fbpx

“Dijeron que nunca concebiría”. Ahora, esta bloguera de viajes recorre el mundo con su hija.

Fui a México, Colombia, Aruba y Curaçao durante 45 días embarazada de siete meses. Floté en un volcán de lodo de 15 metros en Colombia y nadé en cenotes y cuevas marinas en México, donde sentí la primera patada de mi bebé.

  • 9 meses ago
  • mayo 27, 2023
7 min read
Anindita Chatterjee traveled the world before finally giving birth to her beautiful daughter, who quickly became her new travel companion. Anindita Chatterjee traveled the world before finally giving birth to her beautiful daughter, who quickly became her new travel companion. | Photo courtesy of Anindita Chatterjee
PROTAGONISTA
Anindita Chatterjee es una viajera apasionada, que dejó su lucrativo trabajo para viajar por todo el mundo. Se convirtió en viajera en solitario y visitó más de 81 países, 10 de ellos con su hija de dos años. Emprendió un viaje de luna de miel de bebé de 45 días por cuatro países estando embarazada. También tiene su propio blog de viajes, Travel Chatter, donde comparte sus fascinantes historias y lecciones de vida para ayudar al público a perseguir sus sueños y dominar el arte de equilibrar su pasión y su profesión.
CONTEXTO
Cada vez es más frecuente que las mujeres se queden embarazadas después de los 40 años. A menudo la gente espera a tener hijos hasta que está más preparada económica y emocionalmente. “A partir de los 30 años, la fertilidad empieza a disminuir, sobre todo después de los 35 años. La mayoría de las mujeres siguen teniendo ciclos menstruales regulares de 26-35 días hasta finales de la treintena y principios de la cuarentena. A partir de ese momento, los ciclos pueden acortarse y, a medida que la mujer empieza a saltarse la ovulación, también faltarán los periodos. Finalmente, la menstruación cesa por completo y, una vez que ha transcurrido un año completo, se produce la menopausia. La edad media de la menopausia es de 51 años, lo que significa que la mujer no podrá tener hijos. La fertilidad puede terminar entre 5 y 10 años antes de la menopausia”.

MUMBAI, India – A los 40 años, mi ginecólogo me dio una noticia devastadora: no podía concebir un hijo y había superado la edad de quedarse embarazada. Me enfrenté a un momento difícil y emotivo. Entonces, mientras estaba en Rishikesh, una ciudad situada en las estribaciones de las montañas del Himalaya, me di cuenta de que llevaba varias semanas sin menstruar. No sabía que la vida tenía un plan completamente distinto para mí.

Relacionado: Una mujer iraní recorrió el mundo en moto

Después de un matrimonio roto y problemas de salud mental extremos, finalmente encontré una salida

Como hija obediente de padres bien educados de Calcuta, me casé a los 24 años con el hombre que mis padres eligieron. El matrimonio resultó insatisfactorio y abusivo. Me quedé cuatro años antes de darme cuenta de que tenía que irme. Afortunadamente, mis padres se convirtieron en un fuerte sistema de apoyo. Sin embargo, en nuestra sociedad, las mujeres no casadas recibían poco respeto. Estar divorciada resultó aún peor, y la sociedad me condenó al ostracismo. Me sentía emocionalmente agotada, lloraba toda la noche y vomitaba por la ansiedad abrumadora. Nada me animaba. Durante meses, cambié constantemente de terapeuta, con la esperanza de encontrar a alguien que me ayudara de verdad.

Sobrellevar la soledad me resultaba difícil, y también me enfrentaba a la superación de los malos tratos sufridos. El amor y el respeto no existían en mi relación, pero a mi corta edad no podía ver cómo se desarrollaba ante mis ojos. Tras el divorcio, tardé unos tres años en recuperarme y seguir adelante con mi vida.

Dejé Calcuta para encontrarme a mí misma y liberar mi vida. Durante demasiado tiempo viví encadenada a lo que los demás esperaban de mí. Me mudé a Pune y encontré un buen trabajo. Después de forjar algunas amistades increíbles, la vida parecía completamente distinta. Durante los siete años siguientes, viví para ganar dinero y viajar. Quería explorar el mundo.

Nadie creía que esto pudiera pasar, y menos yo.

