fbpx

Una adiestradora de serpientes rescata y libera 75.000 serpientes en la India

Salí de la cabaña con la cobra en la mano. Un hombre borracho se acercó e intentó matarla. Por una fracción de segundo, me olvidé por completo de la peligrosa cobra que sostenía. La rapidez de mi acción la hizo reaccionar. La cobra me mordió.

  • 1 año ago
  • enero 4, 2023
10 min read

BULDHANA, Maharashtra, India – A los diez años rescaté mi primera serpiente y durante 35 años he recogido, registrado y liberado más de 75.000 serpientes venenosas y no venenosas en la India.

Rápidamente gané notoriedad por ser la primera mujer rescatadora de serpientes de la historia. De niña, cuando rescaté mi primera serpiente, sentí miedo, pero después emoción. Sabía con certeza que salvar serpientes y proteger la vida salvaje de la India sería el trabajo de mi vida.

Un enfrentamiento inolvidable acaba con la mordedura de una cobra

A lo largo de los años, procedí con cuidado, manteniéndome a una distancia prudencial de las serpientes. Sin embargo, a veces no podía evitar el peligro. En 2019, me mordió una cobra.

Ocurrió en la aldea de Dudha, a cinco kilómetros de Hivara, donde resido. Tras avistar una serpiente, unos lugareños vinieron a buscarme a mi casa. Abandoné mi cena cuando oí la urgencia en sus voces. Me llevaron a una cabaña donde vi al reptil asomando la cabeza por un pequeño agujero.

Me moví lenta y meticulosamente para no provocarla. Tras sacarla del agujero, salí de la cabaña con la cobra en la mano. Un hombre borracho se acercó e intentó matarla. Rápidamente me aparté de su camino, desviando toda mi atención hacia el hombre para salvar a la serpiente.

Por una fracción de segundo, me olvidé por completo de la peligrosa cobra que sostenía junto a mi cuerpo, y la rapidez de mi acción la hizo reaccionar. La cobra me mordió la mano. Sentí un shock total. Durante años había tenido tanto cuidado que aquel momento me pareció irreal. Me apresuré a ir al hospital civil del distrito, donde me pusieron una inyección antiveneno.

Antes de que me dieran el alta, pasé un mes en el hospital con una mano dolorosamente hinchada. Sin embargo, no sentí miedo. Sabía que lo ocurrido era una reacción normal de una serpiente asustada. Mi amor por el trabajo nunca decayó.

Lo que empezó como un juego de niños se convirtió en una misión personal para salvar serpientes

Al crecer en la aldea de Naigaon Deshmukh, un pequeño pueblo rodeado por la verde cordillera forestal de Ghatbori, siempre sentí fascinación por la naturaleza. La cordillera de Satpura sigue siendo famosa por su rica vegetación y su vida salvaje, ya que es el hábitat elegido por más de 22 tipos diferentes de reptiles.

La agricultura es la única industria de esta remota zona. La población tribal utiliza la colina como fuente de recursos naturales para recolectar hojas de tabaco, miel, chicle y otros productos.

Ver más reportajes sobre India en Orato World Media.

Mi padre, Jagdeo Borade, era agricultor. A menudo me llevaba de excursión por nuestra granja, no lejos de casa. Me cautivó la vida salvaje que me rodeaba. A los diez años, empecé a jugar con mis amigos del pueblo alrededor de los bosques. Ellos tenían más experiencia al aire libre que yo. Además de trepar a los árboles y nadar en los ríos, pescaban, cazaban conejos y ciervos y recolectaban colonias de abejas. Yo los observaba y aprendía de ellos.

Pasaba los días sentado en la orilla del río Utavali, observando a los padres de mis amigos mientras utilizaban redes para capturar peces. A menudo atrapaban serpientes, y yo veía cómo sus padres las liberaban y las devolvían al río. Me asombraba su habilidad para manejar las serpientes con tanta facilidad. Me gustaba que salvaran a las serpientes en vez de hacerles daño.  Fue entonces cuando decidí dominar el manejo de las serpientes. Quería empezar a liberar serpientes yo mismo.

Mi primera experiencia fue aterradora

Compartí mi plan de manejar serpientes con mis amigos, que a su vez confiaron en sus padres. Éstos accedieron encantados a enseñarme. Estaba deseando empezar de inmediato. Nunca había manipulado una serpiente en mi vida, así que, naturalmente, tenía miedo. Sabíamos muy poco sobre las serpientes, aparte del peligro que representaban.

