Rider Sisters en el 2021, rompiendo estereotipos y patinando en su lugar de reunión habitual | Fotografía cortesía de Stefany Castaneda

Skater Femenina contra el sexismo, empodera a las mujeres a través de la comunidad

Rider Sisters se ha convertido en una responsabilidad social, muestra las maravillas que las mujeres pueden lograr juntas. Como patinadoras, compartimos un camino y estamos abriendo oportunidades para otras mujeres.

Stefany Castaneda
PROTAGONISTA
Stefany Castaneda, 27, es recién graduada con una licenciatura en administración de turismo. Es fundadora y líder del primer grupo femenino de patinaje en El Salvador: la Rider Sisters.

Recientemente, Stefany se convirtió en embajadora de Longboard Girls Crew de Madrid. Tienen alrededor de 60 representantes en todo el mundo. Su papel se trata de empoderar a las mujeres y promover el patinaje en El Salvador. Los embajadores se reúnen una vez al mes para compartir sus avances.
CONTEXTO
Violencia de género en El Salvador: de acuerdo a United Nations General Assembly, Las cifras de violencia sexual en El Salvador siguen siendo motivo de gran preocupación. Los datos proporcionados por el Instituto de Medicina Legal mostraron un aumento de 3.368 casos de violencia sexual en 2007 a 4.120 en 2008.

El Instituto Salvadoreño para el Desarrollo de la Mujerdeclaró que entre el 1 de marzo y el 30 de junio de 2020 se atendió a 707 mujeres; El 55,4% de esos casos indicaron situaciones relacionadas con la violencia psicológica (392), seguidos del 17,4% que fueron atendidos por violencia física. Ambos tipos de violencia representan el 72,8% de los casos ingresados.

Durante el mismo período, la PNC registró un total de 958 crímenes relacionados con hechos de violencia contra la mujer.

SAN SALVADOR, El Salvador- Me han gustado las patinetas desde que tengo memoria. Al crecer, me encantaba ver a mi padre surfear y patinar y él fué la razón por la que me subí a una patineta en primer lugar.

Hoy soy la líder de Rider Sisters, una comunidad de patinaje exclusivamente para mujeres de todas las edades, donde nos escuchamos, protegemos, apoyamos y retamos mutuamente.

Crecer como patinadora en un deporte dominado por hombres

Cuando yo estaba pequeña, mi padre solía surfear y andar en patineta con sus amigos; era la norma. Me intrigaba y pasaba horas mirándolos. Empecé a pedirle a mi papá que me enseñara a andar en patineta, pero él siempre estaba ocupado trabajando.

Un día, tal vez porque era un poco mayor o porque era lo suficientemente insistente, me dijo: “Te voy a comprar una patineta”. Me enseñó lo básico, pero eso fue todo, si quería aprender más, tendría que comprometerme y hacerlo por mi propia cuenta; Y eso es lo que pasó. Practiqué todos los días, experimentando con cosas nuevas todo el tiempo.

Me enamoré del skate. Es mi pasión, y realmente no puedo imaginarme haciendo otra cosa. Al principio, practicaba en lugares apartados; el espacio era limitado, pero era suficiente para mis necesidades. A medida que mejoraba, necesitaba desafíos y lugares con rampas. Poco a poco, me hice amiga de algunos patinadores y los acompañaba a los parques, sin importarme que yo fuera la única chica. Solo quería divertirme y practicar.

Recuerdo que al principio me sentía constantemente frustrada, impaciente porque mi progreso no era tan rápido como quería y molesta porque no podía ir a practicar cuando quería y a mi propio ritmo. Otros siempre tenían que venir por seguridad.

Deje de patinar por un corto tiempo porque no tenía a nadie que pudiera enseñarme las cosas que quería aprender. Sin embargo, no duró mucho; Me reinicié y aprendí de manera autodidacta a través de videos.

Fue difícil ser la única mujer dentro de un grupo de hombres, pero eso no fue suficiente para impedirme aprender, practicar y perfeccionar lo que amo.

A punto de dejar mi pasión por mi seguridad

A pesar de mi amor por el skate, no ha sido un camino fácil. No podía simplemente aparecer en parques públicos y patinar sola. La dependencia a los demás era molesta: quería patinar todos los días, pero a veces tenía que esperar días hasta que amigos pudieran venir conmigo, pero era lo mejor que podía hacer.

De vez en cuando traje a algunas de mis amigas, pero la mayoría de las chicas no están interesadas en patinar debido a los prejuicios y estereotipos de género. Mis intentos de entusiasmarlas o involucrarlas a menudo fracasaron.

Estar en grupo era más seguro, pero eso no significaba que fuera intocable o que los demás patinadores del parque me respetaran.

Practiqué en algunos de los parques de patinaje más conocidos, como El Cafetalon o Parque Cuzcatlan, pero fue difícil disfrutar mi tiempo allí. Sabiendo que algo podía pasar, siempre estaba en guardia. Recuerdo que me puse un par de veces shorts y apenas llegué, noté gestos sexuales, seguidos de acoso verbal e insultos. Me sentí objetizada e insegura.

Mi género y mi forma de vestir no eran los únicos problemas, los patinadores más avanzados también me trataban irrespetuosamente si carecía de habilidades avanzadas a sus ojos. Eran groseros y hacían todo lo posible por hacerme sentir como una molestia.

Recuerdo una vez que estaba tratando de aprender un nuevo truco, y alguien gritó: “Este no es un lugar para que aprendas”. No me sorprendió, pero esta vez no me quedé callada, le respondí: “Mira, este espacio es para todos. Si tú puedes practicar aquí, yo también puedo”.

