fbpx

Una ex monja detalla los abusos que sufrió y se enfrenta al Papa Francisco en un documental de Disney

El encuentro me dejó un persistente sentimiento de tristeza, confirmando mi percepción de que, a lo largo de los años, la iglesia no ha encarnado verdaderamente una institución de cuidado y amor como debería, sino más bien lo contrario. Cuando terminamos de grabar, sentí como si una ola se abalanzara sobre mí.

  • 10 meses ago
  • julio 19, 2023
10 min read
Lucía took part of a documentary where 10 young people could ask Pope Francis questions and voice their concerns about different subjects, such as abortion, homophobia in the Church, abuse, sex, among others. She hoped she could address the abuse she suffered while in the congregation. Lucía took part of a documentary where 10 young people could ask Pope Francis questions and voice their concerns about different subjects, such as abortion, homophobia in the Church, abuse, sex, among others. She hoped she could address the abuse she suffered while in the congregation. | Photo courtesy of the "Amen, Francisco Responds" documentary production team
INTERVIEW SUBJECT
Lucía Zegarra Ballon is a former nun who spoke with the Pope about the mistreatment she suffered within the Church. She is a former nun who spoke with the Pope about the mistreatment she suffered within the Church. She is currently a clinical psychologist, focusing on trauma and decolonial feminism. She also partakes in helping her community whenever she can.
BACKGROUND INFORMATION
Fewer and fewer young people consider themselves believers. A study by the Center for Sociological Research (CIS) showed that the age group between 18 and 24 years declared themselves mostly atheist or agnostic. Perhaps that is why Pope Francis agreed to star in the documentary «Amen, Francisco Responds» to answer the questions of ten young people about the Church and topics such as abortion, abuse, and homophobia. The documentary released on Disney+ on April 5, 2023, and is available to stream there and on Hulu.

LIMA, Perú ꟷ A los 16 años decidí hacerme monja. Cuando entré en la casa de formación, me prohibieron ver a mi familia. No tenía comunicación con el mundo exterior y vivía completamente aislada. Nos gritaban, infligiéndonos culpa y vergüenza. Durante años, sufrí abusos. En plena crisis psicológica, la ansiedad, la depresión y el insomnio se apoderaron de mi cuerpo. Tras recibir un diagnóstico médico crítico, conseguí marcharme.

Ahora, a los 26 años, mi vida es completamente diferente. Trabajo como psicóloga. Tengo una novia a la que quiero y ya no practico ninguna religión. Sin embargo, todavía llevo conmigo el dolor que sufrí. Me enferma pensar que una práctica destinada a aportar amor y compasión pueda hacer que alguien se sienta tan alienado y despreciado. Un día oí hablar de un documental en producción, titulado Amén, Francisco Responde, presentado en Disney+ y Hulu.

En este documental, el Papa Francisco responde a las preguntas de diez jóvenes sobre el abuso de menores, el aborto, la homosexualidad, la identidad de género y el papel de la mujer en la Iglesia. Decidí participar para poder plantear mis propias preguntas y encontrar algún tipo de conclusión.

Ver más reportajes de Perú en Orato World Media

Conocer al Papa Francisco, reconciliarme con mi pasado

Cuando oí hablar por primera vez del documental, esperaba que fuera algo realmente útil y genuino, una forma de ofrecer claridad. Aproveché la oportunidad para participar. Cuando me llamaron para decirme que me habían aprobado, me sentí a la vez emocionada y ansiosa. Sería la primera vez que hablara abiertamente de mi historia. Durante la sesión, mientras me preparaba para formular mi pregunta, sentí que el corazón me pesaba en el pecho. Cuando llegó mi turno, planteé cuestiones que no se debaten a menudo, como la violencia patriarcal.

El Papa no respondió realmente a ninguna de mis preguntas. A mí me parecía una pérdida de tiempo. Escuchó preguntas sobre el aborto, los abusos sexuales y la inmigración, sin aportar nada al discurso. Quería contarle al Papa por qué ya no creía en Dios, y hablar de los abusos psicológicos que sufrí a manos de la Iglesia. También quería hablar de la humillación y el miedo que los miembros de la congregación infunden a otros miembros. Sin embargo, por falta de tiempo, no pude extenderme mucho. El Papa apenas tuvo en cuenta mis preocupaciones.

