fbpx

Una diseñadora industrial se convierte en una joyera de renombre mundial que lucha contra los residuos plásticos

Un día de verano con mi familia en una casa de campo, vi cuántas botellas de plástico se acumulaban a nuestro alrededor. No pasaban camiones de recolección como en la ciudad. En sólo una semana, con cinco personas, me quedé estupefacta por la cantidad de botellas que acumulamos. Empecé a trabajar con el material inmediatamente.

  • 11 meses ago
  • abril 1, 2023
8 min read
PROTAGONISTA
Fabiana Gadano nació en Argentina en 1963. Es licenciada en Diseño Industrial (UNLP) y en Curaduría de Arte (UNA). Su interés por experimentar con materiales de joyería no tradicionales y su preocupación por el desecho irresponsable de los plásticos la llevaron a investigar sobre el plástico PET como material expresivo. Participó en numerosas exposiciones en su país y en el extranjero. Recibió menciones de la Fondazione Cominelli de Italia y también expuso dos veces en LOOT: MAD about jewelry, Museo de Arte y Diseño de Nueva York, Estados Unidos. Es tallerista en su propia escuela y Profesora Adjunta en la materia Diseño de Joyería en el Posgrado de Diseño de Indumentaria de la Universidad Nacional de La Plata. También desarrolla tareas de curaduría y jurado para el colectivo Joyeros Argentinos.
CONTEXTO
La mayor playa de basura del mundo se encuentra en el Océano Pacífico. En una nueva investigación publicada por la revista Nature, se expone que la gigantesca isla de basura que flota en el agua se extiende en cifras alarmantes, 1,6 millones de km2, es decir, tres veces el tamaño de Francia. Se habla de un aumento dieciséis veces superior al de estudios anteriores, un crecimiento alarmante y preocupante. Se calcula, a su vez, que contiene unas 80.000 toneladas de plástico. Así, la llamada isla de basura representa una de las mayores concentraciones de plástico de una magnitud jamás registrada. Sin embargo, la isla de basura del océano Pacífico no es la única isla de basura que existe, aunque sí fue la primera de la que tenemos constancia. Situada en el Pacífico Norte, una gran mancha de basura plástica fue descubierta en 1997 por el oceanógrafo estadounidense Charles Moore. En años sucesivos se han descubierto otras islas de basura: en el Atlántico Norte (2009), en el Índico (2010) y en el Pacífico Sur (2011). Finalmente, 20 años después del descubrimiento de la primera isla de basura, en 2017, se confirmó la existencia de la última, en el Atlántico Sur.

BUENOS AIRES, Argentina ꟷ Expongo mis piezas en museos de todo el mundo, mostrando un arte que pocos dominan. Reciclo botellas de plástico y las transformo en broches, collares y aros de lujo. Cuando expuse mi primera colección, llamada Natura, en el Museum of Design Art de Nueva York, las visitas parecían tener miedo de tocarlas. Les preocupaba romper las piezas, pensando que las había hecho de cristal. Tuve que crear un cartel aclarando que el material eran botellas de plástico recicladas de agua mineral.

Transformar y reinventar los materiales siempre ha sido mi obsesión. Hoy viajo por todo el mundo para asistir a los principales eventos de joyería contemporánea. Me encanta y me desafía la parte técnica de mi trabajo. Emprendo un viaje a través de la transformación de los materiales en busca de la emoción estética. Este viaje me lleva a un encuentro con cada obra de arte.

Cuando empecé, mis piezas inusuales llamaban la atención, aunque seguía experimentando. Trabajé con materiales como el papel y la madera antes de dedicarme a los plásticos. Entonces no sabía lo que quería transmitir, pero con el tiempo quise expresar mi trabajo a través del reciclaje.

Lee más historias medioambientales de todo el mundo en Orato World Media.

Nunca encuentro certezas en mi trabajo, sino que siempre pruebo cosas nuevas. A través de la estimulación y de mis propios deseos, dejo que la transformación de los materiales me guíe. Me gusta sorprenderme a mí misma y sentir esa sensación de dirección hacia mi norte en mi propia piel. Encontrar esta dirección viene de permitir que la pieza vaya donde tiene que ir.

A lo largo de su viaje de aprendizaje, se encontró con una impactante verdad sobre el medio ambiente

Nací en Quilmes en 1963. En mi colegio secundario existían las artes plásticas y cuando me recibí, ingresé a la Universidad Nacional de La Plata. A los 24, me recibí de diseñadora industrial. Con el título en la mano, viajé por países europeos y finalmente me instalé en Nueva York. Sentí una gran atracción por la ciudad y encontré inmensas oportunidades, así que me quedé dos años y medio. Se convirtió en el lugar donde hice mi primer curso de joyería o metalistería.

By the time I went home to Argentina I had my first piece for sale, a kind of industrial trash bijouterie, using machine and motor parts I purchased in hardware stores. It felt so nice when people embraced the pieces, and they began selling in stores. While things went well, I felt detached from the ready-made pieces I purchased. I sensed an urgency to generate my own resources and process metals with my own hands.

