fbpx

Himalaya conquistada por el escalador con polio

Empecé a imaginar lo que iba a hacer cuando llegara. Quería llevar la bandera argentina, bajarme de la bicicleta e intentar estar de pie con los postes en alto.

  • 2 años ago
  • diciembre 3, 2020
7 min read
La discapacidad es un gran límite, pero lo que a veces parece un sueño o una locura, son palabras simples: lo difícil se hace, lo imposible se intenta.
Juan Maggi
protagonista
Juan Maggi tiene 57 años y es de la provincia de Córdoba, Argentina. A pesar de tener poliomielitis, escaló el Himalaya.
contexto
Según la Organización Mundial de la Salud, la poliomielitis afecta principalmente a personas menores de cinco años.
Una de cada 200 infecciones produce una parálisis irreversible (generalmente de las piernas), y del 5 al 10 por ciento de estos casos muere por parálisis de los músculos respiratorios.
Se han evitado más de 16 millones de casos de parálisis como resultado de los esfuerzos mundiales para erradicar la enfermedad.
Si la poliomielitis no se erradica en estos últimos baluartes que quedan, podría haber hasta 200.000 nuevos casos por año en diez años en todo el mundo.
En la mayoría de los países, los esfuerzos mundiales han ampliado la capacidad para hacer frente a otras enfermedades infecciosas mediante la creación de sistemas eficaces de vigilancia e inmunización.

KHARDUNG LA, Ladakh – La poliomielitis me quitó la capacidad para caminar sin muletas cuando tenía solo un año. Pero eso no me impidió hacer algo que me hubiera parecido imposible hace décadas: escalar el Himalaya.

Eso es exactamente lo que hice en 2015, con la ayuda de mi handbike. Soy Juan Maggi, de la Provincia de Córdoba, Argentina. Mis amigos me llaman Jean y me considero un soñador.

Y ahora tengo planes aún más grandes: ir mucho más alto que el pico de la montaña más alta.

Mi vida se divide en dos partes: la primera la clasifico como «no aceptación» y la segunda comenzó después de un evento médico aterrador en mis treinta y tantos años que me cambió para siempre y me llevó a romper cualquier límite autoimpuesto.

Contraje polio a la edad de un año cuando los médicos me dieron mi primera vacuna. Aproximadamente una de cada 2 millones de dosis falla, y obtuve esa.

Cuando era niño, vi que la sociedad no estaba preparada para contemplar las necesidades de las personas con discapacidad. Era como si los discapacitados tuvieran que vivir en un círculo pequeño, con solo su entorno inmediato, su familia y muy pocos amigos.

La gente pasaba y me acariciaba la cabeza. Me decían «pobrecito». Escuchar tantas veces sobre mis limitaciones me hizo creer en ellas.

Viví una adolescencia feroz, donde preferí llevarme el mundo por delante. Cuando tuve autonomía y me fui de casa, comencé a autodestruirme, asumiendo que mi discapacidad era una enfermedad. Decidí no cuidarme. Esto me provocó un infarto a los 37 años.

Me encontré en una ambulancia, luchando por mi vida. Fue entonces cuando me di cuenta de que realmente lo tenía todo: mis hijos, mi esposa, mi familia, mis amigos, mi trabajo, y estaba a punto de perderlo eso.

Después de ese trauma, decidí hacer algunos cambios en mi vida. Los médicos me recomendaron participar en deportes como parte de mi rehabilitación. Me encontré con un amigo que había visto bicicletas de mano en un maratón en Nueva York y me sugirió que compre una. En ese entonces, no tenía idea de que un año después de comprar mi bicicleta, la usaría para correr la misma carrera.

Mi bici es mi capa de superhéroe

La primera vez que me subí a la bicicleta, sentí una libertad, una autonomía y una felicidad indescriptibles que no había experimentado hasta ese momento en mi vida. Era un hombre feliz, inconsciente de todo lo que sucedería a continuación.

Así es como empecé a entrenar. Estaba muy asustado al principio. Necesité de mucha pasión, mucha paciencia. De a poco dejé atrás el cuerpo que me había aprisionado durante tantos años.

Comencé a desafiarme a mí mismo: crucé la línea de meta del Maratón de Central Park, completé el Iron Man en Miami y esquié en Canadá en los Juegos Paralímpicos. Carrera a carrera, estaba superando mis límites. Me sentí más fuerte que nunca.