El encuentro me dejó un persistente sentimiento de tristeza, confirmando mi percepción de que, a lo largo de los años, la iglesia no ha encarnado verdaderamente una institución de cuidado y amor como debería, sino más bien lo contrario. Cuando terminamos de grabar, sentí como si una ola se abalanzara sobre mí. Una parte de mí sólo quería desaparecer. Sin embargo, también me di cuenta de que, a pesar de todos los abusos que sufrí, me reconstruí por completo y finalmente abracé mi verdadera identidad. Sentada sola, observando a los demás que intentaban captar la atención del Papa, experimenté una tremenda sensación de alivio. Me sentí libre.

Por fin, contar mi historia

Nací en Arequipa, Perú. A los 15 años conocí a un grupo religioso ultraconservador de mi colegio. Durante ese tiempo, perdí a alguien muy querido para mí. Su muerte me afectó profundamente. En un esfuerzo por curarme, pasé menos tiempo centrada en mis actividades habituales y me embarqué en un viaje de autodescubrimiento. El grupo católico del colegio me invitó a participar en actos de ayuda social. Juntos visitamos los pueblos cercanos para ofrecer ayuda. Al año siguiente, me sometí a un proceso de confirmación y me incorporé a un programa de congregación de un año de duración. Hice todo según las normas: Iba a misa, rezaba siempre que podía y me concentraba en ampliar mi fe.

Luego vino un retiro de tres días que exigía nuestro programa. Desde el momento en que llegamos, insistieron en que no podíamos compartir con nadie ningún detalle sobre el retiro. Nos asignaron habitaciones antes de llevarnos a un auditorio donde nos pidieron nuestros teléfonos. Nos advirtieron de que, si no renunciábamos a nuestros teléfonos, perderíamos la oportunidad de establecer una conexión directa con Dios. A partir de ese momento, quedamos completamente incomunicados.

Exigían silencio absoluto y toda conversación estaba prohibida. Por la noche, nos condujeron a una capilla adornada con pinturas religiosas. La habitación estaba tenuemente iluminada por velas, y frente a nosotros yacía un ataúd. Empezaron a hablarnos de la muerte, haciendo hincapié en su imprevisibilidad. Para intensificar aún más nuestros sentimientos de ansiedad y miedo, nos ordenaron escribir nuestros epitafios. Querían que expresáramos nuestra culpabilidad por nuestros defectos y detalláramos nuestros deseos insatisfechos. Todos parecían incómodos. Después nos fuimos a la cama, pero las sensaciones persistieron hasta la mañana siguiente.

Ahogada en la culpa y la vergüenza, decidí hacerme monja.

Los dos días siguientes nos hablaron de los pecados y de cómo ser absueltos. Uno de los instructores agarró una flor y arrancó sus hojas, exclamando: «¡Esta es tu madre cuando le mientes!». Luego nos arrojaron la flor, junto con cigarrillos viejos y otros desperdicios, para ahogarnos en la culpa. Después, nos exigieron que confesáramos nuestros pecados. Durante todo el fin de semana, nos obligaron a adherirnos a su forma de pensar, sin dejar espacio para nuestros pensamientos independientes. Todos parecían tristes y asustados. Todo el retiro nos resultó extraño y nos causó a todos una gran confusión emocional.

Cuando volvimos a casa, expresé mi deseo de estar aún más cerca de Dios y centrarme en mi fe. En ese momento, se me acercó una monja a la que nunca había visto. Ella tenía 23 años y yo 15 entonces. Su atención me hizo sentir especial. Se ofreció a ser mi guía espiritual, lo que implicaba compartir toda mi vida con ella. A menudo iba a desayunar a su casa y de vez en cuando la acompañaba a actos con otras monjas. Mi madre no tenía ni idea de nada de esto. Pasamos mucho tiempo juntos y desarrollamos una fuerte amistad.

A menudo mantenía una posición autoritaria en mi vida, a veces incluso humillándome. De algún modo, creí que era la representante de Dios en la Tierra y permití que siguiera adelante. En ese momento, me distancié de todos mis amigos y obligaciones sociales, centrándome únicamente en ella y en su orientación. Después de un tiempo, decidí consagrarme y compartí la noticia con ella. Me dijo que me ayudaría y me indicó que no revelara nada a mis padres.

Controlaban todos los aspectos de mi vida

Además de recibir orientación espiritual una vez a la semana, confesarme y esforzarme por asistir a misa a diario, tenía que someterme a presentaciones semanales de los documentos de la congregación, la mayoría de los cuales se mantenían en secreto. Me sometieron a diversas pruebas psicológicas, me acosaron sobre los aspectos físicos de mi cuerpo, todo ello sin el conocimiento ni el consentimiento de mis padres.

