fbpx
Elite athlete Diana Valentini become the the first woman from Argentina to medal in the Deaflympics and is now their world delegate
Elite athlete Diana Valentini become the the first woman from Argentina to medal in the Deaflympics and is now their world delegate | Photo courtesy of Diana Valentini

La primera mujer de Argentina medallista en las Sordolimpiadas, se prepara para los Juegos Mundiales

Nadé en la carrera y, cuando toqué la pared de llegada, pensé que había quedado en quinto lugar. Me asomé fuera del agua y miré el cronómetro. La grada estalló de emoción. El público argentino aplaudía y lloraba mientras cantaba mi nombre. Sabía que me dirigía al podio; que había ganado.

Diana Valentini
Interview Subject
Diana Valentini, Buenos Aires, Argentina, started swimming at six and has dedicated herself to the sport for more than 30 years. She always competed in the hearing community until 2012, when she joined a deaf swimming team. She earned a bronze medal in the Deaflympics (sanctioned by the World Olympic Committee) in 2013 – becoming the first female medalist in Argentina’s history in the Deaflympics.

She took runner-up for the world in Texas in 2015. In 2017 she became a finalist but didn’t place and in 2021, called again to compete, she won another medal. As a result, she will serve as the World Delegate for Argentina in the upcoming World Games.
Background Information
The Deaflympics, also known as the Deaflympiad and previously called the World Games for the Deaf or International Games for the Deaf) take place every four years. Sanctioned by the World Olympic Committee, they bring together elite athletes from around the world who are hearing impaired to compete in Olympic-style events. The Deaflympics are the longest running sporting event next to the Olympic Games.

The Argentine Confederation of the Deaf or CAS serves as a non-profit institution pursuing and protecting the welfare of the deaf community since 1957. It’s mandate, granted by myriad associations of deaf people, is the Promotion and Defense of the Human Rights of Deaf. The collective responds to needs such as health, education, culture, art, and places particular emphasis on Argentine Sign Language. The confederation includes 18 deaf associations out of the 45 that exist throughout the country.

BUENOS AIRES, Argentina ꟷ Empecé a nadar de forma competitiva a los ocho años y traté de ocultar mi sordera a los que me rodeaban. No tenía audífonos, así que podía pasar desapercibida y nadar con gente oyente. Cuando finalmente me incorporé al mundo de los sordos, todo cambió. No sólo me convertí en la primera mujer de Argentina en ganar una medalla en los Juegos Sordolímpicos, sino que por fin me sentí incluida.

[Los Juegos Sordolímpicos incluyen a atletas de élite con discapacidades auditivas y están reconocidos oficialmente por el Comité Olímpico Mundial].

En el mundo deportivo de los sordos, ya nadie me miraba de forma extraña ni se reía a mis espaldas. Cuando nadaba con personas oyentes, a menudo no me entendían y no tenían paciencia para intentarlo. Me sentía excluida. Con mis compañeros que son sordos, no nos importa repetirnos las cosas mil veces si es necesario, hasta que las entendemos.

Tras ocultar su discapacidad auditiva durante años, una nadadora compite en los juegos mundiales

A los seis años, mi madre me animó a participar en varios deportes, pero la natación se convirtió rápidamente en mi favorita. A los dos años, empecé a competir y, a los 11, me federé. Competí en los juegos nacionales de Argentina hasta los 23 años, cuando me quedé embarazada y dejé de nadar. Me alejé de la competición durante seis años, pero en 2012 volví.

Esta vez, competí con otras personas sordas. Empecé a nadar para el equipo de sordos CADES [Confederación Argentina Deportiva de Sordos]. Luego, en 2013, recibí una llamada para competir en las Sordolimpiadas. Estoy orgullosa de formar parte del mundo de los atletas de élite con discapacidad auditiva, un mundo que he llegado a amar. Al principio, me esforcé por pasar desapercibida.

De pequeña, la gente que me rodeaba, incluidos los profesores, no sabía que era sorda. Yo ocultaba mi deficiencia, pero se daban cuenta de que algo no iba bien. Pensaban que simplemente no prestaba atención o que me distraía a menudo. Me esforzaba por entenderles; podía leer bien los labios, pero mi timidez y mi vergüenza se convirtieron en mis mayores enemigos.

