fbpx

Un niño de 12 años interrumpió una sesión de alto nivel de la COP28, frustrado por la falta de medidas contra el cambio climático

Mi pueblo, Kangujam, en el bello estado nororiental de Manipur, goza de exuberantes montañas verdes, una atmósfera serena y una rica biodiversidad. Sin embargo, la población se enfrenta a una amenaza existencial, ya que la crisis del agua mantiene secos los grifos.

  • 3 meses ago
  • abril 19, 2024
8 min read
Licypriya Kangujam dragged away by security after she disrupted the high level session. | Photo courtesy Licypriya Kangujam's twitter page Licypriya Kangujam dragged away by security after she disrupted the high level session. | Photo courtesy Licypriya Kangujam's twitter page
Licypriya Devi Kangujam
journalist’s notes
interview subject
Licypriya Devi Kangujam, 12, was born October 2, 2011 and by six became a climate activist in India. She founded The Child Movement and works to protect, preserve, and nurture our environment by fighting for climate justice. She is one of the youngest climate activists globally and has addressed world leaders at the United Nations Climate Conference 2019 (COP25) in Madrid, Spain, calling on world leaders to take immediate climate actions to save the future. In 2023, she disrupted a UN high-level session at COP28 in Dubai, where she was detained by the UAE police.
background information
Member countries of the United Nations Framework Convention on Climate Change (UNFCCC) meet every year to measure progress and negotiate multilateral responses to climate change. Since entering into force in 1994, the UNFCCC has provided the basis for international climate negotiations, including landmark agreements such as the Kyoto Protocol (1997) and the Paris Agreement (2015).
The first Conference of the Parties (COP) was held in Berlin, Germany, in 1995. The 28th COP was held at the end of 2023 in Dubai, United Arab Emirates. Activists usually hold protests at the conferences to assert their rights and raise their voices.

DELHI, India ꟷ A los 12 años, interrumpí una sesión internacional de alto nivel de líderes mundiales. Mientras estaba sentada junto a mi madre entre el público, se me ocurrió una idea repentina: subir corriendo al escenario y montar una escena.

[La COP28 fue la 28ª sesión de la Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC). Se celebró del 30 de noviembre al 13 de diciembre de 2023 en Expo City, Dubái, en los Emiratos Árabes Unidos (EAU)].

Miré y le dije a mi madre: «Ahora vuelvo. Voy a hacer algo. Por favor, no tengas miedo». Rápidamente corrí al escenario, levantando mi pancarta, en la que se leía: «Acabar con los combustibles fósiles, salvar nuestro planeta y nuestro futuro». Esto podría haber tenido graves consecuencias, pero en ese momento, no me importaba. Me sentía cansado de los bellos discursos y frustrado por la falta de voluntad política de los dirigentes. Mi planeta está al borde del abismo y tenía que poner de mi parte.

Lea más historias sobre el clima en Orato World Media.

Al acercarme al escenario, nadie me detuvo. Debieron pensar que me habían invitado a hablar. Entonces, empecé a gritar a pleno pulmón. El sonido resonó en todo el auditorio. Mientras la gente observaba con incredulidad o admiración, un funcionario se acercó y me pidió que me marchara. Continué y dos profesionales de seguridad de los EAU vinieron a arrastrarme.

El peso de sus brazos a mi alrededor no me impidió gritar más fuerte. Alcé mi voz por los millones de niños y personas inocentes del Sur global y de las naciones pobres en desarrollo que se convierten en víctimas de la actual crisis climática. No quiero que las generaciones futuras sufran las mismas consecuencias que nosotros sufrimos actualmente.

Desafió al sistema en la COP28 de Dubai

Los actos de la COP son una de las únicas plataformas en las que los activistas y los pueblos indígenas pueden hacerse oír. Sin embargo, la COP28 de Dubai tomó la dirección equivocada. Me pareció una cumbre para los grupos de presión de los combustibles fósiles. Cuando los agentes me detuvieron, se apoderaron de mis cosas y de mi pancarta, exigiendo saber quién me había invitado.

Me preguntaba: «¿Cómo pueden hacer esto? No debería ser yo quien se enfrentara a los líderes mundiales a los 12 años». Fueron más allá, amenazando con que la COP28 sería mi última conferencia. Sus acciones me enfurecieron y prometí volver aún más fuerte.

Seguridad me retuvo en el mostrador de registro mientras mi madre me buscaba. Se puso histérica y publicó en las redes sociales que su hija había desaparecido. Esto atrajo mucho apoyo de los asistentes e incluso de fuera de los EAU. Después de unos 30 minutos, llamaron a mi madre por teléfono. Finalmente me localizó y me recogió en el lugar donde estaba retenida.

La COP28 no es la primera vez que el personal de seguridad se enfrenta a mí de niño. Protesté durante varios días ante el Parlamento indio. Desde los seis años, me uní a la revuelta antes que disfrutar de mi juventud y jugar con los amigos. Mis acciones me costaron parte de mi infancia. En la COP27, me enfrenté al ministro británico del Clima, Zac Goldsmith, por no responder a mis preguntas sobre la liberación de activistas climáticos, detenidos por protestar contra los combustibles fósiles.

