fbpx
Mohammad
Mohammad Jamal Molla serves a third generation Kadhim at Qadam Rasul Mosque | Photo courtesy of Partho Burman and

La tercera generación de Khadim en la India vigila la huella sagrada desde el anochecer hasta el amanecer

Cuando llego por la mañana, tomo la huella sagrada y la pongo en un pedestal de mármol con el mismo fervor por la religión que mis predecesores. Enciendo incienso, rocío con agua de rosas y froto con perfume la lápida, antes de realizar la tradicional oración Dua-e-Fathia. Luego abro las puertas de la mezquita para los visitantes.

Interview Subject
Mohammed Jamal Molla, 46, became the Khadim for the mosque in West Bengal in 2010 at the age of 34. He exudes joy and is by nature a quiet, modest person. Molla did not complete high school due to lack of resources. He attended Mehdipur High School and completed eighth-grade studies there. 

 Molla began earning his living as a laborer a sericulture farmer on his two bigha (.661 acres) of land. Later, to make more money, he turned his acreage into a mango orchard. The majority of income today comes from his tailoring business. 

An avid reader, Molla enjoys biographies of Swami Vivekananda, Ishwar Chandra Vidyasagar, and Hazrat Muhammad, which he obtains from the library. He performs his prayers five times a day and spends much time in meditation. He keeps a low profile and loves conversing with locals and tourists.
Background Information
Malda is 330 kilometers from Kolkata and the distance between Malda Town and the ancient city of Gour is 17 kilometers. Malda Town is the closest rail station, and the city has excellent railway service from Howrah, Sealdah and Siliguri. There are also daily bus connections from Kolkata.

The winter season, which lasts from November to February, is the ideal time to travel to Malda. At that time, the nights are chilly, and the days are breezier. Malda’s summers are unbearably hot and muggy. The summer and early monsoon are the best times to visit Malda to enjoy mangoes.

The Hindu Puranic scriptures reference to Gour. Close to the India and Bangladesh borders at Mahdipur, the ancient sites of Gour in Malda are an incredible treasure mine. Since mediaeval times, the town of Gour has been the epicenter of Malda’s history. A historical city called Gour was first recorded in writing around 500 BC, under the Mauryan Dynasty.
It had, however, been ruled by other empires, notably the Muslim regime. Up until Lord Clive’s victory against Nawab Siraj-ud-Daula at the battle of Plassey in 1757, the Muslim era in India lasted for around 500 years. This event altered the trajectory of Indian history. 

BENGAL OCCIDENTAL, India ꟷ A las 9:30 de la mañana, comienzo mi rutina diaria de transportar cuidadosamente la sagrada y preciosa “Huella del Profeta Hazrat Muhammad”. Como Khadim [sirviente o asistente] de tercera generación de la mezquita de Qadam Rasul en Gour, Bengala Occidental, comencé mi trabajo en 2010. Transporto la huella, grabada en una tabla de piedra, en bicicleta desde mi casa hasta la mezquita todos los días.

El paseo se extiende seis kilómetros o 3,7 millas. No puedo describir la absoluta bendición de llevar la venerada huella del profeta, también conocida como Qadam Rasul. La propia mezquita permanece bajo la protección del Estudio Arqueológico de la India (ASI). 

Huella sagrada susceptible de ser robada, custodiada por la familia durante tres generaciones

Los Khadims de Mehdipur -una pequeña aldea de Malda- han custodiado y transportado la lápida sagrada entre el anochecer y el amanecer durante ocho décadas. Hace ochenta años, unos malhechores robaron el tesoro sagrado. En total, lo robaron tres veces.

Haga clic aquí para ver más artículos sobre arte y cultura de Orato World Media.

Tras la primera ofensa, los ladrones enterraron la tablilla en un estanque cercano, oculta bajo un montón de jacintos de agua. En la segunda ocasión, la arrojaron a un pozo profundo; y en la tercera, la escondieron dentro de la propia mezquita. La historia cuenta que los Khadim recuperaron misteriosamente la tablilla con la ayuda de un trance.

