fbpx

«El día de mi boda fue la última vez que sonreí de verdad»: el marido llama «propiedad» a las mujeres tras pagar el precio de la novia

Una vez sugerí que necesitaba ir a ver a mis padres. Al instante, me informó de que yo era de su propiedad. Dijo que había pagado dinero por mí y que no tenía por qué volver a la tienda donde me compró. Me di cuenta, por los acontecimientos de ese día, que vivía con un hombre peligroso.

  • 2 meses ago
  • abril 26, 2024
7 min read
Traditional wedding is an important part of marriage in many African cultures. | Representative image courtesy Musa Dhlamini on unsplash pictures Traditional wedding is an important part of marriage in many African cultures. | Representative image courtesy Musa Dhlamini on unsplash pictures
Hazel Sithole
Journalist’s Notes
Interview Subject
Hazel Sithole, 40, married her husband at the age of 19 and he paid a bride price of $5,000 USD. The relationship became abusive as he expressed that she was property. Through her story, she speaks out against the practice. The mother of six eventually left her husband and now sells maize cobs at local high schools and is planning to open a daycare. She suffers from a list of health problems today, after years of mental and physical abuse, including irregular blood pressure and arthritis. She remains single.
Background Information
In African countries, for many people, paying a bride price remains an acceptable practice for marriage. While the practice evolved over the years, the bride has little to no role in the process. It may include a monetary sum, can include animals like goats or chickens, and a grocery list. If a woman is thought to be with another man while still at her parents, the parents may have to pay «damages» as a form of forgiveness of the woman. According to news reports from November 2023, the Lobola or bride price payment in Zimbabwe, the enactment of the New Marriages Act changed the bride price from a legal mandate to a moral choice. Traditionalists see it as a threat. When bride price was a legal mandate, many pointed to subsequent discrimination against women, lack of autonomy, and women serving as property. According to one article, under the old law, «If a husband is unfaithful or abusive, the wife has no legal standing to reclaim the bride price or any other form of compensation.»

HARARE, Zimbabue ꟷ Muchas mujeres de África, especialmente de Zimbabue, desean casarse algún día y esperan que la familia del novio pague un buen precio por la novia, una transacción matrimonial muy común. Algunas mujeres viven para este día, y yo solía ser una de ellas. Sin vida alguna, pasé mucho tiempo pensando en el matrimonio y anhelando que llegara mi día. Cuando por fin lo conseguí, a los 19 años, me sentí extasiada y realizada, como si todas mis fantasías cobraran vida.

El día de mi boda, muy bien planeado, empezó muy bien. Toda la familia se preparó para una gran celebración con mis padres ataviados con hermosas ropas nuevas. Sin embargo, todas las sonrisas y la felicidad que acompañaban a mi matrimonio tradicional terminarían abruptamente. El día de mi boda fue la última vez que sonreí de verdad. La felicidad desapareció de mi vida.

Lea más reportajes sobre África en Orato World Media.

Después de un día de boda increíble -con el precio de la novia pagado- surgen signos de alerta

Aquel día soleado, los pájaros cantaban y parecía que nada podía salir mal. Esperábamos la llegada de la familia del novio para dar el pistoletazo de salida. Pronto completamos todos los trámites y pagamos mi precio de novia, el equivalente a unos 5.000 dólares. El coste, excluyendo el ganado y los víveres, que representa el precio medio de la novia en Zimbabue. Aunque no es un precio fijo, las familias pueden pagar la totalidad o a plazos. Cuando dos familias se juntan, suelen producirse negociaciones.

En cuanto terminamos los ritos tradicionales de la boda, me despedí de mi familia y me fui a vivir con mi marido a Harare. Cuando mi marido me dijo que quería casarse conmigo, dejé los estudios con la promesa de que cuidaría de mí. Ser ama de casa sigue siendo habitual en Zimbabue. Una chica puede ir a la escuela toda su vida, pero en cuanto un hombre se lo propone, lo deja todo para convertirse en una ama de casa. Incluso muchas mujeres tituladas y cualificadas siguen este proceso. Nadie consideró un problema que dejara la escuela, y nunca imaginé que sería el peor error de mi vida.

