fbpx

Una noche de horror: Una superviviente de las inundaciones de Sikkim presencia cómo la corriente arrastra a su hermana embarazada y a su sobrino

Suplicó por teléfono con sus últimas palabras: «Cuida de mi hijo si me pasa algo». Momentos después, el vehículo en el que viajaban mi hermana y su hijo fue arrastrado por la corriente mientras yo observaba impotente.

  • 2 meses ago
  • junio 2, 2024
9 min read
Sikkim, a northeastern state in India, was devastated by flash floods and cloudbursts in October 2023. | In October 2023, a cloudburst triggered flash floods that devastated Sikkim, a northeastern state in India. | Photo courtesy of Rusheeka Rai
Rusheeka Rai, 21 from Singtam, Sikkim in India runs a grocery and vegetable shop which she lost to the floods that hit last year.
NOTAS DEL PERIODISTA
PROTAGONISTA
Rusheeka Rai, de 21 años y natural de Singtam (Sikkim, India), regentaba una tienda de comestibles y verduras que perdió a causa de las inundaciones del año pasado. Además, Rusheeka perdió a su hermana embarazada y a su sobrino de cuatro años a causa de las inundaciones. Estaba esperando a que su cuñado y su hermana vinieran a rescatarla de las colinas donde se refugió cuando vio el coche arrastrado por la corriente en el que su hermana y su sobrino estaban a punto de escapar. Rusheeka se unió después a un equipo de voluntarios para rescatar a las personas atrapadas en sus casas.
Contexto
En octubre de 2023, inundaciones repentinas y chaparrones asolaron Sikkim, un estado del noreste de la India, afectando a más de 25.000 personas y dañando cerca de 1.200 viviendas, además de destruir 13 puentes. Los equipos de rescate salvaron a más de 2.413 personas, pero 6.875 siguieron desplazadas, refugiadas en 22 campos de socorro repartidos por todo el estado durante al menos un mes. Sikkim está muy aislado del resto del país. La rotura de un lago glaciar provocó inundaciones repentinas y liberó agua de la presa de Chungthang, aumentando drásticamente el nivel del río Teesta a primera hora de la mañana. Las inundaciones causaron una devastación generalizada en el bello estado del Himalaya. Actualmente, más de 140 personas siguen desaparecidas. Según el gobierno de Sikkim, 1.173 casas han sufrido graves daños. Todos los puentes aguas abajo de la central hidroeléctrica de Teesta-V han quedado sumergidos o arrasados. El gobierno está reconstruyendo todo desde cero.

SIKKIM, India – A medianoche del 4 de octubre de 2023, me desperté sobre las 3:30 de la madrugada con el sonido del agua golpeando la ventana de mi habitación. Anticipándose a un fenómeno meteorológico grave, mi hermana insistió en que me reuniera con ella en su casa, pero subestimé la situación. Cuando me desperté esa noche, salí y vi agua por todas partes. La realidad se hizo realidad y busqué refugio en una colina del bosque mientras mi cuñado planeaba llevarnos a un terreno más elevado.

Crucé la carretera mientras el agua subía a mi alrededor, subí la colina y esperé, con la esperanza de que mi hermana me siguiera. Desde mi posición, vi a mi familia evacuando la casa. Mi cuñado ayudó a mi hermana embarazada y a mi sobrino de cuatro años a subir al coche, arrancó el motor y se preparó para la huida. En un esfuerzo frenético, volvió corriendo a la casa para salvar a su anciano padre. Trágicamente, cuando regresó, la inundación había arrasado el coche. La subida de las aguas atrapó a mi hermana y a mi sobrino dentro.

Lea más historias sobre medio ambiente en Orato World Media.

De madre divina a desastre: la crecida repentina convierte el río Teesta en una pesadilla

Para los propios sikkimis [locals living in the Northeast of India], el río Teesta es algo más que una masa de agua: lo consideramos una diosa, un alimentador y una madre. Atesoramos el sueño de vivir junto a sus orillas en la aldea de Singtam, en Sikkim. Atesoramos el sueño de vivir junto a sus orillas en la aldea de Singtam, en Sikkim. Inundación repentina en la cuenca del Teesta, provocada por un chaparrón en el lago Lhonak, en el norte de Sikkim.

