fbpx

Bachillerato trans en Argentina inscribe a adultos, inspira a cantante a romper barreras

A los 45 años, me despierto por la mañana y desayuno. Comprobando que tengo todo lo que necesito en mi carpeta, me dirijo a la escuela. Abordo la ciudad desde mi barrio de barrancas de Belgrano y viajo al centro de la ciudad. Regresar a la escuela secundaria como adulta en La Mocha Cellis me dio alas.

  • 7 meses ago
  • julio 3, 2022
8 min read
Claudia Falcon is a trans woman and singer in Argentina
PROTAGONISTA
Claudia Falcone, de 45 años, creció en Corrientes, Argentina pero hoy vive en Buenos Aires. Claudia se convirtió en la primera persona trans en cantar en el Festival Chamamé de décadas de antigüedad.

Después de muchos años de lucha y abandono escolar a la edad de 14 años, Claudia descubrió La Mocha Cellis, una escuela secundaria para personas trans. Ella está a punto de completar su último año y graduarse con su diploma de escuela secundaria.
CONTEXTO
En Argentina, las personas transgénero enfrentan terribles abusos y violaciones de derechos humanos. Según las fuentes, se informa que un tercio tiene VIH, el 46 por ciento vive en la pobreza y la esperanza de vida promedio es de 40 años. Seis de cada 10 mujeres trans dejaron la escuela por discriminación y el 70 por ciento nunca ha tenido una entrevista de trabajo.

La escuela secundaria La Mocha Cellis, para y por personas trans, ha creado un entorno donde los miembros de la comunidad trans pueden obtener un diploma de escuela secundaria, obtener acceso a la atención médica y sus derechos legales, encontrar apoyo para las necesidades diarias y mucho más.

BUENOS AIRES, Argentina ꟷ Como mujer trans de 45 años, estoy a punto de graduarme del bachillerato La Mocha Cellis. La Mocha cambió mi perspectiva y me ofreció la oportunidad de volver a creer en mí misma; para deconstruir quién pensaba que era y abrazar mis derechos. También me inspiraron a perseguir mis sueños y me convertí en la primera persona trans en más de treinta años en cantar en el Festival Nacional Chamamé.

La familia acepta la transición, pero el sistema educativo no

Mi despertar ante mi identidad de género viene desde una edad temprana y tuve la suerte de tener padres que me acompañaron durante todo el proceso. En la década de 1980, la respuesta de la sociedad a la identidad de género era generalmente desastrosa, pero mi madre buscó mejores respuestas.

Nacido varón al nacer, los médicos pronto descubrieron que tenía un porcentaje de hormonas femeninas superior al promedio, pero lo permitieron y lo aceptaron. Nadie trató de revertir mi biología. Simplemente me dejan ser. Con este apoyo esencial, se me permitió construir tempranamente mi identidad de género.

Recuerdo que a la edad de 12 años me senté con mi madre y le dije que quería usar un guardapolvo de niña y dejarme crecer el cabello. Mi madre me preguntó: “¿Qué quieres ser?”. Dije que quería ser niña y llamarme Claudia; llevar la vida de una mujer.

Con lágrimas en los ojos, mi madre me explicó que sería difícil de aceptar porque no quería que yo enfrentara una vida difícil; ella no quería que yo sufriera. En los años ochenta, muchas mujeres trans fueron asesinadas y sometidas a la prostitución. Pero, poco a poco, personajes mediáticos como Cris Miró rompieron los estereotipos y nos mostraron nuevas posibilidades.

Si bien tuve aceptación en casa, la escuela resultó ser mucho más difícil. Entré a la escuela secundaria pero no pude terminar. Me obligaron a usar un uniforme masculino y me intimidaron. Los profesores me reprobaron en los cursos a propósito porque los que estaban en la mesa tenían puntos de vista homofóbicos y transfóbicos. Aunque me quejé y me enojé mucho, me resigné a la situación. Dejar la escuela a los 14 años me hizo sentir como una mártir.

Empecé a trabajar como asistente en la emisora de radio de mi pueblo, leyendo pequeños mensajes al aire, y me enamoré de la locución, el periodismo y el canto. Trabajé en varios programas de radio y años después escribí artículos. Sin embargo, habiendo dejado la escuela tan joven, no vi posibilidades para mi educación.

COVID-19 sacude a la comunidad transgénero, La Mocha extiende su apoyo

A lo largo de la edad adulta, tiré la toalla al terminar la escuela secundaria o ir a la universidad y en su lugar me dediqué a la música, pero el camino resultó difícil. La industria rara vez aceptaba a personas transgénero y el estilo musical que disfrutaba llamado Chamamé atraía predominantemente a hombres cisgénero.

Al llegar a la escena electro-pop de Buenos Aires en 1999, todos se centraron en el hecho de que yo parecía una chica trans. Me dirigí al underground y comencé a explorar otros géneros musicales. Con el paso de los años, los altibajos de la vida me acosaron. Traté de ser fiel a mí misma, pero la sociedad me mantuvo en la oscuridad; fingía que yo no existía.

La llegada de la Pandemia del COVID-19 en el 2020 causó un gran sufrimiento entre la comunidad trans. Aquellas cuya única fuente de ingresos provenía de la prostitución descubrieron que ya no podían trabajar. Siguió una gran pobreza y extrema necesidad, creando situaciones peligrosas para muchas personas en nuestra comunidad.

Mi esposo, quien se desempeñaba como maestro en ese momento, perdió su trabajo durante COVID. Sin encontrar trabajo, nos enfrentamos a la realidad de tener poca comida para comer. Me enteré por mis amigos de un grupo en La Mocha Cellis repartiendo comida.

