fbpx

Científicos argentinos escalan un glaciar en la Patagonia para comprobar el cambio climático

Caminábamos sobre enormes masas de hielo que se movían lentamente y esquivábamos obstáculos en la subida a la montaña. Un paso en falso significaba caer de 30 a 40 metros al vacío. Si alguien sufría un accidente, nuestras posibilidades de recibir ayuda de emergencia eran escasas.

  • 11 meses ago
  • marzo 14, 2023
9 min read
Lucas Ruiz walking through the Perito Moreno Glacier Lucas Ruiz walking through the Perito Moreno Glacier | Photo Courtesy team Lucas Ruiz, IANIGLA
PROTAGONISTA
Lucas Ruiz es glaciólogo argentino e investigador asociado del CONICET en el IANIGLA (Instituto Argentino de Nivología, Glaciología y Ciencias Ambientales) dedicado al estudio del clima y la geografía de los glaciares en los Andes. Recientemente formó parte del equipo que ascendió a pie hasta la cumbre del Perito Moreno.
CONTEXTO
La revista Nature ha publicado recientemente un estudio titulado Global glacier mass changes and their contributions to sea-level rise. Elaborado entre 1961 y 2016 por un equipo internacional de científicos dirigido por la Universidad de Zúrich, afirma que en 1961 los glaciares de nuestro planeta perdieron más de 9.625 gigatoneladas o 9,6 billones de toneladas de hielo. Esto ocurrió en un periodo de menos de 50 años, lo que provocó una subida del nivel del mar de 27 milímetros.

SANTA CRUZ, Argentina – Como parte del equipo de gestión medioambiental que supervisaba el proyecto de una presa en la Patagonia, sentí una enorme responsabilidad. A lo largo de nuestro proyecto, descubrimos el impacto del cambio climático en el caudal de los ríos, pero necesitábamos medir con precisión la masa de nieve acumulada en la cima del glaciar.

Caminábamos sobre enormes masas de hielo que se movían lentamente y esquivábamos obstáculos en la subida a la montaña. Un paso en falso significaba caer de 30 a 40 metros al vacío. Si alguien sufría un accidente, nuestras posibilidades de recibir ayuda de emergencia eran escasas. A pesar del miedo, nuestro equipo avanzó con confianza y comunicación.

Dos días y medio después, llegamos. Me quedé sin aliento y deslumbrado ante un inmenso campo de hielo y un cielo azul despejado, sin nubes ni viento. Era una escena inimaginable. Mientras oía a todo el mundo gritar de alegría, recordé los retos a los que nos habíamos enfrentado en nuestro camino hacia la cumbre del glaciar, y me di cuenta de que aquello era un regalo de la naturaleza. Tras muchos años de lucha por completar el proyecto, por fin pusimos el pie donde teníamos que estar. Pronto volvimos a enfocarnos: era hora de ocuparnos de la ciencia.

Lee más sobre medio ambiente en Orato World Media

El cambio climático ya está aca: un sueño para el campo de hielo patagónico

Nuestro equipo se encargó de un plan de gestión medioambiental para construir represas en Santa Cruz. La zona en la que trabajábamos tenía una enorme importancia medioambiental y nos permitió hacer un hallazgo clave: averiguamos que el cambio climático afecta al proceso que modula la cantidad de agua que desemboca en el río.

Como resultado, nos dimos cuenta de que teníamos que trabajar a mayor escala para comprender la relación entre nuestros glaciares, el río y el cambio climático. Señalamos la necesidad de recoger mediciones precisas de los niveles de acumulación de nieve en la cima de los glaciares. Durante este tiempo, viví mucha incertidumbre. Todo el equipo sabía que los rangos de estimación eran demasiado amplios en nuestro estudio actual. Si queríamos marcar la diferencia, necesitábamos recopilar datos exactos. De repente, obtuvimos una visión clara: teníamos que subir lo más alto posible, donde la nieve caída se comprime y se convierte en hielo. Era el momento de afrontar una expedición al Perito Moreno.