Vanita shown holding a cobra.
Vanita sosteniendo una cobra que rescató. | Crédito de la foto: Soyare Vanchare Multipurpose Foundation

En mi primer intento, aprendí a sujetar una inofensiva serpiente de agua, que me hizo sentir bastante intranquilo. Recuerdo claramente cómo se movía, pensando que podría escaparse o morderme. Al principio me costó resistirme al miedo porque creía que todas las serpientes eran venenosas.

Al final, conseguí liberar una y mi miedo a las serpientes fue desapareciendo por completo. Me di cuenta de lo inofensivas que pueden ser y me sentí orgullosa de mi trabajo. Empecé a disfrutarlo de verdad. Desde 1985, he capturado serpientes con regularidad y las he liberado en la naturaleza. En 1985, a la edad de 15 años, empecé a documentar mis esfuerzos.

Hacerse un nombre en el manejo de serpientes

Ese año, me casé con Dawange Bhaskar. Bhaskar conocía mi ocupación. Era un hombre espiritual, creía que las serpientes tenían un significado importante y hablaba con frecuencia del Señor Shiva, que llevaba una serpiente alrededor del cuello. Mi marido me motivó para seguir adelante e incluso me trajo literatura sobre varias especies de serpientes.

Antes de esto, no tenía ningún conocimiento real de las serpientes que salvaba. No sabía distinguirlas por su color y tamaño. Los libros me facilitaron su identificación. Pasaba horas estudiando serpientes todos los días. 

Para entonces, en mi pueblo me había ganado dos apodos: “Sarpmitra”, o “la amiga de las serpientes”, y “Saanpwali”, o “la cazadora de serpientes”. Personas de comunidades locales y lejanas empezaron a ponerse en contacto conmigo para pedirme ayuda tras descubrir serpientes en sus casas, establos, fuentes de agua y regiones agrícolas.

Siempre estuve disponible y nunca cobré por mis servicios. Sabía que los aldeanos no podían permitirse pagar una cuota y temía que hicieran daño a las serpientes si tenían que pagarme por llevármelas. En todo momento llevé un registro oficial de las serpientes que salvaba y liberaba, que también se archiva en el departamento forestal. Desde 1995, he rescatado con éxito 75.000 serpientes y las he devuelto a la naturaleza.

Las supersticiones sobre las serpientes causan más daño que las propias serpientes

Recuerdo un viejo mito que afirmaba que cuando las personas malas mueren, quedan malditas y regresan a la Tierra como serpientes sin brazos ni piernas. La gente ha asociado las serpientes con el mal desde el principio de los tiempos. Algunos creen que las serpientes pretenden quitarte la vida para renacer en un cuerpo nuevo.

A veces, las víctimas de mordeduras de serpiente acuden a templos y mezquitas en vez de a un hospital, pensando que necesitan la intervención divina en vez de atención médica. Las supersticiones se vuelven perjudiciales y muchos pierden la vida.

Las mujeres de mi pueblo eran susceptibles a esas supersticiones. Parecían escandalizadas por mi trabajo como salvadora de serpientes y cuestionaban mis habilidades. No entendían por qué una mujer se dedicaba a esto y decían que hacía magia negra para capturar las serpientes.

Mi campo de trabajo sigue estando ampliamente dominado por los hombres, pero nunca me intimidó. De hecho, sólo me motivó aún más. Entre las serpientes que he salvado figuran víboras de Russell, cobras, kraits, serpientes rata, boas de arena roja, serpientes baratija, serpientes lobo, serpientes de agua y pitones.

No sólo salvas serpientes, salvas vidas humanas.

La captura de serpientes conlleva responsabilidades difíciles. En un día normal, durante toda mi vida, recibía entre cinco y seis llamadas diarias. Durante la temporada de lluvias, aumentaban a entre 12 y 15. Me esforzaba por seguir el ritmo y pasaba la mayor parte del tiempo viajando a distintos lugares. Tenía poco tiempo para comer o relajarme.

Tanto si me enfrento a una cobra sibilante como a una víbora mortal o a una pitón fatal, utilizo un palo de acero, una botella de plástico y una bolsa para capturarlas. Evito el tenedor que utilizan algunos adiestradores, que puede herir a la serpiente. Procedo meticulosamente, con persistencia y paciencia. Cuando manipulo reptiles, puedo reconocer una especie basándome en su contorno, color, capucha y escamas.

