fbpx

Se espera que un forajido de Kenia deje atrás la vida del crimen

Desde una vida en los barrios marginales hasta la recolección de partes del cuerpo, un criminal reformado usa su pasado para educar a los jóvenes de Kenia.

  • 4 años ago
  • diciembre 10, 2020
6 min read
Un criminal reformado se para con los brazos cruzados mientras lleva una gruesa cadena de oro. Solía ​​cortar los senos de las mujeres por dinero. Ahora soy un criminal reformado que busca educar a los jóvenes sobre los peligros de una vida en el crimen.

Esta historia incluye representaciones de carácter gráfico. Se apela a la discreción del lector.

Los árboles autóctonos de Kenia se elevan hacia el cielo nocturno en el parque. Se detiene en una posición inocua junto a un banco del parque y parece investigar su entorno. Levanta el paquete, confirma su contenido y sale del parque.

Más tarde esa noche, suena mi teléfono. No necesito responder para saber lo que dice. El lanzamiento fue exitoso y regresaré a Jeevanjee Gardens donde me espera un paquete separado con aproximadamente $ 1300.

Ese es mi premio. Ese es el precio de un pecho humano en el mercado negro de Kenia.

Las cicatrices en mis brazos, cara y dientes perdidos son una clara indicación de mi vida en el crimen. Aunque estoy en paz con mi pasado, mi corazón sangra por las cosas terribles que he hecho y las personas que lastimé en el camino. Nací en Nairobi y crecí en el barrio pobre de Mukuru. He pasado la mayor parte de mis años en prisión cumpliendo mi condena. Es un pasado que preferiría olvidar.

En ese momento, sólo tenía 16 años y mi vida había empeorado.

Mis tutores fueron convocados a la escuela para reprenderme por mis acciones. Para evitar su ira, me mudé y comencé una nueva vida en las calles. Ahí fue donde me presentaron a Blue Mercedes, una droga para aumentar mi coraje antes de salir a robar.

Recuerdo que le arrebaté un bolso a una mujer y me escapé. Los taxistas me atraparon y me golpearon hasta que quedé hecho trizas, pero sobreviví.

Días más tarde, tras escaparle a la muerte, traté de robarle a un empresario, pero me hizo un corte en el estómago que expuso mis intestinos. Debí recibir tratamiento urgente para salvar mi vida, pero escapé antes de completarlo.

Volví a las calles. Pero mi experiencia no me hizo ser más cauteloso. Al contrario.

En los suburbios éramos poderosos. Cobramos impuestos a las personas por protegerlas. El gobierno central, el jefe local y la policía eran los verdaderos enemigos.

Las autoridades no nos reconocieron ni nos brindaron oportunidades para gobernar los barrios marginales, por lo que creamos nuestras propias oportunidades. Formamos nuestro propio gobierno.

Cosechando partes del cuerpo

A medida que pasaban los días, la situación empeoraba. Hice cualquier cosa para conseguir lo que quería. Me introdujeron en el negocio de vender partes del cuerpo humano, específicamente, el seno derecho de una mujer.

Nos pagaban por atacar a mujeres, cortarles el pecho derecho y vendérselos a nuestros clientes, a quienes conociamos sólo al amparo de la noche. Nuestros objetivos principales eran las prostitutas que frecuentaban la calle Koinange en Nairobi y el infame burdel Sabina Joy dentro del distrito comercial central. Nos hicimos pasar por clientes antes de drogarlas y robarles partes del cuerpo.

A altas horas de la noche, entregábamos el pecho enun banco específico en Jeevanjee Gardens para que un hombre misterioso lo recogiera. Agarró el paquete y se fue con él. Entonces, me llamaban para recoger el dinero del mismo jardín. Por los senos grandes, nos pagaban $ 1,300 USD. Los senos medianos pagaban entre $ 600 y $ 800.

Escapando de la muerte

Mi vida criminal fue fructífera, pero luego cometí un error fatal. Comencé a recolectar partes de cuerpos de la morgue.

Nuestros compradores, enojados al saber lo que estábamos haciendo, nos tendieron una trampa.

Una noche, cuando estábamos en nuestra rutina diaria de recolectar senos en la morgue, las cosas se pusieron oscuras. Estábamos atrapados y los agentes nos esperaban. Este era nuestro día para bajar.