Durante los primeros años de mi matrimonio, mi marido no mostró signos de violencia hacia mí. Sin embargo, hacía ciertos comentarios que sugerían un profundo odio. Decía cosas como: «Sé útil», «Haz lo que has venido a hacer» y «Me arruiné en cuanto llegaste». Me encogía de hombros y seguía en lo mío, aunque sentía que quería verme sufrir. Cuando llegaba a casa del trabajo, si me veía sentada frente al televisor, se ponía hecho una furia. Empecé a hacer mis tareas repetidamente sólo para mantenerme ocupada y evitar problemas.

Comienzan las palizas: «Me informó que yo era de su propiedad; que pagó dinero por mí».

Cuando me quedé embarazada, las cosas empeoraron. Llegó un momento en que me vi incapaz de realizar un trabajo físico duro. Aunque necesitaba ayuda, se negó a que alguien viniera a vivir conmigo y me obligó a seguir como siempre. Una vez sugerí que necesitaba ir a ver a mis padres. Al instante, me informó de que yo era de su propiedad. Dijo que había pagado dinero por mí y que no tenía por qué volver a la tienda donde me compró. Me di cuenta, por los acontecimientos de ese día, que vivía con un hombre peligroso.

Ninguno de estos signos surgió durante nuestro periodo de citas. Creía que era el tipo de persona que vivía la vida sin preocupaciones. Sin embargo, en el momento en que pasé a ser su responsabilidad, se le fundió un fusible y todo cambió. Una vez, cuando mis padres necesitaban ayuda con los gastos médicos, les dijo que utilizaran el dinero que había pagado por el precio de la novia. «Es más que suficiente para abastecerse toda la vida», dijo. Sentí que se había vuelto loco.

Después de tener un aborto espontáneo, mi marido empezó a pegarme. Me acusó de no querer tener hijos suyos y lo calificó de acto de rebeldía. Esto ocurrió con el quinto de seis hijos. Para demostrarle que estaba equivocado, di a luz a dos más después del aborto. Para demostrarle que estaba equivocado, di a luz a dos más después del aborto. Cada día, la vida giraba en torno al precio de la novia. Me sentí tan impotente que empecé a desear que mis padres nunca hubieran aceptado su dinero. Me hacía sentir mal todo el tiempo.

Una mujer cuya familia pagó el precio de la novia escapa por fin de un marido maltratador

Mi marido me obligaba a mantener relaciones sexuales pocas semanas después de cada parto, lo que me aseguraba poco tiempo entre un hijo y otro, y me amenazaba con ir a mantener relaciones sexuales a otra parte. Me obligó a hacer cosas que no mencionaré y cuando pienso en esos momentos, el dolor me invade y las lágrimas acuden a mis ojos. Con el tiempo, contraje el VIH de mi marido, pero él me culpó, acusándome de ser infiel. Cada encuentro sexual se volvía forzado, y sentía que mi vida abandonaba mi cuerpo. Me di cuenta de que me casé con un amante egoísta. Mientras consiguiera lo que quería, no pensaba en nada más.

Pasó el tiempo y él controlaba qué y cuándo comía. Me hizo depender de él para conseguir dinero, dándome sólo un poco cada vez. A menudo esperaba su regreso a casa para que me diera el dinero para ir a comprar comida para la siguiente comida. Estar embarazada todos los años provocaba malnutrición, pérdida de peso y enfermedades constantes. Como un prisionero, no tenía medios para comunicarme con mi familia porque si me daba su teléfono, se cernía sobre mí escuchando cada palabra.

Un día, desplomado por el cansancio, me acusó de comer demasiado. La tensión mental aumentó y la casa empezó a parecerme extraña, como si viviera en otro país. El horror continuó y un día me di por vencida. Tras el nacimiento de mi sexto hijo, una persona de la iglesia vio mi estado y me ofreció un trabajo cuidando a sus hijos durante el día. Esa oferta cambió mi vida. Utilicé el dinero para montar mi propio negocio y fui capaz de cuidar sola de mis hijos.

Entonces, me escapé. Nunca me buscó. Para él, yo simplemente no existía. A menudo me preguntaba: «¿Qué he hecho para que me odie tanto?». Ahora sé que la gente rota rompe a la gente. Hoy estoy trabajando para abrir una guardería con ayuda de mi iglesia. Mi mayor deseo es que todas las mujeres se empoderen y rechacen que les paguen; que busquen relaciones basadas en el amor.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

¡NUNCA TE PIERDAS UNA HISTORIA!

Recibe cada semana tus noticias en primera persona.

PERIODISMO LITERARIO CON TOQUES ÚNICOS

APLICAN TERMINOS Y CONDICIONES.
ÚNETENOS

Relacionado