El glaciar Perito Moreno cubre un área de 250 kilómetros cuadrados y tiene 30 kilómetros de largo. [El glaciar desciende desde el Campo de Hielo Patagónico Sur, a 2.100 metros de altitud o 6.825 pies en la cordillera de los Andes, lo que nos obliga a recorrer una enorme distancia en condiciones meteorológicas favorables. Hubo señales de alarma desde el principio. ¿Qué tipo de equipo y kit de supervivencia podríamos llevar durante una semana viajando a pie?

El equipo se encontró con muchos obstáculos y burocracia, nos llevó tres años después de 2017 conseguir que aprobaran nuestro proyecto. Cuando por fin recibimos luz verde en 2020, intentamos nuestra primera expedición.

Perito Moreno prueba una expedición con retos sin precedentes

En nuestro primer viaje al glaciar, fuimos en barco, y mientras preparaba mi mochila, experimenté un flashback. Había visitado el glaciar una vez antes de mi viaje científico. Fue como si hubiera sido ayer. Tenía 18 años y estaba maravillada por su belleza. Pensé en él durante toda la ruta hacia el Perito Moreno. Una vez a sus pies, el equipo se puso los crampones y lo celebró con inmensa alegría. Después de un año de lucha, estábamos a punto de cumplir nuestro sueño. Recuerdo estar allí de pie, completamente feliz, sintiendo la energía correr por mi cuerpo mientras el tiempo se detenía.

El equipo acampa en el glaciar Perito Moreno | Foto cortesía del equipo IANIGLA

Los detalles logísticos resultaron difíciles y confirmaron nuestros temores. Llegar a la parte más alta del glaciar exigió toda nuestra energía. Primero armamos el equipo y revisamos las mejores fechas para llegar a las zonas de acumulación. Después de todos nuestros esfuerzos, nos dimos cuenta de que teníamos que volver e intentarlo de nuevo en octubre de ese mismo año.

Octubre llegó en un abrir y cerrar de ojos. Todo el equipo experimentó una gran ansiedad, ya que pasamos 15 días esperando una ventana de tiempo ideal sin suerte. Desgraciadamente, hicimos las valijas y regresamos a Mendoza, con la intención de volver en noviembre. En el tercer intento, dos meses después, probamos suerte aterrizando en helicóptero, pero el temporal era fuerte y volvimos a fracasar. Nuestros superiores perdieron la paciencia y nos advirtieron de que estaban a punto de cancelar el proyecto.

La cuarta es la vencida, los científicos alcanzan la cima del glaciar patagónico

Me sentía desesperado y, como el resto de nosotros, intenté convencerles de lo contrario. El equipo acabó planeando un último intento para 2022. El tiempo pasó volando, y lo siguiente que supe fue que el cielo estaba despejado y yo esperaba con mis botas de esquí y mi equipo en el helipuerto cercano a las orillas.

Un helicóptero apareció en el horizonte y el equipo empezó a cargar el equipo. De repente, el piloto se me acercó y me dijo: “Tengo un fallo en el motor. No podemos seguir”. Me quedé desconcertado y conmocionado. Teníamos que volver a Mendoza, pero el equipo se negaba a rendirse. El cuarto intento tenía que funcionar. Decidimos ir a pie y necesitábamos un equipo sólido y guías de montaña fuertes. A pesar de nuestra valentía, sabíamos que sería difícil encontrar a las personas adecuadas para el viaje. Mientras tanto, seguíamos investigando al borde del glaciar.

Antes de la gran caminata, el equipo recorrió una zona de 14 kilómetros. Durante esas largas caminatas más alejadas del precipicio, nos quedábamos a dormir a mitad de camino y luego volvíamos. Nos estábamos preparando y nos faltaba gente para el último tramo hasta la cabeza del glaciar. Por suerte, nos pusimos en contacto con un guía experimentado. El equipo tuvo que confiar en él a base de recomendaciones. Nos armamos de valor para completar la travesía hasta el Perito Moreno. Fue una de las mejores decisiones que tomamos.