Por aquel entonces, también sopesaba la idea de formar mi propia familia. Por fin conocí a alguien a quien amaba profundamente, y la vida parecía demasiado buena para ser verdad. Al llegar a los cuarenta, todos los médicos a los que acudí me dijeron lo mismo: concebir a mi edad y con mi estado de salud actual era casi imposible. Me rompió, porque realmente deseaba ser madre. Mi marido y yo intentamos tener un bebé durante tres años sin suerte. Todo el mundo a mi alrededor me decía constantemente que no tenía ninguna posibilidad de tener un hijo. Aunque vivía una vida de ensueño, la idea de no tener un hijo me producía un vacío repentino.

Mi marido apoyaba la idea de la adopción, pero a mí se me partía el corazón. Mi ansiedad y mi depresión volvieron poco a poco. Me sentía como atrapada en el mismo espacio mental de antes, sintiéndome impotente y sin alegría. Poco después, hice senderismo por Chandrashila, en Rishikesh. Esta experiencia única en la vida me pareció un mecanismo de supervivencia increíble. Quería distraerme y necesitaba terapia para mis emociones. Mientras volvía de la excursión, recibí una notificación. Mi periodo se retrasó varias semanas.

Not wanting to get my hopes up, I bought a pregnancy test just to be sure. Salió positivo. No podía creerlo y durante horas lloré sin parar, antes de llamar por fin a mi marido. Me dijo que volviera enseguida para que pudiéramos ir a ver a un médico y asegurarnos. Mientras regresaba a la casa, recité una pequeña oración cerca del río. Quería sentir de verdad este momento y dejar que se asimilara.

Celebrar mi embarazo dando la vuelta al mundo

Como ávida viajera, nada me produce más alegría que explorar nuevos lugares del mundo. Esto era totalmente diferente. Sentí como si mi vida tomara por fin una dirección diferente. Una vez que el médico confirmó mi embarazo, me abstuve de viajar y me quedé en casa para garantizar la seguridad de mi bebé. Sin embargo, también quería ver más sitios estando embarazada. Quería alcanzar mi hito de 70 países antes de tener el bebé, para que siempre fuera especial. Pasaron unas semanas y volví a viajar. Fui a México, Colombia, Aruba y Curaçao durante 45 días embarazada de siete meses.

Since giving birth, Anindita has brought her daughter with her on every trip around the world. | Photo courtesy of Anindita Chatterjee

Caminaba una media de 10 kilómetros al día. Floté en un volcán de lodo de 15 metros en Colombia y nadé en cenotes y cuevas marinas en México, donde sentí la primera patada de mi bebé. Parecía tan mágico; no podría haber sido más feliz. Fui al Lago Rosa y bailé con los lugareños, hice snorkel en Curaçao y caminé 18 kilómetros por una playa y dunas de arena en Aruba para contemplar la puesta de sol más hermosa de mi vida.

Por último, conduje sola alrededor de la isla caribeña como colofón perfecto a este increíble viaje. Pude contemplar hermosos paisajes, rodeado de cálidos desconocidos y buena comida. Después de años atormentada por tanta tristeza, por fin pude respirar hondo y disfrutar del momento.

Hacer lo que me gusta con mi hija a mi lado es surrealista.

Ha sido la aventura de mi vida. Dirijo un blog llamado Travel Chatter, donde comparto mi viaje como trotamundos. Quería que mi embarazo fuera memorable, porque lo sentí como un milagro. Compartirlo con el mundo es aún más emocionante. Viajar mejoró desde que di a luz a mi hija Kiara. Puedo viajar con ella y mostrarle lo hermoso y vasto que es el mundo. Después del bebé, me dediqué a viajar despacio e intenté no sobrecargar la agenda. Viajar con un bebé puede ser duro, pero me siento tan bendecida por tenerla que rara vez me molesta.

Hoy me siento increíblemente feliz. Estas experiencias demostraron que nada es imposible mientras se mantengan la esperanza y la perseverancia. Soy una persona muy aventurera por naturaleza, y eso debe reflejarse en cada momento especial de mi vida. He llevado a Kiara, mi hija de dos años, a más de 10 países. En total, viajé a 81 países de todo el mundo. Mis padres me inculcaron de niña esta pasión por viajar. Me llevaron a distintos lugares del mundo y me fascinaron. Mi amor por las curiosidades de este mundo me sacó de lugares oscuros de mi vida, y no podría estar más agradecida por todo ello.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

¡NUNCA TE PIERDAS UNA HISTORIA!

Recibe cada semana tus noticias en primera persona.

PERIODISMO LITERARIO CON TOQUES ÚNICOS

APLICAN TERMINOS Y CONDICIONES.
ÚNETENOS

Relacionado