fbpx
Una foto que muestra a Jean Carlo con un grupo de policías antes de que lo mataran.
Pasé el último año buscando respuestas sobre la muerte de mi esposo. | Photo Submitted

Buscando el cuerpo de mi esposo

Pasé un año buscando los restos de mi esposo después de que lo mataran mientras patrullaba.

Protagonista
Elizabeth Castillo es la viuda del oficial de policía Jean Carlo José Castro Gutiérrez quien falleció en servicio.
Contexto
La incursión militar ocurrió el 3 de mayo de 2020 e involucró a un grupo de Colombia que cruzaba en barco a Venezuela.
El gobierno venezolano anunció ocho bajas ese día, pero solo proporcionó el nombre de una de ellas.
La frontera entre Colombia y Venezuela es una frontera internacional continua de 2.219 kilómetros. Es la frontera más larga de ambas naciones.
Venezuela cuenta con más de 20.000 hombres distribuidos en 17 unidades entre bases, brigadas y batallones, mientras que Colombia cuenta con sólo 4.000 hombres divididos en nueve unidades.
El contrabando es otro tema que genera fricciones en las relaciones colombo-venezolanas. Este problema se ve agravado por el paso frecuente e indocumentado de productos no registrados entre países.

MACUTO, Venezuela—Seguí esperando que mi esposo, Jean Carlo, todavía estuviera vivo.

Pasé casi un año en el limbo. Pero mi mundo se vino abajo el 18 de septiembre de 2020, cuando el congresista Wilmer Azuaje mostró fotografías de un cuerpo durante una entrevista.

El cuerpo parecía haber sido torturado y acribillado.

Sabía lo que veía, incluso aunque no quisiera..

Adiós, Jean

La última vez que vi a mi esposo fue el 14 de diciembre de 2019.

Como soldado de protección fronteriza, estuvo destinado a la frontera entre Venezuela y Colombia. Fue llamado a patrullar un área que se cree que está ocupado por narcotraficantes.

Me habló poco de la misión que estaba a punto de emprender. A partir de ese momento, nos comunicamos sólo por teléfono.

Ahora no tengo nada.

Nuestra historia de amor

Seis años antes, nos casamos en Maracaibo, Venezuela. Sin embargo, nunca vivimos allí.

La situación económica y social de Colombia era prometedora y, como muchos venezolanos, nos dirigimos a la frontera en busca de nuevas oportunidades.

Era el hombre más cariñoso que puedas imaginar y tenía un corazón gigante. Fue un hombre que dio más allá de sus posibilidades para asegurar la felicidad de su familia.

Incluso, ayudó a muchos venezolanos a ingresar a Colombia: los hospedamos en nuestra casa, los alimentamos e incluso les conseguimos trabajo.

Nuestros sueños eran construir nuestra casa y envejecer juntos.

El reporte

En marzo de 2020, nuestras líneas de comunicación se cortaron.

Viendo las noticias, me enteré de una incursión militar en Venezuela. Más tarde, mi prima me envió un video de mi esposo y colegas. Ellos estaban en la misma zona.

Mi hija vio un video en línea. Allí, lo vio, claro como el día. Mi esposo había sido neutralizado.

Entré en shock. Me paralicé.

Sabía que mi esposo iba a cumplir una misión delicada, pero nunca imaginé que podría ser asesinado.

Al principio, me negué a creerlo. Busqué la mayor cantidad de información posible sobre la incursión.

Como no vivimos en Venezuela, el flujo de información fue limitado.

La noticia sólo publicó el nombre de un soldado caído: Roberto “Pantera” Colina.

La peor noticia

Después de 20 días, mis abogados me llamaron para decirme que mi esposo estaba en la morgue. Ellos pidieron una fotografía para verificar su identidad.

Lamentablemente, ni un fotógrafo forense ni un patólogo pudieron identificarlo.

Me destruyó

Mi suegro viajó a Venezuela para verificar el cuerpo. Él también declaró que ninguno de los dos cuerpos era su hijo. Y nuestra solicitud de una prueba de ADN fue denegada.

Semanas después, las fuerzas de seguridad venezolanas llamaron pidiendo marcas o rasgos únicos para identificar el cuerpo.

Les dije que mi esposo tuvo una operación de apéndice, un golpe notorio en la rodilla y platino en uno de los dedos de la mano izquierda.

Veintidós horas después, tras descongelar el cuerpo, se confirmó.

“Lo siento. Es su marido”.

Me advirtieron que, si nadie reclamaba sus restos, dejarían su cuerpo en una fosa común.

Me desesperé. No me dieron más información y fue casi imposible contactarlos.

Pero, el 2 de julio de 2020, mi hija finalmente pudo contactar al presunto forense y este confirmó que esos cuerpos ya habían sido enterrados.

Con el alma en las manos

Pasé meses angustiado tratando de contactar a agentes del gobierno venezolano.

Luego, el 18 de septiembre de 2020, el congresista Azuaje mostró su fotografía.

No tengo el corazón para ver a mi esposo muerto. Sólo quiero recordarlo como la gran persona que fue y sigue siendo para mí, con puro amor por su país y su familia.

La incertidumbre continúa. Necesito saber dónde está enterrado su cuerpo para encontrar un cierre.

Mis mañanas están llenas de dolor. Cuando consigo salir de la cama, me siento inútil. Mi mente siempre regresa a mi esposo y su necesidad de un entierro cristiano apropiado.

Encontrarlo me permitiría cerrar un ciclo sin descuidar mi amor por él.

Sin una tumba, no tengo medios para curarme.

Anhelo contarle todos los días cuánto lo extraño. Necesito que sepa que no puedo vivir sin él.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

Carlos Subero es un periodista venezolano centrado en la labor investigativa.