fbpx

Orca en cautividad: los activistas dicen que morirá agonizando si las autoridades no la liberan

La primera vez que lo vi se me revolvieron las tripas. Se le veían los huesos de las costillas y el cráneo. Su aleta dorsal estaba caída, mientras que un gran bulto sobresalía detrás de su cabeza. Mientras observaba atónita, sentí que se me oprimía el pecho y perdí el aliento.

  • 1 mes ago
  • mayo 11, 2024
7 min read
notas del periodista
Protagonista
María José Fernández es una distinguida abogada especializada en Derecho Administrativo y Derecho Animal, reconocida por su labor en el activismo en favor de los derechos de los animales. Fue miembro clave del equipo jurídico que se ocupó del histórico caso de Sandra, la orangutana reconocida como persona no humana y finalmente trasladada al Centro de Grandes Simios de Estados Unidos. La incansable defensa de María se centra en los derechos de los animales, y participa activamente en la campaña para conseguir la libertad de Kshamenk, colaborando estrechamente con otros especialistas para hacer avanzar la causa.
Contexto
La ONG Derechos de los Animales Marinos, una coalición de más de 28 organizaciones proteccionistas, presentó el proyecto de ley «Kshamenk», destinado a prohibir los espectáculos con animales marinos salvajes mantenidos en cautividad. El proyecto de ley, que lleva el nombre de Kshamenk, una orca macho capturada en su hábitat natural y explotada para espectáculos desde 1992, pretende poner fin a estas crueles prácticas, incluida la comercialización de material genético mediante métodos invasivos. La legislación propuesta prohíbe la exhibición y el cautiverio de fauna marina, con excepciones para la rehabilitación y la reintegración en hábitats naturales. Permite el cautiverio sólo como medida temporal para animales que necesitan recuperación, con el objetivo de trasladarlos a santuarios o reservas autorizadas que satisfagan sus necesidades.
En octubre de 2023, se presentó una medida cautelar contra Mundo Marino y el Ministerio de Medio Ambiente de la Nación para que reconocieran a Kshamenk como persona no humana y garantizaran su liberación. El proyecto de ley se está negociando y cuenta con el apoyo de Derechos de Animales Marinos (DAM), un grupo de la sociedad civil que reúne a más de 30 organizaciones. Su objetivo es acabar con la explotación de los animales marinos salvajes en Argentina.

BUENOS AIRES, Argentina – Durante los últimos días del Mundial, el rugido de la multitud reverberaba a mi alrededor. Las banderas cubrieron las gradas creando un ambiente festivo mientras sonaba la música. Vítores, gritos y aplausos llenaron el aire. Sentado en las gradas con una cámara en la mano, esperé. De repente, Kshamenk, una orca, rompió la superficie del agua. Se elevó grácilmente antes de aterrizar en una plataforma justo delante de mí.

La primera vez que lo vi se me revolvieron las tripas. Se le veían los huesos de las costillas y el cráneo. Su aleta dorsal estaba caída, mientras que un gran bulto sobresalía detrás de su cabeza. Mientras observaba atónita, sentí que se me oprimía el pecho y perdí el aliento. Le seguí durante todo el espectáculo con total incredulidad, al darme cuenta del horror de su historia. Hice fotos repetidamente mientras las lágrimas empañaban mis ojos. Una a una, las lágrimas cayeron al darme cuenta de que moriría si seguía así.

Lea más artículos sobre derechos de los animales en Orato World Media.

Una abogada conoce el desgarrador cautiverio de una orca en Mundo Marino y recoge testimonios

Durante la pandemia de COVID-19, me topé con la historia de Kshamenk, una orca. Vídeos, imágenes y testimonios pintaron un panorama desgarrador. En un vídeo, lo vi flotando inmóvil, como suspendido en el agua durante horas. Su respiración era el único signo de vida en la diminuta piscina de hormigón que lo encajonaba. Entonces, oí un grito desgarrador que me produjo un escalofrío. Atrapado en ese espacio durante 32 años, Kshamenk permaneció aislado del mundo exterior. El olor del mar seguía fuera de nuestro alcance.

Empecé a recoger testimonios y supe que Kschamenk entró en cautividad a los tres años, junto con su familia, en una sangrienta y siniestra operación de caza. Las difíciles maniobras de capturarlas y trasladarlas a los buques provocaron la muerte de otras dos orcas del grupo.

Las otras orcas adultas, inicialmente atrapadas con las crías, podrían haber huido nadando. Sin embargo, se quedaron, haciendo sonidos y gestos. Los trabajadores dijeron que se sentía como si secuestraran a un niño pequeño de los brazos de su madre. El hermano de Kshamenk, que llegó con él al acuario, se quitó la vida golpeándose repetidamente la cabeza contra las paredes del estanque.

