fbpx
Jenny Meizas escapó de una red de tráfico sexual en las Bahamas

Mujer venezolana escapa del tráfico sexual en las Bahamas

Hice hasta lo imposible para huir del infierno en el que me tenían cautiva. Gracias a Dios, vivo para contar lo que me pasó.

Protagonista
Jenny Meizas es una mujer venezolana que fue secuestrada mientras caminaba una noche y transportada a una red de tráfico sexual ubicada en las Bahamas.

Sufrió violaciones y torturas a diario, pero logró obtener un teléfono celular y publicar un video en Twitter. Las autoridades vieron el video y allanaron la casa, rescatando a ella y a las demás víctimas.

Meizas habla de su historia para dar a conocer la tragedia de la trata de personas.
Contexto
La pandemia generada por la propagación de la COVID-19 ha aumentado la exposición de poblaciones vulnerables a la trata de personas y ha puesto a prueba a las autoridades, según expertos que participaron en un reciente diálogo virtual sobre Trata de Personas en América Latina y el Caribe.

Mauricio Claver-Carone, presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), afirmó el aumento en el número de víctimas detectadas y traficantes condenados. La mayoría son mujeres y niñas.

Ha indicado que la trata de personas “es el tercer negocio más lucrativo para el crimen organizado, después del narcotráfico y la falsificación” y genera “150.000 millones de dólares al año, de los cuales 12.000 corresponden a América Latina y el Caribe”.

Asimismo, agregó, dos tercios corresponden a explotación sexual.

Advirtió sobre la impunidad, ya que señaló que por cada caso detectado, hay al menos 20 no detectados, y que es necesario “fortalecer las capacidades de seguridad y justicia para continuar la trata”, así como cooperar con el trabajo y brindar acompañamiento a las víctimas durante el proceso judicial.

NASSAU, Bahamas – Si bien la mayoría de mis recuerdos de secuestro y tráfico han desaparecido de mi mente, recuerdo claramente el momento en que me secuestraron.

Una noche, salí a caminar cuando me agarraron de la calle y me metieron en un automóvil. Intenté correr, gritar y pedir ayuda a los gritos, pero nada detuvo a mis secuestradores.

Todo mi mundo se acabó en cuestión de minutos y mis gritos eran como un eco.

Allí recordé que las mujeres no están seguras solas por la noche y que los malvados pueden atacar en cualquier momento. Me convertí en víctima de la trata de personas.

Como mujer, era vulnerable y me sometía a un abuso increíble. Finalmente, grité pidiendo ayuda y logré escapar del infierno en el que me tenían cautiva.

Gracias a Dios hoy tengo una voz para contarle al mundo lo que me pasó. Puedo hablar de ese lugar, donde estaba lleno de miedo y sufrimiento.

Mujer venezolana secuestrada, transportada a las Bahamas

En el coche, una serie de rostros pasaron por mi mente como una película. Pensé en mi familia, amigos y compañeros de trabajo. Probablemente, nunca los volvería a ver.

Después del viaje en auto, me trasladaron a un avión privado. Miles de preguntas resonaban en mi mente. ¿Alguien vio algo? ¿Es común que personas sean secuestradas en Venezuela? ¿Alguien vendría a salvarme?

Fue injusto e inconsistente culpar a alguien que no fuera esas personas que estaban lo suficientemente enfermas como para tomarme por la fuerza. Me desmayé todo el camino hasta llegar a destino. Cuando finalmente pude abrir los ojos, me di cuenta de que ya no estaba en Venezuela.

Me sacaron de mi tierra natal y me llevaron a un lugar donde nadie me encontraría jamás. Aparecí en el caribe. Más precisamente, estaba en las Bahamas.

Me sentía tan desorientada al principio que era me resultaba difícil ubicarme. Mis secuestradores eran hombres corpulentos que pasaron desapercibidos. Me taparon la boca y me ataron las manos para evitar que hiciera nada.

Mis gritos fueron silenciados con la cinta metálica que cubría mi boca.

Con miedo, todo lo que pude hacer fue llorar. Los movimientos fueron inútiles. Caí en un vacío, como un abismo que venía hacia mí, y pronto aparecí sin vida.

Todo el movimiento y la angustia feroz me provocaron náuseas. El terror me consumió. Me preguntaba una y otra vez qué iba a ser de mí. Quería desesperadamente un abrazo de mi mamá, escuchar las voces de mis amigos y tomar un café en el trabajo.

