fbpx

Joven artista relata el ataque de Hamás en el festival de música Supernova en Israel

Aterrada de ser descubierta, reduje la respiración y me uní a las siete personas allí escondidas. Tenían fracturas y heridas; la sangre estaba por todas partes.

  • 7 meses ago
  • diciembre 3, 2023
8 min read
After sight of the attack sigh at Sight of Daniela's camping site at the Nova festival | Photo courtesy of Daniela Gimena Russo
Journalist’s notes
PROTAGONISTA
Daniela Gimena Russo, artista multifacética de 36 años, combina su talento como DJ, productora de eventos y tatuadora con la pasión por viajar. Durante los últimos cinco años, su viaje la ha llevado por América Latina y Europa, culminando con una visita a Tel Aviv el 1 de octubre de 2023, después de escalas en París y Hungría. Lo que iba a ser una noche de diversión en Israel se convirtió en una experiencia desgarradora cuando el ataque de Hamas interrumpió el evento. En medio del caos y el miedo, Daniela y sus amigos escaparon por poco del ataque terrorista, que trágicamente se cobró cientos de vidas en el festival.
CONTEXTO
La reciente guerra entre Israel y Hamás, la más mortífera desde 2007, se intensificó con el ataque sorpresa de Hamás al sur de Israel el 7 de octubre de 2023. Israel informó que alrededor de 1.200 personas murieron y aproximadamente 240 fueron tomadas como rehenes por los terroristas. En respuesta, Israel comenzó a bombardear Gaza y lanzó una campaña terrestre. Al momento de la publicación de esta historia, el Ministerio de Salud de Gaza informó que más de 15.000 personas han sido asesinadas allí.

Re’im, Israel — Durante un reciente viaje a Europa, mientras asistía a una fiesta en Atenas, Grecia, un amigo invitó a nuestro grupo a Israel. Cuando llegamos a Tel Aviv, recibimos una invitación para asistir al Festival de Música Supernova cerca de la Franja de Gaza, en medio del desierto. Nunca imaginé que el viaje sería peligroso, ni anticipé los horrores que encontraría ese día.

Llegamos al festival la noche del viernes 6 de octubre de 2023 y todo parecía perfectamente organizado. La multitud emanaba paz y felicidad. Vi como cientos de jóvenes bailaban juntos, disfrutando de la música y el buen momento entre amigos. Cuando nos dirigimos al estacionamiento para descansar en nuestros autos, algo en el cielo de repente llamó nuestra atención. El festival estaba bajo ataque. Esto inició una frenética pesadilla a pie que duró horas.

Lea más historias sobre el conflicto palestino-israelí en Orato World Media

Cohetes iluminando el cielo del Festival de Música Supernova

Habiendo llegado al Festival de Música Supernova en Israel el viernes por la noche, teníamos la intención de quedarnos y ver a nuestro amigo tocar al mediodía del sábado. Tiendas de campaña y tumbonas cubrían el recinto mientras la gente se preparaba para el largo fin de semana.

En nuestros autos descansamos y hablamos durante aproximadamente una hora cuando de repente el cielo se iluminó. Al mirar lo que parecían estrellas de colores, escuché un rugido y pensé que eran fuegos artificiales. Cuando noté que una gran porción del cielo estaba salpicada de explosiones, me invadió la preocupación. «¿Qué está pasando?», pensé.

En ese momento dos de nuestros amigos se habían alejado para dejar algo en su auto. Lo que no sabíamos era que esto había marcado el momento en que nuestro grupo se dividiría. Las explosiones y luces en el cielo continuaron implacablemente, y un extraño sentimiento se apoderó del festival. «Estos no son fuegos artificiales», pensé. La música se detuvo por completo y la gente empezó a correr. Momentos después, un anuncio en hebreo resonó por el altavoz.