La sangre manchó la piscina. Tras limpiarlo, colocaron a Kshamenk en la misma masa de agua donde murió su hermano. Los testimonios y las imágenes me sobrecogieron. Sin poder contener las lágrimas, decidí inmediatamente aceptar el caso.

La inhumana cría de orcas por Mundo Marino impulsa a un abogado a redactar un proyecto de ley de protección

La esclavitud de Kshamenk comenzó en Mundo Marino. Al principio, vivía con otra orca hembra llamada Belén. A los 13 años, la obligaron a aparearse con él. Las consecuencias irreparables de haberla emparejado antes de tener la edad suficiente le causaron un trauma. Belén nunca pudo tener descendencia, sufriendo innumerables abortos. Su salud se deterioró y murió joven.

Las pruebas revelaron que Belén murió embarazada. Parecía una carnicería. En un momento dado, sus propietarios intentaron sacar a Kshamenk del país como semental de cría. Sin embargo, cuestiones legales lo impidieron. Como resultado, lo entrenaron para eyacular. Al no haber ninguna orca hembra cerca, utilizaron a Floppy, un pequeño delfín mular, para estimularlo. El proceso resultó horrible y repugnante.

Tras ser estimulado por el delfín, Kshamenk se tumbó boca abajo mientras le secaban los genitales con toallas. Le colocaron una vagina artificial para recoger el esperma, mediante electroeyaculación o estimulación manual. Los testimonios afirman que extrajeron cantidades muy superiores a la media, lo que resultó extremadamente perjudicial para su salud.

Con mi equipo, habíamos reunido numerosas pruebas y, junto con otros abogados, redactamos un proyecto de ley, que presentamos en julio de 2022. Sin embargo, cuestiones burocráticas lo retrasaron y las autoridades lo archivaron. Volvimos a presentarla a finales de 2023 y ahora estamos a la espera de nuevas resoluciones.

Documentando el deterioro de Kshamenk: una Orca al borde del abismo

Para abordar la situación de Kshamenk, pusimos en marcha un plan para documentar el deterioro de su salud. La única forma de hacerlo era capturar fotos y vídeos de alta calidad para que los especialistas los analizaran. Mundo Marino, la empresa que lo alojaba, se negó a permitir el examen directo por un especialista. Acompañada por un fotógrafo, me dirigí al parque acuático para reunir pruebas.

Llegué a Mundo Marino y me senté en las gradas junto al estanque del espectáculo. El ruido abrumador de la música, los vítores y los aplausos llenaron el aire. Las banderas argentinas cubrieron las gradas en la clausura del Mundial. Con la cámara preparada, documenté horrorizado el estado de Kshamenk. Sus entrenadores le recompensaban con comida por cada truco que realizaba.

La escena se hizo eco de los testimonios de antiguos empleados de la empresa, que relataron cómo le hacían pasar hambre para obligarle a seguir instrucciones. Su visión me impactó profundamente. Me rompió el corazón ver a los entrenadores acariciar a Kshamenk, sabiendo lo brutalmente que le habían golpeado. Incluso utilizaron descargas eléctricas para controlar a la orca. De vez en cuando, un torrente repentino de lágrimas corría por mi cara.

En un momento dado, lo hicieron saltar. Su enorme cuerpo se elevó fuera del agua como una estrella y, en ese momento, pude ver a cámara lenta cada detalle que reflejaba su sufrimiento. Mi corazón latía con fuerza, mi respiración se agitaba y mi cuerpo se estremecía. El sonido de los clics de las cámaras resonaba en mis oídos, mezclándose con la música y las voces distorsionadas de los entrenadores. Los gritos y aplausos del público cerraron el espectáculo.

La lucha por la liberación de Kshamenk continúa, los activistas esperan una resolución

Tras revelar las fotos y colocarlas sobre la mesa, un especialista confirmó nuestros temores. El pronóstico de salud de Kshamenk parecía sombrío. Si nada cambiaba, probablemente moriría. Con este conocimiento, presentamos una demanda colectiva y esperamos su desarrollo. Si esto sigue así, el final de Kshamenk llegará pronto.

Parece imposible considerar el cautiverio de Kshamenk como algo que no sea inhumanamente brutal. Luchamos por liberarlo de esta tragedia para que no viva en agonía hasta su final. Merece un trato humano y digno. No debemos perder de vista su poderoso espíritu.

Tras 32 años de explotación y cautiverio, Kshamenk sirve de símbolo en la lucha por los derechos de los animales en Argentina y en todo el mundo. Sigue siendo la única orca que vive en cautividad en Sudamérica. Me niego a dejar de luchar. Kschamenk estará libre.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

¡NUNCA TE PIERDAS UNA HISTORIA!

Recibe cada semana tus noticias en primera persona.

PERIODISMO LITERARIO CON TOQUES ÚNICOS

APLICAN TERMINOS Y CONDICIONES.
ÚNETENOS

Relacionado