Now a preacher and father, Kenyan John Kibera once robbed graves for a living
Now a preacher and father, Kenyan John Kibera once robbed graves for a living | Photo courtesy of John Kibera

Ex ladrón de tumbas relata tiroteo que llevó a la reforma

Nuestro objetivo no eran los pobres que están enterrados como animales. Preferíamos las tumbas de los ricos, cubiertas por una losa cementada elevada.

John Kibera
Protagonista
John Kibera es un predicador de 48 años. También es esposo, padre de dos hijos y criminal reformado, que habla de su historia para tratar de evitar que los jóvenes vayan por el mal camino.
Contexto
La carrera criminal de John comenzó a los 11 años, cuando fue sentenciado a un centro de detención de jóvenes en la prisión de Shikusa en Kakamega, Kenia, luego de robar el equivalente a $ 1.34 USD a un pariente para comida. Cuando fue puesto en libertad a los 17 años, se dedicó a una vida de delitos menores, incluido el atraco de mujeres jóvenes y automovilistas.

Sus crímenes se fueron haciendo cada vez más graves, incluso, asaltó un banco a mano armada, en uno de los casos más extremos de Kenia junto con: Gerald Wambugu Munyeria (Wanugu); Bernard Matheri Thuo (Rasta); y Anthony Ngugi Kanagi (Wacucu). En unos pocos años, el trío fue declarado “Los más buscados” por el gobierno de Kenia y la policía anunció una gran recompensa de 100.000 KES ($ 892 USD) a cualquiera que compartiera información que condujera a su arresto.

En los años siguientes, la policía mató a tiros a sus tres infames mentores. Fue entonces cuando John se dedicó a robar tumbas.

NAIROBI, Kenia — Soy predicador, esposo, padre y me gano la vida honestamente. Pero hace 20 años, yo era un criminal que le robaba a los vivos y a los muertos por igual. He tenido varias experiencias cercanas a la muerte, pero una me hizo dejar atrás esa vida.

Robándole a los muertos

Yo era un joven de unos veinte años y había estado en la cárcel reiteradas veces por delitos como robo, atraco y atraco a un banco a mano armada. Cansado de lidiar con los vivos, me preguntaba: ¿por qué debería enfrentar a la policía con un arma cuando puedo ganarme la vida con los muertos?

Formé una pandilla de ocho hombres fuertes, personas lo suficientemente audaces como para ganar dinero sin temer a las maldiciones de los muertos. En total, desenterramos más de 1.000 ataúdes. Además de robar los costosos ataúdes, también nos llevábamos todos los bienes que estaban junto al cadáver, ya sean zapatos o un traje.

Ya no le temíamos a la policía, porque ellos, como todo el mundo, le teme a los muertos. Nuestra preocupación era sólo el olor nauseabundo de los cuerpos y, tal vez, los espíritus malignos. Superamos estos recelos después de descubrir que fumar bhang, o cannabis, antes de nuestras excavaciones nos llenaba de confianza. De hecho, solíamos montar en el versículo de la Biblia (Eclesiastés 5:15) que dice “vacíos vinimos, vacíos iremos”. Sólo estábamos ayudando a garantizar que los muertos se quedaran vacíos a medida que llegaban.

Compraba periódicos, leía la sección de obituarios e identificaba a posibles objetivos. Visitábamos la casa de los afligidos uno o dos días antes del entierro al cual asistíamos también, todo con fines de planificación.

Nuestro objetivo no eran los pobres, que están enterrados como animales. Preferíamos las tumbas de los ricos, cubiertas por una losa cementada elevada. En realidad, fue más fácil quitar la losa que la tierra suelta que cubre un cuerpo.

Gracias a nuestra planificación, cuando comenzábamos cualquier trabajo sabíamos lo que íbamos a necesitar y qué nos íbamos a quedar.

Un proceso sucio y peligroso

Cuando llegó el momento: retiramos lentamente la losa que cubría el ataúd. Uno de nosotros entraría en la tumba, sacaría el cadáver y luego arrojaría el cuerpo a la tumba una vez que se retirara el ataúd. Si el tiempo lo permitía, devolvíamos la losa a su estado anterior y desapareceríamos con el ataúd.

