fbpx
Angel Deldo plays in the Tokyo Paralympics
Angel Deldo plays in the Tokyo Paralympics | Photo courtesy of Angel Deldo

Futbolista no vidente en Argentina gana medalla de plata en Juegos Paralímpicos y habla sobre discapacidades

El dolor y la angustia de quedarme ciego me consumía. Me apoyé en mis padres, pareja y amigos que nunca se apartaron de mi lado. Entonces, justo en medio de todo, sucedió algo increíble. ¡En 2006, justo cuando perdía la vista, me enteré que Los Murciélagos salieron campeones!

PROTAGONISTA
Ángel Deldo es de Barranqueras, Chaco, Argentina. Nacido el 1 de octubre de 1987, es un futbolista argentino invidente especializado en fútbol sala adaptado. Se desempeña como capitán del equipo argentino conocido como Los Murciélagos o The Bats.

El equipo ganó un campeonato mundial en 2015, una medalla de bronce en los Juegos Paralímpicos de Río de Janeiro en 2016 y fue campeón en América en Chile en 2017. Fue segundo en el Campeonato Mundial de España en 2018 y plata en el Pan juegos americanos en Lima en 2019. En 2020, se llevaron una medalla de plata en los Juegos Paralímpicos de Tokio.

Deldo pertenece al club ACHADEC de Resistencia. En 2022, aparecerán en julio en un torneo en Brasil y el Gran Premio en México. Esto determinará la ubicación para la Copa América de la Copa del Mundo en Argentina y la Copa del Mundo de 2023.
CONTEXTO
La Federación Argentina de Deportes para Ciegos (FADEC) es una organización federativa de Argentina, creada en 1988, cuyo objetivo es organizar, regular y promover el deporte entre las personas con discapacidad visual. Tiene su sede en Buenos Aires. Está afiliado a IBSA (Federación Internacional de Deportes para Ciegos – Federación Internacional de Deportes para Ciegos). Está integrado por 52 instituciones de todo el país.

CHACO, Argentina ꟷ Nunca imaginé llegar a donde estoy hoy como futbolista profesional ciego.

Mi parto prematuro me provocó retinopatía y una disminución paulatina de mi visión. Los médicos dijeron que eventualmente perdería la vista. A los 17 años me quedé completamente ciego.

Desde que tengo memoria, estaba loco por el fútbol. Ahora, a los 34 años, me desempeño como capitán de la selección argentina de fútbol para ciegos, Los Murciélagos o The Bats. Representamos un sello distintivo del deporte.

Diariamente, nos enfrentamos a la discriminación. Siempre lo hemos hecho, porque una persona con discapacidad no tiene las mismas oportunidades que el resto de ciudadanos. Lo vemos en la escuela, con compañeros, maestros e incluso en nuestra vida adulta. Hoy espero que proyectos como Los Murciélagos crezcan y saquen del encierro a más niños ciegos.

Quiero que salgan, aprendan a ser independientes, consigan trabajos y les den oportunidades como las que he tenido yo. Quiero que tengan los mismos derechos que todos.

Sorteando los años de desarrollo con una discapacidad

A los cuatro años, mis padres comprendieron mi condición futura. Querían que aprendiera a ser independiente, así que me enviaron a una escuela para ciegos. Comenzando el proceso desde temprana edad me rodeé de compañeros donde intercambiamos sentimientos y aprendimos herramientas que luego utilicé.

Luego, fui a una escuela primaria y secundaria común. Mis padres querían que me integrara de la mejor manera con la comunidad. Temía la discriminación pero mis compañeros y amigos me trataban bien. Por otro lado, los docentes mostraron todo tipo de actitudes discriminatorias.

A algunos les costó incluso tener una persona discapacitada en su salón de clases. No podían manejarse solos y me hicieron sentir no bienvenido. Sus acciones me marcaron, y la ira surgió en mi interior. Solo quería pertenecer.

Con mucho trabajo, finalmente dejé de sentirme enojado y reclamé mi lugar. Quienes sí me aceptaron me consultaron todo el tiempo, ofreciéndome herramientas para que pudiera hacer actividades, buscar alternativas y encontrar lo que me funcionaba mejor. Me di cuenta de que en realidad querían aprender de mí.

Mis padres siguieron siendo mi roca, moviendo cielo y tierra para que yo estuviera bien, tuviera una vida normal y aprendiera a valerme por mí mismo.

Adolescente pierde gradualmente la vista y se queda ciego a los 17

Nada fue fácil y día a día comencé a perder la visión. En 2006 terminé mis estudios secundarios y me quedé completamente ciego.