Jenny Meizas lanzó un video pidiendo ayuda.

En ese momento, supe que estaba luchando por mi vida. Estaba yo sola contra esta historia de horror.

Llevada a una casa del horror disfrazada de hogar normal

Después del viaje en avión, entramos en otro auto. Se detuvo de repente y los hombres, si se les puede llamar así, comenzaron a murmurar. “¿A qué habitación la llevamos?”, dijeron. “Hay que ser discreto al salir del coche, como siempre”.

Esa última frase me dio a entender que yo no era la primera ni la última mujer que iba a estar en esta situación. Ya habían hecho esto otras veces. Yo era sólo un secuestro más.

Desesperada y aún sin saber el infierno que me esperaba, me pregunté hasta dónde llegaría su crueldad. Mis ojos estaban hinchados por el llanto mientras continuamente apretaban mi brazo y ponían más cinta adhesiva en mi boca. Se apoderaron de todos mis movimientos. Cuando pude concentrarme, intenté abrir los ojos lo más posible.

Vi que me llevaban hacia una entrada. Parecía una casa normal. La atmósfera era fría y desagradable y los pasos hacia la puerta parecían una eternidad.

Villa 662

Durante esa caminata, me quitaron la cinta de la boca y la cuerda de las manos para que pasáramos desapercibidos. Me dijeron que si gritaba me matarían, así que no hice ningún sonido.

En lo que se sintió como una milésima de segundo, empecé a buscar a alguien o algo extraño. La calle estaba prácticamente vacía, pero vi algo que nunca olvidaré: la dirección del lugar.

El letrero decía “Villa 662”. Lo repetí en mi cabeza sin parar para no olvidarlo. Fue un dato fundamental.

Dentro de la casa, vi sillones y muebles. Parecía una sala de estar a primera vista, pero luego entendí, esta habitación tenía ventanas que daban a la calle. Se simuló para que pareciera una casa normal, pero me aguardaba la tortura.

Me encontré en un largo pasillo lleno de puertas que, supuse, eran habitaciones. Durante todo mi camino, fui vigilada constantemente para que no pudiera hacer un movimiento, huir o gritar. Ahora creía que mi vida estaba perdida y nunca escaparía de este lugar.

Abrieron la puerta de la penúltima habitación usando la única llave que tenían y me empujaron adentro, sobre la cama. Cerraron la puerta detrás de mí.

Traficada en las Bahamas, fui sometida a violaciones diarias

Me levanté lo mejor que pude, llorando y gritando, pero nadie me escuchaba, y estos hombres no querían escuchar. Busqué en vano a tientas el picaporte. Había una pequeña ventana para que entrara el aire y sólo estaba la cama.

Finalmente, me resigné a la situación, pero en ese momento me tiré al suelo. Le rogué a Dios que me devolviera a mi familia, pidiendo a gritos una señal.

Clamando a Dios, le dije: “Padre nuestro que estás en los cielos, por favor escucha mis oraciones. Estoy lejos de mi hogar, secuestrada y aterrorizada. Temo por mi vida, quiero salir de aquí. Sé que hay una vía de escape. Líbrame de todo esto. Amén”.

Toda noción de tiempo desapareció y cada minuto se sentía como una hora. La puerta de la habitación se abrió de nuevo y entró un hombre al que nunca había visto. No dijo ni hola. Abrió la puerta, la volvió a cerrar, la cerró con llave, me obligó a desnudarme y comenzó lo peor de mi tortura.

Abusó de mí y luego se fue. No pasó mucho tiempo antes de que llegara un nuevo extraño y el proceso se repitiera. Más de cinco hombres entraban al día y me usaban como si fuera una bolsa de basura. Hacían lo que querían.

Me dolía el cuerpo. Mi abdomen no podía soportar tanto el dolor, mucho menos mi zona pélvica. Yo era un producto para satisfacer a los desconocidos que pasaban por mi cama. Mi trabajo consistía en darles placer. Me usaban continuamente hasta que no pude soportarlo más.

Mi alma se rompió cuando me cansé de llorar.

Una compañera de prisión me compartió un teléfono y mandé un SOS en Twitter.

De vez en cuando, los que me manejaban me daban descansos. Durante mi primer descanso, me di cuenta de que no era la única mujer secuestrada en ese lugar. En las raras ocasiones en que pude hablar con ellas, traté de obtener información.

