fbpx

Sobreviviente relata accidente de camioneta camino a Tulum, solo dos pasajeros salieron con vida

Mi corazón se aceleró mientras levantaba la cabeza justo a tiempo para ver cómo la furgoneta chocaba contra el bordillo y empezaba a dar vueltas sin control. Los gritos desesperados de los pasajeros llenaron mis oídos. Sus gritos de auxilio atravesaban el caos, pero me sentía impotente.

  • 1 mes ago
  • abril 12, 2024
7 min read
First responders assisting moments  after the crash | Photo courtesy of First responders assisting moments after the crash | Photo courtesy of Lucas Yamil Figallo
journalist’s notes
protagonista
Lucas Yamil Figallo, modelo de 30 años y profesional del fitness de Mar del Plata (Argentina), está especializado en entrenamiento y culturismo deportivo. El 18 de febrero sufrió un grave accidente en Playa del Carmen (México), en el que fue uno de los dos supervivientes de siete pasajeros, con cinco víctimas mortales y una persona aún en estado crítico. Sorprendentemente, Lucas salió del incidente con daños mínimos.
contexto
El reciente informe de la Organización Mundial de la Salud pone de relieve un problema crítico de seguridad vial en todo el mundo: más de 1,19 millones de personas murieron en accidentes de tráfico en 2021, lo que supone una media de más de dos víctimas mortales por minuto. A pesar de un ligero descenso del 0,5% desde 2010, los accidentes de tráfico siguen siendo la principal causa de muerte de niños y jóvenes de 5 a 29 años. El informe sirve de referencia para el objetivo del Decenio de Acción 2021-2030 de las Naciones Unidas de reducir a la mitad las muertes por accidentes de tráfico para 2030.

PLAYA DEL CARMEN, México – Siempre fantaseé con explorar el Caribe y, en diciembre de 2023, aterricé en México para realizar el viaje de mis sueños. Desde el principio, cada lugar que visitaba me dejaba asombrada, y cada descubrimiento me parecía más fascinante que el anterior.

During my months-long adventure, I met some people casually at a party and decided to take a trip with them in a van to Tulum. Durante ese viaje, el 13 de febrero de 2024, un repentino accidente se cobró la vida de todos excepto la mía y la de otra sobreviviente El choque en sí es un borrón; sólo quedan fragmentos en mi memoria.

Hoy estoy aprendiendo poco a poco a caminar de nuevo, siguiendo una cuidadosa rutina de ejercicios de rehabilitación bajo supervisión médica. Las fracturas se están curando, pero el proceso requiere paciencia y tiempo.

Lea más historias de México en Orato World Media.

Un sueño caribeño convertido en pesadilla, un vehículo con siete pasajeros choca de frente contra una furgoneta

El 18 de febrero de 2024, siete de nosotros nos reunimos en la Décima Avenida de Playa del Carmen y subimos a una furgoneta con destino a Tulum, México. Durante el trayecto, el tiempo dio un giro repentino e inesperado. Llovía a cántaros y las carreteras estaban resbaladizas. Decidimos dar la vuelta y regresar a Play del Carmen.

Sentada junto al conductor en uno de los dos asientos delanteros, estaba perdido en mi propio mundo con los ojos pegados al móvil. De vez en cuando, levantaba la vista para vislumbrar el mundo empapado por la lluvia y despejar la niebla de la ventana con un rápido movimiento del brazo. Parecía un día cualquiera, o eso creía.

De repente, todo cambió cuando la furgoneta dio un violento volantazo en la carretera. Oí el sonido de gritos que llenaban el aire como un eco de horror. Mi corazón se aceleró mientras levantaba la cabeza justo a tiempo para ver cómo la furgoneta chocaba contra el bordillo y empezaba a dar vueltas sin control. Los gritos desesperados de los pasajeros llenaron mis oídos. Sus gritos de auxilio atravesaban el caos, pero me sentía impotente. No tenía ni idea de que habíamos chocado de frente con otra furgoneta de turistas.

En mi memoria, veo meros destellos del choque, como fragmentos de algo hecho añicos. Creo que mi primer instinto fue comprobar si tenía heridas. Como soy un entrenador con conocimientos de primeros auxilios, evalué rápidamente mi estado, me desabroché el cinturón de seguridad y medí mis constantes vitales. Aunque todo parecía intacto, me sentí invadido por una parálisis inmovilizadora. Un dolor agudo me recorrió todo el cuerpo, sobre todo la espalda, como señal de que algo iba mal. Lo único que podía hacer era respirar superficialmente, temeroso del alcance de mis heridas.

Casi la única parte de la furgoneta que permanecía intacta era donde se sentaba

Con el teléfono en la mano y algo consciente, llamé a una amiga que vive en Playa del Carmen. Luchando por pulsar los botones, inicié accidentalmente una videollamada. Contestó, extrañada por mi aspecto. «Tuve un accidente», logré decir. Su voz se llenó de preocupación: «¿Estás bien?». Se quedó sin palabras mientras yo intentaba asegurarle que la ayuda estaba en camino y trataba de explicarle la situación, pero mis pensamientos eran un caos.