Lo que nos salvó fue que la gente le temía a los muertos, y muy pocos comprobarían si el ataúd todavía está allí cuando notan alguna interferencia con la tumba.

En algunos casos, las personas adineradas no querían lápidas de cemento debido a la tradición o a sus deseos personales. En tales casos, nos esperaba una noche mucho más difícil.

En la noche del entierro, identificamos un buen hotel alrededor, luego uno de nosotros compró comida y la guardamos en nuestro automóvil que estacionamos cerca. Cuando llegó el momento, llevamos la comida al lugar. Quitar la tierra era una tarea sucia y agotadora, podía llevarnos cuatro o cinco horas. Todo tenía que hacerse de una vez. No había tiempo para volver más tarde a terminar.

La rutina era siempre la misma: uno cavaba con una pala, otro actuaba como vigía y otro tenía las herramientas preparadas para sacar el ataúd rápidamente y en buena forma. Cuando uno se cansaba, se tomaba un breve descanso y otro, lo relevaba.

Manejar a los muertos fue un desafío. Los cuerpos son muy pesados. En algunos, casos tuvimos que ejecutar nuestro plan uno o dos días después del entierro. Puedes imaginar lo mal que olían esos cuerpos.

Nuestra última misión

La misión que transformó mi vida ocurrió en junio de 2000. Nuestro equipo se redujo a cuatro miembros: los aldeanos habían acorralado y linchado a los demás en un robo de tumbas anterior que salió mal.

Los tres restantes y yo fuimos a una misión en el cementerio de Langata. Todo salió bien. Teníamos nuestro ataúd como de costumbre. Sin embargo, el vehículo que debía venir a recogernos se retrasó.

No podíamos dejar el ataúd, eso podría ser un gran desperdicio. También podría plantear preguntas entre las familias y posiblemente aumentar la seguridad. Era temprano en la mañana y teníamos que hacer algo.

Rápidamente decidimos cruzar a Langata Road, justo al lado del cementerio. Secuestramos una camioneta que transportaba periódicos. El conductor se rindió al ver mi arma e inmediatamente abandonó el vehículo.

Lo condujimos hasta la tumba y cargamos nuestro botín. Mis tres colegas se sentaron en la parte delantera de la camioneta, mientras que yo me senté atrás con el ataúd.

Nos dirigimos hacia el centro de Nairobi, pero no sabíamos que el conductor había alertado a la policía y nos estaban siguiendo. Intentaron detenernos, pero mis colegas los ignoraron. Segundos después, los oficiales comenzaron a disparar y mataron instantáneamente a los miembros restantes de mi pandilla. Estaba en la parte de atrás, solo escuchando el sonido de disparos. No pude hacer nada por ellos. Para salvar mi vida, me metí en el ataúd y fingí estar muerto.

Punto de inflexión de una vida de redención

Todavía no sé de dónde saqué la loca idea de esconderme en un ataúd, pero fue mi salvación.

Los agentes abrieron la puerta trasera y sacaron el ataúd, sin saber que dentro estaba yo. Cientos de residentes de la ciudad habían rodeado la escena, algunos observaban cómo los cuerpos de mis colegas eran sacados del vehículo mientras otros se reunían para ver qué estaba sucediendo.

De repente, aparté la tapa del ataúd y todo estalló en un caos al ver a un hombre muerto caminar. La escena se aclaró en minutos, aproveché la oportunidad y me escapé.

El miedo, la preocupación y la energía me invadieron ese día. Estaba aterrorizado y angustiado por lo que les había sucedido a mis colegas.

Horas después de que le dispararan a mis colegas, caminé hasta la comisaría de Kamukunji y entregué mi arma. Estuve encarcelado durante seis meses después de la rendición, pero esa fue una estadía corta en comparación con algunos de mis períodos anteriores en la cárcel.

Una vez libre, confesé todos mis pecados y entregué todas las ganancias lo que me quedaban producto de mis crímenes. No me arrepiento de dejar esa forma de vida y seguir a Jesús, es la mejor decisión que he tomado.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

Kelly Ogome is a multimedia journalist covering stories from Uganda, Kenya & the great lakes region.