Cecilia and her son, Benjamin
Cecilia and her son, BenjaminCourtesy of Cecilia Cazenave

Ex monja deja la vida religiosa para adoptar a un niño con necesidades especiales

Me encantaba la vida que llevaba como monja y la echo mucho de menos, pero ahora Benja es mi prioridad. Paso mi tiempo cuidándolo y disfrutando de nuestra relación. Es mi nueva vida, y también me encanta esta.

Cecilia Cazenave
PROTAGONISTA
Cecilia Cazenave es una ex monja que, como parte de sus deberes, cuidó a los niños que esperaban ser ubivados en hogares de crianza y adoptivos. Decidió dejar la vida religiosa cuando conoció a Benjamín, un bebé con parálisis cerebral, y decidió adoptarlo.
CONTEXTO
Según datos de la Dirección Nacional del Registro Único de Solicitantes de Tutela con Fines Adoptivos, en Argentina solo el 17% de las familias que solicitan la adopción acceden a recibir a un niño con alguna discapacidad o enfermedad. Aproximadamente el 25% de los solicitantes son individuos versus parejas.

La sanción de 2005 de la Protección Integral de los Derechos de la Niñez y la Adolescencia implica una transformación en la concepción de la niñez. A partir de esta innovación legislativa, los niños dejan de ser considerados objetos de tutela para ser reconocidos como sujetos de derechos. Este cambio de enfoque los coloca en el centro del proceso de adopción y busca hacer efectivo su derecho a vivir en familia.

Para obtener más información sobre la adopción en Argentina, visite esta página.

SAN ISIDRO, Argentina—En cierto modo, todo tenía que salir así. Miro hacia atrás a cómo se desarrollaron las cosas, y siento que Dios lo planeó. No sé si fue su plan, pero él ajustó el camino para que yo me sintiera así.

Benjamín es mi hijo. Al principio, me costó mucho decirlo. Nunca hubiera elegido ser madre soltera. Estaba muy cómoda con mi vida como monja. Adoptarlo y dejar el hábito fue una decisión difícil, pero no me arrepiento. Lo que más me importaba y aún me importa más es que él está a salvo y feliz; hice lo que tenía que hacer para asegurarme de eso.

Encontrar un propósito en la religión

La religión siempre ha capturado mi atención e imaginación. Cuando era niña, iba con mi tía y mi hermana a participar en las actividades sociales de la iglesia. Los orfanatos me atrajeron especialmente.

Fui a viajes misioneros durante muchos años y aprendí sobre San Francisco y los franciscanos. Sin embargo, la vida consagrada femenina no me atraía. Parecía demasiado estructurado, con demasiadas reglas. Sentí que no podía ser yo misma y que tenía que renunciar a parte de lo que era, así que no lo perseguí durante mucho tiempo.

En un momento, fui a un retiro espiritual y me enamoré completamente de la vida de San Francisco y Santa Clara de Asís, una de sus primeras seguidoras. Me di cuenta: esto es lo que he estado buscando. Después de varios años de hacer trabajo misionero con la orden, finalmente decidí vivir una vida consagrada. Dejé a mi novio, mi trabajo y mi familia para emprender este nuevo camino a los 28 años.

Les había mentido a mis padres varias veces acerca de hacia dónde me dirigía. A veces, decía que iba a ir a la misión cuando en realidad iba a tener una experiencia en un convento. Cuando finalmente les dije la verdad, me dijeron que podían verlo venir. La mayoría de mis amigos también lo entendieron.

Me costó mucho dejar a mis sobrinos, no sabía a qué distancia me asignarían o si podría compartir mi vida diaria. Sin embargo, elegí dedicar mi tiempo a los necesitados, y ellos llegaron antes que esas relaciones.

Mi hermano mayor se enojó mucho y me escribió una carta horrible: “Eliges alejarte de nosotros. Tuve la oportunidad de trabajar en el extranjero y nunca me fui porque la familia era más importante. Para mis hijos, siempre serás una tía desconocida”.

Me dolió profundamente, pero respeté su dolor y el proceso para todos. Me sentí segura de mi decisión y de mi nueva forma de vida.

Ayudar a los niños y sus familias a encontrarse

Mi primera experiencia con bebés en espera de adopción fue en la provincia argentina de Salta. Vivía en Tartagal, una comunidad aborigen, donde montamos una organización sin fines de lucro para combatir la desnutrición infantil, llamada Pata Pila.

Un día recibí una llamada preguntando si podía ayudar con los niños que habían ingresado en el hospital público de Tartagal. Eran niños de una institución infantil local que padecían desnutrición. Me presenté para el servicio nocturno.

Cecilia con la bebe Agustina | Foto cortesía de Cecilia Cazenave

En mi primera noche, entré y me presenté, y el personal me señaló a una bebé enojada y con el ceño fruncido: Agustina. Pregunté qué le pasaba y me respondieron: “ella es así”. Estaba indignada. Tenía solo 4 meses y no podía ser así sola, la estaban haciendo así.

Me dijeron que solo alimentara al bebé y que no la cargara. Esto no fue por una cuestión médica, sino porque las personas del hogar no daban abasto: había ocho niños por cada responsable. Por eso, preferían esa distancia emocional.

Pero sé que un niño necesita contacto, cariño, amor. Por eso dije que les echaría una mano en lo que quisieran, pero que me autorizaran a cuidarlos donde yo vivía. Ellos estuvieron de acuerdo.

Desde ese hospital cuidé a tres niños. Tuve otro conmigo durante casi un año. Ya tenía experiencia con chicos y siempre me habían gustado. Además de ser tía de mis muchos sobrinos, estudié psicología educativa y trabajé como maestra de jardín de infantes durante nueve años.