No entendí las palabras y vi como el escudo de defensa de Israel detonaba los misiles en el cielo. El pánico se apoderó de mí. En ese momento, un chico que hablaba inglés se acercó a nosotros y comenzó a traducir los mensajes. Nos miró fijamente y gritó: «¡Tenemos que salir de aquí! ¿Tienen auto?». Respondí que sí y nos dirigimos al estacionamiento. Teníamos la intención de huir a Tel Aviv, pero el joven nos instó a no tomar la carretera principal. «Nos perseguirán», dijo. [Se refería a Hamás.]

Una carrera para salvar nuestras vidas

El joven señaló hacia una garita de hormigón, a unos metros de distancia, que hacía las veces de búnker. Avanzamos rápido a pie en un intento de escapar. Mientras tanto, llamamos desesperadamente a nuestros amigos, quienes habían huído en otro auto. Dos de nosotros teníamos las baterías de los celulares casi agotadas, lo que complicó aún más la situación. Cuando finalmente contactamos a nuestros dos amigos, sentimos un segundo de paz.

«Ya estamos en el camino», dijeron, «Estamos bien». En ese momento escuchamos disparos en la llamada; escuchamos a nuestros amigos gritar. Mientras intentaban advertirnos sobre algo, la llamada se cortó de repente. «¿Qué está pasando?», grité en mi mente. No pude entender nada.

Volvimos a conectar nuestra llamada y, con la voz entrecortada, nuestro amigo advirtió: «No es seguro viajar en automóvil». La última palabra que escuchamos en la llamada fue «corran», antes de que se desconectara para siempre. Después de permanecer unos minutos en el búnker, sentí que mis instintos de supervivencia se activaban y me impulsaban hacia adelante. Quería alejarme lo más posible del festival. Nos fuimos y, en cuestión de minutos, vimos el búnker explotar en mil pedazos por una granada. Esto marcó el comienzo de nuestra carrera por salvar nuestras vidas.

Corrí por un campo con mis botas cuando sentí un dolor repentino e intenso en el tobillo, así que me las quité y seguí descalza. No paré ni un segundo. Al atravesar una plantación de olivos, lo único que vi fue desierto. Pasando entre árboles y arbustos, subimos y bajamos por el terreno inclinado. El cien por ciento de mi cuerpo y mi mente entraron en modo de supervivencia, como si se hubieran transformado de alguna manera.

Amontonados en un pequeño refugio, la sangre estaba por todas partes.

Los disparos, las explosiones y los gritos me rodeaban encerrando mi cuerpo. En ese momento, uno de mis amigos dejó de correr. No pudo soportarlo más y se congeló, agachado bajo un árbol en medio de la nada. Apenas podía creer que lo dejé allí, pero necesitaba seguir corriendo para salvarme. Al pasar junto al olivar, vi un contenedor, como un pequeño refugio. El paisaje desolado lo rodeaba y por lo demás lo único que veía era una casa vacía y el desierto.

Aterrada de ser descubierta, reduje la respiración y me uní a las siete personas allí escondidas. Tenían fracturas y heridas; la sangre estaba por todas partes. En el grupo vi a una mujer miembro del ejército israelí. Se contaactó con sus colegas y les proporcionó nuestra ubicación. Pasaron las horas mientras esperábamos el rescate.

Entonces, de repente, entre los árboles, vi a lo lejos emerger al personal militar y cruzar el campo. Nos localizaron y revisaron a los heridos antes de que empezaran a llegar camiones para sacarnos. Empezamos a cruzar el desierto y vi cada vez más soldados y camiones. Rogué a los soldados que regresaran y buscaran a mi amigo que se escondía debajo del árbol.

De alguna manera, antes de quedarnos sin batería, logró compartir su ubicación conmigo. Se lo di a los soldados israelíes y un tanque del ejército se acercó para localizarlo. Por algún milagro, después de un total de12 horas de esconderse, lo encontraron ileso.

