fbpx

TikTok: dos hermanas gemelas separadas al nacer se reencuentran y descubren que fueron vendidas en el mercado negro

Hablar con Amy fue como reencontrarme con alguien a quien conocía desde siempre. Desde el principio, nos entendimos y, en el fondo, sabíamos que éramos hermanas, aunque al principio ninguna de las dos lo admitió abiertamente.

  • 4 meses ago
  • marzo 28, 2024
8 min read
Amy Khvitia and Ano Sartania (right) were unaware of their sister's existence until they were 19 years old. | Photo courtesy of Amy Khvitia and Ano Sartania (right) were unaware of each other's existence until they connected because of TikTok | Photo courtesy of Ano Sartania
journalist’s notes
interview subject
Ano Sartania is a 21-year-old dancer and choreographer based in Tbilisi, Georgia. In addition to her passion for dance, she is currently pursuing studies in sociology.
background information
Georgian journalist Tamuna Museridze uncovered a massive adoption black market in Georgia, active from the early 1950s until 2005, involving up to 100,000 stolen babies and implicating everyone from taxi drivers to senior government officials. In 2021, after discovering her own adoption, she founded the Vedzeb Facebook group, which now has over 230,000 members and has exposed a decades-spanning baby trafficking scandal. While Museridze has helped reunite hundreds of families, she continues her search for her own biological family. Ano’s story is belong to many of these discoveries.

TBILISI, Georgia – Durante toda mi vida había sentido un vacío. Sabía que faltaba algo. En 2021, a los 19 años, descubrí una verdad que me cambió la vida. Tenía una hermana gemela llamada Amy. Durante los últimos tres años, conecté con ella y llegué a conocerla. Por desgracia, nuestra alegría vino acompañada de una oscura sombra cuando nos dimos cuenta de que éramos víctimas de una red corrupta que traficaba con niños.

El pasado noviembre, nos enfrentamos a nuestra madre biológica y nos enteramos de una noticia más impactante: tenemos otras dos hermanas y un hermano. La ira me invadió al darme cuenta de que no nos protegió y permitió nuestro tráfico. Aún lucho con el perdón y estoy lejos de encontrar la paz. Sin embargo, con Amy de vuelta en mi vida, por fin me siento completo.

Lea más historias de adopción en Orato World Media.

Una misteriosa foto de unas niñas idénticas despierta la curiosidad

Durante mi infancia, siempre sentí que una presencia inusual me seguía a todas partes. Me imaginé a una chica vestida de negro con coletas en el pelo. Extrañamente, no tenía ojos ni boca, sólo una pequeña nariz. A pesar de su inquietante aspecto, se sentía como mi mejor amiga, siempre ahí, preguntando por mi bienestar. Cuando le hablé a mi madre de este misterioso compañero, lo descartó como si no fuera más que un amigo imaginario. A mí me parecía increíblemente real. Mirando atrás, me pregunto si era la forma que tenía mi mente de recordar a mi gemelo desaparecido.

Bailar ha sido mi pasión desde que tengo uso de razón. A los nueve años, me encontré con una extraña situación en una competición que insinuaba la existencia de una chica que se parecía a mí. La madre de uno de los concursantes se me acercó con una foto de una chica llamada Amy a la que no conocía. Preguntó por ella, lo que me pareció extraño. Sin embargo, estaba tan absorta en la competición en ese momento que pasé por alto la interacción y me centré en mi actuación.

Algún tiempo después, la hija de esa mujer creó un collage de fotos en Facebook, con imágenes de Amy, y me etiquetó en él. Me sorprendió lo mucho que nos parecíamos. Sin pensarlo realmente, volví a publicar la imagen con el pie de foto: «Es mi gemela». Sentía como si Amy siempre hubiera estado en mi vida. La verdad quería salir a la luz. Aunque estábamos tan cerca, parecía que estábamos a mundos de distancia.

«Sabía que no era yo, pero había una conexión innegable»

En 2021, con 19 años, un amigo me envió una captura de pantalla de un vídeo de TikTok y me preguntó si era yo. Una vez más, me sentí extraño. Sabía que no era yo, pero había una conexión innegable. Esta vez, decidí pasar a la acción y me puse en contacto con Amy.

Cuando empezamos a hablar, quedó claro que éramos algo más que parecidos. Descubrimos que habíamos nacido en el mismo lugar, durante el mismo verano, y que compartíamos una enfermedad biológica. Además, nuestras conversaciones revelaban voces idénticas y reflejábamos los gestos de la otra. Todas estas similitudes parecían algo más que una simple coincidencia.

Hablar con Amy fue como reencontrarme con alguien a quien conocía desde siempre. Desde el principio, nos entendimos y, en el fondo, sabíamos que éramos hermanas, aunque al principio ninguna de las dos lo admitió abiertamente.

Amy Khvitia y Ano Sartania (derecha) posan juntas. | Foto cortesía de Ano Sartania

Conocer a Amy en persona por primera vez fue como ponerse delante de un espejo. Mientras nos mirábamos a los ojos, experimenté una sensación indescriptible, como si toda la historia se desarrollara ante mí, aunque no supiéramos muchos detalles.

