fbpx

Tras oír los gritos de su hija, una joven madre desarrolla utensilios de cocina más seguros para los barrios marginales de Kenia

Estaba aterrorizada y sentía que el corazón se me salía del pecho. Nunca imaginé que mi propia hija sería víctima de estas cocinas. Sabía que había que hacer algo.

  • 1 año ago
  • enero 7, 2023
6 min read
The products developed by Kumuru Clean Stoves are safer, affordable, eco-friendly alternatives to the dangerous cook stoves in Kenya's slums | Photo courtesy of Charlot Magayi
Charlot Magayi holds one of her Clean Stoves.
Interview subject
Charlot Magayi is an award-winning environmental conservationist and the founder of Mukuru Clean Stoves.
She had a challenging upbringing in the Mukuru slums, which inspired her to assist people in her community and beyond. Watching the women in her life work and cook every day, she came up with an eco-friendly cooking stove that not only changes lives, but also empowers women economically. This work is her lifelong dream, and she hopes that soon, over a million people in her country will embrace the use of these affordable and environmentally friendly stoves.

Charlot is part of the Eco Green fellowship and a member of the board of RockFlower. She was listed in the Forbes ‘30 under 30’ list this year.
background information
 Mukuru Clean Stoves is a social enterprise that designs, produces and distributes improved, reliable and affordable cook stoves for low-income households. The stoves are made using locally sourced, 100 percent recycled waste metal, reducing production costs.

Burning solid fuels such as wood, charcoal, and agricultural waste in open fires exposes families to air pollution. Mukuru Clean Stoves decrease fuel consumption by 30 to 60 percent, reduce toxic smoke emissions by 50 to 90 percent, and lowers the risk of accidents by 40 percent.

In 2022, the company sold over 41,000 stoves and won the Earth Shot Prize – a global award celebrating groundbreaking solutions to help the planet. The award comes with a prize of one million pounds.

NAIROBI, Kenia – Crecí en los barrios marginales de Mukuru, en una pequeña casa improvisada hecha con planchas de hierro. Todos los días, mi madre cocinaba en una vieja estufa tradicional de queroseno o en un hornillo de carbón que llamábamos jiko. Estas cocinas, utilizadas por las mujeres de los 30 pueblos de Mukuru, llenaban las calles de un humo tan espeso que apenas se podía respirar.

Oímos historias de niños que morían por inhalación de dióxido de carbono. Adultos y niños sufrían a menudo quemaduras graves con estas herramientas. Un día, mientras preparaba la comida, entró mi hija Harmony. Cuando me di la vuelta por un momento, oí sus gritos.

Completamente conmocionada, nunca imaginé que mi propia hija fuera víctima de este problema. Aterrorizada y llena de culpa, el corazón se me salía del pecho. La llevé rápidamente al hospital y esperé a su lado mientras la trataban por quemaduras graves. Sentía tanta tensión y rabia que supe que había que hacer algo.

Huérfana de 10 años, una mujer lucha por su propia supervivencia

Viendo a las mujeres de mi vida cocinar y trabajar cada día, sentía un gran orgullo. Sin embargo, al ver lo perjudiciales que eran nuestras cocinas, soñaba con hacernos la vida más fácil. Quería influir positivamente en mi comunidad, ayudar a la Tierra y evitar que niños como mi hija sufrieran lesiones.

Lee más historias sobre medio ambiente en Orato World Media.

Me propuse cambiar las cosas. “No permitiré que las personas a las que quiero vuelvan a estar en peligro”, pensé, pero primero reflexioné sobre mi vida. Al haberme criado en los barrios marginales de Nairobi, no soy ajena a unas condiciones de vida deplorables. La falta de alimentos y la exposición a accidentes peligrosos nos amenazan constantemente.

Mi padre murió cuando yo tenía dos años y mi madre nos crió sola durante un tiempo. La vi tomar las riendas y mantenernos como podía. También la vi luchar por conseguir dinero sólo para comprar carbón o queroseno para cocinar. Ya de niña comprendía los sacrificios que hacía.

