There are more than 23,000 members of the National Civil Police of El Salvador
There are more than 23,000 members of the National Civil Police of El Salvador | Photo courtesy of Press Secretary of the Presidency of El Salvador

Policía salvadoreña enfrenta mayor violencia y estrés durante estado de emergencia

En este momento, trabajamos turnos de 24 horas sin descanso y comemos mientras patrullamos. Detenemos a los pandilleros que vemos caminando por las calles. Me preparo mentalmente para cada encuentro, sé que puedo perder la vida en cualquier momento.

Anonymous headshot
PROTAGONISTA
“David Banner”, de 49 años, forma parte de la Policía Nacional Civil de El Salvador desde hace 28 años. Está usando un seudónimo para evitar amenazas a su seguridad y la de su familia.

Banner ha trabajado en estados de emergencia en torno al aumento de las tasas de delincuencia y violencia durante la administración actual y en las anteriores, incluido uno en el que las pandillas se dirigieron específicamente a miembros de la policía.
CONTEXTO
El presidente de El Salvador, Nayib Bukele, electo en 2019, implementó una estrategia de seguridad conocida como “Plan de Control Territorial”. El gobierno atribuye a este plan la reducción récord de homicidios en los últimos años; anteriormente, la violencia había alcanzado niveles que hicieron que muchos medios de comunicación llamaran a El Salvador la “capital mundial del asesinato”.

A modo de comparación, en 2021, El Salvador registró 1.140 homicidios (3,1 por día); en 2015, la tasa fue de 6.656 por año (18,2 por día).

Sin embargo, una racha de violencia comenzó el 25 de marzo de 2022, lo que resultó en 87 asesinatos reportados hasta el 27 de marzo. Según ForeignPolicy.com, fue el fin de semana más sangriento desde que terminó la guerra civil del país en 1992. El presidente promulgó un estado de 30 días de emergencia para acabar con la violencia; hasta el 4 de abril, la policía arrestó a más de 6,000 pandilleros.

Organismos internacionales de derechos humanos han dado la alarma de que el estado de emergencia suspende muchos derechos básicos de los detenidos y de los ciudadanos salvadoreños en general, entre ellos “la libertad de asociación y reunión, la privacidad en las comunicaciones, el derecho a ser informado sobre el motivo de la detención, a permanecer silencio, y a la representación legal, y el requisito de llevar a la persona detenida ante un juez dentro de las 72 horas”.

SAN SALVADOR, El Salvador—Ser policía es algo único. Aunque estamos acostumbrados a situaciones peligrosas, seguimos siendo seres humanos y sentimos miedo.

He trabajado en este campo durante 28 años y he recibido más de 30 amenazas de muerte en ese tiempo. Por eso siempre he solicitado trabajar en departamentos alejados de donde vivo. Desde que el gobierno promulgó el Estado de Emergencia debido a los niveles récord de violencia de pandillas, mi trabajo se ha vuelto aún más traicionero.

Una nueva realidad durante el aumento de la violencia de las pandillas

El Estado de Emergencia ha intensificado nuestro trabajo y alterado nuestras rutinas normales.

Los pandilleros están escondidos y desesperados, buscando refugio durante este momento de mayor tensión. Cualquiera de ellos podría atacarme con un artefacto explosivo en cualquier momento. Debido a la mayor probabilidad de violencia, hemos duplicado nuestras medidas de seguridad para prepararnos para cualquier posible enfrentamiento. A pesar de esas medidas, me preocupo constantemente.

Cuando mis compañeros y yo salimos a patrullar, arrestamos a los pandilleros que vemos caminando por las calles. Me preparo mentalmente para cada encuentro, sé que puedo perder la vida en cualquier momento. La línea entre el orden y la violencia es muy delgada, principalmente debido a la presión a la que están sometidas las pandillas.

En este momento, trabajamos sin descanso y comemos mientras patrullamos, no hay otra opción. Trabajamos en turnos de 24 horas, e incluso cuando tenemos algunas horas para tratar de dormir, nuestras instalaciones superpobladas son terribles. No hay áreas de descanso ni dormitorios, duermo sobre cartón en el piso. A veces, 90 de nosotros nos amontonamos en un espacio pequeño, compartiendo solo tres baños.

La falta de descanso nos desgasta y también pone en peligro nuestra vida a su manera. Muchos de nosotros tenemos que conducir después de no dormir 24 horas, eventualmente simplemente colapsamos. Somos seres humanos y necesitamos descansar después de tanto tiempo despiertos. Podríamos encontrar algunos momentos de sueño, pero no es reparador; es en vehículos, o sentado en el suelo.

La comisaría donde estoy designado actualmente ni siquiera tiene agua, pero ya estamos acostumbrados. Nos levantamos a las 5 de la mañana para bañarnos en un parque recreativo local.

La lucha para hacer frente a la violencia sistémica

El aumento de homicidios es político; el gobierno ha hecho treguas con las pandillas durante años. No es nada nuevo. Las pandillas sacan a la gente que no tiene cómo defenderse, porque así es como más daño esparcen: los inocentes, los que suben al transporte público, los trabajadores, los que andan por las calles.

Conozco el día a día de los pandilleros, a dónde van, dónde duermen, esta información nos ayuda a capturarlos.

Este decreto nos brinda el espacio para perseguir a los delincuentes que tienen órdenes de arresto pendientes y mantenerlos detenidos hasta por 15 días sin que comparezcan ante un juez. Esto nos ayuda a aliviar la presión de la situación en las calles, pero un plan realmente efectivo sería enfrentar la situación donde comienza y ubicar y detener a la ranfla nacional (como se llaman a sí mismos los líderes de las pandillas).

Las pandillas nos extorsionan, dando a entender que asesinarán a quienes no colaboren con ellas. Por eso creo que debemos provocarles miedo como hacen con los inocentes, que tengan miedo de entrar en la cárcel, de lo que allí les espera. Mientras eso no suceda, nada cambiará, y cuando termine esta orden de emergencia, la actividad delictiva continuará con normalidad.

Sacrificar la familia por el deber

La decisión de ser policía me ha privado de muchos de los placeres de la vida.

Mis décadas de experiencia han disminuido el miedo que siento en el trabajo, pero los pandilleros siempre buscan momentos vulnerables para atacar y causar daño. Por eso, mi miedo persiste cuando estoy de baja, porque el peligro no disminuye. Siempre pienso que alguien quiere matarme en cualquier espacio público, así que prefiero mantenerme solo por razones de seguridad.

El trabajo me aísla de estar con mi familia, pero me acostumbré y ellos también. Mi hijo me llama “Grinch” porque dice que no sé qué es la Navidad, qué es una celebración; la verdad es que tiene razón. No lo sé. Tuve que dejar de participar en ciertas actividades, como ir a bailes, fiestas, celebraciones y más. No recuerdo haber podido celebrar un cumpleaños con uno solo de mis cinco hijos, y no creo tener una foto de graduación con ninguno de ellos.

Este es el precio que pago por ayudar a proteger a mis conciudadanos.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.