Hacia la una de la madrugada, la policía empezó a avisar a la gente con silbatos, pero yo seguía escéptica. Me concentré más en ver una película que en las frecuentes alertas de inundaciones. No fue hasta que la policía llamó a las puertas, instando a la evacuación inmediata debido a la subida del nivel del agua, que se comprendió la gravedad de la situación. En medio del caos, huí aterrorizada de mi casa de dos pisos cuando las aguas del Teesta se desbordaron, sin nada más que la ropa que llevaba puesta.

Mi hermana, que estaba embarazada, vivía en la casa de al lado con su marido, su hijo de cuatro años y su suegro. Optaron por marcharse antes, sin querer correr riesgos. Mi madre, que vivía conmigo, estaba fuera comprando alimentos para nuestra tienda. Su decisión probablemente le salvó la vida, ya que más tarde me desperté a la realidad del desastre.

Una muchacha observa impotente cómo su hermana y su sobrino son arrastrados por la riada

De pie en la colina, presencié una escena grabada para siempre en mi memoria. La subida del agua atrapó rápidamente a mi hermana y a mi sobrino dentro del coche. Mi cuñado salió a buscar a su padre, pero la riada sumergió el coche cuando regresó. La situación se volvió calamitosa. En consecuencia, mi cuñado y su padre se subieron a un árbol para refugiarse, mientras yo permanecía impotente para intervenir.

Mi sobrino pequeño gritaba: «Papá, sálvame, por favor», suplicando a su padre que le rescatara del coche. Desesperada, intenté llamar a mi hermana, instándola a escapar. Desgraciadamente, el diluvio los arrolló y el coche quedó medio sumergido. Suplicó por teléfono con sus últimas palabras: «Cuida de mi hijo si me pasa algo». Momentos después, el vehículo en el que viajaban mi hermana y su hijo fue arrastrado por la corriente mientras yo observaba impotente.

Esta angustia me persigue y ensombrecerá el resto de la vida de mi cuñado. Su familia desapareció en cuestión de segundos, eludiendo cualquier intento de salvarlos. Mi hermana sólo tenía 25 años y toda la vida por delante.

La inundación afectó a más de 25.000 personas, causó daños a casi 1.200 residencias y derribó 13 puentes. | Fotografía cortesía de Rusheeka Rai

Mi cuñado, cumpliendo con su deber de hijo al intentar poner a salvo a su padre, siente ahora una inmensa soledad y culpa de sí mismo. Sin embargo, sé que no es culpa suya; nadie podría haber predicho que la inundación se cobraría a toda su familia en cuestión de segundos. Tras recibir las alertas de inundación, mi hermana me llamó, y aún arrastro la culpa de haber decidido quedarme en casa en lugar de ir a la suya. Tal vez podría haberla salvado, o tal vez habría perecido junto a ella. Si moría con ella, al menos no tendría que vivir con esta culpa el resto de mi vida.

Mientras la familia esperaba un nuevo miembro, la celebración se convirtió en dolor

Días antes de la inundación, celebrábamos con ilusión la futura llegada de una nueva vida a nuestra familia, el futuro nacimiento del hijo de mi hermana. El momento parecía propicio, ya que coincidía con el Dussehra, un festival que celebran las comunidades hindúes para marcar el final del Navratri. Dussehra simboliza la victoria y los nuevos comienzos, y mi cuñado se sintió especialmente eufórico ante la idea de dar la bienvenida a su hijo durante un periodo tan festivo. Nuestras esperanzas se dispararon al vislumbrar un futuro brillante.

Sin embargo, el destino tenía otros planes. Nuestra emoción se convirtió en luto, y la casa que antes resonaba con risas ahora permanece en silencio. Mi madre, aún en estado de shock, susurra: «Dios podría haberme llevado a mí en lugar de a mi joven hija». El dolor de no poder ver el cuerpo sin vida de su hija le resulta indescriptible. Las paredes de nuestra casa ya no albergan a mi madre; le recuerdan demasiado vívidamente a mi hermana y a su hijo nonato.

