fbpx
Representando a 254 en Turquía. | Dalmas Otieno Twitter

Gloriosa revancha para una estrella de fútbol amputada

Dalmas Otieno
Protagonista
Dalmas Otieno es atleta, bailarín y orador motivacional de Kenia. Otieno es uno de los primeros jugadores de la selección de fútbol para amputados del país.
Contexto
Según un informe de la Comisión Nacional de Derechos Humanos de Kenia, las personas con discapacidad tienen derecho a la movilidad personal, a la libertad de movimiento, a la accesibilidad, a la inclusión, entre otros derechos que benefician a las personas afectadas. Sin embargo, el mismo informe reconoce que el país no termina de beneficiar a las personas con discapacidad.
Durante mucho tiempo, las personas con discapacidad física en Kenia han sido excluidas de muchas oportunidades, incluidas las actividades deportivas. Según boxscorenews.com, rara vez se veía a los amputados practicando este deporte hasta la introducción del fútbol para amputados en Kenia en 2010.
El equipo de fútbol de amputados de Kenia hizo su primera aparición histórica en la Copa Mundial de México de la década de 2014. Este logro destacó la necesidad de otorgar a las personas discapacitadas la misma oportunidad que en todo Kenia.
En 2016, Dalmas Otieno fue uno de los tres futbolistas amputados profesionales internacionales que salió de Kenia y jugó en otra liga que no fuera la local.
Hoy en día, el deporte ha atraído a cientos de personas con discapacidad física en Kenia y se han formado clubes de fútbol para amputados en Nairobi, Mombasa, Kakamega, Bomet, Kiambu y el condado de Trans Nzoia.

NAIROBI, Kenia – Como la mayoría de los niños sanos, nací con dos piernas. Cuatro años después, todo cambió.

Me desperté una mañana esperando tener un día normal, lleno de diversión. Mientras jugaba en la calle, un autobús me atropelló.

No recuerdo mucho del accidente, especialmente después del impacto, pero recuerdo que había salido con mis primos y amigos a jugar.

Tuvimos que cruzar la autopista Thika-Garissa, la carretera principal que conecta mi ciudad natal con la ciudad capital, Nairobi.

Todos los demás niños habían cruzado la calle y yo me quedé al otro lado.

De repente, un autobús universitario perdió el control, viró hacia donde estaba parado y me derribó.

Las personas que vieron el accidente me dijeron que el autobús chirrió en mis piernas. Perdí piel desde el área de la cadera hacia abajo.

El daño fue tan severo que los médicos sugirieron que la mejor opción era amputar la pierna en lugar de intentar emparcharla.

Después del impacto, sólo recuerdo estar en la ambulancia rumbo al hospital. Luego del desmayo, me desperté al día siguiente sin una pierna.

Consentimiento para la amputación

Mis padres estaban presentes en el hospital. Los médicos les informaron de la situación y, sin más remedio, aceptaron la amputación.

Pasé dos semanas en el hospital. Me dieron de alta para que me recuperara en casa mientras mi herida ya había sanado.

Siendo tan joven, no recuerdo exactamente cómo me afectó.

Mi vida acababa de comenzar, así que me adapté cómodamente a vivir con una sola pierna. Siempre supe que vivía con una enfermedad compleja y que era diferente a los demás niños.

Sin embargo, para mí, cada experiencia en la vida cuando era niño era nueva. Vivir con una pierna sólo generó otra curva de aprendizaje.

Algo que definió mi experiencia fue la decisión de mis padres de enviarme a un internado para discapacitados.

Mis padres se enfocaron en mi recuperación.

La vida en un internado para discapacitados

Mis padres creían que enviarme a un internado para niños discapacitados era la mejor decisión. Para mí, fue agridulce.

Desarrollé el hábito de alejarme del compromiso social, especialmente de las interacciones sociales con las niñas, pero la escuela también fue donde comenzó mi amor por los deportes.

Me encantaba jugar al fútbol y nadar. En ambos, me destacaba. Los desafíos de mi discapacidad eran evidentes cuando practicaba deportes. Aunque mi escuela secundaria estaba dirigida a niños físicamente desfavorecidos, algunos de mis compañeros de equipo tenían ambas piernas. No podpia medir con precisión mi capacidad como amputado jugando al fútbol contra ellos.

Por otro lado, el tiempo que pasé lejos de mi sistema de apoyo me hizo valiente e independiente. Me ayudó a convertirme en el hombre que soy hoy.

No hay suficientes adaptaciones para personas con discapacidad.

En Kenia, la sociedad excluye a las personas con discapacidades físicas de muchas actividades, incluyendo los deportes. Cuando tienen la oportunidad de participar, hay una distorsión de la dinámica, donde las personas con discapacidades físicas deben competir con las personas sin discapacidades.

Existe una falta de infraestructura adecuada para acomodar a las personas que viven con una discapacidad en Kenia. En las primeras etapas de mi vida, no era fácil andar por la ciudad. Hoy en día, veo algunas mejoras.

Con la creación de un equipo formal de fútbol para amputados en el país, he tenido la suerte de canalizar mi discapacidad hacia algo significativo. Me convertí en uno de los primeros futbolistas amputados profesionales de Kenia.

Finalmente, me uní al fútbol de amputados

Me acababa de graduar de la escuela secundaria y decidí mudarme de la casa de mis padres. Sabía que podía cuidar de mí mismo y ganarme la independencia.

Me aventuré en un pequeño negocio vendiendo pan y con el dinero que ganaba pude arreglármelas solo. Necesitaba trabajar porque mis padres no podían pagar la matrícula y las cuotas universitarias.

Mientras vendía pan para ganarme la vida, no renuncié a mi amor por los deportes. En 2005, surgió la oportunidad de participar en baloncesto y natación en silla de ruedas.

