fbpx

Un contable abandonó su carrera por el teatro y creó un popular festival internacional en Colombia

Un día, Diana me propuso una idea para un festival de teatro. Pensé que estaba loca, pero no se podía discutir con su pasión por el proyecto y su implacable optimismo. Pronto pusimos en marcha el Festival Internacional de Teatro de Mosquera, una gran empresa en nuestra pequeña ciudad. [En él se representarían obras nacionales e internacionales, teatro de calle, artes escénicas y talleres].

  • 1 año ago
  • diciembre 17, 2022
5 min read
Theatrical shows taking place in the streets throughout the Mosquera International Theater Festival in Colombia |
Pedro Barrera
Interview Subject
Pedro Barrera is a playwriter, actor, and theater director who has won multiple awards. He represented Colombia on tours of South America and at the XIV Ibero-American Theater Festival in Bogotá. He currently dedicates himself to teaching and theater direction. Alongside colleagues, he helped create the Mosquera International Theater Festival. He has won more than 70 awards including Best Actor at the Col-Rosario Festival; First position as Director in the Pigmaleón Regional Festival; and Best play at the Vetusta Nova Theater Festival to name a few.
Background Information
The Mosquera International Theater Festival began in 2014 with the motto “Mosquera, theater city.” In August 2022 the team hosted the ninth edition of the festival called “Under the sky of Mosquera, the theater city.” The festival has brought together more than five hundred artists from countries such as Chile, Argentina, Spain, Costa Rica, and Peru and is a favorite event for locals and visitors.

MOSQUERA, Colombia – Después de trabajar durante un año como contable en una multinacional, tomé una decisión que cambió mi vida para siempre. Un sábado por la mañana de 1999, mi madre me despertó con urgencia y me llamó a la puerta. Camilo Ríos, mi primer profesor de teatro, me estaba esperando.

En aquella mañana cálida y despejada, podía oír el sonido lejano de los motores y el canto de los pájaros. Recién despertado, el brillo del sol parecía deslumbrante. Camilo fue directo al grano. “Pedro, voy a dejar mi puesto en el teatro y quiero dejar un sustituto digno”, me dijo. “¿Te gustaría ser el nuevo profesor del Colegio Salesiano de Mosquera?”.

Lee más artículos sobre arte y cultura de todo el mundo en Orato World Media.

Hasta ese momento, mi vida estaba dividida en dos. Por un lado, trabajaba eficazmente como contable: mi carrera iba en ascenso. Por otro lado, me llamaba mi amor por las artes escénicas. Participaba en obras y ayudaba en todos los aspectos del teatro, como la iluminación, el sonido, la escenografía y la escritura de guiones. Aunque el tiempo y el dinero estaban perfectamente equilibrados, de pie en aquella puerta supe que tenía que ir más allá.

Con dos trabajos, la profesora de teatro sacrifica la estabilidad por un sueño

De joven, rendía bien y sacaba notas sobresalientes, pero mi timidez me impedía expresarme en público. La escuela me recomendó que tomara clases de teatro, y enseguida me enamoré de este arte. Encontré un lugar donde me sentía realizada. Aunque mi vida siguió un camino seguro hacia una carrera profesional tradicional y un trabajo respetable, el teatro siempre formó parte de mi vida cotidiana.

Aquel día, de pie en la puerta, con mi antiguo profesor delante, mi somnolencia desapareció. Tan excitada por la inesperada oferta, mis manos empezaron a sudar. Mi respiración se aceleró y un ligero temblor interrumpió mi voz. Nada de eso me impidió decir que sí inmediatamente.

Espectáculos por las calles de la ciudad | Foto cortesía de Dagoberto Garzón Q.

Después de despedirnos, subí corriendo las escaleras de mi casa, con el corazón bombeando con un estremecimiento de satisfacción y miedo. “¿Y si los administradores de la escuela me rechazaban?”, me preocupaba. Ese miedo se desvaneció por la mañana, cuando me enteré de que el trabajo era mío, si lo quería. Tenían una condición: cortarte el pelo largo. Fui directamente al peluquero, incluso antes de volver a casa.

Durante un año, mantuve mi trabajo de contable junto con mis clases de teatro. La recompensa económica de enseñar equivalía a una pequeña fracción de mi salario como contable, pero la felicidad que sentía lo compensaba. Como me iba bien en el trabajo, mi jefe me permitió modificar mi horario para dar clases.

Ese hermoso momento de transición se convirtió en una luz para mí. Mi pasión desbordante no pasó desapercibida para mis compañeros de trabajo. Algunos se sintieron inspirados al verme hacer algo sencillo pero significativo: invertir tiempo y esfuerzo en mi sueño.

Gana a lo grande y ayuda a poner en marcha el Festival Internacional de Teatro de Mosquera

Sólo un año después, gané mi primer premio como directora teatral, al obtener el primer puesto a la mejor obra en un concurso de teatro por mi reescritura de El mercader de Venecia, de William Shakespeare. La victoria reforzó mi determinación y empecé a estudiar teatro a tiempo completo sin dejar de trabajar.

Mucha gente creía que me había vuelto loca, pero las voces de aliento de personas como mi madre me dieron el valor para seguir mi camino y luchar por lo que amaba. Aunque me enfrenté a momentos difíciles por el camino, nunca dudé de mi decisión. Con el tiempo, y con perseverancia y disciplina, supe que mi pasión seguía mereciendo todos los riesgos.

Luchando por mi sueño, consigo ayudar a otros a cumplir el suyo. En 2003 conocí a Diana Sotelo, una alumna mía que tenía un entusiasmo especial. Al terminar sus estudios, se convirtió en mi mano derecha y en el motor de un gran logro para ambos.

Un día, Diana me propuso una idea para un festival de teatro. Pensé que estaba loca, pero no se podía discutir con su pasión por el proyecto y su implacable optimismo. Pronto pusimos en marcha el Festival Internacional de Teatro de Mosquera, una gran empresa en nuestra pequeña ciudad. [En él se representarían obras nacionales e internacionales, teatro de calle, artes escénicas y talleres].

La diversidad de actuaciones del festival resulta un gran atractivo para los asistentes | Foto cortesía de Dagoberto Garzón Q.

En 2014, su sueño echó raíces cuando nuestra ciudad acogió un exitoso festival de teatro de proporciones internacionales. Aquel primer año, el auditorio, con capacidad para 700 personas, resultó demasiado pequeño para acoger la masiva asistencia. Pronto nos cansamos de organizar semejante hazaña. Nos dolían los pies, la espalda y llevábamos un peso palpable sobre los hombros. Sin embargo, todo eso se desvaneció al ver los ríos de gente que acudían a nuestro festival en su último día.

Una emoción nos recorrió de la cabeza a los pies al superar nuestro agotamiento y presenciar una lección de grandeza. En 2022 celebramos nuestro noveno festival, y el éxito sigue abrumándonos. Merece la pena luchar por los sueños.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

¡NUNCA TE PIERDAS UNA HISTORIA!

Recibe cada semana tus noticias en primera persona.

PERIODISMO LITERARIO CON TOQUES ÚNICOS

APLICAN TERMINOS Y CONDICIONES.
ÚNETENOS

Relacionado