La expedición fue muy exigente física y mentalmente. Diez de nosotros caminamos por terrenos peligrosos, corriendo un riesgo enorme. A pesar de los preparativos, la experiencia nos puso los pelos de punta. El glaciar es un lugar tan inhóspito que un paso en falso podría costarnos la vida. Una vez que llegamos a la cabeza del glaciar, todos nos sentimos eufóricos. No teníamos tiempo que perder; no podíamos quedarnos relajados mirando el paisaje.

Éxito del proyecto de recopilación de datos

Teníamos tres días para trabajar, así que nos pusimos manos a la obra y utilizamos nuestras herramientas para recopilar los datos. Por momentos me hiperventilaba. Aunque parecía un momento mágico, sentía la presión. Caminábamos entre 15 y 20 kilómetros al día, dormíamos poco o nada y comíamos pequeñas porciones de comida hasta que el equipo llegó al emblemático paso del Reiger. Un sueño hecho realidad, el tiempo siguió acompañando y nos adentramos en un inmenso campo de hielo y cielos azules.

Una vez terminado el peritaje, el descenso nos llevó 15 kilómetros hasta el segundo campamento. Después, caminamos otros 18 kilómetros hasta el campamento base. La misión fue un éxito, ¡y volvimos a la base con todos sanos y salvos! Todos los miembros del equipo saltaron y se abrazaron. Queríamos recopilar datos para concientizar sobre el cambio climático, y lo conseguimos.

Miembros del equipo instalando el instrumental | Foto cortesía del equipo IANIGLA

Aunque otros grupos de científicos realizaron investigaciones en el pasado, somos los primeros en llegar a la cima del glaciar para realizar una medición de las concentraciones del manantial. El resultado nos dio la razón: había pruebas de que el Perito Moreno perdió su equilibrio debido al cambio climático, pero mantiene una posición menos estable gracias a procesos internos de la dinámica glaciar.

Lo que queremos decir con esto es que todo se acumula en la parte superior, lo que significa que todo lo que cae y se derrite está en la parte inferior. Aunque, se puede pasar por alto, al final ese hielo derretido cae en algún sitio. Ahora esperamos los resultados finales.

Un científico descubre que un glaciar es un cuerpo lleno de magia

Me sentí maravillado durante toda la expedición, caminando por lugares que otras personas ni siquiera podían imaginar. Era una tierra mágica llena de paz y una sensación de grandeza. Caminé por un espacio gigantesco donde sólo había silencio. Fue impresionante e inolvidable.

Durante las largas caminatas, recuerdo un momento especial: un puma se cruzó con el grupo, y todos nos paramos bruscamente y pasamos lentamente junto al gran felino. Tardamos una media hora en perder de vista al animal. Parecía de otro mundo. Todos mantuvimos la calma y continuamos el viaje. No mucho después, nos encontramos con una Bandurria en un campo, en medio de la nada. El ave se percató de nuestra presencia y salió volando. Era espectacular.

Me di cuenta de que la morfología y la dinámica del glaciar evolucionan, pero el cambio climático es relevante. Fui testigo de los cambios que sufre el Perito Moreno a tanta altura. Además de todo, el guía me asombró, sabía dónde llevarnos en unas condiciones tan despiadadas. Los guías son clave porque conocen el lugar y pueden observar los cambios y proporcionar información.

Estoy orgulloso de lo que ha hecho nuestro equipo. Tras nuestra investigación, noté un interés genuino no sólo por parte de los científicos, sino de la sociedad en general. Las personas que financiaron el proyecto son la prueba viviente. Son argentinos y no representan a una organización internacional. En el futuro, quiero volver con el equipo para hacer nuevas mediciones y seguir concientizando sobre este tema.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

¡NUNCA TE PIERDAS UNA HISTORIA!

Recibe cada semana tus noticias en primera persona.

PERIODISMO LITERARIO CON TOQUES ÚNICOS

APLICAN TERMINOS Y CONDICIONES.
ÚNETENOS

Relacionado