Lamentablemente, recuerdo a una profesora en concreto que a menudo me hablaba de forma negativa. Me bajó el ánimo y me dejó una marca dolorosa. Como resultado, mientras todos los demás en la clase se sentían animados y sobresalían, yo no lo hacía. Pasar de eso a ser medallista mundial en mi deporte me llena de orgullo y emoción.

Afrontar los retos, COVID-19 y los juegos de 2022

En mis primeras olimpiadas para sordos en Bulgaria, gané una medalla. De pie en el podio, la felicidad me llenó. Fui la primera mujer argentina de la historia en ganar esa medalla. En 2017, me convertí en subcampeona del mundo en Turquía y abanderada del equipo argentino. Luego participé en mis segundas Sordolimpiadas.

Aunque llegué a ser finalista, no gané ninguna medalla. La frustración y la decepción pueden llegar, pero intento abordar el deporte con diversión. La vida me enseñó que puedes ganar mil veces y perder mil veces, pero no te frustres enseguida. Sigue adelante. Esto es cierto en la vida y en el deporte.

Después de la pérdida, mi padre falleció y le siguió la pandemia de COVID-19. Lo único que pude hacer fue entrenar. Cuando llegó el año 2022, volví a las Sordolimpiadas. Parecía algo lejano y fuera de alcance, pero la fe de los que creían en mí se impuso.

Mi único objetivo para 2022 era llegar a la final. Utilicé lo que aprendí en los últimos torneos. No estaba preparada al cien por cien, así que me entrené aún más. Aunque tenía miedo, mantuve una buena actitud e intenté pensar en la competición como una fiesta. Me recordé a mí misma que todo iba a salir bien y di lo mejor de mí.

La actitud fue clave, ya que me dije: “Nada importa más que esto. Lo daré todo, aunque tengan que sacarme en camilla”. En la natación se compite por la mañana, y las finales se celebran por la noche con sólo ocho competidores restantes. Llegué a la final y supe, mientras me dirigía a mi marca y saludaba a todo el mundo, que mi hijo, mi madre y mis amigos me estarían viendo por televisión.

La nadadora para sordos se convierte en la delegada de Argentina en el mundo a los 36 años

Al llegar a la final, sentí incredulidad, pero algo dentro de mí empezó a anhelar la medalla. Decidí ir a por ella. Mis entrenadores me dijeron: “Diana, ésta es la carrera de tu vida. Tirate al agua y dalo todo”.

Nadé en la carrera y, cuando toqué la pared de llegada, pensé que había quedado en quinto lugar. Me asomé fuera del agua y miré el cronómetro. La grada estalló de emoción. El público argentino aplaudía y lloraba mientras cantaba mi nombre. Sabía que me dirigía al podio; que había ganado.

Salí de la piscina temblando, sintiéndome muy cansada y emocionada. El juez me pidió la credencial, que ahora colgaba de mi cuello. Me la devolvería después de la ceremonia de entrega de premios. Cuando la jueza dijo las palabras “ceremonia de entrega de premios”, empecé a llorar. Envuelta en mi toalla, no pude contener las lágrimas.

Con mi medalla en la mano, la secretaría de deportes me dio luz verde para entrenar y prepararme para la Copa del Mundo para sordos que se celebrará en Buenos Aires el año que viene. Para prepararme, entreno por la mañana y trabajo por la tarde. Cada vez que camino por el borde de la piscina o salto al agua pienso: “Esa medalla es mía”.

Aunque disfruté de mi primera medalla, sentí que la había conseguido sola. Ahora la comunidad sigue dándome oportunidades a pesar de mi edad. Los recuerdos de mi infancia suelen venir a la mente en estos momentos, y me siento orgullosa de ser la delegada argentina en el mundo a los 36 años. Aunque escuches mil veces “no”, nunca es tarde para lograr tu objetivo.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

Diseñador de Imagen y Sonido, Productor Integral Audiovisual y Periodístico, escritor y docente.

Empecé a trabajar cuando era muy joven; Desde 2001, fui productor de diferentes programas de televisión, documentales, radio y generando contenido creativo para diferentes organizaciones y empresas.

Gané el premio: "Frontera Nueva Sudaca" con el libro de microficción "Un Tigre con la Boca Abierta", para Editorial Eloisa Cartonera. Me apasiona contar historias y escribir.