El tiempo pareció deformarse en ese momento y me sentí atrapado en una película de terror. Mi mente se aceleró sin control, incapaz de concentrarse en un solo pensamiento. Caí en estado de shock. Mi mente mezcló las imágenes, los sonidos y las sensaciones físicas del accidente, junto con destellos aleatorios de cosas sin relación. Me encontré revisando el tren, el viaje y la colisión. Entonces, todo volvería a repetirse.

De repente, por el rabillo del ojo, noté movimiento a través de mi ventana. Los bomberos golpearon el cristal y gritaron, intentando llamar mi atención. El sonido de las sirenas y los destellos de las luces rojas y azules me abrumaron de repente. Mi puerta se había atascado, por lo que los bomberos no tuvieron más remedio que romper el cristal y utilizar una máquina especializada para abrirla y sacarme.

Mientras me rescataban, me di cuenta de que había una gran multitud reunida en torno a la escena. Estaban grabando y haciendo fotos, y yo no encontraba sentido a sus acciones. Se sentía irreal. Cuando vislumbré la furgoneta, la realidad de la situación me golpeó con fuerza.

Un hombre sobrevive con seis costillas rotas y tres vértebras fracturadas

Cuando volví a mirar la escena cuando me sacaron, me di cuenta de que casi la única parte de la furgoneta intacta era donde yo había estado sentado. El resto parecía un caos de destrucción. Al verlo, me sobresalté y, de nuevo, el corazón se me aceleró. Los equipos de emergencia no perdieron el tiempo. Me inmovilizaron rápidamente, me subieron a la ambulancia y me llevaron al hospital.

Una vez en urgencias, se negaron a atenderme hasta que solucionara el tema del pago. Mi seguro se negó a cubrir los gastos, insistiendo en que era responsabilidad de la otra compañía de seguros. Intenté explicar mi estado lo mejor que pude, pero no podía esperar a que la compañía de seguros actuara en mi favor. Tenía algo de dinero reservado para emergencias, así que simplemente lo utilicé. De lo contrario, me estremezco al pensar lo que podría haber ocurrido.

Una instantánea de Lucas en recuperación y atención médica. | Foto cortesía de Lucas Yamil Figallo

Una vez examinado por los médicos, el diagnóstico resultó sombrío: seis costillas rotas y tres vértebras fracturadas. Parecía claro que me enfrentaba a un largo camino hacia la recuperación. Estabilizaron mi estado y luego vinieron los médicos a hablar. Allí de pie, me dieron la noticia. Vanesa Paola Silvia Díaz, Ezequiel Hernán Sibella, Gerónimo Amengual y Nahuel Alejandro López, junto con el piloto mexicano Freddy Omar Quijano Carrillo, murieron en el impacto. Cinco de los siete que íbamos en la furgoneta perecimos. El peso de esa información resultaba aplastante.

Micaela Papiermeister, de 24 años, fue la única superviviente de mi furgoneta. Los médicos estabilizaron a Micaela, que se encontraba en estado grave cuando llegó, pero luego su salud empeoró cuando entró en parada cardiaca. Sigue luchando por su vida. Sigo en contacto con sus familiares y me alienta saber de sus mejoras graduales.

La recuperación del accidente se alarga: «Estoy abrumado de gratitud por seguir aquí, vivo y relativamente ileso»

Con el tiempo, mi estado sigue mejorando. La gran cantidad de apoyo de mis seres queridos y los mensajes de aliento en las redes sociales me animan. Aun así, durante mi estancia en el hospital, me he enfrentado a episodios de intensa angustia. Este roce con la muerte proyectó una larga sombra sobre mí.

En algún momento decidí luchar, envolviéndome en una armadura mental para bloquear lo peor del dolor y el miedo. A veces me siento abrumada por la gratitud de seguir viva y relativamente ilesa. La recuperación se extiende ante mí y estoy decidido a superarla. Al mismo tiempo, sigo enzarzado en un lío legal con mi seguro de viaje, esforzándome por conseguir que se hagan cargo de los gastos hospitalarios.

Ahora puedo caminar con precaución, aunque tengo que evitar cualquier esfuerzo extenuante. Bajo la atenta mirada de profesionales médicos, me someto a rehabilitación. Las fracturas de mis vértebras exigen paciencia, ya que sólo pueden curarse con el tiempo.

Cuando miro una foto en particular del accidente que se inmortalizó en los medios de comunicación, me siento atormentado. Me muestra sentado dentro del camión, momentos después del accidente. Los bomberos aún no han llegado hasta mí y estoy inmóvil, aferrada a mi teléfono. Cuando veo esa imagen surrealista, me quedo sin palabras y pierdo el aliento. Cada vez me doy cuenta de algo abrumador: He sobrevivido a algo absolutamente horrible.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

¡NUNCA TE PIERDAS UNA HISTORIA!

Recibe cada semana tus noticias en primera persona.

PERIODISMO LITERARIO CON TOQUES ÚNICOS

APLICAN TERMINOS Y CONDICIONES.
ÚNETENOS

Relacionado