Luego, a los 10 años, también la perdí. La vida tomó otro rumbo. Sola, tuve que depender de la generosidad de los demás para sobrevivir. A los 16 dejé los estudios para cuidar de mi hija Harmony, recién nacida. Las cosas parecían desesperadas, pero hice todo lo que pude para mantenerme fuerte.

Gracias a la amabilidad de un desconocido, me formé y seguí estudiando en la Facultad de Ciencias Medioambientales de la Universidad Kenyatta. Mi visión de construir algo para ayudar al mundo echó raíces.

Un sueño, un equipo y una solución

Utilizando lo que aprendí en la universidad, me centré en los problemas de mi comunidad: contaminación del aire interior, lesiones por quemaduras y consumo excesivo de combustible. Las estufas no sólo nos perjudicaban directamente, sino que causaban grandes daños al medio ambiente.

Reuní un equipo para investigar soluciones ecológicas. Recogimos chatarra de los barrios marginales para diseñar los primeros prototipos. Caminando por las calles, recogimos latas de pintura, recipientes metálicos de aceite y cualquier cosa útil que pudiéramos encontrar. Empezamos a diseñar estufas, mejorando sobre la marcha, y llegamos a un producto asequible fabricado con un 85% de materia prima.

Estufas limpias en el proceso inicial de construcción. | Foto cortesía de Charlot Magayi & Mukuru Clean Stoves

Recuerdo que me enteré por la Organización Mundial de la Salud de que la quema de combustibles expone a las familias a una contaminación atmosférica a niveles hasta 50 veces superiores a las directrices recomendadas para un aire limpio. La motivación me consumió para buscar alternativas para cocinar en Nairobi, reducir la quema de combustibles y las emisiones de carbono. A continuación, centré mi atención en el propio combustible. ¿Qué podríamos crear que fuera asequible y supusiera una menor amenaza para nuestros cuerpos?

Se nos ocurrió un combustible ecológico hecho de jacinto de agua, residuos de sorgo y caña de azúcar, y tallos de yuca. En 2017 fundamos Mukuru Clean Stoves, una idea nacida en los barrios marginales de Nairobi que se ha abierto camino en el mundo.

Empoderar a las mujeres de todo el mundo

Desde la fase de diseño hasta la de uso, Mukuru Clean Stoves sitúa a las mujeres en primera línea. Más de 200 mujeres han ayudado a comercializar y vender nuestras estufas. Por encima de todo, buscamos empoderar a las mujeres.

Desde los barrios marginales de Mukuru, nos dirigimos a Rarieda, al oeste de Kenia, y a partes del condado de Kakamega. Estas zonas rurales registran el mayor número de accidentes y problemas de salud relacionados con las viejas cocinas. Me sentí obligada a ayudar primero a estas zonas, porque ocupan un lugar especial en mi corazón. Yo procedo de condiciones similares.

Los hombres también ayudan en la producción; aquí los trabajadores ensamblan las estufas limpias de Mukuru | Foto cortesía de Charlot Magayi

Veo el entusiasmo y la tenacidad de las mujeres que viven allí. Ellas inspiran el propio nombre de nuestra empresa. Veo cómo las madres anteponen su propia salud a la alimentación de sus familias. En esas mujeres veo a mi madre y me veo a mí misma. Quiero darles algo que les ayude y muestre mi gratitud por su trabajo.

Mukuru Clean Stoves no existiría sin las mujeres que están detrás del trabajo. No me arrepiento de mi educación ni de mi origen. Más bien me siento orgullosa de la persona en la que me he convertido y de las personas que forman parte de mi vida. Espero que, en el futuro, mis estufas se utilicen en todo el mundo.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

¡NUNCA TE PIERDAS UNA HISTORIA!

Recibe cada semana tus noticias en primera persona.

PERIODISMO LITERARIO CON TOQUES ÚNICOS

APLICAN TERMINOS Y CONDICIONES.
ÚNETENOS

Relacionado