fbpx

La tierra se disolvió bajo las casas: un periodista relata las devastadoras inundaciones en Chile

Las noches parecían negras como el carbón mientras caminábamos por pueblos fantasma. Poco a poco, sabemos que las autoridades aparecerán para ayudar a las víctimas, trayendo maquinaria y equipos, pero nunca podré borrar la imagen de caminar con el agua hasta la cintura para tender la mano a la persona aterrorizada que tengo delante.

  • 8 meses ago
  • septiembre 10, 2023
5 min read
Christian Borcoski, journalist from Chile
PROTAGONISTA
Christian Borcoski es un destacado periodista chileno y corresponsal de Radio BíoBío en Santiago de Chile, uno de los canales de información más populares del país.
CONTEXTO
Según la NOAA, «El Niño y La Niña son las fases cálida y fría de un patrón climático recurrente en el Pacífico tropical: El Niño-Oscilación del Sur (ENOS). Este patrón va y viene de forma irregular cada dos a siete años, provocando cambios predecibles en la temperatura de la superficie del océano y alterando los patrones de vientos y precipitaciones en los trópicos. Estos cambios tienen una cascada de efectos secundarios globales», entre ellos el impacto sobre el invierno en Estados Unidos y la temporada de huracanes en el Atlántico y el Pacífico.
Los informes de los medios de comunicación indican que «las temperaturas más cálidas del invierno en el hemisferio sur han provocado más precipitaciones a mayor altitud, derritiendo la capa de nieve y provocando las inundaciones». Reuters informó de unas pérdidas agrícolas estimadas en 1.000 millones de dólares en Chile como consecuencia de las tormentas.

BIOBÍO, Chile ꟷ Desde junio, la región chilena del Maule se enfrenta a las lluvias más intensas de los últimos 30 años. El Presidente Boric declaró estado de catástrofe desde O’Higgins hasta Biobío, 500 kilómetros al sur de la capital. Un sentimiento amargo me consumía mientras las comunidades sufrían la pérdida de hogares y pertenencias. Años de trabajo arrastrados por la lluvia.

El desbordamiento de las aguas costeras, canales y ríos nos conmocionó. Mientras los anuncios alarmantes apuntaban a un sistema frontal extremo que venía hacia nosotros, sentí terror. La gente sabía que algo dramático estaba a punto de suceder, pero nunca imaginamos el impacto total. Los torrentes de agua erosionaron la tierra, destruyeron postes de luz y árboles, y cortaron puentes.

Lee más artículos sobre medio ambiente en Orato World Media.

Animales muertos flotando y gente gritando desde los tejados durante las inundaciones en Chile.

Según el Servicio Nacional de Prevención y Respuesta ante Desastres, 34.000 personas fueron evacuadas, 26.000 permanecieron aisladas y 38.000 se quedaron sin electricidad. Al desplazarnos por la zona, nos encontramos con autoridades que emitían advertencias y planes de evacuación. La desesperación se reflejaba en los rostros de la gente.

Como periodista, contemplando el paisaje apocalíptico, me puse en marcha para cubrir el acontecimiento. La incredulidad se convirtió en el sentimiento dominante que experimenté al contemplar las carreteras llenas de piedras y las corrientes de agua que destruían todo a su paso. Mientras avanzaba sigilosamente en mi vehículo, de repente y sin tiempo para reaccionar, el agua empezó a inundar mi camioneta con tracción a las cuatro ruedas.

A pesar de su robustez, mi camión no pudo resistir la furiosa tormenta, pero seguimos avanzando. A mi alrededor, vi gente flotando y agua entrando en los edificios. Los residentes subieron a los puntos más altos y quedaron atrapados, a la espera de ayuda. Gritaban y nos gritaban, extendiendo las manos como si suplicaran que les rescatáramos.

Los animales muertos flotaban a la deriva entre los escombros sobre el agua. Las casas se derrumbaron al disolverse la tierra bajo ellas en las inundaciones. En un momento llegué hasta Los Maitenes, en la sexta región de Santa Cruz. La villa, compuesta por 53 casas, había quedado devastada. Peor aún fue la forma en que el desbordamiento de la costa se mezcló con el agua hervida de la depuradora y entró en las casas.

Mientras sus casas se inundaban, la ropa de los residentes se secaba con el calor de sus cuerpos. Cuando los vi, llevaban cuatro días esperando el rescate y sus gritos reflejaban su angustia. Cuando fui a hablar con ellos, la gente gritaba: «Nos han dejado solos aquí». No existía ningún plan de contingencia para ayudar a estas personas en caso de emergencia. Su ubicación se hizo prácticamente inaccesible.

Continúan las operaciones de rescate mientras las autoridades buscan víctimas, los fenómenos climáticos no harán más que continuar

Escuché la aterradora noticia de un bombero que murió en Cañete durante un rescate. Otro ciudadano perdió la vida tras el brutal desplome de un árbol en BioBío, que provocó un accidente de tráfico. La incesante lluvia dejó cinco zonas rurales completamente aisladas por los cortes de carretera. Más de 300 escuelas suspendieron las clases.

Mientras el sistema de salud general del país permanecía intacto, un centro de salud familiar en la comuna de Vichuquén cayó en desuso y el Hospital de Constitución quedó inquietantemente vacío tras las evacuaciones. El desastre me dejó sin palabras. Mientras viajábamos por la antaño vibrante campiña, vi carreteras tan invadidas por el agua que parecían más un lago que algo por lo que conducir.

Los catastróficos bloqueos dejaron a la población del sur, hacia las montañas y la costa, totalmente aislada. Los puentes ferroviarios dañados fueron el colofón final de la catástrofe, impidiendo el paso de los vagones que tanto se necesitaban. Una angustia absoluta llenaba mi cuerpo.

Con el tiempo, entre las calles que parecían ríos, el personal de rescate empezó a buscar personas atrapadas y animales varados. Empezaron a despejar las carreteras, pero tuvieron que luchar contra el reflujo del agua hacia los canales.

Las noches parecían negras como el carbón mientras caminábamos por pueblos fantasma. Poco a poco, sabemos que las autoridades aparecerán para ayudar a las víctimas, trayendo maquinaria y equipos, pero nunca podré borrar la imagen de caminar con el agua hasta la cintura para tender la mano a la persona aterrorizada que tengo delante.

Ahora me doy cuenta de que estos fenómenos climáticos serán cada vez más frecuentes. Temperaturas inusualmente altas azotaron la cima de los Andes, donde suele nevar. Las lluvias resultantes provocaron una rápida erosión y aumentaron el caudal de los ríos. Obviamente, nuestra situación se ve agravada por el cambio climático.

En lugar de reaccionar, debemos adaptarnos. Debemos cambiar sustancialmente nuestra forma de entender el territorio. De lo contrario, la gente no sobrevivirá.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

¡NUNCA TE PIERDAS UNA HISTORIA!

Recibe cada semana tus noticias en primera persona.

PERIODISMO LITERARIO CON TOQUES ÚNICOS

APLICAN TERMINOS Y CONDICIONES.
ÚNETENOS

Relacionado