Adrián Zarricueta

Hombre acusado y exonerado de violación infantil habla

Me llevaron a las duchas, con la colaboración de los policías, me desnudaron y me golpearon mientras me rociaban con agua helada.

Adrian Zarricueta
Protagonista
Adrián Zarricueta, residente de la comuna de La Serena, región de Coquimbo, Chile, trabajaba como maestro de construcción, pero también como taxista. Fue acusado de robo y violación de una joven. Estuvo detenido casi tres meses hasta que la Corte Suprema de Chile descubrió que era inocente mediante pruebas de ADN.
Contexto
En 2013, una joven de Santiago de Chile tomó un vehículo público para regresar a casa. Ella y una amiga compartieron el vehículo y su amiga fue la primera en bajar. Desafortunadamente, el conductor cambió el rumbo, la amenazó, la violó y le robó el teléfono celular.

En marzo de 2014, Adrián Zarricueta recibió la primera llamada notificándole que el PDI lo investigaba por presunto robo y violación. Posteriormente, en mayo, un familiar le dijo que la policía estaba distribuyendo volantes con su foto diciendo que era un violador. Por tal motivo, el imputado decidió comparecer voluntariamente ante los tribunales, donde la víctima lo identificó.

Aunque no estaba del todo segura, él fue encarcelado. Finalmente, luego de un largo proceso judicial, se corroboró su inocencia. Zarricueta inició una demanda contra el Estado que concluyó con una indemnización económica de 86 millones de pesos chilenos por concepto de daño emergente, lucro cesante, daño moral y cancelación de contratos laborales.

La historia del hombre acusado de violación que fue a la cárcel y nunca fue culpable (biobiochile.cl)

SANTIAGO DE CHILE, Chile — Me acusaron de una violación que no cometí.

Durante mis 79 días en la cárcel, repetí una y otra vez que era inocente, pero nadie me creyó. Los medios de comunicación y el sistema judicial me juzgaron sin piedad.

Finalmente, después de tres meses y mediante una prueba de ADN, el tribunal determinó que yo era inocente, pero el daño psicológico ya estaba hecho.

La joven víctima apenas recordaba a su agresor y la policía buscó un chivo expiatorio. Ellos me eligieron.

Aunque fui exonerado, es difícil eliminar el estigma. La gente llenó mis redes sociales con publicaciones cargadas de odio en las que me declaraban culpable.

Mis días en la cárcel

Mis primeros días en la cárcel fueron los peores de mi vida. No se lo desearía a nadie, ni siquiera a mi peor enemigo.

Cuando llegué, la policía se aprovechó de mi fragilidad emocional. Los agentes me decían que iban a violar a mi familia y a mi.

Los criminales no perdieron ni un minuto. Me llevaron a las duchas, con la colaboración de los policías, me desnudaron y me golpearon mientras me rociaban con agua helada.

Estuve inconsciente en el suelo durante varias horas. Me dolía todo el cuerpo y no tenía voz para pedir ayuda.

Me sentí solo como nunca antes y todo lo que quería era morir.

Las noches parecían interminables. No podía dormir por miedo a que entraran a mi celda y me maltrataran en un momento de distracción.

Viví así durante 80 días, constantemente alerta.

En la cárcel, sentí que el tiempo no pasaba. Se volvió largo, tedioso e intenso. Nada volverá a ser igual para mí.

Los medios me demonizaron

En las redes sociales y los medios tradicionales, la gente hablaba como si yo fuera el ser humano más desagradable de la tierra. No dejaban lugar a dudas, mucho menos esperanzas de que la gente pudiera ver que era inocente.

Los medios dictaron sentencia antes que la justicia y yo no pude defenderme.

Además, no me dieron derecho a réplica.

Cuando finalmente recibí mi libertad, nadie se disculpó conmigo ni publicó la nueva decisión con la misma intensidad.

Muchas preguntas y ninguna respuesta

Esta siniestra experiencia me llevó a reflexionar sobre la cantidad de personas inocentes que están en la cárcel y, como yo, no pueden responder a sus cargos.

Me pregunto incansablemente cuántas personas hay en la corte y son inocentes; quienes, como yo, tienen que soportar el odio y la vergüenza de sus seres queridos.

Me pregunto si el sistema de justicia de mi país está capacitado para realizar una investigación adecuada. Lamentablemente, este tipo de errores cuestan vidas.

En mi caso, creo que la policía no pudo encontrar al agresor a tiempo, por lo que buscaron un chivo expiatorio para cerrar el caso.

Con todas mis fuerzas, espero que ninguna persona inocente esté sufriendo el infierno que experimenté durante mis 79 días en prisión.

Ahora, simplemente quiero refugiarme en mi familia y espero borrar esa terrible caracterización errónea que hicieron de mí. Me pregunto, ¿lograré alguna vez eliminar esta indeleble nube negra sobre mi vida?

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

Producer of ideas, generator of content, writer, student of the Bachelor of Social Communication.