Como niño, experimento de primera mano el impacto del cambio climático

Mi pueblo, Kangujam, en el bello estado nororiental de Manipur, goza de exuberantes montañas verdes, una atmósfera serena y una rica biodiversidad. Sin embargo, la población se enfrenta a una amenaza existencial, ya que la crisis del agua mantiene secos los grifos. La escasez de agua dificulta su acceso incluso a los ricos. La lucha por los recursos desencadena una violencia sangrienta en mi Manipur, antaño pacífica. El dinero no perdona a nadie.

Nos mudamos a Delhi en 2016, pero los niveles tóxicos de contaminación atmosférica me fastidiaron la vida. Nos mudamos de nuevo a Bhubaneswar, Odisha, pero en 2018, nuestras vidas cambiaron. Un fuerte ciclón azotó la zona, matando a muchas personas y causando una devastación masiva. Apenas nos recuperamos cuando nos golpeó otro suceso en 2019. Esta vez, nos trasladamos a Delhi para hacer frente a la contaminación y a la ola de calor extremo.

Licypriya, que ahora tiene 12 años, lleva protestando por la crisis climática desde que tenía seis. | Foto compartida con permiso de la cuenta X de Licypriya Kangujam

En la escuela y en casa, carecíamos de aire limpio. Pasé gran parte de mi infancia visitando campamentos de socorro para ayudar a los más afectados por catástrofes naturales. Recuerdo vívidamente el dolor y el sufrimiento en los ojos de los niños y adultos que conocí. Todos estos desastres que presencié en mi infancia me llevaron a empezar a hacerme preguntas. En julio de 2018, a la edad de seis años, mi padre, que también es activista climático, me llevó a mi primera conferencia de las Naciones Unidas sobre desastres en Mongolia.

Aquel encuentro me abrió los ojos sobre el significado del cambio climático y su urgencia. Allí conocí y escuché a expertos, científicos y varios líderes. Muchas personas preguntaron por los retos medioambientales a los que se enfrentaba mi país y por lo que hacían los jóvenes. Nos animaron a concienciarnos, plantar árboles y organizar limpiezas. Aprendí que podía convertirme en activista climática, aunque no sabía lo que significaba esa palabra.

Comenzó su activismo a los seis años y ha protestado ante el Parlamento indio.

Cuando empecé a comprender mejor el cambio climático y lo sombrío que parecía el futuro, necesitaba hacer algo al respecto. Esto me empujó al activismo climático. Hice caso a mi mentor y fundé mi propia organización, llamada India’s Child Movement. Enfurecido por las muertes de niños relacionadas con la contaminación, me dirigí a las puertas del Parlamento de mi país. Los líderes sentados en las salas con aire acondicionado hicieron poco, y yo necesitaba enfrentarme a ellos.

El primer día de mi protesta, en febrero de 2019, llevé mi pancarta sola a la fachada del Parlamento. Decía así: «Estimado Sr. Modi y diputados, ¡APRUEBEN LA LEY DEL CAMBIO CLIMÁTICO! ACTÚEN YA!». Volví a repetir esta protesta, durante una semana completa en julio de 2019. En todas las ocasiones, la policía y los guardias de seguridad me pidieron que me marchara. Eso siempre me hizo llorar. Mientras algunos me llamaban actriz, los medios de comunicación de la India me dieron visibilidad. Con mis continuas protestas, la gente empezó a conocer mi nombre. Más adelante, en 2019, me surgió la oportunidad de dirigirme a los líderes mundiales en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático en Madrid.

Al principio de mi activismo, mi madre se preocupó por el impacto en mi educación y me pidió que dejara de hacerlo. Prometí mantener el equilibrio y no dejar que mi educación se resintiera. Juntos, elaboramos un plan. No trabajo en mi activismo durante los días lectivos, y si un proyecto no puede trasladarse, mi escuela y mis profesores me permiten amablemente ir a recuperar el trabajo más tarde.

Jóvenes de todo el mundo trabajan por la justicia climática

Aunque yo empecé mi activismo antes que Greta Thunberg, su éxito sirve de inspiración a muchos como yo. Me siento orgullosa de que, gracias a mí y a muchos otros jóvenes activistas por el clima, los jóvenes de mi edad luchen juntos. Continuaremos hasta lograr nuestro objetivo de justicia climática. Pedimos a las naciones ricas, históricamente responsables de las crisis climáticas, que se comprometan a apoyar financieramente a las naciones más pobres, que son las que más sufren.

Aunque ya no puedo protestar frente al Parlamento debido al aumento de la seguridad, me aferro a nuestros éxitos. En octubre de 2020, el presidente de la India, Ram Nath Kovind, aprobó una nueva ley contra la contaminación del aire para salvar a Delhi. El apoyo que recibo de mis padres, mi hermana y personas de todo el mundo me emociona y me sostiene. También me siento impulsada por los rostros de los niños que vi, que sobrevivieron al ciclón y a la violencia en Manipur.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

¡NUNCA TE PIERDAS UNA HISTORIA!

Recibe cada semana tus noticias en primera persona.

PERIODISMO LITERARIO CON TOQUES ÚNICOS

APLICAN TERMINOS Y CONDICIONES.
ÚNETENOS

Relacionado