Lo vi como una forma de alimentar mi pasión a pesar de no ser una fuente de ingresos. Seguí vendiendo pan hasta 2008, cuando acepté un trabajo en RaMoMA, el museo de arte moderno.

El nuevo trabajo me brindó un mejor estilo de vida y duró dos años hasta que surgió una nueva oportunidad. Tuve la oportunidad de explorar mi pasión por el fútbol.

El entrenador turco hace posible el fútbol amputado en Kenia

Al Sr. Mehmet Turkes se le asignó un puesto en Kenia. Después de colaborar con el equipo nacional de fútbol de amputados de la Federación Turca de Deportes para Discapacitados y varios otros clubes de amputados en Turquía, puso su mirada en Kenia. En 2010, introdujeron el fútbol para amputados aquí.

Tuve la suerte de conocer al entrenador a través de un amigo en común. El Sr. Mehmet era bastante nuevo en el país. No sabía cómo moverse por Kenia o armar un equipo. Mi amigo me recomendó.

Me convertí en uno de los miembros inaugurales del primer equipo de fútbol de amputados de mi país. Esta medida ha sido uno de mis logros más importantes.

El cielo era el límite

Estaba extasiado cuando el equipo de Kenia se clasificó para la Copa Mundial de Fútbol para Amputados en 2014.

Fue un gran logro obtener nuestra primera participación sólo cuatro años después de que el fútbol para amputados llegara a Kenia. Los juegos se llevarían a cabo en Culiacán, México, y viajar allí fue una experiencia increíble.

Luego de un mes en la competencia, quedamos eliminados. Otros equipos nos tenían poca fe y con razón. De los siete partidos que jugamos, sólo ganamos contra Columbia.

Sin embargo, nunca sentí tanto orgullo en mi vida. En comparación con países como Rusia, Turquía, Inglaterra y Uzbekistán, que jugaron durante años, nosotros apenas estábamos comenzado. Una victoria fue un gran logro para todo nuestro equipo.

Aunque todas estas experiencias ocupan un lugar especial en mi corazón, cuando pude jugar al fútbol en el extranjero, en Turquía, fue una experiencia fantástica.

Durante siete años, jugué la segunda división para el club de fútbol de amputados Eyyubiye FC en Turquía. Después de eso, pasé por otros tres equipos turcos: Aybesk FC, Adana FC y Şanliurfa FC.

Jugar al fútbol profesional en Turquía, un país que se ganó una excelente reputación, fue muy gratificante.

Casi lo pierdo todo por una lesión en el pie

Experimenté una buena cantidad de desafíos en Turquía. No hablaba el idioma y nadie más en el equipo podía hablar inglés. Creó dificultades, pero el mayor desafío fue cuando mi carrera casi llegó a su fin.

En 2017, me rompí el tobillo durante un entrenamiento de mitad de temporada. Confiaba en mi pierna sana como la única forma de jugar el juego. La herida fue devastadora.

El médico dijo que necesitaba someterme a una cirugía, donde me insertó una placa de metal en el tobillo. Me preocupaba que mi carrera y mis pasiones fueran truncadas.

Además del fútbol para amputados, era nadador. Había mucho en juego. Estas actividades me dieron un propósito en la sociedad y me proporcionaron una fuente de ingresos.

El equipo de fútbol de Eyyubiye Amputee me apoyó durante mi lesión y siguió pagando mis cuotas aunque no jugara.

Afortunadamente, me recuperé en seis meses y volví a jugar al fútbol. A pesar de ese momento aterrador, mi carrera vería aún más victorias.

Segunda victoria antes de colgar los botines.

Nuestra segunda competencia en la Copa Mundial de Amputados 2018 en México resultó ser un logro colosal.

El equipo enfrentaba desafíos financieros en ese momento, pero avanzamos y llegamos al torneo más decididos que nunca.

A diferencia de nuestra Copa del Mundo anterior, esta vez vencimos a grandes equipos como Estados Unidos e Irlanda. Incluso vencimos a Turquía durante la fase de grupos. Ellos eran una fuerza poderosa.

Al final del torneo, el equipo de Kenia ocupó el puesto 12. Estamos felices de lograr tal mejora en comparación con nuestro desempeño en la primera Copa del Mundo.

Después de muchos meses de jugar al fútbol, ​​mi lesión en el tobillo me alcanzó y provocó mi retiro del fútbol para amputados.

Utilizo mi experiencia para motivar a los niños pequeños.

Mientras estaba en Turquía, visité escuelas y pronuncié discursos motivadores.

Sé que mi historia es única e inspira a la gente, porque pude lograr todo con una sola pierna. Ayuda a otros a creer que pueden lograr sus propias metas.

A menudo, cuando hablaba, la gente se me acercaba y decía que leían sobre mí o escuchaban una de mis charlas. Estas experiencias me dieron el impulso para embarcarme seriamente en una carrera de oratoria motivacional, especialmente en las escuelas primarias y secundarias de Kenia.

Emocionante regreso

Aunque me retiré del fútbol para amputados, considero volver al deporte. No tengo un comodín que me permita reincorporarme al equipo.

Más bien, como cualquier jugador hambriento, tendría que trabajar duro para luchar por un lugar en el equipo. Si lo hago, podría representar a Kenia en la Copa Africana de Naciones de este año en octubre y en la Copa Mundial de Fútbol para Amputados del próximo año.

Mi impulso para continuar este viaje antes de colgar mis botines es el deseo de mejorar el desempeño general de Kenia.

Sé que tengo lo que se necesita y estaría encantado de mostrar mis habilidades una vez más.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

Soy un periodista autónomo con base en Sudáfrica. Estudié Ciencias Ambientales y Periodismo en la Universidad de Monash.