fbpx
The rescue team wraps Jeshua in a thermal blanket shortly after finding him
The rescue team finds Jeshua and wraps him in

Excursionista sobrevive 16 días perdido en la naturaleza colombiana

Durante mis días perdido, tuve que beber mi propia orina y refugiarme para dormir en ropa fría y mojada. Experimenté alucinaciones de maestros espirituales que me acompañaron en el proceso.

Jeshua Kaslo
PROTAGINISTA
Jeshua Kaslo sobrevivió 16 días perdido en el páramo Colombiano antes de que los rescatistas lo encontraran el 7 de marzo de 2022.

Su recuperación no ha sido fácil; informa que al principio tuvo problemas para comer y dormir y que el frío le quemó los dedos de los pies y aún se está recuperando dos meses después.

Kaslo ha producido algunos cortometrajes y es amante de la naturaleza y practicante de las enseñanzas de Dios.

Él cree que Dios lo llevó a experimentar esta terrible experiencia para difundir su mensaje a muchos. Está preparando una conferencia sobre las enseñanzas aprendidas mientras estaba perdido en la intemperie y también planea grabar una película sobre su experiencia.
CONTEXTO
Cerro Pan de Azúcar (mira las fotos aquí) se encuentra aproximadamente a 53 kilómetros (33 millas) de Bogotá. Se caracteriza por un ecosistema principalmente de páramo, que ha sido descrito como “islas de pastizales y arbustos rodeadas por un mar de bosque nuboso más abajo”.

Hay una gran presencia de musgo y frailejones en las zonas montañosas. Su altitud es de 3.048 a 4.877 metros (10.000 a 16.000 pies) sobre el nivel del mar, con una temperatura promedio de 4 grados Celsius (39 grados Fahrenheit).

Se encuentra muy cerca del lago Guatavita, que históricamente fue un sitio espiritual sagrado para los indígenas de la zona y donde se originó la leyenda de El Dorado.

GUATAVITA, Colombia—En febrero, mi vida cambió por completo cuando me perdí en el páramo (mesetas altas y sin árboles que rodean las regiones montañosas de América Central y del Sur).

El equipo de rescate brinda atención de primeros auxilios
El equipo de rescate brinda atención de primeros auxilios | Foto cortesía de Jeshua Kaslo

Durante mis días perdido, tuve que beber mi propia orina y refugiarme para dormir en ropa fría y mojada. Experimenté alucinaciones de maestros espirituales que me acompañaron en el proceso.

Eventualmente, como un milagro, lo poco que quedaba de la batería de mi celular me permitió enviar mi ubicación para el rescate. Cuando la gente supo que estaba vivo, celebraron como si fuera un gol de la selección de Colombia.

A partir de esta experiencia, mi vida se partió en dos

Perder el rastro del grupo

Un amigo me invitó a caminar por el Cerro Pan de Azúcar en Guatavita el 19 de febrero. Me pareció una buena oportunidad para usar mi dron por primera vez, así que fui.

Después de un rato, el dron cayó no muy lejos del grupo y fui a buscarlo. El tiempo que permanecieron en ese lugar fue corto, y el guía nos indicó que nos mantuviéramos juntos y que nunca nos separáramos del grupo, por lo que caminaron cerca de mí.

Llegué a un espacio con vegetación irregular. Noté que hubo un cambio en los tipos de plantas y en cómo se veía el paisaje; era diferente a todo lo que habíamos visto hasta ese momento. Los colores eran tan vivos que parecía como si un ser humano nunca hubiera pisado esta zona.

Cuando miré hacia atrás e intenté localizar al grupo, no pude encontrarlos. Grité y nadie respondió. Habían estado a mi lado solo unos minutos antes. En ese momento, sentí como si hubiera entrado en otra dimensión, había estado demasiado cerca de mi grupo para haberlos perdido de vista. No tenía sentido.

Tratando de orientarme

Traté de volver al camino, pero aparentemente todo había cambiado: el camino en el que todos habíamos estado había desaparecido y la piedra que habíamos usado como referencia ya no estaba allí. Justo ahí, en ese preciso momento, me sentí completamente perdido por primera vez.

