fbpx
A deforested area in Pueblo Nuevo Yutajé, Amazonas State, southern Venezuela
A deforested area in Pueblo Nuevo Yutajé, Amazonas State, southern Venezuela |

Hombre venezolano encuentra cadáveres en suministro de agua, lucha contra delitos ambientales

El Ministerio ejerció su influencia como herramienta para silenciarme y atropellarme; utilizan estas herramientas para hacerle la vida imposible a cualquier ciudadano que se pronuncie. Con mi seguridad en mente, hice un compromiso. Prometí modificar la forma y el tono de mis denuncias, pero dejé en claro que no renunciaría a mis derechos y mucho menos a mi medio ambiente sano.

Paul Bonaldy, Venezuelan environmentalist
PROTAGONISTA
Paul Bonaldy, de 68 años, se desempeñó como maestro desde 1976 y comenzó desde temprano a defender el medio ambiente. Él ve que los ataques contra el medio ambiente solo aumentan. Como resultado, su enfoque principal durante los últimos 8 a 10 años ha sido luchar para proteger el medio ambiente.

Su primer trabajo como educador lo realizó en una granja escuela llamada San Francisco de Asís en Aragua. El proyecto brindó a jóvenes del campo y de escasos recursos vivienda, alimentación, servicios y educación. Profesores y alumnos estudiaron temas ambientales. Lamentablemente, mientras que programas similares tuvieron éxito en otros países, resultó ser una batalla cuesta arriba en Venezuela.

Bonaldy viajó a otros países incluido Ecuador y descubrió que si bien su país tenía avances científicos, tecnológicos y educativos, las políticas públicas palidecían en comparación. Otros países tenían culturas de ambientalismo mucho más fuertes. Su objetivo hoy es crear conciencia ambiental primero, a través del sistema educativo, los medios de comunicación, las comunidades organizadas, las estructuras de gobierno y en los ministerios e instituciones.
CONTEXTO
La crisis ambiental en Venezuela viene ocurriendo desde hace varios años, incluida la deforestación de la Amazonía por parte de grupos criminales y empresas extranjeras a las que el Gobierno ha otorgado concesiones.La falta de gas y combustible desde aproximadamente 2015/2016 ha contribuido al aumento de la tala de árboles.

GUARENAS, Venezuela ꟷ Cuando surgieron problemas ambientales con la calidad del agua en la región donde vivo, miembros de la junta de vecinos visitaron los embalses para investigar. Descubrimos algo oscuro y asombroso.

Los cadáveres de personas ejecutadas por bandas criminales, flotaban en el agua. Presentamos una denuncia ante las autoridades gubernamentales.

De los cadáveres a la tala indiscriminada de árboles

El descarnado descubrimiento de cuerpos en el embalse ocurrió hace varios años. Vivía en Los Valles del Tuy en el estado Miranda, cerca del río Tuy. Mis vecinos y yo disfrutábamos cuidando nuestro vecindario. Trabajamos con el Ministerio de Medio Ambiente e Ingeniería Municipal para construir un muro de tierra para proteger el río.

Luego, agregamos un sendero, plantamos árboles y creamos un parque. Pero pronto, surgió un problema con la calidad de nuestra agua. Junto con las juntas de vecinos, fuimos a visitar los embalses. Cuando descubrimos los cadáveres flotando allí, lo informamos.

Un representante del gobierno nos llamó. En lugar de abordar nuestras preocupaciones, sugirieron que bajáramos el ritmo de las denuncias; que presentar quejas podría poner en riesgo nuestra seguridad. Desde entonces, el gobierno venezolano abandonó esos embalses y nuestras denuncias quedaron sin respuesta.

Este es solo un problema ambiental en mi país. La tala indiscriminada de árboles sigue siendo un problema aún más difícil.

Cuando me mudé a Nueva Casarapa en 2007, noté de inmediato la vegetación bien mantenida. Los árboles y la exuberante vegetación rodeaban los complejos residenciales. Los residentes tenían acceso a una hermosa laguna.

Disfrutaba el canto y piar de los pajaritos en la mañana, y la presencia de zarigüeyas y otros animales. El atractivo del barrio emanaba de su aporte fundamental a la naturaleza y la vida.

Desde entonces, la tala indiscriminada de árboles alejó a los animales. Realicé denuncias en redes sociales y ante las oficinas gubernamentales correspondientes. Pronto, el fiscal general me bloqueó de Twitter. Las autoridades me citaron al Ministerio Público por incitación al odio.

De los centros urbanos a la Amazonía, se suceden los delitos ambientales

El Ministerio ejerció su influencia como herramienta para silenciarme y atropellarme. Utilizan estas herramientas para hacerle la vida imposible a cualquier ciudadano que se pronuncie. Con mi seguridad en mente, hice un compromiso. Prometí modificar la forma y el tono de mis quejas. Sin embargo, dejé en claro que no renunciaría a mis derechos, y mucho menos a mi entorno saludable.

