fbpx

Un motociclista argentino gana «Quién quiere ser millonario» y ayuda a niños vulnerables

En cuanto se encendieron las cámaras, me sentí como si estuviera viviendo un extraño sueño. Parecía impensable conseguir el dinero que necesitábamos para los objetivos de nuestro grupo en un partido en la televisión. Sin embargo, allí estábamos con millones de personas mirando.

  • 3 meses ago
  • octubre 25, 2022
7 min read
Javier Rodriguez of Javier Rodriguez of Grupo Motociclista Solidario competes on Who Wants to be a Millionaire to raise money for kids in Buenos Aires | Photo courtesy of screenshot capture from Telefe on Twitter
Interview Subject
Javier Rodríguez, 50, (center) is part of the Grupo Motociclista Solidario. He is pictured with two other group members. The founder Julio Arregui started the group before he passed away. Javier and the other members come from diverse professional backgrounds but share a common way of life as a biker family.

Javier and the group collected food and toys for children at Christmas and on Children’s Day. They also distributed food to soup kitchens in Buenos Aires.
Today they host festivals. Children enjoy games and activities as they await the toy collection deliveries. At 5:00 p.m., rock bands play.

Artists perform like Piñón Fijo, the most famous clown in the country, as well as puppets, magicians, actors, and singers. All proceeds support food banks and kitchens. During the concerts, emerging rock bands gain an audience. Even internationally recognized bands such as La Renga, Luciano Napolitano, and Memphis have played, not charging a penny for their performance.
Background Information
The group was formed in 2014. Community kitchens sponsored by members include Olivos, Garín, and El Talar. For the last five years, they have traveled to different areas of the province of Buenos Aires and throughout the country. As part of a solidarity trip, they helped refurbish a school in Chaco.

They hold motofestivals and motoencuentros nearly every weekend. Bikers come out with their families. Sometimes municipalities provide sound elements or other needs.

BUENOS AIRES, Argentina – Un día, mientras repartía pan en mi comunidad, recibí una petición de Julio, un compañero motero. Julio formó un grupo de motociclistas para colaborar en obras de caridad. Quería ayudar a más niños proporcionándoles comida, juguetes y otros artículos básicos. También quería iniciar una labor de divulgación en los comedores sociales. Me uní al proyecto al día siguiente.

Durante mucho tiempo, disfruté de actividades como la música rock y andar en moto. Luego, un día, mi individualismo dio paso a una causa noble. Nunca imaginé que nuestro trabajo me llevaría a historias tan conmovedoras.

Los motociclistas ganan a lo grande en Quién quiere ser millonario

En 2019, participé en el programa de televisión Quién quiere ser millonario y gané una importante suma de dinero. Un juego de preguntas y respuestas, el premio en efectivo comienza a aumentar.

En cuanto se encendieron las cámaras, me sentí como si estuviera viviendo un extraño sueño. Parecía impensable conseguir el dinero que necesitábamos para los objetivos de nuestro grupo en un partido en la televisión. Sin embargo, allí estábamos con millones de personas mirando. No dejaba de pensar en lo que podríamos conseguir si ganábamos el premio.

Miembros del Grupo Motociclista Solidario observan desde el público durante Quién quiere ser millonario | Foto cortesía de la captura de pantalla del video de Telefe en Twitter.

Las horas pasaban y mis nervios aumentaban al ritmo del reloj. Empecé a respirar lentamente para calmarme, esperando que todo nos saliera bien. La luz del estudio no ayudaba, ya que me iluminaba intensamente. Con cada pregunta que respondíamos, nos acercábamos más a la entrega de juguetes y alimentos a los niños y a los comedores sociales. Si nos centramos en ese objetivo.

Lee las historias de más visionarios increíbles que hacen un gran trabajo en todo el mundo en Orato World Media.

De repente, nos convertimos en el último grupo en pie, y nuestro éxito se convirtió en una gran alegría para todos. Incapaz de contener mi emoción, sentí una oleada de logros compartidos. Estallamos en risas, sonrisas y pura emoción. ¡Ahora podíamos ayudar a más niños!

Un niño que necesita un colchón provoca una respuesta emocional

Sentí un agujero en el estómago y un nudo en la garganta cuando un niño me dijo que no tenía colchón para dormir. La angustia invadió mi cuerpo. De repente sentí que todos nuestros esfuerzos podrían no ser suficientes para ayudar a estos niños con todo. Pude ver la necesidad en los ojos de este niño.

Muchos como él sufren cada día. Numerosos pensamientos pasaron por mi mente y mis manos empezaron a temblar. Le abracé y le prometí que encontraría la manera de conseguir lo que pedía. Durante mucho tiempo, pensé en ese niño.