Me asusté tanto; la angustia me inundó. Era la primera vez que visitaba ese lugar y no tenía ninguna orientación sobre mi ubicación. Grité, buscando a mi grupo, pero no escuché nada. Les envié mi ubicación a través de WhatsApp, con la esperanza de que pudieran ayudarme, pero había usado la mayor parte de mi batería pilotando el dron y no me quedaba mucho. Era imposible obtener una señal para las llamadas.

Recuerdo haber caminado durante unos 15 minutos. Traté de ubicar el camino y volví a enviar mi ubicación al grupo, pero nada ayudó.

Después de mi rescate, cuando nos volvimos a encontrar, los miembros del grupo me mostraron los lugares que les había enviado; mostraban tres horas y una gran distancia de diferencia. Eso reforzó mi sensación de que estaba en una dimensión diferente, porque para mí eran solo unos minutos y una distancia corta entre mensajes.

Sobrevivir a la temida primer noche

Una niebla espesa y blanca me rodeaba mientras caminaba, por lo que era extremadamente difícil de ver. Caminaba a ciegas. Sabía que la noche llegaría en cualquier momento, y eso encendió un pánico creciente en mí, al darme cuenta de que cualquier búsqueda por mí se detendría una vez que cayera la oscuridad.

Busqué en vano un lugar para descansar y esperar el amanecer. De repente, escuché el sonido del agua en movimiento. La niebla era densa y estaba muy asustada, pero sabía que necesitaba beber agua. Continué caminando lentamente, siguiendo el sonido, cuando de repente, de un solo paso, caí al río.

El agua fría me golpeó como un fuerte golpe en todo mi cuerpo. Me las arreglé para volver a salir, pero ahora mi preocupación creció; no solo estaba perdido en la oscuridad y el frío, sino que toda mi ropa estaba mojada.

Mi estado emocional se desplomó, pero sabía que tenía que soportar la noche. Supuse que el rescate vendría en mi dirección al día siguiente.

Mientras tanto, hice una especie de tienda de campaña con mi ropa. Puse mi cabeza dentro de la camiseta y puse mi bufanda sobre ella. Me acurruqué para sostener los extremos de la camiseta y, para evitar que entrara el aire frío, exhalé aire caliente lentamente debajo de la camisa para mantenerme caliente. Lo llamé mi hogar improvisado.

Sabía que no podía permitirme dormir profundamente o me sobrevendría la hipotermia. Por lo tanto, luché todas las noches contra mí misma.

Esa primera noche, comencé mi primer diálogo con Dios. Pensé mucho en quién soy y en mi misión en el mundo. Me desperté con optimismo y estaba seguro de que sobreviviría. Estaba orgulloso de mí mismo porque había logrado mi primera gran victoria: llegar a amanecer con vida.

Mi calvario en el desierto continúa

Aún así, mi entorno emanaba hostilidad. Dondequiera que traté de sentarme estaba mojado, la vegetación era densa y casi impenetrable, y la vista era engañosa. No encontraba un solo lugar cómodo para descansar, y si veía una roca como referencia, dos pasos adelante, ya no estaba.

Pasó otro día y no apareció ningún equipo de rescate. Empecé a prepararme para una verdadera prueba de supervivencia.

Antes de esta experiencia, había ayunado por mis convicciones espirituales y había vivido con escasez de alimentos. Gracias a conversaciones anteriores, había aprendido sobre la terapia de orina, así que decidí probarla para darle energía a mi cuerpo. Mi opción para seguir con vida era beber agua para producir orina y luego beber mi orina.

Traté de mantener el ánimo arriba, pero fue difícil porque siempre estaba gris y sombrío. La humedad pudrió algunos árboles, por lo que se desmoronaron cuando los toqué. Un día encontré uvas silvestres; resultaron un aliento, pero pequeñas y limitadas.

Un rescate fallido y un encuentro tranquilizador

Unos días después, un ruido repentino retumbó desde el cielo, y la esperanza y la emoción me inundaron. Vi pasar el helicóptero y supe que me estaba buscando. Dos veces lo vi venir hacia mí; Grité y salté, tratando de ser visto, pero la vegetación no lo permitió. En cada giro, parecía que habían vislumbrado, pero el helicóptero finalmente se fue.