Esperando desesperadamente a que un avión salga de Israel

Finalmente, avanzabamos hacia la seguridad. En el camión susurré «gracias» en voz baja pero no pude derramar una sola lágrima. El shock se había apoderado de mi. Mirando hacia atrás, creo que muchos ángeles me acompañaron en el camino; de lo contrario, yo también podría estar muerta.

Para escapar de los horrores del ataque de Hamás a Israel, nos refugiamos en una comisaría de policía. Allí, una familia ofreció alojamiento y comida a nuestro grupo de 18 personas. Estos extraños cuidaron de todos nosotros. Con mi teléfono cargado, comencé a ver las noticias y apenas podía creer lo que veía. La familia nos ayudó a llegar a Tel Aviv y nuevamente todo parecía caótico. En Tel Aviv comenzó otro viaje difícil.

Queríamos huir de Israel rápidamente, pero reservar vuelos resultó casi imposible. Al principio las aerolíneas no aceptaban nuestros medios de pago pero al ver nuestra desesperación, cedieron. Mientras tanto, las alarmas sonaban continuamente y los cohetes explotaban a lo lejos. Todo el ambiente nos puso en alerta constante. «Tenemos que salir de aquí», pensé. «No hay vuelta atrás.»

En el aeropuerto, para proteger lo mejor posible a la gente, las aerolíneas liberaron aviones en momentos inesperados. Tenías que prestar mucha atención a un anuncio repentino y luego esperar o correr. Todo el entorno me ponía terriblemente nerviosa. Después de horas de espera, de repente anunciaron nuestro vuelo y nos movilizamos.

No fue hasta que nuestro avión cruzó el mar que finalmente me sentí a salvo del peligro. Cuando intento hablar de lo que pasó, mi voz se entrecorta. Las heridas sin cicatrizar son profundas.

Sanando del ataque terrorista al Festival Musical Supernova

Mirando hacia atrás, me doy cuenta de que mis seres queridos en casa me dieron la fuerza para seguir corriendo. Pensé en ellos mientras huíamos del Festival Musical Supernova. Pensé en mi sobrina por nacer. Corrimos durante siete horas antes de escondernos y todavía no puedo entender cómo corrí durante tanto tiempo. Sólo sé que en cada paso del camino, mi cuerpo bombeaba pura adrenalina.

La peor sensación que tuve durante esa fuga fue dejar a mi amigo atrás, debajo del árbol en un páramo infernal, pero me sentí guiada por unas infinitas ganas de vivir. De regreso en Europa, abracé fuertemente a mis amigos y abordé otro avión hacia México, donde permanezco al momento de esta historia.

[Inmediatamente después del ataque al Festival de Música Supernova, los medios informaron que se recuperaron unos 260 cadáveres en la zona, situada en Re’im, a sólo seis kilómetros de la frontera con Gaza. Desde entonces, los informes han elevado el número de civiles muertos en el festival a unos 364, incluidos otros 40 tomados como rehenes por Hamás.]

Hasta el día de hoy no tengo noticias de mis dos amigos que huyeron en su auto. Hamás nos persiguió Podrían ser rehenes o podrían estar muertos. Se alejaron de nosotros cinco minutos antes de que comenzara ese brutal asalto y temo no volver a verlos nunca más.

Durante un mes y medio no derramé una lágrima. Por suerte estoy con gente que quiero mucho, que me ayuda cada día a reparar este dolor. Con ellos, poco a poco me estoy curando y me estoy volviendo más sensible a las cosas que vi y soporté. El bloqueo se está levantando, mientras me doy espacio para procesar y seguir adelante.

Veo las imágenes en mi mente todos los días; pero sigo creyendo que el amor, no la guerra, nos salvará. Me concentro en mis proyectos y mi música. Es tiempo para cambiar.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

¡NUNCA TE PIERDAS UNA HISTORIA!

Recibe cada semana tus noticias en primera persona.

PERIODISMO LITERARIO CON TOQUES ÚNICOS

APLICAN TERMINOS Y CONDICIONES.
ÚNETENOS

Relacionado