En las áreas urbanas vimos cómo se otorgaban permisos para proyectos de construcción en cualquier lugar. No contenían lineamientos para el cuidado adecuado de las áreas verdes. Los desarrolladores plantaron árboles de moda sin saber si eran la elección correcta para el suelo.

Los nuevos edificios colocados sobre las extensas raíces del árbol Samán rápidamente amenazaron la estabilidad de los edificios. Para preservar los edificios y la seguridad humana, los árboles fueron podados o removidos. Lamentablemente, vimos cómo los trabajadores ignoraban las normas que decían que se debían plantar 10 árboles por cada uno derribado.

Más adentro de las áreas urbanas, se ven ciudadanos talando árboles para combustible, leña y para cocinar sus alimentos. Aunque Venezuela sigue siendo un país productor de petróleo, la escasez de gas propano y la falta de suministro significan que los ciudadanos dependen de los árboles para sobrevivir.

El problema también es rampante a nivel nacional, debido a la deforestación. En lo profundo de la Amazonía, en violación de los tratados internacionales, los miembros del bajo mundo del crimen organizado se lanzaron al arco minero. Las minas ilícitas expulsan a los mineros artesanales, lo que afecta negativamente los medios de subsistencia de los pueblos indígenas y los residentes cercanos.

Las pandillas establecen sus propias leyes y reglamentos por capricho. Si las violas, se pone precio a tu cabeza. La minería y la posterior deforestación provocan un daño irreparable a esta zona del patrimonio venezolano y humano primitivo.

Desde el punto de vista social, la explotación minera atrae a personas que buscan riqueza, pero en cambio encuentran enfermedad y muerte. Desde un punto de vista ambiental, vemos erosión del suelo, cambios en el caudal de los ríos, deforestación y extracción de oro.

La falta de una adecuada planificación y política pública conduce a actitudes apáticas

Mientras tanto, en Caracas, vimos cómo el gobierno talaba 28 kilómetros de árboles centenarios para plantar palmas africanas para complementar un monumento de bronce en honor a la Batalla de Carabobo.

Los ambientalistas como yo plantean preguntas. ¿Por qué plantar una palma que no se adapta a nuestro clima o medio ambiente? Otros proyectos han salido a la luz, como la eliminación de plantas frescas de oxígeno que embellecen los bordes de las carreteras. Me pregunto, ¿es todo por publicidad? ¿Nuestros funcionarios públicos solo quieren que las áreas populares se vean limpias y hermosas sin importar el impacto, mientras que otras áreas permanecen sucias y abandonadas?

A medida que pasan las semanas y los meses, los proyectos mal planificados carecen de mantenimiento. Los árboles interfieren con las aceras, los edificios y otras infraestructuras. Cuando el mantenimiento ocurre por necesidad, los no profesionales dejan los árboles torcidos y desequilibrados.

Pronto, la gente comienza a justificar sus acciones contra el medio ambiente. Desafortunadamente, los propios ciudadanos se convierten en perpetradores envenenando árboles, quemándolos y cortando sus raíces, y echándoles gasoil sobre ellos. A medida que la parte inferior del árbol se debilita, no puede soportar su propio peso y se estrella contra el suelo.

Un grito apasionado por la intervención internacional, un activista en peligro

Sirvo como miembro de un movimiento ambiental en Venezuela que sigue siendo débil. Nos enfrentamos a una cultura sin cuidado ni respeto por el medio ambiente. Otros y yo nos sentimos impotentes ante la deforestación del Arco Minero.

Nos encontramos impotentes ante un estado abusivo y una ciudadanía sin formación en materia ambiental. Nuestras voces claman por la intervención de organismos internacionales con la esperanza de que Venezuela sea sancionada por violaciones ambientales.

Nuestros esfuerzos resuenan a través de la caverna de la opinión pública y los medios silenciosos. Sin embargo, clamamos al resto del mundo que ponga sus ojos en nuestro país para que se detenga la destrucción del medio ambiente y la Amazonía.

Defender el medio ambiente es defender la vida que está en el centro de mis principios. Cuando comencé mi trabajo como educador, me acerqué a la naturaleza. Aprendí a quererla y respetarla, entender el entorno genera las condiciones para la vida. Da oxígeno y nos ofrece sombra.

A pesar de no tener un foro público, debo denunciar las violaciones que veo. Me llena de tristeza ver a las autoridades descuidar a las personas y el medio ambiente en todos los niveles; ya medida que las políticas y los acuerdos no se cumplen.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

Ariana is a Venezuelan journalist with more than 10 years of experience in the media. She graduated from Santa Maria University and has worked in different digital and print media. Her passion is to seek truth and justice always.