fbpx

Bomberos luchan contra un incendio catastrófico y ráfagas de viento sin precedentes mientras el infierno devora casas

Sabíamos que se avecinaban los temidos incendios, ya que las temperaturas se disparaban y los vientos racheados llenaban las previsiones. «Si hay una chispa, todo arde», dije en voz alta. Entonces ocurrió. Observamos horrorizados el comportamiento explosivo del fuego, que se movía como un ser vivo.

  • 8 meses ago
  • septiembre 20, 2023
7 min read
Personnel fight the fire that broke out in Yacanto de Calamuchita, Cordoba. Firefighter, wildfire, climate change Personnel fight the fire that broke out in Yacanto de Calamuchita, Cordoba. | Photo courtesy of
Claudio Vignetta leads firefighters battling fires in Argentina
PROTAGONISTA
Claudio Vignetta es Técnico Superior en Seguridad Pública y licenciado en la misma materia. Actualmente se desempeña como Secretario de Gestión de Riesgo Climático y Catástrofes de la Provincia de Córdoba. Durante diez años integró el Equipo de Negociadores Policiales, participando en la resolución de importantes conflictos, entre ellos el motín carcelario de 2005, la toma de rehenes y los secuestros extorsivos. Ha intervenido en la resolución de más de cuatrocientos intentos de suicidio con resultados 100% positivos. Claudio negoció secuestros extorsivos y participó en la resolución de los dos mayores conflictos policiales. Durante siete años fue jefe del Centro de Comunicaciones de la Policía de Córdoba y entre 2013 y 2014 se desempeñó como Director General de Seguridad de Capital. Ha realizado presentaciones de seguridad en Argentina, Chile, Brasil, Honduras y España, recibió premios al mérito por Actos de Servicio, es Miembro activo de la Asociación Internacional de Jefes de Policía (I.A.C.P.), y Miembro e Instructor Internacional de la Asociación Internacional de Tácticas Policiales (A.I.T.P.).
CONTEXTO
En Argentina llevan meses ardiendo enormes incendios forestales, en un momento en que el riesgo de que se produzcan aumenta en todo el mundo y a menudo se relaciona con el cambio climático. Muchos de los incendios se encendieron en Argentina tras meses de calor extremo y sequía. En 2019, la plataforma online Global Forest Watch Fires (GFW Fires) contabilizó más de 4,5 millones de incendios en todo el mundo de más de un kilómetro cuadrado. Eso supone un total de 400.000 incendios más que en 2018. «El número de incendios y su tamaño varían de un año a otro, pero la gran tendencia es que el riesgo de incendios está aumentando a nivel mundial», dijo a DW Susanne Winter, gerente del Programa Forestal de WWF en Alemania. Las causas de los incendios son complejas, pero los expertos apuntan ahora a una conexión entre el creciente número de incendios y el aumento de la temperatura de los océanos como consecuencia del cambio climático. Los mares más cálidos actúan como aceleradores de incendios, afirman. Los gases de efecto invernadero producidos por el hombre han aumentado la temperatura media de la Tierra, y la superficie del mar también se ha calentado. Cuanto más se calienta el océano, menos energía y CO2 de la atmósfera es capaz de absorber y almacenar el agua. «El océano es como el aire acondicionado del planeta», explica Karen Wiltshire, subdirectora del Instituto Alfred Wegener de Investigaciones Marinas y Polares.

CÓRDOBA, Argentina ꟷ En un día de viento y calor sofocante, se declararon tres grandes incendios en Córdoba. Como Secretario de Gestión de Riesgos Climáticos y Catástrofes de la provincia, mis colegas y yo nos encontramos en una situación complicada y sin precedentes. Los aviones no podían volar con los brutales vientos y más de 100 bomberos se esforzaron por contener las llamas. Nuestra prioridad número uno seguía siendo la vida de los residentes y las propiedades de la zona. Ponemos todas las personas y maquinaria a su servicio para cuidar de ellos.

Las fuertes ráfagas de viento y el aumento de las temperaturas avivaron los fuegos que devoraron viviendas.

Sabíamos que se avecinaban los temidos incendios, ya que las temperaturas se disparaban y los vientos huracanados colmaban las previsiones. «Si hay una chispa, todo arde», dije en voz alta. Entonces ocurrió. Observamos horrorizados el comportamiento explosivo de los incendios, que se movían como un ser vivo. Apenas podíamos creer lo que veíamos mientras los vientos se arremolinaban de repente sin control. Las fuertes ráfagas hicieron aterrizar los aviones hidrantes, y rápidamente ajustamos la estrategia, yendo de incendio en incendio. No teníamos otra opción.