Esa experiencia me debilitó mucho. Supuse que dejarían de buscarme, y volví a pensar que moriría en este lugar solitario y triste.

Me di cuenta de que había caminado mucho río abajo y me detuve a reflexionar. De repente, escuché una voz en mi cabeza que decía: “Si no regresas, te mueres”. Decidí escuchar y pensé que Dios me debía haber estado hablando.

El quinto día fue el más importante para mí. Ese día empezaron a suceder cosas más espirituales. Debajo de mi tienda de campaña construida con mi ropa para mantenerme caliente, continué con mi técnica para descansar sin dormir profundamente.

Esta noche sentí la presencia de Jesús a mi lado. Me preguntó: “¿Aceptas pasar 40 días de ayuno en este lugar, en mi compañía?”.

Todo tenía sentido entonces; descubrí que Dios quería que estuviera en este lugar con un propósito. Acepté que no iba a comer y que tendría que soportar las inclemencias del tiempo. Sin embargo, él me llevaría de vuelta cuando fuera mi momento.

Decidí que de ahora en adelante avanzaría a paso lento, conservando mi energía, cumpliendo el ayuno y esperando mis enseñanzas.

Una serie de encuentros espirituales

Comenzó una serie de apariciones. Primero, un chamán africano me enseñó canciones que aumentaban la temperatura de mi cuerpo; otro día me visitó un maestro yogui y me enseñó un movimiento de piernas para energizar el cuerpo. Esas enseñanzas se convirtieron en herramientas para combatir la hipotermia.

Jesús también me visitó nuevamente y me enseñó una palabra que me calmaría cuando llegara la desesperación. Sabía que era Jesús, porque podía sentir el poder de su energía.

Por esta época, caminé hacia una zona más llana, llena de Espeletia (comúnmente conocidos como frailejones). Allí sucedió algo maravilloso: encontré un encendedor en un bolsillo. Todo este tiempo, no sabía que lo tenía. A partir de ese día pude hacer fogatas por la noche, lo que me ayudó a descansar.

Un último mensaje de Dios

El día 14 o 15 tuve una nueva visión. Dios vino a mi lado y una sensación de paz y calma me invadió. Sentí un amor incomparable cuando me dijo que debía regresar al lugar más alto y que los rescatistas probablemente me encontrarían al día siguiente.

En ese momento, recordé su primera aparición cuando me dijo que vendrían días difíciles, pero que él me salvaría una vez que hubiera pasado esta prueba.

Al día siguiente, comencé a caminar hasta el punto más alto. El camino era más complicado y el terreno accidentado. Usé un palo y las ramas del follaje circundante para sostenerme. Me sentí tan cansado y débil; mi fuente de agua estaba lejos y no tenía nada para beber.

En la cima, por razones que no puedo explicar, saqué el dron y el celular de mi bolso. Intenté encenderlos, sabiendo que no les quedaba batería, y me sorprendí mucho cuando vi que el celular se iluminaba con poca batería. Abrí WhatsApp y envié mi ubicación a todos los que pude. Uno de los guías del grupo me respondió con un mensaje de voz, pero el teléfono se apagó segundos después antes de que pudiera escucharlo. El alivio me inundó.

Por fin aparecen los rescatistas

Supuse que los buscadores me rescatarían en cuestión de minutos; incluso me puse de pie para ver si podía verlos venir. Sin embargo, la decepción volvió después de un tiempo porque no venía nadie. Ya estaba perdiendo la esperanza.

Finalmente, en medio de esa eterna espera, escuché una llamada de voz, “Hola…” Me levanté y le grité. No podía creer que hubieran llegado. Escuché un segundo “Hola” y respondí aún más fuerte, y luego pude verlos y ellos pudieron verme.

El momento del encuentro fue sublime. Nos abrazamos, ya no tenía fuerzas para llorar, pero me dieron agua de panela (jugo de caña) caliente y me sentí más vivo que nunca.

El equipo de rescate
El equipo de rescate | Foto cortesía de Jeshua Kaslo

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

Ruby Hernández is a social communicator and journalist, interested in stories that move readers' senses and in characters that leave their mark on society. She has extensive experience in the written press, mainly on Judicial Order issues.