Recuerdo cómo el proceso fue progresivo. Poco a poco, fue como si el mundo pasara de claro a borroso y luego desapareciera por completo. Al mismo tiempo, una sensación de luz comenzó a aumentar entre el mundo y lo que se me apareció. Ganó espacio, invadiendo todo y secuestrando todas las imágenes que tenía delante. Entonces, un día, todo lo que vi fue luz blanca.

Ángel levanta el trofeo por equipos tras una competición | Foto cortesía de Ángel Deldo

Se convirtió en todo mi mundo: luz blanca y nada más. Esa imagen es lo único que proyecta mi cerebro. Mi vida se rompió y tuve que empezar de nuevo. Hasta ese momento nunca dejé de jugar a la pelota, incluso cuando mi vista disminuyó. Cuando no pude ver nada en absoluto, me detuve.

A pesar de la angustia de quedarse ciego, futbolista encuentra su inspiración

El dolor y la angustia de quedarme ciego me consumía. Me apoyé en mis padres, pareja y amigos que nunca se apartaron de mi lado.

Entonces, justo en medio de todo, sucedió algo increíble. ¡En 2006, justo cuando perdía la vista, me enteré que los Murciélagos quedaron campeones! Le ganaron a Brasil en la final del clásico, un partido muy competitivo contra dos países con grandes jugadores. El evento fue ampliamente publicitado.

Empecé a soñar con el equipo. Aunque no me sentía cómodo conmigo mismo, mi deseo de jugar a la pelota me hizo pensar: “Tal vez pueda hacer esto”. Fue como una hermosa anécdota.

En Chaco, donde vivo, no existía el fútbol para ciegos. Luego, al año siguiente, recibí un mensaje de un amigo. “¿Quieres jugar al fútbol?”, preguntó. “Estamos tratando de armar un equipo para poder jugar en la liga nacional con Los Murciélagos. ¿Vienes?”

Fui a probarlo y nunca me di por vencido. Iniciamos la creación de la asociación de atletas ciegos y el equipo de fútbol adaptado en Chaco.

Adolescente argentino ciego comienza un entrenamiento agotador y llega a la selección nacional de fútbol

En el campo me pongo las gafas obligatorias para jugar. Igualan las condiciones de todos los jugadores porque algunos, aunque muy reducidos, sí tienen visión.

Cuando empecé a entrenar, me encantaba. Sentí que mi sueño se hacía realidad mientras el deseo llenaba los corazones de todo el equipo. El presidente de la asociación viajó 1.000 kilómetros hasta Buenos Aires para buscar los balones que se utilizan para el futbol sala o fútbol para ciegos. En su interior tienen cápsulas que emiten un sonido de traqueteo.

Convocamos a más muchachos para armar el equipo. Cada día que entrenábamos, esperábamos atraer a más niños con discapacidad y bajos recursos económicos. Estos niños experimentan altos niveles de discriminación por parte de los padres y el entorno. El juego podría sacarlos del aislamiento.

Mientras jugábamos en los torneos, sucedieron dos cosas. El entrenador del equipo juvenil de fútbol para ciegos me vio jugar y me convocó a jugar. Luego, estando en el equipo juvenil, Martín de Monte me buscó. Él era el entrenador de la selección y me invitó a unirme a ellos.

Exploté de emoción y felicidad. Para entonces, a los 22 años, estaba a punto de dejar el equipo juvenil. La única opción era pasar a las ligas mayores y mi sueño se hizo realidad. Empecé a entrenar con la selección en 2010 como el jugador más joven allí.

Selección argentina de fútbol para ciegos se lleva la medalla de Plata en los Juegos Paralímpicos de Tokio

Con la selección, entré en un mundo nuevo. Jugar en las ligas mayores significó mucho trabajo y sacrificio. Ese año comencé a entrenar como atleta de alto rendimiento de lunes a viernes con horarios fijos. De vuelta a casa en nuestras provincias, asumimos la responsabilidad de entrenar con un entrenador.

El equipo ganó torneos y medallas y el deporte nos exigía cada vez más. Cuando llegó la pandemia de COVID-19, entrenamos vía zoom y nos permitieron viajar manteniéndonos fuera del confinamiento total.

Los Murciélagos celebran en el Mundial 2015 en Seúl | Foto cortesía de Ángel Deldo

Sin duda, el mejor momento de mi carrera futbolística llegó el año pasado cuando ganamos la medalla de plata en los Juegos Paralímpicos de Tokio. Fuimos allí en busca del oro. El equipo estaba rindiendo a un gran nivel y lo dejamos todo en el campo. Fue un partido muy cerrado. En la final perdimos 1-0 contra Brasil, uno de los mejores países del mundo en esta disciplina.

Raimundo Mendes marcó el único gol a los trece minutos de la segunda parte. Sentimos angustia y rabia al principio, cuando perdimos. Sin embargo, nuestras ganas e ilusión volvieron al podio mientras la lluvia caía sobre nosotros. Ganamos la novena medalla en la historia de la delegación argentina.

