fbpx
Asif Iqbal Tanha
"I am glad that when democracy was under threat, when anti-Constitution laws were being passed, when a minority community was being targeted, I could raise my voice." | Photo courtesy of Asif Iqbal Tanha

Estudiante Indio llamado terrorista, encarcelado por disensión pacífica

Los guardias me torturaron física y mentalmente. Me llamaron terrorista, alborotador, traidor, yihadista. No se me permitía cepillarme los dientes ni leer libros, y apenas podía dormir en mi celda diminuta, sucia y aislada.

Asif Iqbal Tanha
Protagonista
Asif Iqbal Tanha, de 25 años, es estudiante de la Universidad Jamia Milia Islamia.
El activismo de Tanha comenzó hace varios años cuando asistió a una protesta en el campus para exigir que la administración llevara a cabo elecciones para el cuerpo estudiantil y abordara problemas críticos como la falta de albergues, aumentos arbitrarios de tarifas y colocaciones deficientes.

En 2020, pasó 13 meses en la cárcel después de protestar contra la Ley de Enmienda de Ciudadanía de la India (CAA). Según DW (Deutsche Welle), “la CAA acelera la ciudadanía de inmigrantes hindúes, sij, budistas, jainistas, parsis y cristianos de Afganistán, Pakistán y Bangladesh que llegaron a la India antes de 2015. Sin embargo, excluye a los musulmanes, una medida que ha sido denunciada por socavar la constitución secular de la India”.
Contexto
En mayo de 2020, la policía de Delhi arrestó a los estudiantes activistas Asif Iqbal Tanha, Natasha Narwal y Devangana Kalita en virtud de la Ley de prevención de actividades ilícitas de la India (UAPA), una ley antiterrorista, por conspiración premeditada e incitación a la violencia en las protestas contra la Ley de Enmienda a la Ciudadanía en diciembre. 2019.

La policía afirma que esas protestas llevaron a los disturbios del 24 de febrero de 2020 en el noreste de Delhi, donde la violencia entre manifestantes y partidarios de la Ley de Enmienda de Ciudadanía se salió de control, dejando más de 50 muertos.

El 15 de junio de 2021, el Tribunal Superior de Delhi otorgó la libertad bajo fianza al trío. En la sentencia, los jueces sostuvieron que la UAPA solo podía invocarse en circunstancias excepcionales y que “los cimientos de nuestra nación están más seguros que probablemente sacudidos por una protesta, por cruel que sea, organizada por una tribu de estudiantes universitarios”.

Añadió: “Nos vemos obligados a expresar que parece, que en su ansiedad por reprimir la disidencia, en la mente del Estado, la línea entre el derecho a la protesta garantizado constitucionalmente y la actividad terrorista parece desdibujarse un poco. Si esta mentalidad gana tracción, será un día triste para la democracia”.

Los datos del Ministerio del Interior de 2016 a 2019 dicen que la tasa de condenas bajo la UAPA es solo del 2%. Durante el mismo período, el número de casos de UAPA aumentó en un 72%.

NUEVA DELHI, India — Cuando me arrestaron, la policía hizo barricadas en mi vecindario como si fuera un criminal.

No maté a nadie, no puse una bomba ni cometí un robo. No violé las leyes del país. Todo lo que hice fue protestar pacíficamente, un derecho fundamental según la Constitución de la India.

No sabía por qué me castigaban. Nadie me dio una respuesta.

Tildado de terrorista por hacer preguntas

Las autoridades me encarcelaron en la central de Tihar de Delhi durante 13 meses. Fue un infiern. Los guardias violaron mis derechos, enumerados en las Reglas Penitenciarias de Delhi, con total impunidad.

Los guardias me torturaron física y mentalmente. Me llamaron terrorista, alborotador, traidor, yihadista. No me permitían cepillarme los dientes ni leer libros, y apenas podía dormir en mi celda diminuta, sucia y aislada.

Ayuné durante el Ramadán y las autoridades me negaron la comida previa al ayuno. También me negaron un reloj para que pudiera realizar namāz (una serie de cinco oraciones diarias que los musulmanes deben realizar en ciertos momentos del día).

Me sentí completamente indefenso viviendo bajo tal tiranía. Cuando critiqué las políticas de la cárcel, las autoridades penitenciarias me negaron mis derechos como subprisionero (un preso no condenado que ha sido encarcelado durante la investigación o antes del juicio por el delito del que se le acusa).

Las condiciones empeoraron con la COVID-19

La pandemia provocada por la COVID-19 empeoró aún más las condiciones: retrasó los juicios y provocó que las autoridades suspendieran las reuniones entre los presos y sus familias.

Como los tribunales no funcionaban, los reclusos languidecían y la cárcel se abarrotaba aún más. Muchos reclusos se enfermaron e informaron numerosos síntomas durante los picos de las dos primeras olas de COVID-19, pero solo el 1% se sometió a testeos.

Las autoridades negaron el tratamiento adecuado a los contagiados, les dieron medicamentos básicos como acetaminofén y les impidieron el acceso a los médicos. No había ninguna enfermería en el lugar y la mayoría de los prisioneros no podían pagar una representación legal para escapar del largo encarcelamiento.

Fui testigo del dolor y la desesperanza a mi alrededor, pero saqué fuerza e inspiración de la historia de la India. Los luchadores por la libertad dieron sus vidas y fueron a prisión para liberar al país. Defendieron la justicia en nombre de los más débiles y lucharon contra las estructuras opresivas de casta, clase y género. Los que estaban en el poder también intentaron reprimirlos.

Mi arresto fue un intento de aplastar la disidencia

Por cuestionar a mi gobierno y protestar contra sus decisiones, la policía me puso tras las rejas. Las autoridades intentaron silenciar la disidencia citando a mis acciones contra la democracia, la constitución y la ley.

Sin embargo, mi regreso a casa en junio de 2021 demostró que fracasaron. Una gran multitud esperaba fuera de las puertas de la cárcel de Tihar, celebrando mi liberación y esperando verme caminar libre. Mi corazón se llenó de alegría al presenciar un apoyo tan abrumador.

La orden del Tribunal Superior de Delhi me dio una fuerza inmensa y restauró mi fe en el poder judicial indio. Su sentencia consideró mi arresto injusto e ilegal. La corte corrigió pública y poderosamente a quienes me llamaron terrorista. El disentir no es terrorismo.

Cuando pienso en lo que hice, me siento orgulloso y me niego a sentir miedo por los ataques y amenazas que sigo recibiendo. Yo no soy una victima. Lucho por la justicia. Me quisieron destruir pero sobreviví para contarlo.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.