los primeros intervinientes trabajan día tras día, comprometiéndonos y preparando la zona

A primera hora de la mañana surgieron hermosos cielos azules durante varios días mientras el incendio forestal se extinguía, pero cuando el viento se levantó por la tarde, las llamas se hicieron visibles. Al anochecer, un espeso humo negro cubría la zona. Estamos preparados con un depósito de agua de 13.000 galones, mangueras contra incendios colocadas estratégicamente en nuestra propiedad y una bomba forestal.

Somos de los que nos quedamos para proteger nuestra propiedad: una elección que suscita acalorados debates. Situados en lo alto de la montaña, tenemos una posición privilegiada con vistas a la carretera. Nuestro camión está listo para la salida inmediata. Como artistas del metal, mi marido y yo tenemos un edificio al lado de casa donde trabajamos. Su pérdida sería devastadora y pondría en juego nuestro futuro. Sabemos que la vida es más importante, por eso no nos ponemos en peligro ni a nosotros mismos ni a los demás. Permanecemos en nuestro patio, preparados para empaparnos y partir si es necesario.

Los esfuerzos colectivos de la Real Policía Montada de Canadá, los bomberos y el apoyo aéreo siguen siendo realmente extraordinarios. Su dedicación nos asombra. De pie en el patio, a menudo preguntamos: «¿Estamos en su camino?». Su respuesta es siempre la misma: «No, esto es genial». A medida que se familiarizan con el entorno, anotan en sus libretas los detalles importantes que compartimos con ellos. A la luz del día, trabajan sin descanso desplegando mangueras, llenando piscinas para los sistemas de aspersión y colocando aspersores en los tejados de toda la zona. Es realmente asombroso verlo.

Tras días de preparación diligente, «tomé la decisión final de evacuar»

Durante los últimos tres días, mis esfuerzos se centraron en ayudar a mi marido. Juntos, clasificamos agujas de pino, podamos ramas y realizamos un mantenimiento exhaustivo. Limpiamos los desagües de la tienda y nos encargamos de todas las tareas para aumentar nuestras posibilidades de salvaguardar nuestra casa y nuestro negocio. Abandonar sin luchar -no darlo todo- parece sencillamente inconcebible. Después de haber vivido aquí unos seis años, esta es nuestra primera evacuación.

Los anteriores incendios forestales suscitaron preocupación, pero nunca pusieron en peligro nuestra propiedad. La posibilidad de perder nuestro hogar se revela como una nueva e inquietante realidad. Nunca habíamos experimentado este tipo de calor, aridez y vientos implacables procedentes de la dirección del incendio. Ayer, evacué definitivamente. La decisión se debió a la escalada del peligro. El pronóstico del martes por la noche preveía condiciones severas. Mientras tanto, mi marido se quedó en casa.

Nuestro objetivo es pasar desapercibidos y no entorpecer ninguna operación de las autoridades. Con tres miradores distintos desde la montaña que dominan la carretera, podemos hacer nuestra escapada. Con bastante frecuencia, la gente envía actualizaciones sobre la situación y, si las autoridades lo consideran necesario, mi marido se prepara para salir, con el camión colocado hacia la entrada, listo para arrancar. Activará la bomba, rociará todo con agua y saldrá corriendo.

Sabemos que cuando los aviones cisterna apuntan a nuestro barrio es una señal inequívoca de que debemos evacuar. Su precisión y eficacia resultan notables, con la preocupación primordial de evitar la pérdida de vidas humanas. Nadie de la zona se hundirá con su casa. Nuestro trayecto hasta la autopista dura sólo un minuto y creemos que estamos tomando todas las precauciones necesarias.

A pesar de la peor temporada de incendios registrados, los propietarios mantienen una actitud positiva

Después de todo este caos, me siento abrumada por la amabilidad de los demás. Blair y Maureen, de Ogilvy Electric, nos ofrecieron el uso de su caravana como espacio seguro y cómodo para nuestra motorhome. Nuestra hija reside cerca, sólo un par de puertas más abajo, en una calle diferente, y algunos vecinos de enfrente encontraron refugio cerca de ella. Ver cómo se une la comunidad de residentes de Kilpoola de Gala Crescent, en Osoyoos, nos alegra el corazón.

Esta mañana he hablado con mi marido. Los aviones cisterna rodean el incendio, lanzando con diligencia retardantes allí donde lo consideran necesario. Trabajan sin descanso para combatir las llamas. [The night before this interview] Por fin he dormido bien después de casi seis días. El agotamiento llegó a ser tan intenso que me quedé dormida mientras controlaba los mensajes entrantes en mi teléfono.

Mientras me alejaba el miércoles, despidiéndome con la mano, compartí un acuerdo tácito con los primeros intervinientes. Su significativo contacto visual me tranquilizó. Era como si dijeran: «Estamos aquí por ti, y lo haremos lo mejor que podamos». Esperaba que mi gratitud resonara a través de mi mirada. Este vínculo compartido permanecerá para siempre, pase lo que pase con nuestro hogar. Sus incansables esfuerzos y su dedicación para proteger nuestro barrio han dejado una huella imborrable en mí.

[Los incendios forestales canadienses no sólo amenazan a los residentes de las zonas cercanas, sino que el humo se ha extendido por toda la región y hacia Estados Unidos, causando peligrosos contaminantes atmosféricos y provocando alertas aéreas y recomendaciones de permanecer en el interior].

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

¡NUNCA TE PIERDAS UNA HISTORIA!

Recibe cada semana tus noticias en primera persona.

PERIODISMO LITERARIO CON TOQUES ÚNICOS

APLICAN TERMINOS Y CONDICIONES.
ÚNETENOS

Relacionado