Los dificultades de jugar al fútbol para ciegos

Nuestro campo mide 20 por 40. El primer tercio es del portero. Dirige este sector de la defensa. El portero no es ciego. Nos grita: “¡Izquierda! ¡Derecha! ¡Aquí vienen! ¡Es nuestro!”

El tercio central, conocido como centro del campo, lo maneja el entrenador que tampoco es ciego. Nos da instrucciones y órdenes verbales desde fuera del campo. Durante el juego, el entrenador es la única persona que puede hablar con nosotros. Todos los demás deben guardar silencio porque gritar demasiado nos hace un lío. Debemos ser capaces de escuchar y tocar.

En el último tercio del campo, el delantero te guía desde detrás de la portería y te indica cómo patear la pelota, dónde estás y a qué distancia de la portería. El delantero expresa si tienes o no a alguien cercano o cercano a ti. Marca tus tiros libres o penales.

Como jugadores, tenemos que decir las palabras “voy” como referencia a tu movimiento con la pelota u otra jugada. Esto permite que el jugador que tiene la pelota sepa que alguien viene a quitársela y evita que choquemos. Hablamos y gritamos de la misma manera que sucede en el fútbol convencional, pero el fútbol para ciegos puede contener mucha fricción, presión y contacto.

Como jugadores de fútbol ciegos debemos aprender a reconocer dónde estamos y recibir golpes de objetos. Empezamos aprendiendo a manejar y conducir el balón sin que se nos escape. El control y la comunicación se vuelven esenciales; aguzamos nuestros oídos y escuchamos instrucciones.

Eventualmente trabajamos en pasar, recibir y patear al arco. Requiere mucho trabajo físico, especialmente porque a menudo la postura de una persona ciega es muy diferente. Aprendemos a describir imágenes y desarrollamos un código de comunicación para una rápida comprensión.

Fuera del campo, los jugadores experimentan la inaccesibilidad, pero en el campo sienten el amor.

Somos uno de los mejores equipos de fútbol para ciegos del mundo. Los espectadores se enganchan cuando nos miran. Lo que hacemos es contagioso y en el fútbol encontramos una gran acogida por parte de la gente, a diferencia de otras circunstancias de nuestra vida.

Para las personas con discapacidad, a menudo tenemos dificultades para conseguir trabajo y enfrentamos el rechazo a favor de las personas que no tienen discapacidades. Se siente como si los empleadores pensaran que no podemos hacer el trabajo. Esto es simplemente falta de educación sobre nuestro potencial.

Otros desafíos que enfrentamos incluyen la infraestructura. Los lugares en los que vivimos no están preparados para personas como nosotros. En mi país no existe la adaptación a lugares públicos para una persona ciega. Algunas ciudades han comenzado a trabajar en accesibilidad, pero rara vez podemos estar solos. Inhibe nuestra independencia. Por ejemplo, si un semáforo no tiene sonido, necesito que alguien me ayude a cruzar. Las aceras rotas se convierten en zonas de peligro donde me he caído muchas veces. La ciudad se siente hostil.

Lo ideal sería que una ciudad ofreciera un “podo táctil” o un camino táctil, donde colocamos nuestro bastón en una arboleda recta para poder movernos. Cuando viajé a Europa y Asia, encontré lugares donde prácticamente toda la ciudad ofrecía caminos táctiles, incluso dentro y fuera de las estaciones de tren y metro.

Un último mensaje de esperanza

La comunicación y comunidad de Los Murciélagos es un lenguaje de amor. Quienes nos ofrecen apoyo, respeto y empatía se ven reflejados en nosotros. Cuando jugamos, nos sentimos orgullosos de contribuir a la integración y no discriminación de las personas con discapacidad.

Nada es fácil pero he avanzado mucho en los pilares de la responsabilidad, el respeto, la humildad y el sacrificio. Las recompensas valen el costo. Sobre todo, el humor es clave. Todos queremos ganar pero el que mantiene el humor se divierte hasta cuando pierde.

Jugar al fútbol para ciegos me ayuda a transmitir un mensaje a los demás para que vayan y persigan sus sueños.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

Diseñador de Imagen y Sonido, Productor Integral Audiovisual y Periodístico, escritor y docente.

Empecé a trabajar cuando era muy joven; Desde 2001, fui productor de diferentes programas de televisión, documentales, radio y generando contenido creativo para diferentes organizaciones y empresas.

Gané el premio: "Frontera Nueva Sudaca" con el libro de microficción "Un Tigre con la Boca Abierta", para Editorial Eloisa Cartonera. Me apasiona contar historias y escribir.