Éramos, en su mayor parte, mujeres jóvenes. Nos etiquetaron como chicas nuevas y chicas con más experiencia. El segundo grupo eran las que llevaban mucho más tiempo cautivas.

Una vez, intercambié palabras con una chica de 25 años que parecía muy cansada. Tenía ojeras muy pronunciadas y su voz se quebraba cada vez que hablaba. “¿Dónde estamos exactamente?”, murmuré, esperando obtener información reveladora.

Parecía tener miedo de decir algo y me miró en silencio. Entendí todo.

“No debería decirte”, dijo, “estoy corriendo un riesgo, pero creo que si puedes escapar gracias a esto, harás lo que nunca pude hacer, y me dejaría en paz conmigo misma”.

Las lágrimas comenzaron a caer por su rostro hasta que finalmente volvió a hablar.

“Estamos en las Islas Bimini, en las Bahamas. Para que tengas una referencia, estamos detrás del Hilton”, confesó, e inmediatamente me tomó de la mano.

Tuiteando mi pedido desesperado de ayuda

Sentí algo duro en mi palma y ella me dijo al oído. “Este era mi teléfono celular. Pude mantenerlo oculto. Te lo doy ”, dijo. “Intenta escapar, haz lo que nosotras no pudimos. Estás en la cuenta regresiva”.

Inmediatamente Jassie, como la llamaban, se fue. Estaba paralizado. Pasé de no tener esperanzas a tener una excelente oportunidad para escapar. No me va a alcanzar la vida para agradecerle a esta mujer.

Me preparé mentalmente para crear un plan de escape. No tenía mucho tiempo, ya que pronto me volvería a “trabajar”. Rápidamente, abrí mi cuenta de Twitter e inmediatamente escribí unas palabras allí para atraer a las autoridades.

Jenny Meizas pide ayuda en Twitter.

Necesitaba que alguien leyera ese tweet, mi vida dependía de ello. Si esto fallaba, no quedaba nada más que hacer, pero nunca dejé de confiar en la solidaridad y empatía de las buenas personas.

Puse el teléfono en silencio para que nadie escuchara las notificaciones y volví a mi habitación con otro hombre siguiéndome. Las noches, sobre todo los fines de semana, nos sometían a un alto volumen de prostitución.

Un grito de esperanza y un rescate policial

Finalmente, llegó mi oportunidad. Tuve menos de un segundo para escapar al baño con el teléfono. Me encerré y desde Periscope, una aplicación de Twitter, hice un video en vivo detallando todo lo que sabía sobre dónde estaba.

“Ayuda, me van a matar”, exclamé desesperadamente, “Dios mío. Estoy secuestrada en Bimini, Bahamas, detrás del Hilton, Villa 662”.

En un video en vivo, le rogué a alguien que alertara a las autoridades. Recé por un rescate. No pude soportar un segundo más de tortura y abuso.

Durante mi encarcelamiento, me amenazaron de muerte repetidas veces si no hacía lo que decían. Hasta Carlos, uno de mis secuestradores, me advirtió que me vendería a un barco a punto de zarpar.

Todos los días pedía incesantemente volver a casa. Necesitaba estar con mi familia, abrazarlos y saber que todo estaba bien. No sabía que todo estaba a punto de cambiar.

La policía llega a la escena

Unas horas después de mi pedido de ayuda en las redes sociales, llegó la policía de las Bahamas. Todo funcionó. Estaba a salvo y no podía creerlo.

Las autoridades de Bahamas reventaron la guarida de la casa en la que estábamos.

Cuando me rescataron, las autoridades me encontraron un lugar seguro y tranquilo antes de sacarme de la isla, de regreso a Venezuela. Volví a ver los rostros de mi familia y amigos. Estaban aprensivos. Algunos de ellos confesaron que pensaban que estaba muerta.

Salir de ese lugar no fue suerte. Fui una mujer víctima de la trata. Era fuerte y luché en cada respiración. La vida me dio otra oportunidad y renací.

Desafortunadamente, esta situación ocurre en muchos países del mundo. Muchas mujeres no viven para contarlo. Alzo la voz por todas ellas y por la tortura por la que pasé.

No fue fácil y sufrí mucho, pero agradezco a Dios y a las autoridades policiales que estoy sana y salva. Hoy puedo decir que no fui una víctima más, sino una menos.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

Daiana Stocco studies Social Communication. She currently writes articles of general interest in Latinamericanpost. She has experience in news writing and is about to launch her own blog to publish her poems and communication concepts.