Nunca me faltó nada mientras crecía; pero no me hizo falta, para entenderlo. Llegué a comprender las realidades a las que se enfrentan estos niños, y mi propósito en la vida, yendo a los comedores comunitarios y distribuyendo juguetes y comida. Vivimos en un mundo en el que cada uno de nosotros permanece inmerso en sus propios asuntos. Puede resultarnos difícil mirar a nuestro alrededor y empatizar; ver el sufrimiento material y emocional de los demás.

Los niños de los festivales organizados por el Grupo Motociclista Solidario reciben los juguetes que el grupo recolectó | Foto cortesía de la página de Facebook del Grupo

Algunos niños aprecian cada pequeño gesto o regalo. Sus ojos brillan y sus sonrisas muestran su corazón agradecido. Se dan cuenta de que, con ayuda, pueden superar cualquier situación. Algunos de los niños no tenían ni idea de lo que era un programa de televisión. Cuando fuimos a «Quién quiere ser millonario», pudieron presenciar una producción de primera clase.

El motociclista mantiene su amor por la moto en medio de su labor benéfica

Cuando conduzco mi moto, veo el horizonte, la ruta delante de mí y los paisajes. Y, sobre todo, puedo compartir el momento con los amigos. Cuando viajamos en grupo, designamos un capitán de ruta que gestiona nuestra velocidad y busca el mejor camino.

Sentir las texturas de la moto, el cuero, el manillar y el hierro ofrece una sensación única. Ponerse el cuero o la ropa impermeable nos protege de condiciones climáticas como el viento y la lluvia y nos protege en caso de accidente. Aunque pueden surgir problemas, me siento a salvo de cualquier daño.

Las bandas tocan para grandes multitudes en los festivales motociclistas regulares del Grupo y todos los ingresos ayudan a los comedores sociales locales y a los programas de distribución de alimentos | Foto cortesía de la página de Facebook del Grupo

Al salir a la ruta con el casco puesto, experimento una sensación de intimidad con mi propio espíritu. Estoy dentro de mí, hablando y pensando. Mientras conduzco se me ocurren mil cosas. Los artistas, por ejemplo, pueden meditar sobre las obras que van a crear. A veces hablo conmigo mismo sobre los conflictos emocionales que estoy experimentando.

Ya sea una distancia de dos kilómetros o de 800, viajar en moto resulta una experiencia placentera. La carretera me permite conocer nuevos amigos y disfrutar de una buena comida. Para mí, se trata de compartir los placeres con los demás.

Un motociclista nunca te deja tirado en la ruta

Durante mi infancia, mi madre tenía una pequeña panadería en casa. Con menos de cinco años, distribuía el pan entre nuestros vecinos. Con el tiempo aprendí que la solidaridad debe ejercerse horizontalmente en colaboración con la comunidad. No podemos limitarnos a dar lo que nos sobra.

La mejor forma de enseñar proviene de la acción, así que actúo. Podemos lograr mucho más cuando combinamos nuestras preocupaciones, yendo más allá de la satisfacción personal al involucrar a otros.

Miembros del Grupo Motociclista Solidario | Foto cortesía de la página de Facebook del Grupo

Nunca he tenido una vida dura y no creo que sea necesario ayudar a los que nos rodean. Con demasiada frecuencia, cuando la gente se siente indignada por lo que ocurre en el mundo, se queda de brazos cruzados. Pasar a la acción rompe el ciclo de la indiferencia. Incluso vamos más allá de nuestro propio grupo y unimos fuerzas con otro pequeño grupo de motociclistas para multiplicar nuestros esfuerzos.

Nuestro trabajo también pretende romper con los prejuicios. Vivimos en una sociedad en la que las personas se etiquetan por su apariencia. Cuando llevamos ropa de cuero, nos dejamos crecer la barba y conducimos motos, la gente etiqueta nuestro carácter como rígido. Puede que nos miren con miedo o desconfianza. Observo sus miradas de desaprobación.

Gracias a nuestro trabajo y a la suma de nuestras voluntades, cambiamos de opinión. La gente viene a aprender que el motociclismo puede ser una comunidad constructiva y solidaria. Entre nosotros hay familias, mujeres y niños, así como médicos, ingenieros y todo tipo de profesionales. Existe una gran hermandad en medio del amor por las motos y el rock and roll.

Aunque todos tenemos nuestra propia vida personal, cada uno acepta su papel en el Grupo Motociclistas Solidarios. Eso es suficiente satisfacción. Un motociclista nunca te deja tirado en la ruta ni en ningún sitio. Ese espíritu rige nuestras relaciones como grupo.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

¡nunca Te Pierdas Una Historia!

tu semanario, primera persona Noticias.

Piense en ello como periodismo literario con un toque de no ficción creativa.

APLICAN TERMINOS Y CONDICIONES
ÚNETENOS

Relacionado