El Salvador no es un lugar donde puedas discutir con extraños, y mucho menos una skater con un hombre. Nunca se sabe lo que podría pasar, no escaló físicamente, pero tuve que irme.

Una idea comienza a crecer

Por un tiempo, estaba increíblemente ocupada con el trabajo y la universidad, contemplé pensamientos de dejar atrás el patinar. Estaba cansada de sentirme como que no encajada.

Entonces llegó la pandemia de COVID-19.

Al ver videos sobre grupos de patinadoras de Los Ángeles y España, me preguntaba, ¿qué tan diferente sería si tuviera algo así aquí? Soñaba con eso, pero la idea parecía increíblemente inalcanzable.

Experimenté ansiedad durante el aislamiento en la pandemia, pero decidí canalizarla escribiendo y planificando mis ideas. Desde el torbellino de mis pensamientos, mi voz interior encontró una salida: hay que fomentar un cambio.

Supuse que debían haber otras mujeres que querían patinar libremente y sentir lo mismo que yo. Finalmente me di cuenta de que tenía que ser yo quien creara la comunidad de mis sueños; dando lo mejor de mí, se me ocurrió un nombre y una idea de logotipo. Ahora, solo necesitaba buscar esos espíritus afines.

Reclutando skaters durante el Covid-19

Yo era parte de un grupo de Facebook donde las mujeres hablaban abiertamente de sus experiencias con el abuso. Al principio, fue para el alivio emocional, y luego, se convirtió en un lugar de empoderamiento. En lugar de quejarnos de nuestra cultura sexista y compadecernos, discutíamos soluciones.

Muchas de los miembros compartieron sus proyectos y empresas, así que publiqué sobre el mío cuando estuve lista. Recibió alrededor de 500 me gusta y muchos comentarios. Me sentí tan eufórica.

Sin embargo, la segunda vez que intenté publicar, fue rechazado. Las administradoras me notificaron que tenía demasiada participación para ser apropiado para ese espacio. Fue desalentador sentir que mujeres no me respaldaban. Nunca compartieron una razón válida para su rechazo.

Pude ponerme en contacto con algunas chicas que respondieron a mi primera publicación y creé un grupo separado. Sin embargo, perdí impulso y no pude llegar a todas. Esa experiencia me bajó el ánimo. No podía entender por qué algunas mujeres tratarían a otras mujeres como enemigas.

Por esta y otras razones, el año 2020 fue un desafío para mi salud mental, me enfermé y experimenté una depresión. No quería hacer nada.

Cuando comencé la terapia y meditación, poco a poco comencé a recuperar mi energía. Estoy segura de que crear ese grupo me salvó la vida. Me dio un propósito nuevamente después de que mejoré. Organicé nuestra primera reunión en persona el 23 de mayo de 2021; éramos unas 10 a 12 mujeres.

Fomentando la hermandad y la solidaridad con Rider Sisters

El propósito de esa primera reunión fue simplemente juntar a algunas de nosotras. Nunca podría haber imaginado el impacto que tendría.

Andar en patineta y apoyarse mutuamente
Patinando y apoyándonos mutuamente | Foto cortesía de Stefany Castañeda

Empezamos a reunirnos todas las semanas. Me sentí tan emocionada, finalmente haciendo lo que había estado soñando: patinar con un grupo femenino. Cada semana, se presentaban más mujeres y niñas de todas las edades, siendo la más joven de tan solo 5 años.

Es increíble ver el progreso que han hecho algunas de las chicas más jóvenes, su pasión llena mi corazón de alegría. Es impresionante lo que un grupo de mujeres puede hacer cuando se cuidan unas a otras. Hay camaradería y todos compartimos nuestro equipo para turnarnos. Últimamente apenas tengo tiempo para patinar. Ahora enseño, guío y ayudo a otros; ¡Qué experiencia tan gratificante!

Siempre me sorprenden los comentarios positivos y el apoyo de otras personas. Varios hombres se han presentado para alentar y apoyar nuestra causa, incluidos mis amigos y mi padre. Mi pareja en ese momento me dijo: “Tienes que creer en ti misma. Hay mujeres que necesitan un espacio seguro y están pasando por la misma experiencia. Necesitan esto”. Nunca olvidaré esas palabras.

Todas estas mujeres salvaron mi vida y continúan enriqueciéndola, son increíbles y talentosas. Estoy agradecida de ser parte de Rider Sisters. Nunca pensé que se convertiría en algo tan especial y significativo. No solo nos hemos convertido en una comunidad de patinaje femenino, sino que también compartimos un vínculo genuino. Somos confidentes y estamos ahí la una para la otra, incluso cuando no incluye una patineta.

Rider Sisters se ha convertido en una responsabilidad social, muestra las maravillas que las mujeres pueden lograr juntas. Como skaters, compartimos un camino y estamos abriendo oportunidades para otras mujeres.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

Daniella Mejia is a recent graduate with a Bachelor of Science degree in international business and a minor in digital marketing.

She has more than two years of experience in design and translation. Fluent in English and Spanish, she served as an interpreter and field assistant for Habitat for Humanity in El Salvador, before moving to Canada to complete her studies. During that time, she discovered her love for social work and the power that everyone’s unique story holds.

Recently, Daniella served as a social media marketing intern for an educational consultant that specializes in risk management and child safety. In addition, she is a social media designer for a Latin American magazine based in Vancouver. She hopes that her journey with Orato allows her to tie together two passions: digital marketing and storytelling.