Para entonces, ya había dejado de beber, fumar y practicar deporte. Lo dejé todo para dedicarme por entero a Dios. Aunque me sentía más unida a mi fe, también me sentía profundamente deprimida y aislada. La gente de mi entorno empezó a notar mi creciente alienación y empezó a preocuparse. Presté poca atención a sus preocupaciones, ya que me concentraba en mi plan de ingresar en el convento.

Cada mañana, me despertaba con una tristeza profunda y abrumadora. Cuando compartí mi estado mental con las monjas, simplemente me aconsejaron que rezara más. Finalmente, cumplí dieciocho años y me sentí preparada para embarcarme en este nuevo capítulo. Desde el momento en que llegué con mi equipaje, me quitaron la mayoría de mis pertenencias y sólo me permitieron quedarme con lo estrictamente necesario. Todo parecía muy estricto y exigían silencio en todo momento.

Communication with my family became limited to once a month. Sólo podíamos almorzar en presencia de una monja. Cada dos semanas, tenía una llamada telefónica de 20 minutos para hablar con ellos, y todos los correos electrónicos estaban controlados. No teníamos acceso a ningún tipo de información y los periódicos estaban prohibidos. Las puertas permanecieron cerradas en todo momento. También censuraban los libros que podía leer. Incluso ir al baño requería permiso, lo que no dejaba margen para la autonomía personal.

El médico me dijo que tenía que salir de inmediato, o terminaría muerta

Aunque mi recuerdo de aquella época es algo fragmentado debido al trauma que sufrí, recuerdo que me despertaba con una inmensa pesadez en el pecho. Empecé a sentirme cada vez con más ganas de suicidarme. Sin embargo, cuando mencioné estos sentimientos a la superiora, ella atribuyó mi tristeza a la influencia del demonio. Recuerdo una ocasión en que me sentí tan increíblemente deprimida que estuve sentada en la capilla durante seis horas, sin poder dejar de llorar. Durante todo ese tiempo, a pesar de estar al borde del colapso, nadie se acercó a mí ni me ofreció ningún tipo de consuelo.

Empecé a sentirme mal todas las mañanas, sin energía para levantarme de la cama. Mis síntomas físicos se agravaron hasta el punto de sufrir hemorragias nasales, intensos dolores de cabeza e insomnio. Soporté dos semanas de espera hasta que por fin pude ver a un médico. Durante este tiempo, hubo un evento al que me vi obligada a asistir llamado corrección fraternal. Fue una de las experiencias más extremas que he vivido. Nos hacían tirarnos al suelo en posición de cruz mientras cada persona te gritaba los pecados que habías cometido. Me gritaban, citando todos mis defectos y criticando todo lo que era.

Después de esto, hicimos un retiro en silencio para reflexionar sobre todo lo sucedido. Con el tiempo, el deterioro de mi estado se hizo evidente para mi madre. Desesperada por ayudar, me llevó a la consulta del médico. Después de hacerme algunas pruebas, me instó a abandonar el convento inmediatamente. Me dijo que si continuaba en ese estado, corría el riesgo de morir. Una monja del convento nos acompañó a la visita y desmintió todo lo que decía.

Volver a casa y reencontrarme conmigo misma

Cuando volví de la cita, las monjas me regañaron, instándome a tomar una decisión. Les dije que deseaba marcharme y me despedí. Mis padres se habían trasladado de Arequipa a Lima. Me encontré en una nueva casa sin habitación, ya que mis padres no habían previsto mi regreso. No tenía ropa ni posesiones. Sentía como si volviera a empezar de cero.

Centrada en reconstruirme física y mentalmente, me fui de viaje durante un tiempo. Quería redescubrirme a mí misma y al mundo que me rodeaba. Cuando volví, me matriculé para estudiar psicología. Me sentí como en un nuevo capítulo de mi vida. Con el tiempo, pude autorreflexionar sobre todo lo sucedido. Corté todos los lazos con esa congregación y me sentí una persona completamente distinta.

La nueva perspectiva que adquirí durante mi viaje me permitió darme cuenta de que mi conexión con Dios se encontraba en los vínculos que creaba con la gente, y que todo lo demás se había distorsionado y era insano. Hoy trabajo con personas que, como yo, han sufrido diversas formas de violencia o trauma. A través de este trabajo, he encontrado la oportunidad de provocar cambios y aliviar el sufrimiento de los demás. Ya no hay sitio en mi vida para el vacío que sentí una vez. Por fin soy feliz.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

¡NUNCA TE PIERDAS UNA HISTORIA!

Recibe cada semana tus noticias en primera persona.

PERIODISMO LITERARIO CON TOQUES ÚNICOS

APLICAN TERMINOS Y CONDICIONES.
ÚNETENOS

Relacionado