fbpx

Una mujer que sufrió quemaduras en el 75 por ciento de su cuerpo se convierte en médico y estimula el apoyo a las víctimas

A una edad temprana, cuando la gente suele buscar una piel clara, me enfrenté a la realidad de tener más del 80% de la cara quemada.

  • 4 meses ago
  • marzo 22, 2024
8 min read
Dr Shahina Kunjumuhammed is one of the many burn survivors in India who found the courage to pursue their dreams. Dr Shahina Kunjumuhammed is one of the many burn survivors in India who found the courage to pursue their dreams | Photo courtesy of
Dr Shahina Kunjumuhammed
JOURNALIST’S NOTES
protagonista
La Dra. Shahina Kunjumuhammed, de 36 años, vive en Kochi, Kerala, un estado del sur de la India. Trabaja como oficial médico en un dispensario homeopático del gobierno en Perumpadappu. Shahina, la menor de cuatro hermanas, sufrió quemaduras en el 75% de su cuerpo cuando, a los cinco años, su vestido se incendió en una estufa de su casa. Fue sometida a varias operaciones durante un año antes de adquirir la confianza necesaria para enfrentarse al mundo con su cara y su cuerpo quemados. A pesar de las dificultades, Shahina no perdió la esperanza y continuó sus estudios hasta convertirse en médico. Hace poco se casó con su marido y trata de inspirar a otros como ella.
contexto
Según La Organización Mundial de la Salud, las quemaduras causan unas 180.000 muertes al año, la mayoría en países de ingresos bajos y medios. Las quemaduras no mortales siguen siendo una de las principales causas de morbilidad. «En India, más de un millón de personas sufren quemaduras moderadas o graves cada año. Casi 173.000 niños de Bangladesh sufren quemaduras moderadas o graves cada año… Las quemaduras son la segunda lesión más común en las zonas rurales de Nepal, representando el 5% de las discapacidades.»

KOCHI, India – A los cinco años, mientras estudiaba en una mesa con una lámpara de queroseno encima, accidentalmente derribé la lámpara con la mano. Se incendió la cocina de gas donde mi madre cocinaba cerca. A pesar de no estar cerca de la estufa, mi vestido de poliéster se encendió. El fuego me envolvió rápidamente, provocándome quemaduras en todo el cuerpo de más del 75%.

Inconsciente, mi madre lloraba mientras los vecinos me llevaban al hospital más cercano. De allí me trasladaron a un hospital más grande. Los médicos que se ocuparon de mi caso advirtieron a mis padres de que, incluso después de múltiples operaciones, nunca volvería a ser la misma.

Mi viaje como superviviente de quemaduras en el camino hacia la recuperación está plagado de victorias, reveses e innumerables lecciones. La parte emocional de mi recuperación sigue siendo un proceso continuo.

Ver más reportajes sobre India en Orato World Media.

Una joven sufre quemaduras en el 80 por ciento de la cara y tiene que someterse a 10 intervenciones quirúrgicas

Sobrevivir a una quemadura exige resistencia, fortaleza y un espíritu humano indomable. Durante casi un año después del accidente, pasé incontables horas recibiendo atención médica en el Colegio Médico de Kottayam, donde me sometieron a más de 10 intervenciones quirúrgicas importantes e injertos de piel.

Mientras la mayoría de los niños disfrutan de su juventud, yo me encontraba en centros médicos. Pronto, mi aspecto empezó a cambiar drásticamente. Perdí los lóbulos de las orejas y el dedo meñique derecho. Cuando me miré en el espejo, no pude reconocerme.

Cuando vi las cicatrices que cubrían el 75% de mi cuerpo y el 80% de mi cara, pensé en todos los jóvenes que trabajan para tener una piel clara. Me enfrenté a una realidad diferente. Con el tiempo, cada una de esas cicatrices narraría una historia de supervivencia y valentía.

Procedente de una familia musulmana en una sociedad obsesionada con la piel clara, pronto me enfrenté a críticas indebidas. La mayoría de los familiares y vecinos hacían comentarios a mis padres -sobre todo a mi madre- como si las cicatrices que tengo fueran consecuencia de una negligencia y no de un desafortunado accidente. Los familiares también me ayudaron económicamente, ya que mi padre nunca podría cubrir por sí solo el coste de mis cuidados.

Durante esos días, luché enormemente y sobreviví, soportando tanto el dolor físico como el escrutinio social. El apoyo de mi padre me ayudó a abrazar mi nueva identidad. Dios me concedió una segunda oportunidad en la vida y mi padre me enseñó a aprovecharla: a contribuir positivamente al mundo. Un pilar de fortaleza, me enseñó a centrarme en encontrar soluciones y esta mentalidad sirve de piedra angular de mi existencia.

Luchando contra el acoso escolar y la autoinculpación en medio de mi aspecto desfigurado

A la mayoría de las adolescentes les preocupa la belleza. En mi caso, esas preocupaciones se veían exacerbadas por las miradas de lástima que veía en los rostros de la gente y las preguntas sin tacto que me hacían sobre mi aspecto. Intenté responder a sus preguntas, pero me invadió la preocupación. A menudo me planteo la desconsideración de la que hacen gala los seres humanos.

