fbpx
Maria reuniting with Herminia and Serapio after their disappearance
Maria reuniting with Herminia and Serapio after their disappearance | Photo Courtesy of Private files of Pro Búsqueda

Una madre se reúne con dos de sus tres hijos desaparecidos en El Salvador

Mientras corría con mi hija Herminia, de cuatro años, la tiraron del pelo y la capturaron. Como muchas madres, fui testigo de cómo los militares se llevaban a mis hijos. Ese día capturaron a unos 10 niños y comenzó la angustia de mi búsqueda.

Maria Maura
Interview Subject
María Maura Contreras, 68, is a very strong mother who has managed to overcome the obstacles life presented her. She experienced the persecution and forced disappearance of her children in the 1980s during the Salvadoran Civil War. After continuing to search for her children, despite the fear that they may have been murdered, she reunited with two of them years later.
Background Information
The Association for the Search for Disappeared Children (Probúsqueda) was founded in 1994 in the capital city of San Salvador by the priest Jon Cortina and human rights investigators Ralph Sprenkels, Mirna Perla, and Dorothee Molders. The organization began with the sole objective of rediscovering all the boys and girls who disappeared during the armed conflict in El Salvador.

To date, 443 cases have been resolved and 287 family reunions have been facilitated, according to statistics from the official website. They have a personal DNA bank that helps these reunions. Like Maria Maura Contreras, many mothers thank and fondly remember Father Jon Cortina whom they consider a “real man,” alluding to the fact that he always sought the well-being of those most in need, and his commitment to truth and justice in all cases of disappearance.

SAN VICENTE, El Salvador – El 25 de agosto de 1982, alrededor de las 8:30 de la mañana, mi vida cambió para siempre. Las operaciones militares durante la guerra civil salvadoreña provocaron el secuestro y la desaparición forzada de muchas personas y niños. De repente, golpearon a mi familia.

Cuando las fuerzas armadas nos rodearon de la nada en el pequeño pueblo de San Juan Buena Vista, en Tecoluca, huimos. Cada día evitábamos el tormento de las desapariciones forzadas que causaban estragos en nuestro hogar. Nuestros días parecían contados.

Ese día, mis hijos no escaparon. Me arrancaron a mis bebés, de entre cuatro meses y cuatro años. Veinticuatro años después, me reencontré con una hija; y 30 años más tarde volví a ver a mi hijo. Mi hija Inés sigue desaparecida.

Su hija, de tan sólo cuatro meses, arrancada de sus brazos

Aquella fatídica mañana de miércoles de 1982, las Fuerzas Armadas rodearon a mi familia de la nada. Llevaba conmigo a mis tres hijos: Herminia, Cristian e Inés. Al intentar huir, se me cayó accidentalmente mi hija Inés, que entonces sólo tenía cuatro meses. Supe, en ese mismo momento, que las Fuerzas Armadas ya tenían en sus manos a Cristian e Inés.

Mientras corría con mi hija Herminia, de cuatro años, la tiraron del pelo y la capturaron. Como muchas madres, fui testigo de cómo los militares se llevaban a mis hijos. Ese día capturaron a unos 10 niños y comenzó la angustia de mi búsqueda.

Sabía lo que les pasaba a los niños rehenes. Los soldados de la Quinta Brigada los asesinaron en otro lugar. Creí que no durarían ni un día. Me enteré después, mis hijos se quedaron en un puesto militar en el cantón (pequeña región) conocido como Río Frío.

Mi marido y yo fuimos allí, llevando lo necesario para enterrarlos. Cuando llegamos, parecía ser una falsa alarma. Los niños no estaban allí. Pasó el tiempo, pero nunca dejé de buscar a mis hijos.

Fui a la Cruz Roja de San Vicente. La recepcionista me preguntó: “¿Por qué los busca?”, sin darme más información. Busqué en los medios de comunicación para dar con su paradero, pero nada dio resultado. Nunca dejé de buscar y mantuve la fe en que volvería a ver a mis hijos.

Una madre se reúne con sus dos hijos 24 y 30 años después

El 12 de diciembre de 2006, veinticuatro años después, recibí una llamada. Habían encontrado a mi hija Herminia en Guatemala. La ayuda de Pro-Búsqueda hizo posible este sueño. Fuimos a una universidad privada a conocerla. Me sentía nerviosa y en vilo. La pregunta “¿Qué había pasado con mi hija?” rondaba mis pensamientos.

Cuando nos conocimos, el frío reencuentro parecía lejos de la realidad que yo esperaba. Pidió que no asistieran los medios de comunicación ni la prensa. Tras la reunión, pasamos la noche en un hotel y comenzó el enfrentamiento. En ningún momento se dirigió a mí como mamá, aunque yo la llamaba hija. Para ella, yo era una mujer más, nada más. Esa noche le dije: “Si no quieres volver a verme después de esta noche, lo entiendo, pero siempre estaré aquí”. Al día siguiente, regresó a Guatemala.

reencuentro tras desaparición forzada
María abrazando a Serapio Cristian en su reencuentro | Foto cortesía de Archivos privados de Pro Búsqueda

Seis años después, recibí una llamada y otra visita. En 2012, me reencontré con mi hijo Serapio Cristian, ya mayor. Esta vez, no salí de mi casa. En mi cantón Las Anonas, en San Nicolás Lempa, reuní a todos los que lo conocían. Invité también a mi hija.

Me llenó de gran felicidad cuando mi hijo me envolvió en un gran abrazo y me llamó mamá. La felicidad inundó mi cuerpo y sonreí. No podía creer que tuviera tanta suerte de volver a ver a mis hijos. Cristian vivió conmigo un tiempo, antes de continuar con su vida.

Una madre ruega a las familias de otros países volver a ver a su única hija desaparecida

A mis 68 años, suplico a Dios volver a ver a la hija que me queda, Inés. Todavía la recuerdo como un bebé pequeñito, con el último vestido que le vi, aquel día de agosto. No puedo imaginarla más mayor. Me siento muy feliz de haber encontrado al menos a dos de mis tres hijos, pero echo de menos a Inés.

El padre Jon Cortina (fundador de Pro-Búsqueda, organización que busca a niños desaparecidos en la guerra civil salvadoreña) dijo: “Cuando las familias perdidas unas de otras a causa de la guerra se abrazan, se reconocen y salen de la angustia de estar desaparecidas, encontramos el sentido de nuestra misión. No pretendemos que una persona reunificada permanezca con su familia biológica. Queremos que conozcan su propia identidad, que redescubran la historia”.

Esta difícil lucha continúa. No me siento cansada; simplemente pido la verdad. Puede que muchas madres no vuelvan a ver a sus hijos, pero espero que no renuncien a buscar ni a exigir justicia en estos casos. Pido que si alguna familia tiene a mi hija Inés, en cualquier parte del mundo, se ponga en contacto conmigo. Esta historia va más allá de las fronteras de mi país. Quiero volver a ver a mi hija.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

Vladimir A. Zaldaña is a Salvadoran communicator, journalist, and multimedia producer. He graduated from the Social Communication program at José Simeón Cañas Central American University (UCA). He has served as a producer, announcer, and radio advisor at a national and regional level. He also served as a multimedia producer, digital journalist, and trainer. In his work, he has experienced a closeness with people and the reality of the country, allowing him to learn stories that give voice to those who have no voice.