A los reptiles les gustan los lugares oscuros y cerrados donde esconderse y la gente no está concienciada sobre los enfrentamientos entre humanos y serpientes. La gente siente instintivamente miedo y conmoción cuando se enfrenta a un reptil en su casa o jardín. Piensan: “Es la serpiente o yo”, y que la única opción es matar a la serpiente, independientemente de si es venenosa o no. A veces, la gente resulta mordida al intentar luchar contra la serpiente.

Según cifras oficiales, en mi región de Buldhana se han producido entre 2.000 y 3.000 muertes por mordedura de serpiente. Gracias a mi trabajo, la mayoría de los aldeanos (alrededor del 75%, según mis cálculos) han dejado de matar serpientes. 

Enfrentarse a situaciones que ponen en peligro la vida y enseñar a los niños

Una vez, durante la temporada de lluvias de 2020, una pitón de roca cayó en el pozo de agua de un pueblo situado a 25 kilómetros. El pozo, de 15 metros de profundidad, estaba en medio de un campo de cultivo. La serpiente de 33 libras y 10 pies de largo luchaba por sobrevivir en 20 pies de agua. Descendí al pozo de hormigón después de enrollar una cuerda a mi alrededor.

No tenía ningún apoyo y me sentía inseguro sobre cómo sacar la serpiente a la superficie. Debido a su tamaño, busqué un saco. Las personas que estaban en el suelo me lanzaron una bolsa de polietileno. Les pedí que cogieran palos de bambú y empujaran la cola de la serpiente hacia abajo para que entrara en la bolsa que yo sostenía. Después de cerrar la bolsa, intenté levantarla, pero pesaba demasiado. Me lanzaron otra cuerda que puse alrededor de la bolsa. Tiraron de ella y soltamos la serpiente en el bosque.

Como manipuladora de serpientes, mi apasionante y difícil trabajo puede motivar a las jóvenes a trabajar en la agricultura. En 2019, fundé la organización sin ánimo de lucro Fundación Polivalente Soyare Vanchare para educar a los jóvenes sobre los reptiles y enseñar a las escolares a atrapar serpientes de forma segura.

Hoy, cada año, más de 20 escuelas envían a 500 alumnos a mis talleres. Mi mensaje se extiende por toda la India y por todo el mundo. Creo que la conversación sobre el medio ambiente es la forma en que revelamos nuestra mortalidad como humanos, mucho después de que nos hayamos ido.

Hoy, mi fundación ofrece sus servicios en 30 distritos de Maharashtra como salvadores de serpientes y amantes de la naturaleza. Nunca lo hacemos con ánimo de lucro.

El libro de los récords mundiales

En 2015, tras conocer mi trabajo, un equipo del libro de récords de la India vino a mi casa para reunir pruebas. En aquel momento no pasó nada, pero dos años después, en 2017, el Gobierno de Maharashtra me concedió el premio Chhatrapati Shivaji Maharaj Vanashree. También me incluyeron en el Libro de los Récords de Maharashtra y en el Libro de los Récords de Limca.

Luego, finalmente, en 2019, finalmente agregaron mi nombre al libro de los récords mundiales de la India, y me conocí oficialmente como la “Primera mujer rescatadora de serpientes“. Este asombroso reconocimiento continuó. El 8 de marzo de 2022, durante el Día Internacional de la Mujer, Ramnath Kovind, expresidente de la India, me concedió el Premio Nari Shakti 2020.

Citó mi dedicación desinteresada a la humanidad y a la conservación de los animales. El premio Nari Shakti es el mayor honor civil que se concede a las mujeres en la India. Estaba tan emocionada que no me lo podía creer. Hoy sigo trabajando duro para proteger a los humanos y a los reptiles.

Me siento increíblemente orgulloso de quienes siguen mis pasos. Puede parecer más sencillo matar lo que te da miedo, pero en cambio hace falta habilidad y virtud para salvar serpientes.  Mi objetivo nunca ha sido hacer de mi trabajo un espectáculo. No hago acrobacias ni cortejo serpientes. Soy simplemente un protector, un conservador y un salvador.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

¡NUNCA TE PIERDAS UNA HISTORIA!

Recibe cada semana tus noticias en primera persona.

PERIODISMO LITERARIO CON TOQUES ÚNICOS

APLICAN TERMINOS Y CONDICIONES.
ÚNETENOS

Relacionado