Me encontré con el director de La Mocha en el sitio de distribución de alimentos y luego me contactó para ofrecerme apoyo. Comenzaron a ayudarme con tratamientos médicos, medicamentos, alimentos y hasta me invitaron a terminar la secundaria. Solo pensar en ello me abruma de emoción.

Colegio La Mocha Cellis recibe a mujeres trans

A los 45 años, me despierto por la mañana y desayuno. Comprobando que tengo todo lo que necesito en mi carpeta, me dirijo a la escuela. Tomo el colectivo urbano desde mi barrio de barrancas de Belgrano y viajo al centro de la ciudad.

Regresar a la escuela secundaria como adulta en La Mocha Cellis me dio alas. La Mocha se hizo realidad hace 11 años tras 30 años de militancia y activismo trans en Argentina. Los pioneros lucharon para garantizar a personas como yo la vida, la supervivencia y los derechos humanos. Hoy se erige como una escuela y una asociación civil que lleva a cabo muchos proyectos importantes.

Las personas transgénero sirven como mis maestros. Veo personas transgénero y no binarias en el liderazgo todos los días. Ahora puedo reconocer la importancia de las cosas que antes faltaban en mi vida, como los derechos humanos, la diversidad sexual y de género, y la educación sexual integral no binaria.

En la escuela, también me encuentro con otras poblaciones. Para promover la interseccionalidad, mis compañeros de clase incluyen migrantes, madres solteras, afrodescendientes, vulnerables y personas del movimiento Villero de barrios marginales.

Solía preguntarme si estaría viva la próxima semana pero hoy, después de tres años de estudio y con la graduación a la vista, me atrevo a soñar. Para mí, la escuela lo es todo. Este año, me graduaré sabiendo que la escuela es un lujo al que muchas mujeres trans no pueden acceder.

La Mocha me enseñó que la educación es una puerta para acceder a otros derechos a través de la ley de identidad de género sancionada en 2012 en Argentina. Todos los días, mientras asisto a La Mocha, la satisfacción crece dentro de mí. Me siento visible y libre.

Mujer trans persigue su sueño de cantar en un escenario

Eventualmente, los funcionarios de la escuela descubrieron que podía cantar y me propusieron armar un proyecto musical integrando voces de diferentes artistas de toda Argentina. Llamamos al proyecto “Unidos por la Música”.

Nuestro objetivo se convirtió en luchar por los derechos de las personas trans a través de una ley que da acceso a las mujeres al escenario. Esa ley incluía a las mujeres trans, pero rara vez se hizo cumplir.

Cuando se lanzó el proyecto, enfrentamos resistencias, obstáculos y falta de recursos, pero las ganas nos impulsaron hacia adelante. En el 31 Festival Nacional de Chamamé me convertí en la primera mujer trans en cantar en un escenario. Con apoyo del Senado, sectores culturales y varias provincias, hicimos historia.

Cuando salí al escenario, el locutor me presentó como una cantante que representaba a Corrientes, donde crecí. No me presentaron como mujer trans porque no había necesidad de aclarar mi identidad. Yo era simplemente una actora.

Todo en mi vida se hizo posible gracias a La Mocha. Me acompañaron en todo y nunca me sentí abandonada. Mis profesores me animaron a quitarme la palabra “no” de la frente. Muchas mujeres trans nunca se permiten soñar. Hoy, supero mis propios límites. Celebro estar vivo. Con orgullo, me mantengo erguida como una mujer trans sabiendo que finalmente puedo vivir libre.

Visualizando un futuro mejor para todas las personas trans en Argentina

Cuando considero lo que depara el futuro, me imagino creciendo, aprendiendo y expandiendo continuamente mi proyecto United for Music. Quiero supervisar las representaciones en provincias, brindar a los artistas trans un mayor apoyo y acceso a las artes, y seguir accediendo al escenario en las fiestas populares.

Me imagino cantando con personas que admiraba cuando era niña y continuando mis estudios de oratoria y periodismo. Más aún, quiero seguir involucrada en La Mocha Cellis; para devolver lo que la gente hizo por mí.

Consideremos por un momento que la expectativa de vida de una persona trans en Argentina es de solo 40 años. Muy pocos de nosotros llegamos a la edad de 60 años. Este es un mundo en el que somos sistemáticamente criminalizados, patologizados y discriminados. Comienza temprano. Lo primero que se le suele negar a una persona trans es el amor. Muchos de nosotros carecíamos del amor por la familia, el amor en la escuela y el amor de la sociedad. Las personas trans siguen siendo asesinadas en las calles.

La Mocha Cellis salva vidas. Rescata a los que se enfrentan al maltrato, la destrucción y la feroz carnicería; cuyas almas se vacían. Los voluntarios y donantes lo hicieron posible, yendo a las «zonas rojas» desde el principio para hablar con las personas trans. Hoy, la escuela ha recibido a más de 300 estudiantes.

Más que una escuela secundaria, La Mocha ofrece biblioteca pública, red de atención de albergue, apoyo psicológico, médicos, abogados, trabajadores sociales y defensa. Lideran a toda América Latina a repensar la postura crítica hacia la pedagogía y una cosmovisión no binaria.

Este lugar que cambió mi vida se ha convertido en una escuela llena de ternura, que valida nuestras voces, crea un colectivo de personas trans y nos legitima. Existimos y La Mocha es el amor puro que necesitan las mujeres trans.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

¡nunca Te Pierdas Una Historia!

tu semanario, primera persona Noticias.

Piense en ello como periodismo literario con un toque de no ficción creativa.

APLICAN TERMINOS Y CONDICIONES
ÚNETENOS

Relacionado