Un profundo dolor nos invadió a todos cuando el fuego devoró 12 casas, pero salvamos otras 150. En colaboración con siete parques de bomberos, un avión hidrante y el Equipo Técnico de Acción en Catástrofes (ETAC), nos enfrentamos a un nuevo extremo: rachas de viento de 150 kilómetros por hora (93 mph). Nuestro intento de extinguir y contener los incendios se complicó increíblemente. Cuando sonó la alerta que indicaba riesgo extremo de incendios forestales en toda la provincia, nos sentimos desesperados.

Las temperaturas empezaron a subir, superando los 30 grados Celsius (casi 90 grados Fahrenheit), y los equipos quedaron exhaustos. Los fuegos no nos daban tregua, así que esperamos una ventana. Cuando el viento se calmó, entramos en acción y, en ese momento, contuvimos las llamas.

Trabajadores de emergencias luchan por la vida ante un calor sofocante

Llevo dentro una amargura por los incendios del pasado. Hace diez años, nos enfrentamos a un enemigo feroz: el incendio de Villa Yacanto, que destruyó 24 viviendas. Evacuamos todo el pueblo y trasladamos a la gente al club municipal, que convertimos en centro de evacuados. Aun así, murieron personas: mujeres, niños, amigos y compañeros. Llevando este horror conmigo, mi prioridad número uno es salvar vidas.

Como líder, animo a mi equipo a comunicarse, incluidos los 1.000 bomberos de plantilla y voluntarios. Les digo que tomen todo lo que han hecho, todo lo que han estudiado y todo para lo que se han formado y lo tiren sobre la mesa. Hacerlo es salvar una vida. Podemos recuperar cosas materiales, pero la vida es irreversible. Las personas que trabajan en situaciones de emergencia entienden esto a un nivel profundo.

Con frecuencia nos enfrentamos a un calor sofocante alimentado por vientos extremos que avivan las llamas y nos soplan un aire atroz. Mientras luchamos y resistimos, poderosas lenguas de fuego envuelven y consumen todo a su alrededor. Con nuestros cuerpos y nuestros corazones, evacuamos casas y cortamos rutas para impedir que las llamas avancen sobre el asfalto y se cobren más víctimas.

La lucha contra los incendios es como un combate de lucha libre: a veces se gana y a veces se pierde.

Cuando mi mente se remonta a los incendios del pasado, a veces se detiene en los habitantes de Potrero de Garay que sufrieron el horror cuando las llamas devastaron 500 hectáreas de tierra y consumieron 80 casas. Fue uno de los incendios más terribles que he visto. Recuerdo a los trabajadores rurales que, el 18 de agosto de 2003, murieron quemados al intentar reunir su ganado, dejando huérfanos a cuatro niños.

Además, ese día, entre las llamas que devastaron los pinares, murió un profesor de 60 años. El infierno comenzó en un pastizal, ganó fuerza en los campos y encontró su combustible perfecto para la explosión en la resina de los pinos. Mil quinientas personas se despertaron aquel día con el crujir de las llamas y la explosión de piñas como granadas naturales.

Equipados con cuatro aviones hidrantes, helicópteros y otros equipos proporcionados por el gobierno nacional, nos pusimos manos a la obra. Con frecuencia sufrimos una sensación de impotencia cuando sólo cinco de cada diez maniobras tienen éxito. El fuego te gana, te retuerce la mano como un tirano, te obliga a retroceder. Te reagrupas, te cuidas y resurges. Finalmente, rodeamos a la bestia con un abanico de agua, y ganamos, viendo cómo se hacía cada vez más pequeña hasta que finalmente se extinguió.

Aunque a menudo siento frustración cuando fallan las maniobras porque sé que hay vidas en juego, esa frustración se evapora de inmediato cuando se le tuerce el brazo al fuego. Siempre se convierte en un combate de lucha libre. A veces se gana, a veces se pierde. Lo que más me gusta de mi trabajo es proteger vidas. Ver la emoción en los rostros de la gente me ofrece una verdad impagable: que todas las vidas importan. Nos abrazamos y lloramos mientras nos dicen «gracias», con la voz entrecortada.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

¡NUNCA TE PIERDAS UNA HISTORIA!

Recibe cada semana tus noticias en primera persona.

PERIODISMO LITERARIO CON TOQUES ÚNICOS

APLICAN TERMINOS Y CONDICIONES.
ÚNETENOS

Relacionado