Cuando pedaleo, me siento como un superhéroe y la bici es mi capa.

Empecé a soñar con ir al techo del mundo.

El techo del mundo

La fuerza de voluntad y la superación personal son mis mayores incentivos. La discapacidad se siente como una circunstancia que se puede superar. Mi vida es prueba viviente de ello. Escalar el Himalaya fue más que un desafío, fue un sueño.

Mi preparación incluyó muchos meses de entrenamiento, acompañado de una dieta saludable y mucho compromiso, no solo físico sino mental. Después de tanto sacrificio, llegó el momento: en el verano de 2015 empaqué mis cosas y me dirigí al techo del mundo. Empecé el 16 de julio y llegué el 3 de agosto.

Fue un esfuerzo increíble. La montaña me dobló varias veces porque era sumamente desafiante e intensa. Lo tuve difícil física y mentalmente. Estaba entrenado, me había preparado, pero la montaña impuso su inmensidad y me puso en mi lugar.

A veces, no quería continuar. Quería bajarme e irme a casa. El viento, el frío, la falta de oxígeno y la soledad golpean con fuerza. Pero cuando pensé en todo lo que me ha pasado y en cómo superé cada obstáculo, se me despejó la cabeza y seguí pedaleando. Nunca podría rendirme. Todo en mi vida indicaba que no iba a ser deportista. Pero ahí estaba alcanzando el paso más alto del mundo con una bicicleta de mano.

Cuando vi la última curva, supe que estaba a punto de alcanzar mi meta. Empecé a imaginar lo que iba a hacer cuando llegara. Quería llevar la bandera argentina, bajarme de la bicicleta e intentar estar de pie con los postes en alto. Doblé la última curva y llegué al techo del mundo. Sentí que la bicicleta me transformó en un cazador de sueños.

Mis ojos se nublaron con la inmensidad de la fría soledad en el techo del mundo. La paz y el amor propio calentaron mi cuerpo. El mundo estaba debajo de mí; arriba no había nada más.

Intercambiar inclusión por convivencia

Para mí, empujar mis límites se trata de superación personal. Es ver la discapacidad desde otro lado. Es fuerza de voluntad, pasión, libertad. Es la lucha contra la discriminación ajena y mía.

Comencé la Fundación Jean Maggicon mi esposa e hijos después de la escalada. Se nos ocurrió aprovechar el minuto de fama que me había dado el Himalaya.

Las empresas me llamaron para pedirme que compartiera mi historia y se me ocurrió la idea de cambiar mis charlas por bicicletas adaptadas y luego donarlas.

Pasó un tiempo y las bicicletas donadas de los compromisos de conferencias no fueron suficientes, así que pensé en fabricar más para llegar a quienes las necesitaban. Fue entonces cuando creamosSuperadaptados, donde fabricamos y montamos bicicletas y empleamos a personas con discapacidad.

Hemos entregado más de 450 bicicletas. Cada vez que entrego una de estas bicicletas, me siento feliz. En cada usuario, visualizo mi propio viaje. Me da una gran satisfacción saber de aquellos que han tenido que cambiar su bicicleta por una más grande.

Mi cruzada es poner la discapacidad en otro nivel. Mi último sueño es borrar los vínculos entre la inclusión y la discapacidad. Me gustaría reemplazar el término por convivencia. Si hablamos de inclusión es porque algo está excluido. Creo que lo realmente necesario es cambiar nuestro concepto y vivir juntos, convivir.

Creo que la donación de bicicletas construye convivencia. Todos tenemos habilidades, sueños y vidas únicas diferentes y extraordinarias.

Mirando al futuro

Ahora estoy trabajando en un nuevo proyecto increíble que aún no puedo divulgar, pero es otro gran sueño, una hermosa aventura de otro mundo, que me hace explotar de felicidad. Estoy entrenando mucho, llevando mi cuerpo al límite. Esta aventura será como «tocar el cielo» con mis manos. Voy a subir mucho más alto que el pico de la montaña más alta.

Siempre usando los sueños como destino, sé lo que soy: un soñador en serie.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

¡nunca Te Pierdas Una Historia!

tu semanario, primera persona Noticias.

Piense en ello como periodismo literario con un toque de no ficción creativa.

APLICAN TERMINOS Y CONDICIONES
ÚNETENOS

Relacionado