fbpx

El vídeo viral de una ciclista acosada en Filipinas acumula millones de visitas y provoca la culpabilización de las víctimas

Cuando compartí el vídeo en Twitter, mi tuit se hizo viral y hasta la fecha ha recibido 2,9 millones de visitas. La gente expresó su apoyo y simpatía, mientras que otros se esforzaron en culparme por mi forma de vestir y de comportarme.

  • 10 meses ago
  • abril 25, 2023
5 min read
Aly became a frequent bike rider after the pandemic hit, and public transportation became restricted. She travels around Taguig City on her bicycle, and often experiences harassment at the hands of strangers on the streets. She details her recent encounter, and her reflections on current society. Aly became a frequent bike rider after the pandemic hit, and public transportation became restricted. She travels around Taguig City on her bicycle, and often experiences harassment at the hands of strangers on the streets. She details her recent encounter, and her reflections on current society. | Photo courtesy of George Buid
PROTAGONISTA
Aly Pabellano (@alypapp) vive en Filipinas y trabaja desde casa. Es una ávida ciclista. Sensibiliza sobre la seguridad de los ciclistas en Filipinas y habla de los derechos de la mujer.
CONTEXTO
Las ciclistas de Filipinas se han convertido en el blanco de conductores y automovilistas agresivos. Un artículo publicado en 2019 en The Guardian muestra que las ciclistas tienen el doble de probabilidades de sufrir acoso o abusos que los hombres en la carretera. Las mujeres temen por su seguridad a diario, y los hombres rara vez se responsabilizan de sus actos.

TAGUIG, Filipinas – Una tarde, mientras iba en bicicleta a casa de un amigo, un hombre en moto me vio y empezó a reducir la velocidad. Durante un rato, se detuvo lentamente a mi lado, mirándome lascivamente. Como yo pedaleaba mirando al frente, no me fijé en él. Sin embargo, mi novio, que pedaleaba detrás de mí, vio la escena. Empezó a gritarle.

Mi novio siempre llevaba su cámara GoPro cuando montaba en bicicleta, por si había algún accidente. Ese día, la cámara grabó toda la interacción. Después de publicarlo en las redes sociales, el vídeo se hizo viral, pero la respuesta no fue la esperada. Recibí comentarios de hombres que me culpaban de lo ocurrido. Esto encendió un fuego dentro de mí. Me recordaron la posición en la que la sociedad coloca constantemente a las mujeres en este país y me convertí en defensora de la causa, denunciando el acoso.

Enfrentarse diariamente a la sexualización en Filipinas

Ese día fui en bicicleta con un top sin mangas y unos leggings para estar cómoda. Mi ropa era lo último en lo que pensaba. Sin embargo, la elección de la ropa de una mujer importa poco a la mayoría de los hombres de mi país. Lleves lo que lleves, encuentran la manera de sexualizarte y cosificarte. Llegamos a casa de mi amigo y nos bajamos de las bicicletas. Me di cuenta de que el motorista nos seguía. Le grité enfadada para que supiera que me había fijado en él. Me entristece admitirlo, pero me he acostumbrado a este tipo de incidentes.

Leer más artículos sobre Filipinas en Orato World Media

Como la mayoría de las mujeres, nos acostumbramos al acoso, aunque a mí me sigue haciendo sentir fatal. Desde mi adolescencia hasta la edad adulta, he sufrido acoso casi a diario. Adopta muchas formas: un extraño que me mira fijamente, alguien que me llama por la calle o comentarios y comportamientos repugnantes. En cuanto salgo a la calle, me siento hiperconsciente de lo que me rodea, intentando mantenerme a salvo. Lo que me ocurrió aquel día me parece poca cosa comparado con la realidad de la vida cotidiana. Me recordó lo poco que le importa a la sociedad la seguridad y el bienestar de las mujeres.

El tuit viral del vídeo acumula 2,9 millones de visitas hasta la fecha

Cuando el hombre se marchó y terminó el acoso, me invadió un sentimiento de gratitud por tener a mi novio allí. Una situación así da mucho más miedo sola. Cuando compartí el vídeo en Twitter, mi tuit se hizo viral y hasta la fecha ha recibido 2,9 millones de visitas. La gente expresó su apoyo y simpatía, mientras que otros se esforzaron en culparme por mi ropa y mi comportamiento. Me parece tan injusto. Los hombres pueden hacer lo que les plazca, pensé, y siempre depende de las mujeres hacerles sitio.

La sociedad me pide que perdone, enseñe, simpatice, me vista con más modestia, aparente, sonría y sea amable. Empezaron a surgir preguntas en mi mente: “¿Por qué la sociedad no responsabiliza a los hombres y opta por culpar a las víctimas? ¿Por qué tengo que adherirme a ellos? ¿Por qué la sociedad no espera que los hombres aprendan a comportarse correctamente, sino que excusa su comportamiento? ¿Por qué mi ira es injustificada?”.

Mientras leía los comentarios, una persona del grupo MISMO Vibe expresó su preocupación por las respuestas que me culpaban del incidente. Un hombre respondió a la publicación en Twitter. Insistió en que estas personas solo estaban expresando opiniones y que debían ser escuchadas abiertamente; sugirió que no silenciáramos a estos sexistas que culpan a las víctimas. Poco le importó mi punto de vista. Como víctima en estas circunstancias, no me sentí escuchada. Vi a este hombre vigilando nuestras reacciones y ese día aprendí algo valioso. Muchos hombres siempre se pondrán del lado de otros hombres, sea cual sea el problema. Simpatizarán unos con otros y harán suposiciones, acusando a la mujer de buscarlo a propósito. Me di cuenta de que esto se aplica no sólo a una experiencia como la que yo sufrí, sino a la vida que vivo cada día.

Somos iguales. No toleraremos nada menos.

Tanto si una mujer denuncia un caso de abuso o agresión como si guarda silencio, siento una gran empatía. Veo cómo, una y otra vez, la sociedad da la espalda a las víctimas que denuncian. Me hace falta mucho valor para seguir arrojando luz sobre este problema en Filipinas, sobre todo cuando la gente me culpa o me llama mentirosa y buscadora de atención. Algunos días me siento aterrorizada, pero sigo adelante.

Hay tantas cosas que las mujeres queremos hacer con seguridad sin temer por nuestras vidas. Queremos poder hacer footing por la noche, pasear solas por algún sitio, tumbarnos en la playa sin escolta o simplemente quedar con amigas en un espacio público. Sin embargo, cuando lo hacemos, nos enfrentamos a incidentes como el que yo sufrí. Después, la gente pasa más tiempo analizando cada palabra y movimiento de la víctima, fijándose en cada detalle. En lugar de eso, deberían exigir responsabilidades a los hombres.

Por eso, hoy alzo la voz. Pido a la sociedad que enseñe a los hombres, desde una edad temprana, lo que significa el consentimiento; que les enseñe a ser responsables. Pido a nuestra cultura que reconozca cómo el comportamiento de los hombres afecta a quienes les rodean. Hoy en día, nos vemos obligados a enseñar a las niñas desde los 10 años la reacción que tendrá su ropa, a no hablar con hombres extraños y a sonreír y ser siempre educadas. No lo toleraremos más. Hoy, las mujeres están contraatacando.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

¡NUNCA TE PIERDAS UNA HISTORIA!

Recibe cada semana tus noticias en primera persona.

PERIODISMO LITERARIO CON TOQUES ÚNICOS

APLICAN TERMINOS Y CONDICIONES.
ÚNETENOS

Relacionado