Conocer a Benjamin y formar un vínculo

Finalmente regresé a San Isidro en la Provincia de Buenos Aires, donde nací, porque quería estar cerca de mis padres que estaban enfermos. Ni bien llegué, me comuniqué con una organización que coordinaba las acogidas, para continuar con lo que había iniciado en Salta.

Conocí a Benjamín en abril de 2017. Tenía varios meses y había nacido muy prematuro, con solo seis meses y medio de gestación. Cuando lo dieron de alta, nadie sabía a quién dárselo, y la organización sin fines de lucro no tenía familias de acogida disponibles, así que me preguntaron si podía cuidarlo.

Inmediatamente me di cuenta de que Benja tenía problemas con algunas habilidades básicas e hitos para un bebé de su edad. Me dijeron que era porque era prematuro y que mejoraría a los 2 años. Bebía bien de su biberón y chupaba un chupete, pero necesitaba mucha ayuda para lograr incluso eso.

Cecila y Benja tuvieron una conexión inmediata | Foto cortesía de Cecilia Cazenave

Pedí al hospital que le hicieran un estudio neurológico por las anomalías de Benja, pero un amigo médico que vino a ver a Benja cuando estaba resfriado me habló por primera vez de parálisis cerebral.

Tuve una conexión inmediata con él. Fue un desafío mayor que los otros bebés que cuidé porque necesitaba más atención, cuidados, tratamientos y estimulación. Sabía que iba a tener que reducir la intensidad en otras áreas para dedicarme por completo a su cuidado.

Cuando el resultado de la resonancia magnética de Benja confirmó la parálisis cerebral, supe que su adopción sería difícil. En ese momento comencé a dudar de mi futuro. Tenía opciones de volver a Salta; me ofrecieron la oportunidad de trabajar en un hogar para niños con enfermedades y sus familias, y yo quería ir. Incluso me dieron la opción de llevar a Benja conmigo. Al principio acepté, pero al poco tiempo salió la convocatoria pública para que una familia lo adoptara y esperé a ver qué pasaba.

Dando un salto de fe con Benja

Solo había dos familias interesadas en él, ambas amigas mías; sin embargo, ambos fracasaron por complicadas razones personales. Aun así, me costaba pensar que lo mejor para Benja era quedarse conmigo. Parecía egoísta privarlo de una familia real, de dos padres y hermanos, a favor de mí y de mi vida poco convencional.

Al mismo tiempo, me negué a dejarlo entrar a un hogar de niños y quedarse esperando, tal vez para siempre, que alguien viniera a buscarlo. Los niños con discapacidades a menudo pasan años en esos lugares y crecen hasta la edad adulta sin haber sido adoptados.

Además, la adopción significó renunciar a la pasión de mi vida. Encontré tanta satisfacción en dedicarme a todos los niños sin padres que esperan un hogar, para cuidarlos, ayudar a pasarlos a sus familias y acompañarlos durante todo el proceso. Pensé que haría este trabajo para siempre.

Mientras tanto, Benja hablaba con los ojos y ya nos había conquistado a todos. Desde el principio, todos me dijeron que él nos eligió a nosotros. Muchos dijeron: “¿No crees que tiene que quedarse contigo?” Pero no quería escucharlo. Sentí que podía tener mucho más que solo a mí.

Mis padres, hermanos, sobrinos y amigos vinieron a celebrar el segundo cumpleaños de Benja y lo pasamos muy bien. Cuando me quedé dormida esa noche, pensé: “No es egoísta darle esta vida, es egoísta renunciar a ella”. Le envié un correo a mi familia a las 3 am diciéndoles que Benja se quedaba, que efectivamente nos había elegido.

Abrazando una nueva vida como madre

Estaba emocionada de que Benja se quedara conmigo, pero sabía que nuestro viaje juntos podría ser difícil.

Después de abordar todos los pasos legales, la corte me otorgó la custodia total; adopté a Benja el año pasado y hoy lleva mi apellido. Él es mi hijo. Le conté la historia de cómo llegué a buscarlo, y él sabe que intervine cuando su antiguo hogar no pudo cuidarlo.

Continué acogiendo temporalmente a otros bebés después de él, tres hasta ahora. Él los ama a todos. Cuando uno se va, porque encuentran una familia, Benja me pregunta: “¿Cuándo buscamos otro bebé?”. Siempre le duele verlos irse, pero ver a la nueva familia reunida también es alegre.

Nunca hubiera elegido ser madre soltera, pero mi hijo ni siquiera cuestiona nuestra pequeña familia única. Una niña que cuidé en tránsito, una buena amiga de Benja, a menudo pregunta quién es su padre porque no lo conoce. Benja, por otro lado, simplemente dice: “No tengo uno”. Para él, es natural.

Por Benja, decidí dejar la vida religiosa. Cuando hablé con el obispo sobre la adopción de un niño, me dijo que podía vivir como una mujer laica consagrada. Sin embargo, sentí que no era lo correcto para nosotros.

Amaba la vida que llevaba como monja y la extraño mucho, pero ya no voy a Misa como solía hacerlo ni rezo como rezaba. No tengo el tiempo ni el horario que solía tener. Benja es mi prioridad, eso lo tengo muy claro. Paso mi tiempo en las salas de espera de terapia, conduciendo de ida y vuelta a sus tratamientos, disfrutando de nuestra relación. Es mi nueva vida, y también me encanta esta.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

Periodista y locutor. Trabaja en gráfica y enradio, y siempre está buscando historias que merezcan ser contadas. Devoto de Juan Román Riquelme.