La policía nos disparó mientras intentábamos escapar. Un miembro de nuestro grupo no tuvo la misma suerte que yo. Recibió nueve disparos: siete en el pecho y dos en la cabeza. Sobreviví. La cuento como la decimoquinta vez que escapé de la muerte.

Reconsideré mis elecciones de vida después de escapar por poco de un aluvión de balas que dejó a uno de nuestros miembros muerto.

Pero no paré. Seguí con la actividad delictiva, pero volví a asaltar a los peatones en las calles de Nairobi. Dejé de cosechar partes del cuerpo.

Encontrando mi salida

En este punto, tuve que buscar ayuda de un médico tradicional de Kenia, o un brujo como algunos los llaman, que me presentó un amigo. El médico realizó rituales para ayudarme a escapar de la muerte y la condena social. Los rituales del médico me ayudaron en muchas ocasiones hasta que las cosas empezaron a cambiar.

Empecé a sentir la necesidad de cambiar.

Los recuerdos de mis buenos amigos y miembros de mi banda criminal volvieron a mí. Escuché voces en mi cabeza que me decían que cambiara mi forma de vivir. Esto fue bastante difícil para mí. Era como si estuviera luchando contra dos cosas: la necesidad de cambiar y mi impulso por la vida criminal.

Incluso mientras seguía robando a la gente, siempre sentí que la muerte no estaba lejos. Para cambiar, tuve que separarme por completo de esos amigos. Desafortunadamente, había perdido a casi todos.

La vida cambió. Me distancié del crimen y trabajé para evitar a los compañeros pandilleros que aún estaban vivos.

Yo era un paria en el barrio pobre. La gente huía de mí o me denunciaba a la comisaría más cercana, cuyos agentes me perseguían por los delitos que había cometido.

Luego, una noche, fui emboscado por la policía. Intenté escapar, pero no, ese era mi día. Era hora de ir a la cárcel.

Mi tercer período en prisión duró siete años, pero me sentí diferente. Sentí que necesitaba corregir mis errores anteriores. Antes, intentaba escapar de la cárcel, pero esta vez me quedé. Sabía que era hora de comenzar una nueva vida, lejos del crimen.

Nuevo comienzo

Comencé un nuevo capítulo de mi vida cuando me liberaron. Todos mis amigos habían sido asesinados excepto uno que todavía está tras las rejas.

Me puse en manos de un obispo que conocí durante el proceso de recuperación y él me ayudó a buscar refugio en la iglesia y el Señor. Pasé mis días con el obispo aprendiendo valores para ayudarme a convertirme en una persona diferente, en una mejor persona. Le di la espalda a mi vida anterior y me concentré en transformarme en una nueva versión de mí mismo.

Los criminales reformados cargan con estigmas en sus espaldas. Nuestro pasado conduce a la deshonra en el presente. Es por eso que muchos regresan al estilo de vida criminal. Necesitamos ayudar a esas personas aceptando su cambio y apoyándolas para que se adapten a la nueva vida que llevan.

En estos días, paso la mayor parte de mi tiempo en la iglesia. A través de la música, predico el evangelio para educar a los adolescentes que crecen en los barrios marginales de Nairobi sobre cómo el crimen arruina vidas. Utilizo los horrores de mi vida pasada como una lección para ayudar a las generaciones más jóvenes a mantenerse alejadas de las drogas y de una vida llena de negatividad.

Soy un ejemplo vivo de que el crimen destruye el potencial de uno y desperdicia su juventud y, si no tienen suerte, toda su vida. Es mi responsabilidad ayudar a las personas a evitar el camino que elegí.

Me he levantado de las profundidades más oscuras donde me dejó la vida del crimen. Estoy feliz de haberme recuperado por una buena causa. Sin embargo, algún día deseo conocer a aquellos a quienes les hice daño. Anhelo arrodillarme ante ellos y pedirles perdón.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

TAGS

¡NUNCA TE PIERDAS UNA HISTORIA!

Recibe cada semana tus noticias en primera persona.

PERIODISMO LITERARIO CON TOQUES ÚNICOS

APLICAN TERMINOS Y CONDICIONES.
ÚNETENOS

Relacionado