Tras un año de tratamiento, volver a la escuela resultó ser todo un reto. Frente a otros estudiantes y sus padres, vi miedo en sus ojos. Algunas personas me evitaban e incluso se reían de mi aspecto. Empecé a sentirme muy sensible, una respuesta natural al hecho de tener un rostro irreconocible y desfigurado. Mientras me miraba al espejo, empecé a culparme por el dolor que sufría. Las lágrimas brotaban de mis ojos incluso por problemas menores. Sin embargo, a pesar de todo, mis profesores y mis padres me animaron, y mis tres hermanas se unieron para ayudarme con mis estudios.

El destino pudo haberme arrebatado mi rostro, pero en su lugar obtuve la motivación inagotable de mi madre y mi padre. Trabajaron duro para infundir valor y confianza. Con el tiempo, mis compañeros empezaron a relacionarse más conmigo y a aceptarme. Hice amigos y la escuela se me hizo más tolerable. Cuando terminé el décimo curso, mi padre me instó a contemplar el futuro. Por aquel entonces, mi colegio me parecía un santuario y la idea de irme a la universidad me parecía desalentadora. Me sentía intimidada y me preocupaba encontrarme con reacciones de sorpresa por parte de desconocidos.

Una segunda oportunidad: de paciente quemado a aspirante a médico homeópata

Un día, tras luchar contra el impulso subyacente de quedarme en casa para siempre, descubrí mi ambición. Fui a ver a mi padre y le dije que quería ser médico. Ella estalló de alegría y me preguntó: «¿Cuál es tu motivación?». Le dije que albergaba un profundo deseo de ayudar a la gente en apuros. Las largas estancias hospitalarias de mi juventud fomentaron una profunda admiración por los profesionales médicos que me curaban, y yo quería unirme a sus filas. Sin dudarlo, mi padre me facilitó la matrícula en la universidad, especializándome en ciencias.

Durante mucho tiempo, los achaques de mi infancia proyectaron una larga sombra sobre mí, alimentando una inseguridad que no hizo sino aumentar con el tiempo. Sobresalir en la universidad anunciaba un nuevo capítulo en mi vida. Cuando saqué la nota más alta en el examen de acceso a la facultad de medicina y obtuve mi plaza en la licenciatura de Medicina Homeopática y Cirugía (BHMS), surgió una nueva sensación de confianza en mí misma que cambió mi percepción de mí misma y redujo la vergüenza que había sentido durante tanto tiempo.

  

A pesar de las graves quemaduras que sufrió en todo el cuerpo y de las 10 intervenciones quirúrgicas a las que tuvo que someterse, Shahina siguió estudiando en una facultad de medicina. | Foto cortesía de la Dra. Shahina Kunjumuhammed

En BHMS hice amigos increíbles que desempeñaron un papel crucial en la recuperación de mi autoestima. Mi nuevo camino fue como un renacimiento, como si reescribiera mi propio destino y en esa historia me convirtiera en médico homeópata.

Sentí que era otra segunda oportunidad, una oportunidad de utilizar mi experiencia para sacar a la gente de sus dificultades e inspirarles a volar descubriendo sus pasiones y talentos. Con la vista puesta en este objetivo, el apoyo inquebrantable de mis padres y hermanas me llevó hasta donde estoy hoy. Cuando les miro a la cara, sonríen de orgullo por mis logros.

Convertirme en médico cambió positivamente mi vida, me llevó a encontrar a mi ahora marido a través de las redes sociales

Creo firmemente que la confianza en uno mismo es la piedra angular de cualquier logro importante. Abrazarse a uno mismo, cultivar el amor propio y perseverar se convierten en pasos cruciales hacia el éxito. En cualquier circunstancia, renunciar a la vida no debería ser una opción. Todos somos seres imperfectos creados por Dios, cada uno dotado de capacidades y rasgos únicos. Con una mentalidad positiva y determinación, confío en poder alcanzar mis objetivos. Con los años, aprendí a persistir incluso cuando la vida parecía desmoronarse.

Convertirme en médico representó un punto de inflexión positivo para mí y utilicé las redes sociales como puente entre los demás y yo. Mi historia apareció en varias plataformas y entonces ocurrió algo sorprendente. Conecté con un hombre en Facebook que vio una foto mía y se sintió intrigado por mi historia. Se puso en contacto con nosotros a través de las redes sociales y empezamos a enviarnos mensajes de texto. Con el tiempo, este hombre se convirtió en mi pareja y me propuso matrimonio.

La Dra. Shahina Kunjumuhammed con su marido Niyas. | Foto cortesía de la Dra. Shahina Kunjumuhammed

A lo largo de todos estos años, ahora veo que son las personas de tu vida, y no los lugares, las que crean una sensación de hogar. El apoyo inquebrantable de mi familia, mi padre como pilar de fortaleza en los momentos más sombríos de la vida, me mostraron la profunda naturaleza del amor.

Hoy en día, nuestra sociedad habla más activamente de las experiencias de los supervivientes de quemaduras. Ofrecemos apoyo psicológico para reforzar la confianza. De aquella joven, desanimada por las preguntas de la gente, hoy respondo a las preguntas sobre cómo sobrevivir a las quemaduras con gracia, entablando un diálogo significativo con quienes me rodean. Una vez vulnerable emocionalmente, me convertí en una mujer segura de sí misma y con una actitud positiva. No necesito compasión. En cambio, me esfuerzo por lograr empatía y respeto.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

¡NUNCA TE PIERDAS UNA HISTORIA!

Recibe cada semana tus noticias en primera persona.

PERIODISMO LITERARIO CON TOQUES ÚNICOS

APLICAN TERMINOS Y CONDICIONES.
ÚNETENOS

Relacionado