Mi abuelo Jinnat Hussein Molla era el Khadim de la mezquita en aquella época y se encargaba de la seguridad. Él puso el robo en conocimiento de la ASI, que era la principal organización del país en materia de investigación arqueológica y conservación de bienes culturales. En lo que pareció una decisión extraña, la ASI pidió a mi abuelo que se encargara del mantenimiento y la protección de esta rica pieza de la historia cultural y religiosa.

Desde entonces, mi familia ha protegido la tableta en nuestra casa. Comprometemos toda nuestra vida a servir al profeta. Pasamos esta responsabilidad de mi abuelo a mi padre Jiyaruddin Molla. Ahora la tarea me corresponde a mí. 

Khadim desearía tener más apoyo para el cuidado de la antigua reliquia

Me levanto temprano por la mañana para completar mi Namaz [culto islámico u oración]. Luego llevo la mesa de piedra a la mezquita a las 9:30. Permanezco en la mezquita al menos siete horas antes de volver a casa. Protejo el valioso regalo sagrado en todo momento, guardándolo de forma segura en una litera de mi casa.

Con muy poca financiación o apoyo, guardo la valiosa tabla en una vieja funda de cuero. El almacenamiento y el mantenimiento defectuosos hicieron que la superficie de mármol blanco se deteriorara progresivamente. Debería guardarse en una caja de madera.

Durante la temporada de lluvias, las carreteras sin asfaltar que atravieso a diario se vuelven fangosas y resbaladizas. Temo tropezar y dañar la tableta. Aunque eso prolongue mi tiempo de viaje, voy con cuidado y despacio. También me preocupa la seguridad de la tableta en mi casa.

Mi familia nunca ha recibido una compensación por proteger el artefacto; ofrecemos el servicio de forma gratuita. Sin embargo, mientras esté vivo, continuaré con mi trabajo. Servir a Dios en medio de miles de millones de personas me hace la persona más feliz del mundo. 

[El periodista de este reportaje se puso en contacto con el superintendente del Servicio Arqueológico de la India para la zona de Raiganj, Hari Om. Om afirmó primero que la mezquita “no es un sitio protegido por la ASI”. Después de hablar con su subordinado, modificó su declaración y dijo: “es un monumento protegido por la ASI, pero la ASI no tiene ninguna influencia en el cuidado de Qadam Rasul”].  

Khadim realiza rituales diarios y recibe a miles de visitantes de todo el mundo

Como khadim de la mezquita, de 491 años de antigüedad, veo que más de 100 fieles se congregan a diario para ofrecer la oración a la huella del profeta. Llegan turistas de toda la India y de otros países. Veo a estadounidenses, suecos, malayos y suizos.

Cuando llego por la mañana, cojo la huella sagrada y la monto en un pedestal de mármol con el mismo fervor por la religión que mis predecesores. Enciendo incienso, rocío con agua de rosas y froto con perfume la lápida, antes de realizar la tradicional oración Dua-e-Fathia. Luego abro las puertas de la mezquita para los visitantes.

Lee más historias de la India en Orato World Media.

Dedico siete horas al día a custodiar el objeto sagrado dentro de la mezquita. Cambio el chadar del podio (una tela ceremonial que exhibe el texto sagrado) y barro la mezquita por dentro y por fuera para mantenerla impecable.

Los lugareños vienen a realizar su Namaz diario y se van, pero los visitantes tienen muchas preguntas. Yo tengo que hacer de guía turístico, ofreciendo respuestas e información positivas. A menudo depositan un pequeño donativo en el pedestal. Utilizamos el dinero de las donaciones para conmemorar el Eid y otras fiestas. 

Durante el Maulid Al-Nabi, en el duodécimo día del mes árabe Rabi al-Awwal, presentamos una espectacular conmemoración del cumpleaños del profeta. Ese día acuden unos 5.000 fieles. Celebramos la Fatiha Dua, el Eid-Ul-Fitr y el Eid-Al-Adha. 