En 1992, empecé a estudiar joyería tradicional con un maestro armenio llamado Sarquis. Pasé cinco años estudiando intensamente. En 2000, tomé clases en el taller La Nave, dirigido por Jorge Castañón, figura de la joyería contemporánea argentina. Allí empecé a trabajar más experimentalmente a partir de materiales y conceptos basados en la expresión.

Me sentí cómoda en el taller. Me apoyé en mis conocimientos de diseño. Entonces, una experiencia clave transformó mi proceso creativo. En 2007, visité un maravilloso acuario en Ciudad del Cabo, Sudáfrica. La experiencia resultó impresionante y, mientras nos dirigíamos a la salida, nos mostraron las islas de basura. La acumulación de plásticos flotando en el océano me impactó. Vimos unas cinco de estas “islas de plástico”, la mayor cerca de Hawai, en el océano Pacífico. La magnitud de este desastre medioambiental me golpeó con fuerza.

Las joyas de plástico reciclado crean curiosidad e interés, y permiten que otros aprendan

Desde el momento en que supe de la existencia de las islas de basura, empecé a investigar. ¿Qué se podía hacer con todo ese material que la gente simplemente desecha? Un día de verano con mi familia en una casa de campo, vi cuántas botellas de plástico se acumulaban a nuestro alrededor. No pasaban los camiones En sólo una semana, con cinco personas, me quedé estupefacta por la cantidad de botellas que acumulamos. Empecé a trabajar con el material inmediatamente.

No tenía ni idea de qué hacer, así que los progresos fueron lentos al principio, pero a medida que trabajaba con el material, percibí un vínculo con una especie de fuerza vital. Una sensación recorrió mi cuerpo como cuando tomas el sol. Es agradable y el calor te revitaliza. Esta experiencia me dio la certeza de que se trataba de un proyecto poderoso.

Mi obra sigue siendo conceptual y la persona que la contempla puede no ser consciente específicamente, pero comprende intuitivamente su naturaleza orgánica. Se abre una pequeña puerta y, poco a poco y de repente, descubren la verdad. Esto es plástico y podría ser basura.

La joyería puede abrir el diálogo y poner en escena ejercicios. Tiene sentido para la gente, crea interés y permite la comunicación con el espectador. Cada vez que recibo una llamada para exponer u ofrecer un taller, se produce una gran movilización. Me sorprende y me mantiene desafiada.

Un bello espacio y el proceso creativo de una artista

Me encanta mi precioso espacio de taller y disfruto estando allí, donde nada me molesta. Después de comprar un piso viejo y destrozado, lo fui recomponiendo poco a poco. Me basé en mis propios gustos y busqué la calidez, que priorizo sobre todo lo demás. Los elementos de trabajo y las tuberías a la vista le dan un aire de fábrica, pero no dejan de ser piezas funcionales.

En este espacio pasé las horas experimentando. El trabajo empieza siempre de la misma manera. Reviso las botellas de plástico y las selecciono en función de su estado, sus colores y el tipo de resultado que busco. Las lavo y les quito las etiquetas. Al final, se convierten en planos de material con el que puedo jugar. Cuando empiezo a experimentar y a trabajar con el material, el proceso parece venir de otro universo. Surgen preguntas en mi mente.

¿Qué pasa si lo coso? ¿Y si aplico técnicas metálicas? Si lo lijo y lo recaliento, ¿qué aspecto tendrá? Si el material queda liso, ¿puedo arrugarlo? ¿Qué forma impura o menos geométrica puedo crear? Si cambio las variables o la escala, ¿qué ocurrirá? A medida que el tiempo transforma el plástico, mis preguntas obtienen respuesta y mis ideas se comprueban.

El impacto personal y emocional del arte en el artista, el entorno y las personas.

En cuanto conseguí mi taller y espacio para las clases, empecé a investigar el reciclaje de PET (tereftalato de polietileno), botellas de plástico y algunos envases de alimentos. Aunque los científicos aún no pueden demostrar que estos materiales tarden miles de años en degradarse, sí sabemos que tardan cientos. Surge un problema. Con el paso del tiempo y las condiciones climáticas, los plásticos se secan, se pulverizan y se convierten en pequeños cristales. Esto marca el momento de la verdadera falta de control.

Los cristales quedan suspendidos en el agua. Los inhalamos por el aire y los ingerimos directamente o a través de otros animales. A mi manera, marco la diferencia. A través de mi trabajo, exploro lo desconocido. Esta búsqueda y el deseo de crear arte a través del reciclaje me llevan a un agradable estado de alerta y expectación. Debo estar atenta a los pequeños detalles que surgen en el proceso. Al entrar en contacto con el material, experimento una sensación de resistencia, convicción y obstinación. En conjunto, experimento alegría porque siempre sale algo. Me encanta este desafío y me mantiene siempre viva.

Esta emoción y estado de vitalidad que obtengo a través de mi trabajo se traduce en una sensación de bienestar. El arte, y su práctica, nos hacen mejores personas.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

¡NUNCA TE PIERDAS UNA HISTORIA!

Recibe cada semana tus noticias en primera persona.

PERIODISMO LITERARIO CON TOQUES ÚNICOS

APLICAN TERMINOS Y CONDICIONES.
ÚNETENOS

Relacionado