fbpx
Salome Gamboa, 34, is captain of the Huargos de Vanguard team
Salome Gamboa, 34, is captain of the Huargos de Vanguard team | Photo Courtesy of Huargos de Vanguard

Mujer argentina rompe estereotipos de género, pelea en combate medieval

La gente a menudo pregunta si nos golpeamos durante la competencia. Mi respuesta los sorprende. Por cada golpe, caída, levantamiento o movimiento, cuando la gente nos ve en acción, aplaude y grita para animarnos. Durante el combate, las expresiones de asombro del público me llenan de energía. Debajo de mi casco, experimento lágrimas de alegría.

Salome Gamboa
Interview Subject
Salome Gamboa, 34, was born in Mendoza, Argentina. She is captain of the Huargos de Vanguard (Wargs of Vanguard), which is part of the San Isidro Medieval Club. They are an Argentine team that practices Medieval Combat.

Salome also serves as a plastic artist. She began practicing medieval combat five years ago and says it changed her life. She practices a dueling and armoring technique. Her armor, weighing 30 kg, is a replica of an original one that existed on the ancient battlefields.
Background Information
Medieval combat is a relatively new sport in the country, commonly associated with the masculine. It has been practiced in Europe for 800 years. In Argentina, it began to gain popularity about 10 years ago. However, its growth was constant and now, not only men but also women, are encouraged to don armor and go out to fight.

The San Isidro Medieval Club has a strong social media presence including Instagram, Facebook, and YouTube.

MENDOZA, Argentina — Hace cinco años, observé cómo dos equipos en Argentina realizaban demostraciones de combate medieval. No tenía ni idea de que existía un deporte así, y me intrigaba. Hoy, soy una de las pocas mujeres que practican este deporte y soy la capitana del equipo de combate medieval de Mendoza Huargos de Vanguardia.

La disciplina del combate medieval consiste en recrear las antiguas justas que practicaban los caballeros durante la Edad Media. Siglos. Detrás de estas recreaciones hay una gran investigación histórica.

Practicando el raro deporte del combate medieval

Para mí, el combate medieval es la liberación perfecta para el estrés. Recreamos peleas uno contra uno y batallas grupales como tres contra tres. A veces simulamos grandes batallas o torneos llamados Buhurts que incluyen hasta 150 personas en cada lado. El ambiente cuando montamos un mundo medieval siempre resulta agradable.

Cuando nos vestimos para un duelo, nos ponemos ropa específica: armaduras inspiradas en el pasado y espadas desafiladas (sin filo) que se pueden manejar con una o dos manos. Cuando lucho, llevo una espada de una mano, un escudo y uso un casco y escarpes (o zapatos especiales).

Cada pieza de armadura debe haber existido en un período específico de la historia y debe estar hecha de los mismos materiales. Por ejemplo, no puedo llevar una pieza de espada del año 1350 con otras piezas de 1450. Nuestras réplicas reales deben cumplir con el mandato del comité de historicidad.

Mientras preparo mi armadura para la batalla, pienso en la protección. La cabeza se convierte en un punto central de ataque, por lo que contiene el mayor espesor de hierro de mi traje. Mi armadura pesa 66 libras y mi espada pesa tres libras. Debajo llevo ropa deportiva y encima un gambeson. El gambesón sirve como chaleco acolchado tradicional y pantalón para paliar el impacto del golpe.

El entrenamiento comienza con una disciplina técnica similar a la esgrima, luego progresa con la práctica del gambeson y termina con el entrenamiento con armadura. Siento el grosor y su peso por todo el cuerpo cuando lo uso. Con el tiempo te acostumbras a ese peso.

El duelo requiere confianza, aplasta las inseguridades.

Aunque son extremadamente raros, a veces ocurren incidentes en este deporte, lo que hace que el entrenamiento sea muy importante. Cuando un oponente me golpea durante la práctica o en combate, siento el contacto. Puedo sentir su espada, su escudo y su cuerpo golpeando mi armadura. Aunque bajo la protección del gambeson casi no duele, la práctica constante me prepara para los momentos en que sí duele.

Salomé Gamboa con su equipo, Huargos de Vanguardia | Foto cortesía de Huargos de Vanguardia

La competencia puede ser intensa. De hecho, existen varias ligas en todo el mundo. En Argentina tenemos Historia Batalla Medieval o HMB, la liga argentina de Buhurt y CAF. En mi equipo, Huargos de Vanguard, me especializo en una de las categorías más nuevas: los duelos. Participar en un dual requiere un alto nivel de confianza y las conexiones más arraigadas de cualquier categoría. Si bien Argentina sigue siendo un país representativo muy fuerte en el deporte, Rusia y Ucrania han lo desarrolló más.

La intensidad de este exigente deporte requiere que enfrente mis miedos e inseguridades. En general, mi vida sigue siendo bastante sedentaria. Paso la mayor parte de mi tiempo pintando o trabajando en mi biblioteca. El entrenamiento y los duelos me castigan. Todos mis problemas desaparecen durante la práctica ya que no puedo concentrarme en nada más que en mi oponente. En una pelea, no solo me cuido a mí mismo, sino también a la otra persona. Requiere toda la atención y el enfoque para enfrentar, frente a mí, a una persona que está armada y lista para el duelo.

La alegría de la victoria y ver la sorpresa en el rostro de la gente

La gente a menudo pregunta si nos golpeamos durante la competencia. Mi respuesta los sorprende. Por cada golpe, caída, levantamiento o movimiento, cuando la gente nos ve en acción, aplaude y grita para animarnos. Durante el combate, las expresiones de asombro del público me llenan de energía. Debajo de mi casco, experimento lágrimas de alegría.

Disfruto los momentos del combate, como cuando grito “Noooo” mientras caigo al suelo, o los cálidos aplausos de la victoria. Con cada pelea, mi satisfacción personal está en juego. Mantengo la meta a la vista con cada movimiento, hacia atrás y hacia adelante. Cuando gano y la multitud grita, levanto mi espada en el aire. Me siento orgulloso de ser parte de mi equipo.

Salomé Gamboa con armadura | Foto cortesía de Huargos de Vanguardia

Cuando entré, el número de mujeres seguía siendo bajo. Ahora, muchas mujeres pelean muy bien, en disciplinas individuales y grupales. Permanecemos constantemente en busca de nuevos luchadores.

El fanatismo por lo medieval se da más allá del campo de combate. Un arte y una ceremonia acompañan a este deporte. De hecho, para participar en competiciones oficiales se debe completar la fidelidad histórica, no sólo la fantasía.

Una de las cosas que más me gusta de practicar el combate medieval es cuando los niños y niñas me miran con sorpresa. No saben si debajo del casco hay una mujer o un hombre. Una vez, una niña vio mis uñas pintadas y me saludó. Me quité el casco y la miré. Ella me sonrió y dijo: “Ya no quiero ser una princesa cuando me visto bien; Quiero ser un caballero como tú.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

Diseñador de Imagen y Sonido, Productor Integral Audiovisual y Periodístico, escritor y docente.

Empecé a trabajar cuando era muy joven; Desde 2001, fui productor de diferentes programas de televisión, documentales, radio y generando contenido creativo para diferentes organizaciones y empresas.

Gané el premio: "Frontera Nueva Sudaca" con el libro de microficción "Un Tigre con la Boca Abierta", para Editorial Eloisa Cartonera. Me apasiona contar historias y escribir.