Los informes dicen que se grabaron más de 71 huellas en el suelo después de que el profeta regresara de su encuentro con Alá en la cueva de Hira. La nuestra es una huella original.  

La tabla recorre países y décadas para llegar a su destino final

A principios del siglo XIII, el sultanato de Arabia regaló la tablilla a un santo sufí iraní llamado Abult Qasim Jalaluddin Tabrizi. Tabrizi viajó desde La Meca (Arabia Saudí) con la tablilla de mármol. Llegó a Pandua, Bengala. Más tarde, un sultán de Bengala llamado Alaudddin Husain Shah descubrió la tablilla en la sala de meditación de Tabrizi y la trasladó a Gour.

Finalmente, el sultán Nasiruddin Nasrat Shah construyó una mezquita para venerar el artefacto. Llamó a la mezquita Qadam Rasul. A día de hoy, la gente reconoce la mezquita como uno de los lugares más impresionantes e históricos de Malda.

Este complejo arqueológico de tres acres alberga el mausoleo del sultán Nasrut Shah, la tumba de Tabrizi, comandante del emperador mogol Aurangzeb, y la de Fateh Khan. Una única cúpula y un elaborado trabajo en piedra crean un espectáculo impresionante.  Inesperadamente, los constructores originales utilizaron la arquitectura hindú chala, con un interior cuadrado y una veranda de tres lados donde se guarda la huella.

Según la historia, Tabrizi llevó la reliquia a Bengala principalmente porque el profeta nunca había visitado la India. Sabía que los peregrinos de la India apenas podían permitirse viajar a La Meca para el Hajj. En aquella época, la gente viajaba por mar, a caballo o a pie.

 La huella derecha del profeta -que mide entre 11 y 12 pulgadas de largo- sólo salió de Gour una vez. El primer nawab de Bengala, Murshid Quli Khan, la trasladó a su sede en la actual Bengala Occidental. Una noche, otro nawab, Siraj-ud-Daulah, soñó que el artefacto sagrado pertenecía a Gour. Ordenó que lo devolvieran, pero no llegó a Gour hasta cuarenta años después de la muerte de Siraj.   

Sastrería por la noche para ganarse la vida

La mezquita es un lugar de devoción y meditación. Podría quedarme sentado aquí durante horas. Me siento eufórico por la exquisita sensación que produce el aroma del incienso y el loban que recorre el sanctasanctórum. En todos mis años, nunca he experimentado un incidente desagradable.

Veo llegar a la gente los 365 días del año, de todos los ámbitos de la vida, enfrentándose a múltiples problemas. Les digo que dejen de lado sus ansiedades, porque Dios se encargará de todo. Después de presentar sus respetos, se van, pero a menudo vuelven. Encuentran consuelo y calma; esto es lo que llamamos fe.

De vuelta a casa, vivo con mi mujer y mi hijo en una casa de 80 metros cuadrados con tejado de teja en Mahdipur. De mis tres hijos, dos de mis hijas se han casado. Me gano la vida con mi negocio de sastrería, cosiendo prendas rotas y haciendo ropa nueva. Cuando vuelvo a casa de la mezquita sobre las 16:30, me siento y empiezo a trabajar.

Llueva o haga sol, seguiré sirviendo y cumpliendo con mis obligaciones domésticas cuando llegue por la noche. Si no cumplo con mis responsabilidades, los funcionarios podrían cerrar las puertas de la mezquita. Aparte de mí, sólo hay dos guardias de servicio en Gour, que cuenta con 16 monumentos. Gour tiene una gran importancia histórica y turística tanto para las tradiciones islámicas como para las hindúes. A menos que algo cambie, mi hijo continuará el trabajo cuando yo ya no pueda.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

Partho Burman is an award-winning independent journalist based in Kolkata, India. He writes inspirational, motivational, and environmental stories.