Experimenté la innegable sensación de que algo extraño nos atenazaba, y ambas nos propusimos descubrir la verdad. Amy dio el primer paso e investigó su adopción. No sólo confirmó su adopción, sino que también descubrió que tenía una hermana. Esta noticia me sacudió. Nunca me había planteado la posibilidad de ser adoptada. Me parezco mucho a la mujer que me crió, mi madre, así que no tenía motivos para dudar de nuestro parentesco.

Adopciones al descubierto: víctimas del mercado negro de venta de bebés

Cuando llegué a casa, se me saltaron las lágrimas. Mi abuela se acercó y me preguntó si estaba bien. «Ya sé que Amy es mi hermana», le dije. «Por favor, dime la verdad». Le supliqué una explicación. Mi abuela me dijo que mi madre no podía tener hijos y que me habían adoptado. No supieron de mi hermana gemela hasta seis meses después. Me invadió una enorme sensación de alivio. Por fin todo tenía sentido. Al mismo tiempo, sentí rabia, como si toda mi vida se hubiera basado en mentiras. Me encontré atrapada en un torbellino de emociones.

Descubrir que Amy y yo fuimos víctimas de un mercado negro de venta de bebés se convirtió en la píldora más difícil de tragar. Lloré, preguntándome por qué nos había pasado esto. «¿Por qué no pude crecer con mi hermana a mi lado?», pensé. Sentí una ira profunda, furiosa ante la idea de que me trataran como un objeto… «Soy un ser humano, no algo a lo que se pueda poner precio y vender», seguía pensando.

Sin embargo, eso es exactamente lo que ocurrió. Mi ira se extendió a todo el mundo, y a todos los que tenían algo que ver con este horrible comercio. Amy estaba decidida a encontrar a nuestra madre biológica. Por mi parte, no quería saber nada de ella, ni siquiera buscarla. A mis ojos, fue ella quien nos abandonó, quien no nos protegió de los horrores del mercado negro. Eso era todo lo que necesitaba saber. No me importaba su identidad ni ponerme en contacto con ella.

Una mujer acaba cediendo para encontrar a su madre biológica

A pesar de mis reticencias, acabé apoyando la búsqueda de Amy, aunque una parte de mí deseaba que todo acabara de una vez. Al final, me picó la curiosidad por saber si teníamos otros hermanos. Durante ese tiempo, me resultaba difícil centrarme en mi rutina diaria. Intenté concentrarme en mis estudios y seguir con mi día, pero esta parte de mi historia sonaba constantemente en mi mente. Se hizo difícil volver a la vida que tenía antes de volver a conectar con Amy.

Mi madre adoptiva se convirtió en un pilar de apoyo durante todo este proceso, animándome a buscar a nuestra madre biológica y a encontrar en mi corazón la forma de perdonarla. «No sabes por lo que estaba pasando cuando naciste», aconsejó. Trabajar en ese perdón sigue siendo un viaje continuo para mí.

En noviembre de 2023, Amy y yo nos fuimos por fin a conocer a la mujer que nos dio a luz. Viajé a Leipzig principalmente para estar al lado de Amy y ofrecerle mi apoyo. La verdad era que no quería estar allí, pero no podía soportar la idea de dejarla sola en una situación así.

En cuanto estuvimos cara a cara, nos abrazó con fuerza. Aunque pretendía ser reconfortante, sólo intensificó la rabia que llevaba dentro. Sin embargo, contuve mis emociones, no quería estropear el momento a mi hermana. El abrazo pareció durar una eternidad. Todo lo que podía pensar era: «Por favor, que esto termine». Necesitaba estar en otro lugar lejos y sola.

El tráfico sigue sin resolverse, pero la mujer se apoya en el hermoso don de la familia

A pesar de ese reencuentro, creo firmemente que mi única madre en esta vida es la mujer que me crió. No puedo imaginarme considerando a esa otra mujer como mi madre. En el fondo, me gustaría poder perdonarla, y estoy trabajando seriamente para conseguirlo, pero es una lucha. La idea de que no nos protegió persiste en mi mente. Me aferro a la esperanza de que algún día podré perdonarla, pero reconozco que el camino hacia el perdón no es nada fácil.

Al seguir buscando, descubrimos que teníamos dos hermanas y un hermano. Este descubrimiento nos sorprendió y nos hizo increíblemente felices. No sabían lo de Amy y yo, pero ahora tenemos una gran relación a distancia con ellos.

Hay una parte de esta historia que sigue sin resolverse: el tráfico. No podemos pedir justicia debido a la antigüedad de nuestro caso de adopción. Sigue siendo demasiado antiguo para que se inicie una investigación judicial. Creo que Dios, el karma o alguna fuerza de ahí fuera acabará con quienes tratan a los seres humanos y a los niños como objetos. Aferrarme a esta creencia me da una sensación de paz.

Cuando encontré a Amy, esa pieza que faltaba volvió y hoy todo parece estar bien. El vacío me abandonó. La tengo a ella, y también tengo dos hermanas y un hermano. Es más de lo que jamás podría haber esperado. Estoy en paz, ya no estoy enfadada con la vida. He recibido un regalo precioso.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

¡NUNCA TE PIERDAS UNA HISTORIA!

Recibe cada semana tus noticias en primera persona.

PERIODISMO LITERARIO CON TOQUES ÚNICOS

APLICAN TERMINOS Y CONDICIONES.
ÚNETENOS

Relacionado