Mi madre se retiró al mismo pueblo donde estaba cuando la inundación arrasó nuestras vidas. Me alegro de que no estuviera aquí cuando ocurrió. Tardé cuatro días en contarle el desastre hasta que volvió y lo vio por sí misma. Intentó llamar a mi hermana, y yo seguía diciéndole que todo estaba bien, y que el teléfono de mi hermana había sido arrastrado por el agua.

Por mi parte, intento distraerme con cualquier tarea disponible. Hablar de aquella fatídica noche sigue siendo una tarea dolorosa. Somos personas reservadas por naturaleza, poco acostumbradas a compartir nuestros sentimientos más íntimos. Sin embargo, los recuerdos nos persiguen: la pérdida de mi hermana y de su inocente hijo, ambos víctimas de circunstancias que escapaban a su control. No merecían este trágico destino, y su ausencia deja un vacío que no puede llenarse.

Rescatados después de 30 horas: la devastación asoló seis ciudades y se cobró más de 200 vidas

La mayoría de nosotros, en nuestro pequeño y feliz estado de la India, tenemos pequeñas tiendas. Las industrias y las grandes empresas siguen ausentes. Antes de quedarse embarazada, mi hermana trabajaba en una escuela primaria de nuestro pueblo. Era la única mujer de su casa. Treinta horas después de la inundación, las autoridades finalmente nos rescataron. Sentado en el bosque de aquella colina, mis pensamientos se consumían ante la posibilidad de morir junto a mi hermana. El enorme volumen de agua no se parecía a nada que hubiera visto antes. El río Teesta, normalmente familiar y tranquilo, se transformó drásticamente. A pesar de nuestras plegarias, el río permaneció impasible.

Según el gobierno de Sikkim, 1.173 casas han sufrido graves daños. | Fotografía cortesía de Rusheeka Rai

Muchas familias de Sikkim comparten esta historia, una noche en la que el río mostró su ira y se cobró más de 200 vidas, entre ellas 22 miembros del ejército que participaban en una misión de rescate. Un único estallido de nubes alteró su curso, rompiendo las compuertas de la presa y destruyendo varios puentes río abajo que unían nuestros dos pueblos. La devastación fue inmensa y afectó al menos a seis pequeñas ciudades. En esta tragedia compartida, todos los habitantes de mi pueblo y de las comunidades cercanas perdieron al menos a un familiar. El dolor sigue siendo palpable y nos une en la pena y la resistencia. No obstante, afrontamos este reto como una comunidad unida.

Reconstruir la esperanza: reflexiones sobre la pérdida, el voluntariado y la recuperación tras una inundación devastadora

Al salir de la ladera y volver a casa, vi que la mortífera inundación había destruido mi hogar, sin dejar más que restos. Se llevó por delante la pequeña tienda de abarrotes y verduras que regentaba. Mi cuñado y un amigo íntimo sufrieron pérdidas inmensas. El luto abrumador de todo el pueblo no me dejó tiempo para hacer duelo por mí misma.

Ante tan inmensa devastación, me uní a un equipo de voluntarios para las labores de rescate. Conseguimos salvar a ocho personas de un edificio sepultado bajo tres o cuatro metros de fango y lodo. Sin embargo, muchos quedaron atrapados en los pisos superiores, inaccesibles debido a la destrucción de escaleras y vías de acceso. La situación también era grave en Chungthang, otra ciudad a orillas del río Teesta. Allí, la inundación destruyó una presa y las líneas de comunicación, dejando a muchas personas en paradero desconocido y dándolas por perdidas.

Las secuelas trajeron consigo promesas de fondos de socorro e indemnizaciones por parte de los gobiernos estatal y central, pero aún no se han recibido todas las cantidades. Nuestro Estado, dependiente del turismo, se enfrenta ahora a meses sin visitantes. A pesar de la urgencia por restablecer el turismo, los avances siguen siendo lentos. Se están reparando la presa y el puente dañados, y se está planeando establecer un sistema de gestión de catástrofes. A pesar de la urgencia por restablecer el turismo, los avances siguen siendo lentos.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

¡NUNCA TE PIERDAS UNA HISTORIA!

Recibe cada semana tus noticias en primera persona.

PERIODISMO LITERARIO CON TOQUES ÚNICOS

APLICAN TERMINOS Y CONDICIONES.
ÚNETENOS

Relacionado